Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Por qué Assange pasó a ser un pasivo estratégico?

en Columnistas/Influencers4P por

Tras casi siete años de asilo, Assange salió de la Embajada ecuatoriana en Londres y se encuentra en una cárcel británica. La cobertura mediática global de este suceso se ha centrado en el pedido de extradición de EEUU y en sus implicaciones para la libertad de prensa. En Ecuador, el debate ha girado sobre las causas del levantamiento del asilo y si esta decisión fue correcta.

Está claro que Lenín Moreno, desde un inicio, estaba buscando la forma de retirar a Assange de la Embajada ecuatoriana en Londres.  En un primer momento, su Canciller (María Fernanda Espinosa), con o sin pleno conocimiento del Presidente, intentó nombrar a Assange a un cargo diplomático en la Embajada ecuatoriana en Rusia. Este plan, según la prensa internacional, tenía apoyo ruso y probablemente Assange se hubiera radicado en Rusia. Con el fracaso de esta iniciativa se buscó mediante el Protocolo de convivencia o bien presionar a Assange para que tome la decisión de salir o generar una alta probabilidad de incumplimiento que derivara en su salida.  ¿Por qué se convirtió Assange en un personaje tan incómodo para el gobierno de Moreno? En el fondo, fue la reorientación de la política exterior y el giro en las alianzas internacionales del Ecuador que provocó la salida del hacktivista. Analicemos brevemente este giro y sus implicaciones para el asilo de Assange.

La larga permanencia de Assange en la Embajada del Ecuador se explica por la política exterior contra-hegemónica del correísmo.  La voluntad de desafiar a las instancias de poder global, identificadas con la hegemonía de EEUU, hizo que el correato celebrara a Assange como héroe. Assange reveló los “secretos oscuros del imperio” y por tanto era un aliado insigne en la gloriosa lucha contra el imperio. El hacker fue asimilado al guerrillero heroico en el imaginario correísta.

Con el acercamiento de Assange a Rusia, la relación del correato con Assange se insertó en una trama más compleja.  A través de la protección a Assange, Ecuador fue participe en la estrategia de cyber-guerra rusa, cuyos objetivos estratégicos eran debilitar a EEUU y dividir a Europa. El rol que Ecuador ocupaba en este proyecto geopolítico dirigido por Rusia era el de protector de los hacktivistas. Este fue un papel definido por Rusia que el Ecuador de Correa asumió con fervor.  La presencia de Assange en la Embajada ecuatoriana fue clave para el inesperado golpe de la cyber-guerra rusa: la interferencia en las elecciones presidenciales norteamericanas. Si hubiera estado incomunicado en una prisión estadounidense, Assange no podría haber ejercido su liderazgo carismático dentro de Wikileaks en esa coyuntura estratégica.  El rol del Ecuador como protector del hacktivismo se manifestó también en el intento de Snowden de refugiarse en territorio ecuatoriano.  Como no lo logró, por una serie de complicaciones, Rusia tuvo que encargarse directamente de Snowden y brindarle un asilo que correspondía a Ecuador como el paraíso del hacktivismo.

Cuando Lenin Moreno asumió la presidencia, la orientación de la política exterior cambió. A Moreno, con su limitado horizonte mental, no le interesaba formar parte de una coalición de contrapoderes contrarios a la hegemonía estadounidense. Los retos apremiantes que enfrentaba el gobierno de Moreno, además, requerían otras alianzas: con EEUU para afrontar el brote de violencia en una frontera ingobernable y negociar un acuerdo comercial que mejorara la balanza de pagos; con el FMI para afrontar la crisis fiscal y el sobreendeudamiento externo; con los gobiernos de derecha de la región para coordinar la respuesta a la ola migratoria generada por el descalabro en Venezuela; con la Unión Europea para buscar una salida multilateral y pacífica a esa crisis regional.  Assange pasó de ser un activo estratégico a ser un pasivo estratégico.

Sin duda, el timing específico del levantamiento del asilo tuvo que ver con la conflictividad política interna. El gobierno de Moreno enfrentó en las últimas semanas un incompetente intento de forzar una transición prematura por parte de sus enemigos políticos, siguiendo un patrón recurrente en Ecuador.  Como la política interna esta interconectada con los escenarios regionales y globales no se puede descartar que los enemigos de Moreno buscaron movilizar a sus aliados externos para su tentativa de transición prematura.  Sin duda, a estos también les convenía un retorno del Ecuador al “socialismo del siglo XXI”.  Si bien no está claro cuál habría sido el rol de Assange en esta coyuntura, el gobierno de Moreno actuó basado en la percepción de que Assange formaba parte de un complot de desestabilización con ramificaciones internacionales.

¿Se justifica la decisión tomada? El derecho internacional tiene principios contradictorios.  En este caso, la norma universal del non refoulement (la no devolución) se contraponía a la restricción a la actividad política en la tradición latinoamericana del asilo.  En cambio, el interés nacional ligado a la seguridad, bienestar económico y autonomía exigía claramente la salida de Assange.

Carlos Espinosa es profesor/investigador de Historia y Relaciones Internacionales en la USFQ.

7 Comments

  1. De una manera irresponsable, miope y fanática Correa, Patiño, Launge y Espinoza, jugaron con los auténticos intereses del país. Ecuador no ganaba nada inmiscuyéndose en una guerra que no nos correspondía, porque nuestra guerra es contra el subdesarrollo. Estos mequetrefes ególatras, pretendieron tomar papel protagónico en temas que no nos corresponden y lo único que trajeron fue el ser mal vistos en la comunidad internacional, descrédito, desgaste de objetivos nacionales y económicos.

    Estos son los auténticos traidores a la Patria.

  2. Yo creo que desde un principio el gobierno ecuatoriano no debió dar asilo político a un personaje como es Assange ya que se le conoce como el hacker mas famoso del mundo por los diversos delitos que se le imputan a pesar de eso el gobierno anterior como el actual tomo la decisión de seguirlo dando ayuda hasta hacerle ciudadano ECUATORIANO lo que a mi parecer estuvo mal y mas en pensar darle un cargo de embajador político de ecuador donde con ese cargo hubiera publicado muchas fechorías de lo que solo el y los gobiernos ecuatorianos saben

  3. Profe, Assange es/era ciudadano ecuatoriano – no importa a primera vista como lo logró, además el retiro de la ciudadanía no cumplió tampoco con las leyes – extraído en territorio ecuatoriano a poderes foráneos, lo que prohíbe por completo nuestra Constitución.

    Por qué ni menciona este contexto? Y como puede un ciudadano convertirse en “pasivo estratégico”, es más, sacrificarse para el bienestar “económico”?

  4. Cuando una persona realiza alguna actividad debe tener presente los efectos positivos o negativos que este puede originar, y si aún así lo lleva a cabo debe ser capaz de afrontar todo lo que se le presente, y eso para con Julian Assange, debe afrontar los errores que cometió, sin involucrar a terceros, pero así lo hizo en su desesperación provocando conflictos entre países que lo apoyan y de quienes no, pero cabe destacar que este acto cometido por Assange fue por motivos extremos, para que uno pueda opinar se debe tener presente toda la información que conlleva el caso de lo contrario solo estaríamos emitiendo criticas dañinas las cuales no apoyan más bien perjudican, este es un problema que ha llevado tiempo y si no se ha sabido resolver ha sido porque hay muchos involucrados que nos quieren que se sepa la verdad, entonces no hay que echar la culpa solo a una persona.
    Analicemos bien las cosas e informémonos mejo para poder comprender la situación ya que dichos problemas afecta a toda una nación.

  5. El poco conocimiento que tiene el actual presidente limita a todo el Ecuador, con la captura de Assange en nuestra enbajada Ecuatoriana nos podemos dar cuenta de dos cosas el Ecuador acaba de perder grandes alianzas en la cyber guerra y dejar que sea arrestado dentro de la enbajada demuestra que el presidente deja la potestad de sus derechos en terceras personas en este caso de otro pais.

  6. En base el artículo el señor Assange quien fue refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres, poco a poco para el gobierno de Moreno paso a un segundo plano en donde ya no tenia la misma consideración que en el gobierno de Correa.
    Estados Unidos es uno de los países que presenta cargos en contra de Assange por espionaje pero Assange al estar con asilo político no podía ser extraditado para ese país, desde el momento que el presidente Moreno se posesiono trato de alguna u otra forma de retirar el asilo a Assange para poder cumplir los acuerdos que tenia con EE.UU y de esta manera poder afrontar la crisis fiscal que tiene nuestro país.

  7. Estoy preocupada y exijo que esta funcionaria sea investigada, como mucho otros. La ex Ministra de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, fue ministra en el gobierno del señor Rafael Correa, quien le concedió el asilo. Algunos funcionarios del actual gobierno, han colaborado con el gobierno anterior. Es verdad, en este gobierno se le entregó en forma fraudulenta la nacionalidad ecuatoriana. Tongo!!!. Los dos, Rafael Correa y Lenín Moreno, pusieron su grano de arena (según sus conveniencias) para la permanencia de Julian Assange, los dos deben ser investigados. Como ciudadana informada, también exijo que se investigue qué pasó y qué pasa con las investigaciones de los INApaper. Debe investigarse todo, caiga quien caiga. El señor Lenín Moreno debe ser investigado!!! y punto y no enviar a sus asesores hacer ruedas de prensa, a defender lo indefendible. Nadie está por encima de la Ley. Esta denuncia de los INApapers se encuentra ya en la Fiscalía, entregada por el asambleista Ronny Aleaga . Están jugando el juego geopolítico entre Rusia y USA…En este punto, quiero saber la verdad, verdad. La caca dejada por Julian Assange en la Embajada del Ecuador en Gran Bretaña, la limpiarán. Harán un aseo profundo. Pero, necesitamos de una “garganta profunda”, para que nos informe con veracidad a todos los ecuatorianos. La información crítica sobre las investigaciones de los INApapers provocaría la dimisión del dueño de casa que puso fin al asilo del huésped incómodo. Con esto, el licenciado podría “largarse a su casa” a comer su arroz con huevo ó aunque sea un par de langostas en forma tranquila y dejar de hablar tantas pendejadas cuánticas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba