Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Por qué el país anda siempre buscando un líder?

en Conexiones4P/Elenfoque por

La respuesta brota automáticamente cuando se habla de un país desencuadernado o sin norte: necesitamos un líder. Y, por supuesto, el líder del que se habla es de alguien que ponga orden, que diga lo que hay que hacer, que se eche el país al hombro.

La respuesta no es nueva. Tampoco su automatismo. Quizá esa aspiración nutre la matriz velasquista y los historiadores podrán confirmarlo o desmentirlo. En todo caso, se puede decir que, tras diez años de autoritarismo, en el cual Rafael Correa puso orden y se echó el país al hombro, el hartazgo fue evidente y el país, tras los fuegos de artificio de la bonanza petrolera, sigue en el mismo punto. Para unos un tris mejor, para otros mucho peor. Pero los ciudadanos no aprendieron. Su respuesta sigue siendo, expresada de muchas maneras, la misma: necesitamos un líder.

Todo esto se parece sobremanera a la negociación salarial que empresarios y trabajadores emprenden cada año. Hacen declaraciones, fijan máximos y mínimos, se sientan en una mesa, se levantan de la mesa, se asustan mutuamente y, al final, anuncian que no se pusieron de acuerdo. El gobierno entra al baile y fija el monto. Los empresarios dicen que es una subida irracional y los trabajadores que no es suficiente. Y el baile continúa. Nunca cambia.

El proyecto ciudadano, en general, es tener un líder. Alguien que se haga cargo. Alguien que resuelva problemas, ponga las cosas en orden y, sobre todo, no contraríe el statu quo. En claro, la sociedad, en general de nuevo, funciona como un organismo que no se hace cargo de sus problemas (eso no quiere decir que no los padezca) y que está presta a canjear libertades por orden. Ese esquema ayuda a construir estos líderes mesiánicos o autoritarios que hacen campaña con un látigo o una correa en mano o una gestión que despierta, al mismo tiempo, aplausos y pánico. Si esa ecuación no varía, si sus premisas no sufren transformación alguna, se obtendrán los dos resultados habituales: el país pedirá un líder que se haga cargo y ponga orden y ese líder llegará, tarde o pronto, al mismo resultado. Por eso el país camina en círculo.

Ahora es evidente que los procesos necesitan líderes. Pero en Ecuador la solución, a estas alturas, no se dará cambiando solamente de líder sino de curso. El país está entrampado en ideologías, imaginarios y actitudes totalmente anticuados. La misma receta produce el mismo plato. La política y los políticos que deberían ser los encargados de halar la sociedad hacia la contemporaneidad asumiendo las transformaciones sociales y tecnológicas en boga, están en la retaguardia. Cuidan los votos: rehuyen ser visionarios, no desafían a los ciudadanos y son, en la mayoría de casos, rehenes de sus proveedores de fondos que son, casi siempre, ávidos grupos de presión.

El círculo vicioso es infinito, es conocido y se puede ilustrar (el ejemplo puede ser multiplicado) por la guerra que hacen los taxistas a Uber y Cabify. O por la oposición que hacen los sindicatos (que supuestamente representan a las personas que tienen empleo) a los nuevas modalidades de empleo para aquellos que no trabajan en forma adecuada (que en el país suman casi cinco millones de personas). El bloqueo no solo está instalado en las mentalidades jurásicas, patrimonialistas o abiertamente conservadoras. Lo promueven grupos supuestamente progresistas que han convertido la corrección política en el totalitarismo de moda. Si los otros no se expresan como está instituido en sus cánones, los asesinan simbólicamente en las redes sociales. Eso, en vez de educar, de ser motores de cambio, de erosionar mentalidades machistas o religiosas que pretenden regentar la esfera pública. Pero yendo duro contra las viejas ideas y suave con las personas que necesitan cambiar su mundo de referencias.

Ecuador requiere desde hace décadas una verdadera revolución cultural que desemboque en la construcción de otros modelos conceptuales y políticos. Esa es la tarea que tienen por delante todas las elites del país. Desde la indígena y sindical hasta aquella empresarial que se reúne en clubes exclusivos o está pagada para educar y pensar en universidades y otros centros académicos. Nadie excluye por supuesto al periodismo que no se sacude de la crisis profunda en la cual lo hundió sin piedad el correísmo.

Poner el país al día conceptualmente, ubicarse en el mundo y en la contemporaneidad, generar nuevos marcos de pensamiento y de colaboración, presionar a los partidos a renovarse, esclarecer y asumir los deberes que tienen los ciudadanos… Sin otros modelos conceptuales y políticos (en término de políticas públicas), por supuesto que populistas y aventureros tendrán el camino franco para alzarse con el poder. Y sin esos nuevos referentes, tan necesarios para enchufarse con la realidad, los ciudadanos seguirán reclamando un líder. Uno que ponga orden. Y que siga nutriendo el círculo vicioso en el que se mueve Ecuador.

Foto: Presidencia de la República. 

24 Comments

  1. Lo que se necesita es una verdadera revolución que siembre, en la mente y corazón de cada ciudadano, un Concepto como este: «El Poder de Honor Ciudadano es la capacidad o facultad que tienen los ciudadanos, ya sea como individuos o como grupo, para realizar cambios positivos en su comunidad, partiendo desde su propio actuar, a través de un Código de Honor que persiga: el Bien Común, la Paz Social y la Justicia».
    En épocas de vacas gordas, las empresas solo se preocupan en mejorar resultados, despachan más que venden, y no se preguntan si tienen capataces o líderes. La crisis ha hecho volver la cabeza a los trabajadores. “Los directivos nos dicen que han superado una crisis, y no pueden despedir a más personas por adelgazar el coste, pero nos preguntan si tienen los trabajadores adecuados para llevar el negocio de forma sostenible hacia el futuro y la internacionalización. Quién se cuestiona qué hacer con su empresa, cambia su papel de jefe a líder, e identifica el perfil de cada trabajador para aplicarlo en futuros giros del negocio”, cuenta Alberto Blanco, director general de Grupo Actual.

  2. El país necesita nuevos lideres que sean estudiados que sean preparados con títulos de phds para sacar adelante al país y que sean de buenas habilidades para que pueden desarrollar de una manera esquematizada sintetizada y equitativamente las cosas como son , también ser honesta en su desarrollar para así de una manera efímera, os problemas y la gran responsabilidad que es tener esos cargos.

  3. En mi Opinión la ciudadanía es capaz de tener un líder. Un líder se vuelve más atractivo que uno de prestigio cuando el entorno socioeconómico es incierto. Sostenemos que, ante la incertidumbre, las personas prefieren un líder que esté seguro de sí mismo y sea determinante a la hora de lograr sus objetivos. Estas son las características que la gente espera encontrar en un líder dominante y autoritario en lugar de un líder que, aunque respetado y admirado, está menos dispuesto a ser contundente en la consecución de sus objetivos. Esta reacción de la sociedad o de los empleados de una empresa que prefieren a un jefe dominante es una respuesta destinada a restaurar la sensación de control personal. Cuando la situación es inestable, las personas intentan compensar esta sensación de falta de control apoyando a líderes que aparentan tener más capacidad de acción.

  4. Me parece que hemos tenidos muchos líderes la mayoría muy bien ilustrados lo que demuestra la es que esos liderazgos cayeron por su incompetencia al momento de gobernar o por alejarse de las aspiraciones del pueblo o por favorecer a los grupos de presión. Lo que necesitamos no son líderes necesitamos ponernos de acuerdo en que clase de país queremos, una democracia incluyente, participativa y que sus autoridades rindan cuentas, con manejo transparente «hasta el cansancio» de la gestión publica, desterrando para siempre a los ególatras y megalómanos que llegaron al poder, con un modelo económico que genere riqueza con el trabajo y esfuerzo de todas/os, con salud, educación en todos los niveles, servicios básicos de calidad, con un empresariado dispuesto a traer sus capitales y pagar salarios con capacidad de compra, con un círculo virtuoso de producción, consumo, empleo y salarios que mantenga altos niveles en la calidad de vida de los trabajadores. No necesitamos 1 líder necesitamos un acuerdo social, político y económico con proyecciones al menos para 50 años. Busquemos un acuerdo con 5 puntos básicos no más de 2 páginas. Lo hacemos?

  5. Creo que José se refiere a los Falsos Líderes. Lo que se necesita es una verdadera revolución que siembre, en la mente y corazón de cada ciudadano, un Concepto como este: «El Poder de Honor Ciudadano es la capacidad o facultad que tienen los ciudadanos, ya sea como individuos o como grupo, para realizar cambios positivos en su comunidad, partiendo desde su propio actuar, a través de un Código de Honor que persiga: el Bien Común, la Paz Social y la Justicia».
    Tomado de Poder De Honor Ciudadano, Autores: David y Eduardo Acosta. Y desde Lugo un Verdadero Líder que sintonice y sincronice con éste predicamento.

  6. Creo que José se refiere a los Falsos Líderes. Lo que se necesita es una verdadera revolución que siembre, en la mente y corazón de cada ciudadano, un Concepto como este: «El Poder de Honor Ciudadano es la capacidad o facultad que tienen los ciudadanos, ya sea como individuos o como grupo, para realizar cambios positivos en su comunidad, partiendo desde su propio actuar, a través de un Código de Honor que persiga: el Bien Común, la Paz Social y la Justicia».
    Tomado de Poder De Honor Ciudadano, Autores: David y Eduardo Acosta. Y desde Lugo un Verdadero Líder que sintonice y sincronice con éste predicamento.

  7. El país necesita nuevos lideres que sean estudiados que sean preparados con títulos de phds para sacar adelante al país y que sean de buenas habilidades para que pueden desarrollar de una manera esquematizada sintetizada y equitativamente las cosas como son , también ser honesta en su desarrollar para así de una manera efímera, os problemas y la gran responsabilidad que es tener esos cargos.

  8. Siento decirles que el país no necesita un líder cualquiera, por que lideres de cualquier cosa abundan. Nosotros como sociedad hemos fallado y digo que hemos fallado por lo que sigue: Sí el político es corrupto, es por que la sociedad es corrupta, si el político es un mediocre, es por que la sociedad es mediocre. ¿Por que digo esto? Porque los políticos no son aliens o una especie distinta o ajena a la sociedad en la que nos desenvolvemos, ellos nacen de ella. Pedimos políticos honestos, probos, hábiles y que hay de nosotros que ponemos para que el mundo en el que estamos sea mejor? como sociedad muy poco, por no decir nada. Así que cada uno de nosotros desde el ámbito que nos desenvolvamos, ya sea periodista, policía, empleado, médico, guardia, etc, tenemos que hacer bien las cosas y que es hacer bien las cosas? Cuestiones tan elementales como la practica diaria del respeto, honestidad, disciplina, buena fe y demás simplezas de la vida diaria que engrandecen a las sociedades. Lo demás vendrá por añadidura. Y los lideres con integridad abundaran por doquier. Si como sociedad no regresamos a lo elemental para mantener sana convivencia nos mantendremos en retroceso nunca existirá en nuestros lares un líder justo.

    En resumen, aporta más, quéjate menos, has las cosas bien en todo contexto, no lo intentes hazlo. Obra de buena fe.

  9. Analicemos un poquito un cambio que no se va a dar. Martín Pallares describe el porqué Portugal crece más que el resto de Europa. Fácil: reducción del tamaño del gobierno. Pero aquí es imposible que de los 8 ministerios que había antes del correato y que pasaron a más de treinta ¡se reduzcan a 20! Si en la década «ganada» por la burocracia subieron el número de servidores públicos de 460 mil (que ya era una burocracia enorme) a 700 mil, ¿se podrá reducir a 550 mil o 600 mil? ¡Imposible! No hay «líder» ni preparado, ni honesto, que pueda convencer a los 14 millones de ecuatorianos que la «píldora que hay que tragar» es para su beneficio.

  10. No existen Mesias que salven al Ecuador, el unico que puede salvar al Ecuador es el Ecuador mismo. Si la conciencia colectiva del Ecuador se personificara en una persona, esta persona no sabe a donde ir porque no esta preparada para saber que es lo que el mismo necesita y se deja llevar por el que le arregla el problema del momento. Estoy de acuerdo con la persona que escribe el articulo, los politicios o «lideres» no van a cambiar nada. Son fuerzas externas a la politica del Ecuador que tienen que promover el cambio en el pueblo para que este mismo de a luz a politicos responsables y pueblo que los elija. Pero suena a cuento de hadas la verdad, encima de esto hay fuerzas que no quieren que eso pase porque el poder no tolera vacios.

  11. Pues para ser un líder se necesita tener la capacidad de dirigir y que los demás también lo reconozcan como líder, alguien que tome decisiones para el bien común de la personas y no para un pequeño grupo de la Burguesía ya que vivimos en un modelo de desarrollo económico como el capitalismo, no en un Totalitarismo como dice en el articulo sin embargo debemos de ver a otros países para emularlo y entender como se desarrollaron económicamente como es el caso de Singapur en la cual en 50 años pudo desarrollar y tener tasa del crecimiento del PIB hasta el 14% que es una cifra muy alta para un país en desarrollo, Singapur implemento el modelo de desarrollo como el liberalismo es decir que el estado no interviene en el mercado dado que los precios y salarios se van a autorregular por la oferta y la demanda implementado políticas económicas como reducción de impuestos, invertir en la educación que lo hace ser unos de los mejores lugares para estudiar en el mundo etc.
    Ecuador debe de emular a estos países que pudieron desarrollarse de manera rápida y segura para mejorar el país.

  12. El país necesita nuevos lideres que sean estudiados que sean preparados con títulos de phds para sacar adelante al país y que sean de buenas habilidades para que pueden desarrollar de una manera esquematizada sintetizada y equitativamente las cosas como son , también ser honesta en su desarrollar para así de una manera efímera, os problemas y la gran responsabilidad que es tener esos cargos.

  13. Creo que José se refiere a los Falsos Líderes. Lo que se necesita es una verdadera revolución que siembre, en la mente y corazón de cada ciudadano, un Concepto como este: «El Poder de Honor Ciudadano es la capacidad o facultad que tienen los ciudadanos, ya sea como individuos o como grupo, para realizar cambios positivos en su comunidad, partiendo desde su propio actuar, a través de un Código de Honor que persiga: el Bien Común, la Paz Social y la Justicia».
    Tomado de Poder De Honor Ciudadano, Autores: David y Eduardo Acosta. Y desde Lugo un Verdadero Líder que sintonice y sincronice con éste predicamento.

  14. Un antiguo refrán dice: «A falta de hombres buenos, a mi padre le hicieron alcalde.»
    Qué difícil encontrar en Ecuador a un hombre o una mujer que practiquen el verdadero liderazgo, porque tienen como única meta amasar fortuna. Prueba de ello es que en las últimas elecciones se presentó una cantidad nunca vista en la historia de «salvadores de la Patria», dispuestos a «sacrificarse» por los compatriotas. ¡¡¡Farsantes, hipócritas!!!
    Si nos atenemos al concepto clásico de lo que es ser LÍDER, este debe ser guía que inspire a un pueblo a seguir cánones de conducta estrechamente ligados a la moral, a la ética, honradez; y, sobre todo, tener un alto criterio de lo que es el BIEN COMÚN. Y, lamentablemente, para no irnos tan atrás, sólo veamos la historia de los últimos seis gobernantes y con dolor, tristeza e indignación vamos a establecer que NINGUNO DEJÓ UN MEJOR PAÍS DEL QUE RECIBIÓ DE SU ANTECESOR…todos lo dejaron en ruinas, arcas fiscales en cero, deudas por doquier sin que los ecuatorianos seamos informados PUNTUAL, DIÁFANA, HONRADAMENTE…y para caerle a patadas en el suelo al país, realizaron preventas petroleras al imperio chino, lo cual, si tuviéramos un verdadero líder en la presidencia, hace rato se lo hubiera encausado al malhechor por TRAICIÓN A LA PATRIA…pero esto es Ecuador, país BALSA, como dijo alguien hace mucho, tiempo, porque a pesar de los lagartos que ha tenido en el poder, no acaba de hundirse.
    Mucho se podría decir sobre este interesante tema, pero no cabe hacerlo, porque usted, señor Hernández, como siempre, pone el dedo en la llaga de tantos miserables que se jactan de ser líderes y creo que no lo son ni siquiera en sus hogares, porque hasta el perro les ladran.
    Felicito por su profundo artículo y ojalá lo lean tantos inescrupulosos que tenemos como «políticos».
    P. S.: Antes se tenía la esperanza en la mujer para tener mejor futuro. ¡Qué equivocados que estuvimos! Ahí tenemos a la Cretina Fernández, calificada por un JUEZ-JUEZ, no como los mamarrachos que tenemos en el Ecuador, como la JEFA DE LA BANDA QUE SAQUEÓ A LA ARGENTINA, CONJUNTAMENTE CON SU MARIDO; ahí tenemos a la señora Cabezas, que por salvar su cabeza, congeló el juicio político contra María Espinosa; y, para no cansar, ahí tenemos a la misma Espinosa, regalando ciudadanía a un delincuente común, basándose en mentiras infantiles. De manera que el liderazgo no radica en el género, sino en el corazón, la mente y el alma de gente buena, que desee realmente revolucionar el país, para redimir de tanta pobreza a gente inocente que creyó en los farsantes que hemos tenido como presidentes, vicepresidentes y tantas otras lacras.

    • Completamente de acuerdo.. Lo mismo vengo repitiendo por más de CINCUENTA AÑOS y no he sacado nadaaaa bueno, pero sí insultos y muchos de ellos de gran calibre. Lo he dicho desde la cátedra, la radio, prensa y TV, en AMBATO, desde luego. Y lo peor es que NO CAMBIAREMOS NUNCAAAAA A! ( genética + geoclima = KK2 SIEMPRE)

  15. Sr. Hernandez, hablando de lideres, me permito consultar por la confusion creada por el gobierno central con motivo de la vacancia del Dia del Trabajo.

    Primero era que el 1ero trabajarian 1/2 dia el MIERCOLES, 1ero de Mayo y luego daban el resto de las instrucciones de como funcionaria este asunto

    Pues bien, acabo de abrir un periodico capitalino y leo este titular

    «Lenín Moreno decreta el lunes 30 de abril y martes 1 de mayo feriado obligatorio en Ecuador

    Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO y copio el texto

    «Lenin Moreno decreta el Lunes 30 de abril y martes 1ero de Mayo feriado obligatorio en Ecuador»

    Pequeño detalle: en el calendario de abril 2019 consta

    lunes 29 de abril,

    martes 30 de abril

    Y en mayo se lee: miercoles 1ero de mayo

    Y en un parrafo mas abajo, continuan con lo que parece hay confusion misma que la transmiten al lector.

    No se si yendo a la direccion del Ministerio de Educacion en la red haya una aclaracion.

    Saben ustedes algo al respecto? Gracias anticipadas.

    Antes de cerrar, cuando empezo esta «moda» de mover los dias civicos del pais y crear los muy inoportunos «puentes», so pretexto de turismo?; no creo que los empresarios e industriales se sentiran felices, si por ejemplo tienen tales o cuales planes de por ejemplo mercaderia que entregar so pena de perder futuros contratos. El pais necesita empleo, por que tanta fiesta?

  16. Su mejor articulo Sr. Hernandez.
    Lo felicito… clap clap
    Ojala que la gente se ponga a meditar sobre esto, ya que en dos años va a venir otro «lider» del otro lado del expectro, pero que a la finales sera lo mismo.

  17. Necesitamos lideres nuevos, pero no Nebot, pues este ya esta desgastado por mucho tiempo en el poder como alcalde de Guayaquil, en donde se ha exhibido todo lo bueno y lo malo que hizo. Nebot es muy autoritario y no parece capaz de llegar a consensos. «A mi nadie me dice lo que debo hacer» fue una frase repetida muchas veces por el en Guayaquil, y sus actos reflejaban el sentido de esa frase. Tambien necesitamos ayuda internacional para que nos ayude a combatir la corrupcion, encontrar y castigar a los corruptos, asi como recuperar el dinero robado. La ONU podria ser ideal para esta tarea.

    • Roberta.
      No leiste el articulo????
      «No Necesitamos lideres nuevos» Ni viejos tampoco
      Necesitamos un marco institucional que funcione, y que evite que existan estos «lideres»

      • Si por marco institucional entendemos instituciones y justicia serias y creibles, de acuerdo que eso es lo fundamental. Los lideres fuertes generalmente se pasan por encima de las instituciones para tapar sus errores y trafasias. El mal radica en las personas que buscan los atajos (la viveza criolla) para beneficio personal a costa del bien comun, y quienes llegan al gobierno tienen esto en mente. A juzgar por lo que ha sido nuestra historia NO HAY RAZON PARA LA ESPERANZA. Seguiremos siendo tercer mundo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba