/

¿Por qué ningún político dice la verdad al país?

lectura de 6 minutos

¿Por qué hay esta sensación de déjà vu, de un tema que expulsa a otro de la mirada pública, de un país que corre desbocado en la misma baldosa? Hay, es evidente, un vacío de liderazgo. De norte. De certezas. Por supuesto en el gobierno no se acepta esta tesis y se responde que el país se cansó del tipo de liderazgo de Rafael Correa: un mandatario metido en todo, a toda hora y sobreproducido mediáticamente. Moreno, dicen sus colaboradores cercanos, prefiere hacerlo a su manera.

Sin embargo, el propio Presidente se ha encargado de sembrar otras ideas en la opinión. Quizá la más importante es aquella según la cual está contando los días para irse. Moreno no ha podido salir de esa zona de debilidad política en que quedó parqueado tras su ruptura con Rafael Correa. Y uno de los mayores efectos, en 23 meses, es no haber dicho la verdad al país. El Presidente dora la píldora. Gana tiempo. Todo ocurre (esto es cícilico) como si hubiese un acuerdo tácito entre los electores y el gobierno para manejarse entre líneas. Se dicen las cosas pero no con la crudeza que sus realidades requieren. Se evocan pero no se sacan conclusiones ni se toman los correctivos que esas circunstancias reclaman.

En el país la política funciona como si hubiese licencia para engañar. Para patear el balón hacia adelante con la expectativa, pueril e ilusoria, de que si se ignora la realidad, habrá cómo evitar su carga engorrosa de obligaciones. Correa no dejó la mesa servida, pero ni el gobierno ni la oposición dicen lo que eso representa e implica y los ciudadanos entienden que es sensato reclamar que la era de la bonanza y el derroche se mantengan. El Fondo Monetario hace un acuerdo político con Ecuador y el gobierno entiende que puede decir, y dice, que el acuerdo se logró porque ese organismo reconoció las bondades de su política económica. Y lo más curioso: nadie se da por enterado de que ese acuerdo requiere reformas que el gobierno no sabe cómo logrará, que en la Asamblea nadie sabe quiénes votarán y que la ciudadanía no admitirá.

Engañarse es un deporte nacional que se practica a plena luz del día. Los movimientos sociales preparan protestas contra un gobierno que ellos presumen navega en la opulencia, pero se niega a repartir. Los prefectos, recién elegidos, visitan al Presidente y llegan con un solo pedido: que les pague las deudas de 348 millones de dólares. Los sindicalistas se oponen a la flexibilización laboral (todos buscan otro nombre) y dicen defender a los que trabajan, cuando hay cinco millones de personas que no tienen trabajo adecuado en el país. En el mismo registro, Cynthia Viteri y Juan Luis Morales, elegidos alcaldesa de Guayaquil y prefecto de Guayas no fueron a la invitación del Presidente de la República. ¿Quién habrá dicho a los socialcristianos que este gesto de distanciamiento con Lenín Moreno es altamente rentable para la candidatura presidencial de Jaime Nebot? ¿Habrá dicho a Nebot Jaime Durán (asesor de Paco Moncayo y Jefferson Pérez en las últimas elecciones) que los electores le premiarán por hacer oposición a uno de los gobiernos más débiles del que se tenga memoria? ¿Hay algún mérito en ello? ¿Le habrá aconsejado Durán decir, como efectivamente ha dicho Jaime Nebot, que el FMI “tiene una receta única para todos los males y todos los pacientes, en vez de reducir el peso del Estado obeso, le ajustan el cinturón al pueblo y a los productores» (…)? Por supuesto Nebot no debe recordar que su candidata a la elección presidencial, Cynthia Viteri, ofreció en 2016, que ese Estado obeso creara un nuevo subsidio para regalar electricidad a aquellos que consumen por debajo de 110 kilovatios al mes en la Sierra y 130 kilovatios en la Costa y en Galápagos. Ser generoso con plata del erario no molesta a Nebot. Y echar la culpa al FMI de lo que hizo Rafael Correa tampoco lo mortifica. O dar la espalda a Moreno cuando él lo ayudó a poner donde está y sabe, además, en qué condiciones llegó y en qué estado está el país.

La política es así el arte de mentir, disimular, engañar, dorar la píldora, vivir dando vueltas alrededor de lo mismo, patear el balón para adelante, crear mesas de diálogo para nada, dar la impresión de… No hay quién diga la verdad al país porque, obviamente, ese gesto de salud pública no suma votos. Y mientras ningún político pinte la verdad como es, el país seguirá estancado: electores pidiendo lo imposible. Sindicalistas parqueados en la primera mitad del siglo XX. Militantes de izquierda adorando ideas que producen miseria. Empresarios de algunos sectores pidiendo que el Estado subsidie su actividad. políticos populistas que cambian votos por plata pública, sin que nadie considere que eso debería ser codificado como delito.

Si la política es el arte de cambiar la realidad, en Ecuador mutó: aquí es el arte de crear una realidad paralela (con pleno acuerdo de los ciudadanos) y entre todos jugar a fabricar bombas de tiempo, embelesados con la idea de que nunca explotarán. Políticos y ciudadanos se cuentan mentiras con los ojos abiertos. Todos claman que quieren cambios y todos hacen lo pertinente para que los cambios no se den, sean sostenibles, se vuelvan política de Estado y se hagan en un ambiente democrático y responsable que permita proteger a los más desfavorecidos.

Foto: Presidencia de la República.

36 Comments

  1. No hay quién diga la verdad al país porque ningún político le interesa que el pueblo sepa de que estan hechos, si no se dice la verdad, el país seguirá estancado. Militantes de izquierda adorando ideas que producen miseria. Empresarios de algunos sectores pidiendo que el Estado subsidie su actividad. políticos populistas que cambian votos por plata pública, sin que nadie considere que eso debería ser codificado como delito.

  2. Pues es muy fácil responder esa pregunta, ninguno de los políticos dice la verdad de lo que en realidad pasa en el país porque ellos saben que nuestro Ecuador se encuentra endeudado hasta el cuello; una deuda que data desde hace muchos años atrás y que hasta el momento no se ha logrado pagar y es más aun nos seguimos endeudadando con países como China que piensa que ya somos parte de el por la gran deuda que mantenemos con ellos, también con Estados Unidos; ese es solo un motivo de tantos que hay como la corrupción que existe en el país, los robos de personas a quienes pusimos muestra confianza. Por tal motivo ningún político se atreve a hablar de la situación actual de nuestro país.

  3. No hay quién diga la verdad al país porque ningún político le interesa que el pueblo sepa de que estan hechos, si no se dice la verdad, el país seguirá estancado. Militantes de izquierda adorando ideas que producen miseria. Empresarios de algunos sectores pidiendo que el Estado subsidie su actividad. políticos populistas que cambian votos por plata pública, sin que nadie considere que eso debería ser codificado como delito.

  4. La falta de liderazgo en nuestro país es una falla muy grande ya que cada candidato de gobierno tiene una diferente idea sobre el cambio de la política ecuatoriana, esto conlleva a que estos no son concretos con lo que se refiere a la verdad que está sucediendo, he intentan dar a conocer una información equivocada al pueblo, pero hay que tomar en cuenta que estas mentiras la mayoría de la ciudadanía quiere escuchar. Con llevando así que mediante época de elecciones hacen afirmaciones que el pueblo quiere escuchar, pero al momento de que ya están en el poder estos se olvidan porque estas promesas no pueden ser ejecutadas y solo quedan en una campaña política, por lo considero que es culpa del pueblo como de los políticos ya que no se quieren dar cuenta de la realidad del país y mientras esto siga sucediendo, seguiremos en la misma afirmación de que ‘’Ningún político dice la verdad’’.

  5. Estoy muy de acuerdo en que los politicos nos pintan una realidad que no existe y es asi como tienen engañado al pueblo, hasta aqui ningun politico ha sido honesto, ellos solo buscan su bienestar y no el del pueblo, esconden demasiadas cosas que nos perjudica a los cuidadanos, y cuando hay alguien que quiera sacar las cosas a la luz enseguida toman medidas en contra de esa persona o personas.
    Deberiamos exigir politicos que sean honestos, que no tenga problemas con la ley y que quieran ayudar al pais, que no solo se lucren del dinero del pueblo sino que tambien hagan cosas que ayuden a sacar adelante al pais que poco a poco se esta cayendo en pedazo y que nadie hace nada para mejorar esta situación.

  6. Buen artículo, sin embargo, presidente Macri tomó correctivos, sinceró economía, pactó con FMI, y ese país está muy mal …, acá es similar, hay algún artículo para entender lo de Argentina y comparar con Ecuador. ?¿ Gracias.

  7. De acuerdo con su opinión, don Raúl, cuando dice del señor Hernández: «…usted si sigue los pasos de Juan Montalvo…»; porque el estilo del ilustre ambateño era fulminante para atacar con palabras certeras a los corruptos como Veintimilla y otros, que se adueñaron del país.
    Don José Hernández, sin tratar de parecerse a nadie, tiene su propio estilo para expresar con claridad meridiana todo cuanto observa en el medio político, económico y social del Ecuador. Por eso en mi comentario anoté que el mencionado señor utiliza con maestría el estilete, con el que descuartiza a tanto lastre que se halla en la política y QUE NO DEJAN QUE LOS PUEBLOS PROGRESEN…y lo más triste y doloroso, es que afectan a los más humildes, a los más pobres, quienes nunca saldrán de esa etapa de la vida por que los miserables avarientos políticos se llevan el santo y la limosna…NI SIQUIERA LAS DONACIONES POR EL TERREMOTO RESPETARON ESTOS PILLOS BRIBONES…TODO SE LO LLEVARON Y AHÍ TENEMOS A LOS AFECTADOS POR ESA DESGRACIA, TODAVÍA COBIJADOS POR CASA DE CARTÓN…Y DESPUÉS DICEN LOS OBCECADOS OVEJUNOS: «PERO TENEMOS CARRETERAS».

  8. De acuerdo con su opinión, Don Raúl, cuando dice del señor Hernández: «…usted si sigue los pasos de Juan Montalvo…»; porque el estilo del ilustre ambateño era fulminante para atacar con palabras certeras a los corruptos como Veintimilla y otros, que se adueñaron del país.
    Don José Hernández, sin tratar de parecerse a nadie, tiene su propio estilo para expresar con claridad meridiana todo cuanto observa en el medio político, económico y social del Ecuador. Por eso en mi comentario anoté que el mencionado señor utiliza con maestría el estilete, con el que descuartiza a tanto lastre que se halla en la política y QUE NO DEJAN QUE LOS PUEBLOS PROGRESEN…y lo más triste y doloroso, es que afectan a los más humildes, a los más pobres, quienes nunca saldrán de esa etapa de la vida por que los miserables avarientos políticos se llevan el santo y la limosna…NI SIQUIERA LAS DONACIONES POR EL TERREMOTO RESPETARON ESTOS PILLOS BRIBONES…TODO SE LO LLEVARON Y AHÍ TENEMOS A LOS AFECTADOS POR ESA DESGRACIA, TODAVÍA COBIJADOS POR CASA DE CARTÓN…Y DESPUÉS DICEN LOS OBCECADOS OVEJUNOS: «PERO TENEMOS CARRETERAS».
    continúe usted, señor Hernández, por ese luminoso camino que dejó para la posteridad don Juan Montalvo Fiallos

Responder

Your email address will not be published.