Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El matrimonio igualitario desata pasiones

en Columnistas/Influencers4P por

El debate jurídico sobre la vía escogida por los jueces constitucionales de mayoría para dar paso al matrimonio igualitario, puede ser apasionante si se enfrenta con racionalidad, con responsabilidad y sin la contaminación de los ataques que usan lo jurídico como coartada para encubrir sesgos religiosos y aversiones homofóbicas.

La primera conclusión es que la Corte Constitucional está integrada por personajes de altura, distantes ética e intelectualmente de la corte cervecera de mercenarios pedestres del conocimiento y la integridad. Los dos razonamientos -el de los jueces de mayoría y el de minoría- son impecables: razonamientos lógicos, premisas nítidas. La sentencia -en el voto de mayoría y en el voto salvado- contiene discernimientos lúcidos y pedagógicos. En las declaraciones posteriores, el presidente de la Corte Constitucional, mi respetado exprofesor Dr. Hernán Salgado, reflexionó sobre lo que es evidente en la sentencia. Los magistrados no difieren en lo inevitable que es avanzar en reconocer legislativamente realidades de la sociedad, que tienen relación con la vigencia de los derechos que garanticen la dignidad de las personas libres de discriminación por sus opciones y preferencias sexuales. Los magistrados difieren en la calidad vinculante de la Opinión Consultiva y en el sistema de interpretación, en el que colisionan el sistema tradicional de interpretación literal y aquel en el que se interpretan las normas con una intención evolutiva, para acomodar y dar coherencia a conceptos y normas con la vigencia de los derechos de la persona. Para una y otra conclusión, las argumentaciones son sólidas. Pero siguen siendo sólo de forma. Lo de fondo es si se tiene que romper la rigidez mental y legislativa para reconocer y amparar el derecho de optar y de vivir con libertad, y hasta qué punto se abren más esos espacios de libertad.

Los conservadores conducen el debate a chocar contra los muros ideológicos de las iglesias. Creen que el debate es moral, dentro de  categorías religiosas. La homosexualidad, antes que  una condición es un defecto, es una inmoralidad como la pedofilia u otras perversiones, y la asocian con toda forma de promiscuidad. Los voceros y voceras de estas posturas enfrentan el debate con detestable estridencia y con la mística medioeval de una Cruzada. Se suman trogloditas que estiman esta lucha como expresión de hombría. Y están los despreciables, aquellos que desde su fango de inmoralidad, de infidelidad conyugal, de abandono parental, enmascaradas de hipocresía, defienden los valores de la familia, la fidelidad y los roles del hombre y la mujer que nos retrotrae a la historia remota.

Este debate nos enfrenta a sacar del armario, alumbrar formas de vida y de relacionamiento humano que han estado discriminadas y manchadas por juicios canónicos. En la Florencia renacentista, un superhombre denunciado por un rival, fue encausado por su preferencia sexual. Aunque la sanción legal fuere débil, para Leonardo Da Vinci la del desprestigio fue superlativa. El peso de la iglesia ha incidido en la concepción cultural de lo normal. Así como fue la esclavitud legal y moral, así como se cree que es normal la sumisión de la mujer (escuche con atención las promesas que hace la novia frente al altar). El peso del laicismo y la preeminencia de la libertad han ido calando en nuevos conceptos culturales que normalizan las formas de vida por las que se opta en ejercicio de la soberanía de la libertad. Claro que hay defensores de estas causas que confunden en medio de consignas izquierdistas: pero es mejor entenderlas como reivindicación de la libertad fundamental del ser humano de decidir.

Las sociedades deben mudar sus cánones. El aparecimiento del internet permitió a las minorías relacionarse y denunciar los abusos. En octubre de 1998 un joven gay de 21 años, Matthew Shepard, fue apaleado y amarrado vivo en una zona rural de Wyoming. Quienes lo encontraron lo confundieron con un espantapájaros. La denuncia de ese crimen execrable y la convocatoria en redes a expresarse, promovió una inmensa marcha. Pero aunque hasta ahora la familia no logra sepultar los restos del joven asesinado por miedo a represalias, mucho ha evolucionado el respeto por las opciones sexuales y la sanción por el odio y la homofobia.

Para quienes promovemos la libertad, es un gran reto ponerse del lado de estas reivindicaciones sin plegar a los fanatismo de quienes las impulsan; porque también lo hacen desde una inaguantable postura de superioridad y sin reconocer que el proceso demanda hacer pedagogía.

Diego Ordóñez es abogado y político.

12 Comments

  1. Lo inhumano es el matrimonio suscrito ante el Estado. Por qué razones debemos firmar una acta de matrimonio en la cual se consagra la esclavitud moderna de depender uno de la otra o viceversa. Amaos los unos a los otros pero sin firmar nada solo unirse para respetarse, disponer de forma equitativa los bienes comunes de acuerdo a su capacidad y necesidad, compartir los gastos básicos, etc. etc. Luego si deciden separarse los bienes ya han sido repartidos sin necesidad de escrituras, juicios, ni notarias. En la sociedades antiguas existió la monogamia, la poligamia y la poliandria, hijos con relación de descendencia en linea recta hacia su madre, los hombres podían ser padres de un mismo hijo, pero una sola madre, ese estadio de la sociedad humana fue superado. Tiempos en los que seguramente hubo un periodo de promiscuidad sexual, solo superado gracias al desarrollo del trabajo y la producción material que empujo a la formación de uniones en familia, la separación territorial, etc. La institución de la familia tenia que evolucionar hacia formas superiores como lo es ahora cuando vemos familias formadas sin ningún vínculo de sangre solo por amistad, solidaridad, objetivos comunes y formas de organización y lucha. O como las familias ampliadas creadas por vínculos de trabajo como los emigrantes. Como dice la canción «nada es eterno en la vida». El matrimonio no debe existir que cada cual escoja la unión que quiera con los que quiera, en las formas y condiciones que quiera.

  2. Que en países súper desarrollados como Suecia, Holanda, Dinamarca y muchos mas del norte de Europa, donde lo básico ya ha sido superado con creces como educación, salud, trabajo y bienestar para todos, es lógico que se discutan y aprueben leyes que pueden ayudar mas al desarrollo de esas sociedades. Pero en un país del tercer mundo como Ecuador, donde ni lo básico está garantizado y la gran mayoría de ciudadanos no cuenta con la suficiente preparación para asumir algunos temas, es como provocar a la gente o llamar la atención para esconder y disimular los temas de fondo. Periodistas no sean cómplices y en sus columnas exijan primero las leyes básicas en beneficio de todos los ecuatorianos, lo demás a su debido tiempo.

      • Y ese pueblo lleva 60 años de bloqueo económico, creo que sin ese bloqueo la situación de Cuba sería distinta. Pero yo prefiero fijarme en países desarrollados del norte de Europa que nos llevan mucha ventaja en cuanto a justicia social y mejor repartición de la riqueza. Saludos.

  3. Deja mucho que desear los criterios vertidos por el señor Ordóñez. Parece que le ganó el esnobismo y la colonización de las grandes farmacéuticas representadas por la ONU, OMS, CIDH y Planeed Parenthood. Es indudable que se reformó la Constitución con una “opinión consultiva” ajena a nuestra realidad e idiosincrasia. Donde el text Es claro nada hay que interpretar y menos reformar. Sería bueno que lea el voto salvado del Dr. Salgado para que aprenda hermenéutica jurídica. La CIDH no puede cambiar nuestros valores sociales de la mayoría. Hacer eso es una nueva colonización que se llama ideología de género

  4. Estupendo artículo , que ojalá sirva para bajar pasiones y nos permita ser mas objetivos y tolerantes sobre la importante y controversial decisión de la CC , ahora si conformada por jueces probos y honestos .

  5. Creo que la sentencia de la CC sobre el matrimonio igualitario acaba de sentar un precedente que ofrece una magnífica oportunidad para la libertad en el Ecuador. Dejo la siguiente inquietud a los constitucionalistas para que opinen sobre el tema.
    1) Supongamos que un grupo de desempleados presenta una demanda a la CC que su “derecho al trabajo” garantizado por la Constitución está siendo violado por la misma constitución que prohíbe el trabajo por horas. Como según la sentencia el derecho está por encima de la Constitución, el trabajo por horas deber ser permitido.
    2) Otro grupo de afiliados al Seguro Social demanda a la CC que su derecho a un pensión digna está siendo violado por el monopolio del gobierno que impide que el afiliado pueda escoger el camino que mejor se le antoje para su jubilación.
    3) Unos padres de familia demandan a la CC que el derecho a la educación de sus hijos está siendo violado por el gobierno que monopoliza la educación. Suecia tiene bonos educativos.
    Creo que estas son apenas tres campos en los que se pudiera utilizar el precedente. Como no soy abogado ni jurisconsulto, dejo a ellos la tarea.

  6. El fanatismo, la hipocresía, esa odiosa intolerancia , esos grupos adiabáticos sociales, intolerantes, se permiten cuestionar y satanizar a la Corte Constitucional en su decisión sobre el matrimonio igualitario, predicen el “Apocalipsis de la humanidad” ,al parecer ellos no están enterados de la aterradora crisis moral y humana , que al margen de las orientaciones sexuales se están dando en el país, asesinato de niños y mujeres, violaciones, abandono, embarazos de niñas, machismo, peculados, suicidios, migración dramática de pueblos enteros…..la lista es larga y aterradora, y para completar la siniestra opereta ,el rasgado de vestiduras de politiqueros, “virtuosos”, “santas matronas”, “pastores” y afines , cuanta hipocresía! Cuanto fundamentalismo
    oscuro! cuantos”machos” ! apedreando a los”pecadores” , en el pleno año 2019, bueno, pero en medio de ese bodrio moralista ,al fin una Corte Constitucional prendió una luz en medio de tanta penumbra.

  7. Me queda el mal sabor de que se aprobó el matrimonio gay por las tranqueras. Cosas menos relevantes han sido motivo de consulta popular. Bajo el reclamo de los derechos y libertades, la agenda que viene a continuación puede ser aterradora. Las leyes deben buscar fines que favorezcan el bien común y no imponer modas y costumbres ajenas que podrían llevar a resultados negativos.

  8. El problema es lo que viene. El matrimonio? De que sirve si solo es para amparar un fanatismo de «incremento de derechos» una causa que desemboca irremediablemente en una degeneración paulatina de condiciones aberrantes. Habrá algunos que se limiten a su vida íntima y conseguir la felicidad por la firma en un papel. Pero la agenda de adopción. Modificación de los paradigmas sociales a niños y adolescentes para la «aceptación». Cuando lo que se busca es la promoción y la subversión basados en una falsa búsqueda de derechos. Hay demasiados ejemplos en el mundo de lo que se viene. Solo espero que los sencillos espectadores que no se inmutan con éstas decisiones sin lógica ni funcionalidad biológica, mañana si sirvan para detener el desastre social

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba