Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Ecuador-FMI: la prueba dura será en diciembre

en Conexiones4P/Elenfoque por

Ecuador entra en la segunda etapa del acuerdo con el FMI. ¿Cuáles son los retos de la economía en este punto? ¿Qué resultados revisará el FMI a finales de año? ¿Cómo está respondiendo el gobierno a los compromisos pactados en el Acuerdo? 4P. conversó con Fausto Ortiz, ex ministro de Finanzas. 

En esta segunda etapa del acuerdo con el FMI, ¿qué es lo más importante que se viene para la economía ecuatoriana?
El acuerdo es a tres años, 2019, 2020 y 2021. En esos tres años debe bajar 5 puntos del déficit fiscal. Y se monitorea trimestralmente. La primera prueba que monitoreó el FMI es sin mayores exigencias: que se presente lo que el Ministerio de Finanzas señaló como el plan para discutir internamente con el gabinete y luego vendrá el plan a ser presentado a la Asamblea para reformar algunos temas del Código de Finanzas Públicas. La segunda revisión, que viene en septiembre, tampoco será compleja. Ahí seguirá siendo el déficit fiscal el monitoreado y hasta septiembre no hay tantas presiones fiscales. Hasta septiembre no se presentará ni la reforma tributaria que exige el plan ni el presupuesto del Estado para el próximo año que marca la posibilidad cierta de haber hecho cambios.

Entonces la revisión dura se hará en diciembre.
Sí, en diciembre tiene que haberse hecho una reforma que le permita en el 2020 recaudar más de 1500 millones en impuestos. En las metas se dice que hay que dirigirse más a impuestos indirectos que a impuestos directos: pareciera dar a entender que el FMI dice a Ecuador y Ecuador dice al FMI que vamos a tocar y a usar el IVA como alternativa. Y 1500 millones de dólares es tres puntos del IVA.
Además en diciembre se junta una situación compleja para las finanzas públicas porque todo lo que no se paga en los primeros meses del año se patea para adelante y se termina pagando en diciembre. Uno puede ir con superávit fiscal hasta octubre pero en noviembre y diciembre se paga todo el año termina con déficit fiscal.

¿Cómo se explica que en su comunicado, la señora Ivanova del FMI, diga que se ha logrado un progreso considerable en la implementación del programa y se han tomado medidas significativas para favorecer la posición fiscal?
Si se mira la carta de intención, ahí se dan fechas de los compromisos que el gobierno debe ir cumpliendo. En marzo debe haber acumulado 300 millones de reserva internacional. No le pide que en marzo tenga los 5 000 millones que le exigirán en diciembre. Le está pidiendo que en marzo el déficit fiscal sea pequeño; no cero como quiere que sea a finales de diciembre. Le pide que haya discutido internamente el plan de las Finanzas Públicas; no que lo haya presentado en la Asamblea…

Entonces veámoslo de otra forma: ¿El gobierno está avanzando para que en diciembre los resultados estén acordes a las metas fijadas en el acuerdo?  
No le puedo decir. Hoy no sabemos qué planteará el gobierno para generar 1500 millones de dólares en 2020 que es la exigencia del programa y que sea creíble. Y para que sea creíble, hay algunas cosas que tiene que aprobar la Asamblea. Ese es el tema impositivo. Eso es lo más difícil de cumplir. Son los 5 000 millones con que debe terminar la reserva internacional en diciembre. (Richard) Martínez hasta hace dos semanas hablaba de que quizá llegarían a 3 500 millones y yo hubiera pensado que, basado en esa afirmación, iba a pedir al FMI revisar esa meta. Pero hace un par de días volvió a afirmar que la meta se mantiene.
Lo otro complejo es que el gobierno está cumpliendo la meta fiscal no tanto con recorte en el gasto de nómina -que es lo que se esperaba en el programa- sino con atrasos en el pago del gasto de capital. Eso se puede ir atrasando, pero el último trimestre no te deja: esa es la prueba verdadera.

Es importante -y en el documento del FMI se dice- el fortalecimiento institucional del Banco Central como institución independiente. ¿Se están dando los pasos en esa dirección?
La Ley de Fomento Productivo del año pasado eliminó la posibilidad de comprar bonos al gobierno y de fondearlo por esa vía. Esa ley como está no satisface al FMI. Quiere un poco más. Quizá regresar al sistema de los cuatro balances que teníamos desde el inicio de la dolarización. Así el Banco Central no podrá fondear al gobierno de forma directa ni de forma indirecta.

¿Ve al gobierno seriamente alienado con los compromisos firmados en el acuerdo con el FMI?
Hoy en día el gobierno está plenamente alineado con lo que ha discutido con el FMI en su carta de intención. No veo manera de que salga de esa ruta. La única parte compleja es el tema tributario y una parte política que no ha tenido que enfrentar porque el precio del petróleo se ha quedado estable en 60 dólares. No ha tenido que tocar el precio del diésel porque si el petróleo sube a 70 dólares inmediatamente se le activa un indicador que se llama déficit primario no petrolero, que no puede moverse. En la medida que el precio del petróleo esté estable, no hay presión en combustible.

Esta entrevista fue publicada el domingo 2 de junio como parte del boletín semanal de 4P. Si quiere recibirlo, le invitamos a suscribirse gratuitamente a GPS4P.

Fotomontaje: 4P. 

1 Comment

  1. Recuerden señores economistas y amigos pelagatos, que lo firmado con el FMI dice textualmente «carta de intención», nada más que eso; claro esta que nunca se va a cumplir a raja tabla o pie juntillas la intensión bárbara de ajustes económicos y otras exigencias dolorosas por cierto. Todo será a medias y claro está con mucha presiónexterna y sobre todo de sectores sociales, en definitiva recuerden que los desembolsos ya empezaron y tampoco se va a suspender los mismos, al FMI no le conviene para nada que caiga el gobierno del sumiso de turno…. Eso lo doy firmado !

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba