Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Los curuchupas ahora sí defienden la Constitución

en Conexiones4P/Elenfoque por

Nadie se lo hubiera imaginado, pero los voceros de los sectores más conservadores de la sociedad ecuatoriana se convirtieron durante las últimas 48 horas, al menos en redes sociales, en los más apasionados y fervientes defensores de la Constitución de Montecristi.

Bastó que la Corte Constitucional legalizara el matrimonio entre personas del mismo sexo, para que representantes de los sectores que jamás nadie se imaginó que hubieran salido a defender ese texto que fue aupado por el gobierno de Rafael Correa, lo hicieran apasionadamente. Es más, la defensa se centró en uno de los artículos a los que más empeño e interés le puso Correa mientras se redactaba, bajo su inspiración y control, la Constitución que se suponía debía durar 300 años: el que establece que el matrimonio es exclusivamente entre un hombre y una mujer.  “Para qué votan millones de ecuatorianos por una Constitución, si luego cinco personas deciden cambiarla como les da la gana”, decía en un tuit el legislador pro vida Héctor Yépez, de CREO. “Tiene nombre y apellido: ACTIVISMO JUDICIAL DE IZQUIERDA. En este caso, lamentablemente, sin respetar ni acatar la Constitución votada por millones de ecuatorianos”, sostenía por su lado el asambleísta por Tungurahua, Esteban Torres Cobo.

¿Desde cuándo estas voces del conservadurismo más radical habían defendido tan ardorosamente a los millones que votaron por la Constitución de Montecristi? Sorprendente, en todo caso. Otros, como el abogado Ricardo Noboa sostenía que se debía haber hecho una consulta para tratar el tema pues, según él, se trata de una reforma constitucional. De repente, a todos los conservadores les asaltó el amor a la Constitución de Montecristi.

Aunque la gran mayoría de quienes salieron el miércoles insospechadamente a defender  la Constitución hicieron cuidado de no mencionar la religión, la verdad es que su reacción estuvo estrechamente relacionada con ese tema. Y la asambleísta María Mercedes Cuesta fue muy clara en poner el tema religioso sobre el tapete en una serie de mensajes que escribió en su cuenta de Twitter, donde duramente ajustó cuentas personales con el catolicismo. “La vida me lo enseñó a golpes. La religión me hizo tanto daño. Siempre me sentí culpable, no poder comulgar porque era divorciada me consumía”, decía en uno de sus mensajes en Twitter. Poco más tarde de su serie de mensajes, Cuesta fue tan atacada e insultada por personas que sintieron vulnerados sus convicciones religiosas, que luego anunció que no volvería a hacer comentarios personales en esa red social sino que iba a limitarse a informar sobre temas relacionados a su trabajo legislativo. “Lo del matrimonio homosexuales no está reñido sólo con la religión sino con la naturaleza, mi estimada”, le dijo uno de los cerca de 80 usuarios que comentaron su tuit.

Los ataques a Cuesta y el debate, en general, dejaba en claro que lo que estaba en juego eran las convicciones religiosas y que la agresiva defensa del texto constitucional no era sino un paraguas para legitimar esa actitud.

Lo que los nuevos defensores a ultranza de la Constitución casi no mencionaron, con la excepción de unos poquísimos, es que en la decisión de los cinco magistrados que dieron paso al matrimonio igualitario había una posición frente a un conflicto sobre derechos. Una posición respaldada por un pronunciamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, instrumento internacional que suscribió el Estado ecuatoriano y que la Constitución acepta como norma superior en temas de derechos. En otras palabras, los voceros del conservadurismo hicieron cuidado de no recordar que la misma Constitución de Montecristi, que incluye el artículo 67 que tanto defienden, también ordena que un tratado o una convención internacional que reconozca derechos más favorables prevalecerá sobre la Constitución.

Fueron, más bien quienes apoyaron a la Corte quienes salieron a recordar el tema de los tratados internacionales en temas de derechos.

Los críticos a la decisión de la Corte Constitucional se alinearon, de esta curiosa forma, con ardorosa pasión con uno de los textos en el que Rafael Correa intervino con mayor interés durante la constituyente de Montecristi y en el que más presión puso el ex presidente para que sea redactado. «Siempre he dicho que no estoy de acuerdo (con el matrimonio igualitario). La Constitución establece que el matrimonio es entre un hombre y una mujer», dijo Correa en declaraciones a la prensa en el 2014. «Los niños, al ser adoptados, deben estar una una familia tradicional, no por ser tradicionalista, sino porque creo que la base de la sociedad es la familia hombre, mujer, niño», decía asimismo el entonces presidente exponiendo un argumento que también fue muy utilizado el miércoles por quienes en el debate en redes rechazaron lo actuado por la Corte Constitucional.

Las voces más opuestas a la resolución de la Corte se alinearon así, pero en esto silenciosamente, a una vieja corriente conservadora y populista según la cual se debe proteger el marco jurídico local, ante cualquier exposición a ideas que vienen de fuera: la llamada autodeterminación de los pueblos, aunque fuera en temas de derechos. Se trata, en definitiva, de un pensamiento que busca impermeabilizarse del pensamiento y acción foráneas con el pretexto de la soberanía. Una idea que la perfeccionó Hans Frank, el abogado del nazismo que sostenía que las masacres en Alemania solo incumbían a los alemanes, y que la han seguido a pie juntillas quienes han tratado de negar derechos y libertades en sus feudos, como los criminales serbios en la guerra de los Balcanes o el sanguinario y despótico gobierno venezolano cada vez que recibía críticas por sus violaciones a los derechos humanos en Venezuela.

El debate que se disparó tan pronto como se supo que la Corte Constitucional, tribunal de última instancia, fue un curioso caso de defensa de la Constitución de parte de sectores que tradicionalmente se han opuesta a la misma. Tan curioso como que los sectores correístas, que tanto defendieron las convicciones ultra conservadoras de su líder Rafael Correa en el tema del matrimonio, no salieron a decir prácticamente nada. En efecto, las voces de quienes aún apoyan frenéticamente a Correa, como por ejemplo los asambleístas del correísmo ultra, no criticaron una decisión que hubiera puesto los pelos de punta a su líder si se la hubiera tomado durante su mandato.

En el fondo, en el debate que encendió la decisión de la Corte Constitucional de aceptar el matrimonio igualitario pesó más los prejuicios religiosos que el amor por la Constitución correísta de Montecristi o un supuesto apego incondicional al imperio de la ley.

29 Comments

  1. A ver: realidad biológica y genética el ser humano no es el mismo de hace 5000 años atrás, su biología y genética han cambiado a través del la actividad productiva. Si aceptáramos la teoría creacionista el primer criminal fue Caín, ha cambiado el ser humano? NO, porque sigue matando por el poder. Realidad social: no es la misma hace 500 años cuando se mandaba a la hoguera a las mujeres por brujas y se esclavizaba a los africanos. O hace apenas 80 años cuando el nazismo con la complicidad del papado quemaba miles de judíos, gitanos, etc. etc. El «diseño original» fue violentado miles de veces por curas pedófilos, papas que violentaron sexualmente a sus hijas e hijos, etc. etc.

  2. No estoy de acuerdo con la famosa de Montecristi, antesala de la muerte del Ecuador. Pero tampoco estoy de acuerdo en calificar de curuchupas a los que nos aceptamos las barbaridades que aprueba la Corte Constitucional que no hace más que cumplir órdenes de políticos bastardos , (subrayo)
    Su calificación señor Pallares es grotesca y falsa. No desmejore su imagen de buen periodista.

  3. Nunca voté por correa, voté NO por la constitución de Montecristi. No soy curuchupa por estar en desacuerdo con el matrimonio gay. Eso no me convierte en un metiche en camas ajenas.

  4. AHORA SI SALE EL CONSERVADORISMO, EL CLERO, Y OTAS RELIGIONES PARA DEFENDER LA CONSTITUCIÓN. LO QUE ESTA EN JUEGO SON SUS FANATISMOS RELIGIOSOS QUE ES SU MODUS VIVENDI. SACERDOTES, PASTORES, PROFETAS, PREOCÚPENSE DE SALVAR SUS PROPIAS ALMAS. SI ESTO LES CAUSA HORROR, COMO NO SE HORRORIZAN DE TANTO ABUSO SEXUAL COMETIDO POR OBISPOS Y PASTORES. DICEN QUE SE HA VIOLADO LA CONSTITUCIÓN. PERO SI LOS SACERDOTES VIOLAN A NIÑOS Y NIÑAS, ESO NO LE CAUSA EL MÁS MíNIMO HORROR.

  5. Señor Pallares aquí no se trata de religión sino de convicción usted y todos sabemos que los derechos que no afecten a la sociedad y a la familia como derecho a la vida a expresar lo que sentimos, salud, vivienda, educación gratuita nadie se opone, pero si a pretender instaurar matrimonios igualitarios ya que ese derecho es para las parejas heterosexuales, no a un grupo minoritario que mañana o pasado manifieste que se quiere casar con un animal o una cosa, eso si confundirá mucho a la sociedad y a las nuevas generaciones. Defendemos a la familia que se instauró desde el inicio de la raza humana,y no a deseos antojadisos, yo personalmente amo a los homosexuales pero no comparto sus aberraciones.

    • No existen «razas», y tampoco un modelo único de familia, de vida, de «mayoría» o de matrimonio! Hora de despertarse y llegar al siglo XXI finalmente!

  6. Los jueces de la corte constitucional han abusado de su poder han violado el art. 67 CR. .E.
    Ellos no pueden haber determinado jamás la legalización del matrimonio gay, porque ningún país obedece en su soberanía ordenes de corte a no ser que en esa instancia ellos resuelvan por querellas sustanciada a petición de parte para favorecer exclusivamente al querellado más no a una nación.
    para cambiar conceptos que desorientan o no, deben ir a consulta popular y de allí pasar por el filtro constitucional y pasar por la asamblea para su respectiva normativa.
    Los señores de la corte por su abuso y obedecer a cierto grupo de orientación sexual deben ser enjuiciado por la Fiscalía y jueces y eso vendrá.
    Si queremos un país con leyes sodomitas deben seguir consultadadod al soberano y no porque cinco sujetos interesados en esos grupos.
    finalmente es espuria la actuación de esa corte y es de nulidad absoluta lo actuado por estos funcionarios, ya lo juzgará la historia y recibirán su castigo el juicio de Jehová Dios en su tiempo.

  7. Personalmente creo. En este tema tan delicado se debe orientar de mejor manera a la sociedad tratando de utilizar palabras simples y resumidas, tratando siempre de estar del lado de la verdad
    Gracias

  8. Por fin, aunque no en forma unánime como debió haber sido, la Corte Constitucional reivindica los obvios derechos, perversamente conculcados, de esas minorías,es una resolución significativa que redime al Ecuador ante un mundo civilizado, que a estas alturas de la Historia, ha entendido que es absolutamente degradante que el Estado o grupos retrógrados anegados en la hipocresía, el fanatismo, pretendan involucrarse en las polleras de lo individuos, produce casi risa que se invoque a esa constitución , con minúsculas, para desvirtuar la posición de la Alta Comisión de Derechos Humanos, y desconocer las prerrogativas de la minorías, prerrogativas inalienables que no están afectando derechos de terceros, resulta oscurantista esa postura moralista en la que no falta el cálculo electorero de esos que a cambio de talento y honestidad, solo se sustentan en la picardía y la manipulación, son estos talibanes criollos, los que ponen escollos al progreso y a la libertad, disfrazando sus equívocas posturas con ese antifaz de virtud. sin mirar ni de reojo la trayectoria horrenda del machismo, embarazos de niñas, femicidios, crueldad siniestra con los animales etc . nuestro respaldo a esas minorias valientes que luchan por el respeto que les fue arrebatado de modo infame.

  9. Hay personas que consideran que el matrimonio está hecho sólo para tener hijos. Otros, que el matrimonio es un sacramento eclesiástico. Sin embargo, desde la revolución liberal de 1895 existe no solo el matrimonio y el divorcio civil, sino que además se separó a la iglesia del Estado. ¡Todo esto hace más de un siglo! Un matrimonio entre personas del mismo sexo, ¿en qué le afecta a quienes creen en Dios o en Buda o en Mahoma? ¿Por qué tienen que meterse en la cama de los otros? Además, ¿el sexo anal es sólo entre homosexuales? ¿En serio, eso piensan? O sea, no se escandalizan con los sacerdotes que han abusado de niños y de niñas, pero les causa horror que dos personas adultas, conscientes de su inclinaciòn sexual, decidan unirse en matrimonio civil, porque tienen derecho a construir un patrimonio entre los dos y ofrecerse uno al otro un mínimo de seguridad económica. Eso sí que está bueno. ¿No les gustaría también opinar sobre si una mujer se debe o no casar con un hombre más joven, sobre el corte de pelo de los niños o el color del vestido de la suegra?

  10. Que pena, realmente que pena, parecemos gallinas cluecas, mientras los «honrados AP» siguen tapando todo y defendiéndose como gatos panza arriba, que pena

  11. José: No pretendo “otorgarme la razón” (no soy tan soberbio). Simplemente he emitido una opinión razonada, que merece respeto, como yo siempre he respetado la suya, que en la gran mayoría de los casos hasta la he compartido y felicitado. Le recomiendo leer el criterio del Dr. Hernán Salgado, Presidente de la Corte Constitucional, quien explica, con sólidos argumentos jurídicos, las razones por las cuales se apartó del voto de la mayoría de los jueces de la Corte. Que yo no comparta la motivación jurídica de la decisión de la Corte Constitucional sobre este asunto, no implica que no la respete. Esa es la esencia de la democracia: respetar las opiniones ajenas y las decisiones de los organismos competentes, aún cuando no estemos de acuerdo con ellas. Saludos.

    • Por supuesto Freddy que disentir no es faltar al respeto. Y que aquí se respetan esos puntos de vista, aunque los debatamos. Lo mismo ocurre con los nuestros y es apenas natural que así sea. En la rueda de prensa de hoy, el Presidente Salgado defendió la decisión de la Corte y la declaró inamovible, aunque no votó por ella. Una actitud institucional que es encomiable.

  12. Sr. Pallares
    Soy un asiduo lector de esta pagina. Pero lo que usted escribe me parece, por decir de alguna manera, una estupidez». Yo no soy ni correista ni de la ultraderecha, como usted los llama, pero si creo en la biología y en la importancia de la familia. No se a que se refiere usted cuando dice que «sectores más conservadores de la sociedad ecuatoriana se convirtieron en los más apasionados y fervientes defensores de la Constitución de Montecristi». Ojala usted no se enamore de un hombre o un hombre de usted, ahí podrán hacer lo que sea, menos realizar un «matrimonio» porque esa relacion puede llamarse como sea, menos matrimonio.
    Respetuosamente

    • Manuel, es fácil hacer una pregunta sin ofender. Pro qué Pallares escribe que «los sectores más conservadores de la sociedad ecuatoriana se convirtieron en los más apasionados y fervientes defensores de la Constitución de Montecristi»? Sencillo: Lea la nota- Ahora esos sectores defienden el artículo 67 de esa constitución, descontextualizándolo (mire el fallo de la Corte Constitucional) y queriendo ignorar la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Convención Interamericana que predominan sobre la Constitución. Cordial saludo.

  13. Respeto señor Pallarés,su pensamiento no es cuestionable el mío en contra del matrimonio igualitario tampoco,lo que es cuestionable es su posición en nada neutra como debería ser de un profesional en temas a la vista muy controvertidos .

  14. Mas allà de creencias o leyes. hay humanos que optan por esa uniòn. No entiendo tanta oposiciòn al tema.

    Juan Cobos Peña

  15. Me parece que su análisis peca de simplista, y se enfoca en ubicar el problema en el “correísmo” y el “anti correísmo”. Estar en desacuerdo con la Constitución de Montecristi, que es en verdad un mamotreto, pero nos guste o no está vigente, no tiene por qué impedirle a una persona criticar un procedimiento adoptado por la Corte Constitucional que, desde el punto de vista de la técnica jurídica, es por decir lo menos cuestionable, ya que han emitido una sentencia que contradice un texto que es meridianamente claro, lo cual implica en verdad una reforma, y eso se lo podía hacer solamente por la vía prevista en la propia Constitución. Quienes, como usted, siempre se han mostrado críticos con la pésima Constitución (yo también la considero pésima), también se amparan en una norma de dicha Constitución para defender el fallo de la Corte. Creo que es importante proteger los derechos de las minorías, pero también creo importante que se lo haga dentro del marco jurídico vigente, y el fallo genera un precedente que puede propiciar una inseguridad jurídica de imprevisibles consciencias. No es coincidencia que los jueces constitucionales más experimentados, no hayan estado de acuerdo con la decisión de la mayoría.

    • Freddy, el marco jurídico vigente implica que la jurisprudencia internacional, aquella que se desprende de los acuerdos firmados por el país, prevale sobre la Constitución. Esa es la jerarquía de las leyes. Usted prescinde de ese hecho, para otorgarse la razón.

  16. Ante todo, debo aclarar que no tengo nada en contra de los homosexuales, para mi la homosexualidad no es ni una enfermedad, peor aberración, es simplemente una preferencia sexual; hasta hace 20 años, esta preferencia era mal vista, odiada y perseguida, incluso penalizada, y el peor insulto después de nombrar a la madre de un hombre, era llamarle maricon.
    Ahora ya no se usa mucho ese epíteto insultante, ahora se llaman homosexuales, bisexuales, lesbianas, transexuales, intersexuales, travestis, transgeneros y transformistas, y quien sabe si en 10 años más, habrá más calificativos de acuerdo a lo que se vaya descubriendo.
    Tampoco creo que es un asunto religioso, a pesar que la Iglesia tiene su criterio al respecto, y claro, es radical. Esta desicion de la flamante corte constitucional es positiva y negativa.
    La positiva esque ahora ya no podrán haber amores secretos dentro del closet y unos cuantos curas pueden ir a la Corte Constitucional a solicitar que se puedan casar entre ellos sin que la Iglesia los expulse y tambien se terminen los delitos sexuales que involucran a muchos de ellos.
    La negativa esque como matrimonio establecido, pueden adoptar niños, o inclusive engendrarlos con vientres de alquiler, y luego, cuando vayan a la escuela no sepan quien es papá y quien mamá y serían víctimas de bullying si dicen por ejemplo mi mamá es Julia y mi papá es Irene, o mi papá es Rafael y mi mamá es Ricardo.

    • Ser homosexual no es una preferencia. Eso es el error que comete mucha gente. La persona homosexual nace no se hace. De lo contrario deberíamos preguntarnos todos cuando decidimos que preferimos ser heterosexuales. Acaso un día en nuestra juventud nos acostamos con un hombre y al siguiente con una mujer y luego dijimos hummm creo que prefiero ser heterosexual? No verdad? La sexualidad de cada ser es lo que lleva dentro de si desde el momento en que nace y es por eso que debemos acabar con la homofobia y discriminacion. En una pareja del mismo sexo donde hay niños no hay un papa y una mama, hay dos papas o dos mamas y eso es todo. Cuantos niños crecen en hogares heterosexuales donde sus padres son divorciados. Allí hay un padre o una madre pero no los dos. Conceder derechos a las parejas del mismo sexo no atenta contra la familia ni contra la iglesia.

  17. La constitución debe ser respetada , si hay algunos artículos o temas q no son apropiados para la época en que vivimos pues debe pedirse su reforma por los canales apropiados
    Si apoyamos pisotear la al antojo , no estamos en un estado de derecho , nos transformamos en lo q hemos com batido .
    No creo en las personas q están llamadas a vigilar su cumplimiento sean los primeros en no hacerlo

  18. El diseño original( hombre y mujer) produce vida.. garantiza la permanencia de la raza humana. Si bien la CIDH garantiza, aún sobre la Constitución, los derechos más favorables, esto no quiere decir que el matrimonio homosexual sea más favorable que el matrimonio hombre – mujer.
    El matrimonio homosexual no garantiza mantener la especie humana, al contrario, lo perjudica, por tanto, ese derecho no es más favorable para muestre especie, pues es anti natura.
    Dicho esto, la Constitución ecuatoriana está sobre la CIDH.
    Los homosexuales pueden (pues así lo han hecho) seguir uniéndose, pero no pueden bajo la figura de matrimonio.
    No llamemos a lo antinatural bueno. Seamos sensatos!!!

    • 1) ¿Donde se ha dicho que el matrimonio homosexual sea más favorable que el heterosexual?

      2) ¿Como es que el matrimonio homosexual perjudica la supervivencia de la especie?

      3) El matrimonio, per se, no existe en la naturaleza, es una institución creada por los seres humanos. Por lo tanto, el carece de sentido decir que una forma de matrimonio es natural y otra antinatura.

  19. El tema está tan manoseado que ya cansa. Que el Clero salga ha hacer declaraciones es el sumun de la desverguenza, siendo ellos tema de denuncias en delitos relacionados al sexo.Declaraciones con golpes de pecho incluidos en defensa de una institución que va desapareciendo en los paises del primer mundo como es el matrimonio.
    Comprendo la desesperacion de la Iglesia ya que es una ceremonia imprescindible para los que se consideran creyentes, sobre todo por el histrionismo que conlleva. Por lo demás rechazo el comentario soez y la burla hueca de un hecho tan viejo como la humanidad. Y por estos motivos tampoco acepto el aplauso de los necesitados de protagonismo.

  20. Sr. Pallares tenga respeto por los lectores de este portal que se ganado la adhesión de muchos por la lucha contra el autoritarismo. Endilgar de curuchupas a quienes se oponen a este nefasto, a mi parecer, dictamen de la CC no solo es irrespetuoso sino digno de la prepotencia y desdén que tanto se ha combatido en este portal.
    Defiende con sus escritos el matrimonio igualitario, está en su derecho.
    Pedir respeto para los que no compartimos esa posición, es el mio.

    • Totalmente de acuerdo con usted, señor Luna. Yo por lo menos si me califican como curuchupa por defender la institución natural del matrimonio, bienvenido sea. Eso solo demuestra que del otro lado no tienen argumentos válidos para desconocer una realidad biológica, social y genética.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba