Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Pueden los taxistas obligar a los ciudadanos a usarlos?

en Conexiones4P/Elenfoque por

Ellos y nadie más que ellos: ¿Se puede interpretar de otra forma el chantaje que hacen los taxistas al gobierno de Lenín Moreno que, como ocurrió el año pasado con el aumento de precio de las gasolinas, termina cediendo?

El fondo del problema planteado con la movilización nacional de taxis que acaban de hacer es ese: pretender mantener cautivos, por la fuerza, a sus usuarios. Es una maniobra para conservar intocado el monopolio que ostentan de ese servicio (hace diez años también se opusieron a los taxis ejecutivos) y un abierto desafío para que Ecuador dé la espalda a los nuevos actores en transporte que llegan al mercado gracias a las nuevas tecnologías.

La alternativa que plantean no se limita, en efecto, a que esas plataformas digitales paguen impuestos sino a que, en los hechos, no puedan ser utilizadas. Los taxistas representan esa conducta nacional, tan usual en grupos de presión, que temen competir. Y que recurren a todo tipo de excusa o coartada para conservar e incrementar su poder en el mercado. Por ejemplo, creen que el Estado debe poner partidas en el presupuesto a su servicio: están convencidos de que el erario debe participar en su negocio para incrementar sus utilidades. ¿Por qué si sus negocios son privados, los ciudadanos deben subdiarlos con sus impuestos? Desde el 26 de diciembre pasado, el gobierno les prometió compensarlos, mediante un cupo mensual de gasolina. La tarjeta prometida ha llegado a muchos sin saldo. Lo cual estaba previsto por dos motivos: el gobierno de Moreno no tiene plata y lo único que ha hecho es comprar tiempo repartiendo canonjías a los grupos de presión. Y no todos los miembros de las cooperativas de taxis están al día con las obligaciones negociadas para acceder al subsidio.

El subsidio complementario a la gasolina es un privilegio que se suma a otros que han ido acumulando los taxistas acostumbrados a poner de rodillas los gobiernos nacionales y municipales. Los camaroneros procedieron de igual manera con el precio de las gasolinas. Supermaxi hizo lo mismo hace algunos años con la cadena chilena de supermercados Santa Isabel. Esta lista es larga.

Los taxistas no han puesto sobre la mesa los mecanismos que piensan renovar para competir principalmente con Cabify y Uber. Porque de eso se trata para el usuario. De comodidad. De seguridad. De precio fijo. De puntualidad. De transparencia. De poder compartir el viaje en tiempo real. Los taxistas no hablan de taxímetros que no ponen, están dañados o alterados; de precios que no respetan; de carreras de larga distancia que se niegan a hacer; del estado de sus vehículos; del dinero que no devuelven porque nunca tienen para el vuelto. Su problema no es el servicio; es el monopolio. Por supuesto no responden la pregunta que está a la base de su problema: ¿por qué los usuarios prefieren esos nuevos mecanismos de transporte? Ahora creen que todo todo se soluciona con una plataforma digital, que también querían que se la pague el gobierno. Evaden el problema de fondo que es que su servicio debe ser evaluado por el usuario y que aquello tiene consecuencias. Ser juez y parte no está entre las reglas de la sana competencia.

El gobierno se ha puesto nuevas sogas al cuello al ceder, otra vez, a los taxistas. Les propuso regularizar las plataformas digitales según la ley ecuatoriana. Lo cual suena bien pero se antoja inviable Ese negocio no está basado en la creación de cooperativas de transporte. Muchos de sus proveedores trabajan apenas dos o tres horas diarias, para redondear sus ingresos en un momento de grave crisis de empleo. No tienen ninguna relación de dependencia con esas empresas. Es absurdo pensar que se puede regular con las reglas existentes de servicio de transporte. Más absurdo es pedir al Ministerio de Telecomunicaciones, que analice la posibilidad de bloquearlas, como propuso Iván Carvallo, viceministro de Transporte y Obras públicas. Ecuador no es China o Rusia. Además violaría el derecho a la libertad de empresa y de libre competencia. ¿Es factible un acuerdo tributario por un monto no fijo, causado por el volumen de negocios que esas empresas hagan en Ecuador?

Los taxistas podrán hacer una campaña para atemorizar, podrán amenazar a los proveedores de esas plataformas: el hecho cierto es que no lograrán parar esa tendencia que los usuarios premian cuando la comparan con su pésimo servicio.

Foto: El Universo.

31 Comments

  1. Desgracia para el país, tener dirigentes mediocres que solo piensan en sus bolsillos. Basta de escuchar tanta basura. El pueblo necesita trabajar honradamente!!!!!!. Hasta cuando vamos a tener un gobernante que apoye a todo su pueblo y no a esos mamarrachos seudos dirigentes!!!!!

  2. Sr Hernández, como siempre sus comentarios son excelentes. Soy un pequeño agricultor, trabajamos desde las seis de la manana con lluvia o el viento helado y no hay ningún apoyo del estado, porque los amarillos tienen todo lo que piden y el estado muerto de miedo les concede. Sera posible que nos apoyen con gasolina barata, tener un camioncito sin pago de impuestos, seguro que no ya basta de este gremio tenga tanto privilegio que hagan un paro indefinido y no salgan mas a explotarnos.

  3. Hasta cuando vamos a dejar que esta mafia denominada «taxis legales » nos sigan chantajeando y que nos sometan a sus caprichos? ya es hora que los Asambleistas que dizque nos representan se fajen los pantalones y acaben con este monopolio de los amarillos; quienes nos quieren seguir teniendo en el pasado.
    Tanto dinero que manejan las Cooperativas que les cuesta ponerse una plataforma digital y entrar en una franca, honesta y libre competencia, brindando una atencion con calidad y calidez como el usuario » CLIENTE » se lo merece.

  4. La tal Superintendencia de Poder de Mercado ( y no se qué filatería más) creada con bombos y platillos por el «monstruo de _Bélgica»,pregunten que desmonopolizó. Ahí tenemos a los Monopolios de los _Supermaxis , de los Bancos, de la Lotería .Debe haber una gran competencia como existe en otros países lo que redunda en calidad de servicio, en mejores precios.Que vengan _Bancos extranjeras, que vengan Supermercados extranjeros a competir en calidad y precios. Que se acabe con el monopolio de la lotería.Los supermaxis venden a los precios que quieren, explotando a sus clientes.Los Bancos no se diga. Intereses de asalto, servicios caros, para prestar se fijan en todo ( en la edad, si es adulto mayor, ya no les prestan, pero si le reciben dinero para depósito.Tramposos por excelencia.L as mas llamadas Cooperativas de _Transporte, deben copiar lo de Colombia, Perú,Chile para no ir más lejos, en cuanto a servicio.Aquí son grupitos de pillos que solamente piensan en llenarse los bolsillos. Cuando se acaba con esa mala práctica de venta de los cupos , de los puestos.Negocio redondo.Los taxistas han recibidos privilegios por años, exenciones, rebajas, etc, y el servicio deprimente. Eshora de dar un giro a todas estas prácticas corruptas, clientelares.¿ Por qué hay que subsidiarles a los taxitas?. Si el alza de la gasolina afecta a todos. Son conceptos distorsionados, tomados con sentido político, o por miedo a estos chantajistas.

  5. Pocos son los taxista honestos. La mayoría son abusivos, prepotentes y ambiciosos. Quieren seguir lucrando a costillas del pobre y maltratado usuario. Se sienten poderosos y se unen para chantajear y saciar su voracidad. Esto pude terminar, si el gobierno se pone firme y no se deje manipular, pero esto es imposible porque tenemos un gobierno que nos exaspera por su débil y en todo actúa a paso de tortuga. Gracias señor Hernández por sus artículos.

  6. Es imposible que algún sistema de transporte pueda competir con las grandes plataformas tecnológicas Uber y Cabify, pues tienen una serie de subsidios a los que otros actores no pueden acceder (por más capacidad de chantaje sobre un gobierno que tengan). Uno se da a través de la precarización del trabajo. Ya hay esfuerzos alrededor del mundo para atacar este problema, pero no es de fácil solución, y aquí ni se lo menciona.

    Otro, el más importante, viene del inconmensurable subsidio que reciben a través de las bolsas de valores. Como todas las grandes plataformas tecnológicas, las ganancias de sus operaciones (- $2 mil millones por año, para Uber) no son un factor de su éxito en bolsa. Aunque pierdan, las bolsas les aportan miles de millones de dólares. Lo que necesitan es aumentar su base de usuarios; las bolsas invierten según esta variable, pensando en una capitalización futura, y no en las ganancias actuales.

    Lo que esto significa en términos prácticos es que Uber y Cabify pueden darse el lujo de mantener las tarifas más bajas posibles por años y años, sin importar las pérdidas que esto les signifique, y así romper el mercado. Nadie puede competir contra eso. También esta es la razón por la que el establecimiento de una plataforma digital propia para los taxis amarillos no solucionaría el problema.

    Bajo esta luz y a la luz de la evidencia de lo que está pasando en otros países, parece un poco ingenuo invocar problemas de monopolios para defender el que se permitan estas plataformas. Van camino de convertirse en monopolios globales (cuyo negocio no es principalmente el transporte, sino la monetización de la vigilancia permanente de sus usuarios, el big data, que llaman). Son leviatanes que lo engullen todo; Uber ya tiene incluso moneda propia. ¿Quién puede pensar que la capacidad de chantaje de los taxistas sobre el gobierno va a ser mayor que la de una empresa cuyos ingresos son similares al todo el PIB del país?

    Pienso que este tema tiene demasiadas aristas como para que se lo debata, como se lo está haciéndolo ahora (a instancias y gracias al lobby de las empresas involucradas), desde la única variable de la preferencia de los usuarios.

    • Interesantes puntos de vista. No apoyo a los taxistas por su inveterado desprecio al usuario, su incapacidad de modernizarse y por la incultura de una gran parte de los conductores. Usaré Cabify o Uber mientras ofrezcan un servicio más conveniente para el usuario.

  7. La mayoría de los taxis que tengo que usar son viejos y sucios. No usan taxímetros. Hay que negociar el costo del mal servicio y siempre tratan de cobrarle de más. He visto taxis que no quieren llevar a personas porque «por allá no voy». Aquí en Guayaquil no han podido ponerlos en orden y ahora temen que la competencia los obligue a mejorar y cobrar lo justo. Gracias Sr. Hernández por ser tan claro y valiente. Saludos cordiales,
    Eduardo Peña Triviño

  8. En el boletin dominical 4P de hoy, hay una entrevista con el Sr Ricardo Flores quien entre otras cosas dice » Porque hay un tema que sí hay que reconocer, y es en lo único en que estoy de acuerdo con el gremio de los taxistas, es que ellos pagan licencias muy caras para poder operar el servicio de taxis».
    No conozco que los taxistas paguen licencias caras, lo que si es conocido es que las famosas cooperativas venden los «puestos» en valores que pueden ser muy altos, como por ej. las que tienen base en el aeropuerto o los hoteles de lujo. Esa NO es plata para el estado, sino para los vivarachos «fundadores» de las cooperativas. Que luego ellos manden una tajada a los jefes de tránsito ya es otra cosa.

  9. Deberían exigir el uso del taxímetro cómo lo establecen las respectivas disposiciones. En Guayaquil, no se utiliza taxímetro. Estuve algunos días y ocupé taxi amarillos, todos con la misma tarifa de cinco dólares al lugar que estaba asistiendo desde mi hotel. Sorpresa, tomé unas de esas compañías y el valor de la carrera variaba entre USD 3 y 2,80. Los señores taxistas amarillos se ganan casi el doble si los comparamos con esas operadores y se quejan. Es justamente lo que sucede cuando hay un monopolio y se sirven del mismo. Se aprovechan, hasta cuando. Lo mismo sucede con el transporte de buses en las ciudades. Hacen los que le da la gana. Autoridades transporte favor su ayuda, se debe hacer algo.

  10. Felicitaciones a José Hernández por su articulo ¿Pueden los taxistas obligar a los ciudadanos a usarlos? escrito que hace un magnífico análisis al respecto, estoy de acuerdo con sus comentarios, mi respuesta a los compatriotas taxistas es un NO, ellos deben admitir la libre competencia, es de esperarse que el gobierno, asuma como política de Estado, la no ingerencia de monopolios provengan éstos de donde provengan, que obstaculizan el desarrollo de los pueblos en el mundo globalizado que vivimos.

  11. Tomar autobus = igual que arriesgar pellejo y bolsillo, dan razon quienes tienen que usar ese servicio (los frenazos, el busero para donde le da la gana, a veces deja los pasajeros en el carril del medio, que haya trafico, que mas da; ni que hablar de los pillastres que aprovechan la aglomeracion para hacer su agosto vaciando carteras, maletines, robando telefonos); opcion riesgosa diriase pero quienes no tiene otra solucion se hacen al dolor pues ninguna autoridad es capaz de arreglar esto.

    Caminar regio para la salud, esperando que no se tope uno con alguien tras el volante que decide los pasos zebra (supuestamente para seguridad de los peatones al cruzar la calle) son para comodidad de dicha persona mientras espera a que cambie el semaforo. Estamos viviendo momentos dificiles por la inseguridad, entonces toca pensar varias veces si las diligencias que hay que atender pueden esperar hasta poder salir en grupo para protegerse y evitarse un mal rato. Y si se tiene la suerte de conocer y ser cliente de una empresa seria de taxis, entonces no hay otra opcion que llamar para pedir un taxi; no, no es barato, pero las personas mayores ven a esta alternativa como la mas conveniente, a mas de que tienen la prudencia de ir acompañadas por alguien de la familia o de confianza. Ojala las cosas mejoren, la imagen de la ciudad cuyo renglon importante es el turismo, requiere que las autoridades pertinentes tomen con urgencia las medidas necesarias para atender esta situacion.

  12. Como siempre, un análisis muy objetivo y veraz. Es indignante que ninguna autoridad del gobierno les salga al paso con mano firme a estas verdaderas mafias como son los dirigentes gremiales.

    • Debemos obligarlos a que nos entreguen la factura del taximetro, porque eso no les gusta ya que no pagan impuesto……sapos y patanes, ocupemolos en lo minimo….

        • Buen análisis, coincide con el criterio de los usuarios. Taxistas, buseros, buses escolares, subsidiarios con nuestros impuestos, llenos de estos está la ciudad, igual circulan contaminando los fines de semana, se los encuentra en mercados, supermercados, paseando con la familia o haciendo carreras independientes, pagamos todos, basta, hasta cuando soportamos los abusos y que nos sigan sacando plata con tanto impuestos

  13. Al comparar el número de taxistas con los millones de usuarios, los amarillos son minoría.
    El gobierno no debe temer a esa minoría que son los amarillos.
    Los usuarios somos muchísimos mas votantes.
    Si los amarillos violan las leyes caotizándo, la via pública, pues las autoridades deben imponer orden.
    Los usuarios seguiremos utilizando los servicios que mejor nos convenga.

  14. Muy buen análisis. Se debería considerar como en Loja por ejemplo. El noventa por ciento de los taxistas no conducen sus taxis sino que simplemente explotan a tanto conductor necesitado que como sea tiene que completarles cincuenta dólares diarios a parte de llenarles el tanque de combustible y si algo sobra lleven unos pocos dólares para alimentar a sus hijos después de doce o catorce horas de duro trabajo. Además crean una economía subterránea por que venden «un puesto hasta en sesenta mil dólares» dependiendo de la cooperativa que de cooperar no tiene nada. Similar ocurre con el transporte interprovincial como la famosa coop. De transportes Loja institución que por más de cincuenta años ejerce una de las más atroces, sucias y desleales competencias en el sur del país procurando quebrar a sus mismos socios y absorber solo un grupo de familias de pillos la mayoría de puestos teniendo hasta diez y doce buses cada grupillo. Y el costo de un puesto en dicha empresa es de léase bien «doscientos cincuenta mil dólares» Esto es lo que está mafia de pseudo dirigentes protegen no el beneficio ni la seguridad del usuario. Abran la competencia y se acabará tanto abuso y picardia.

  15. Muy buen artículo Sr. Hernández. Me hago otra pregunta: porqué la Agencia Nacional de Tránsito y las provinciales no pueden exigir el uso de taxímetros, cada vez que intentan, sin resultados, los conductores se limpian el rabo con las regulaciones, pues así pueden cobrar lo que les da la gana y , nosotros los usuarios, somos los que sufrimos por esta ignominia.

  16. Valiente y lúcido escrito Sr. Hernández. Todo lo dicho allí responde a la realidad.

    El gobierno de correa supo cómo manejar al poder amarillo (que ha puesto de rodillas a casi todos los gobiernos) mediante sus consabidos amarres, esto es, poniendo de su lado a los líderes, ahora es perfectamente imaginable mediante que actos dolosos.

    Este gobierno débil por automásia ha cedido, salvo por la actitud viril del gobernador de Guayas, lo cual debería ser emulado por las más altas esferas de él.

    La viveza criolla puesta de manifiesto al sentirse incapaz de competir con el servicio prestado por las plataformas digitales, ha hecho que el gobierno tiemble ante solo la presencia de numerosas unidades en las calles. Hace falta una acción firme por parte de este, para que no siga permitiendo que todos paguemos vía impuestos, la subvención a beneficio de una empresa privada.

    ¿Porqué debemos hacerlo?

    La actitud pusilánime del gobierno da pié para que otros entes privados, exijan canonjías que las tendremos que pagar todos.

    ¡¡No hay que temer a los paros que puedan hacer!!

    • Pase lo q pase, no vuelvo a usar taxi amarillo. Prefiero tomar bus o caminar. Si todos nos unimos y hacemos eso, se acaba el problema. Paremonos tieso como sociedad. Somos mas q esa mafia amarilla.

  17. Muy buen análisis de una realidad que enfrentamos a diario quienes vivimos en este país. En el caso del transporte interprovincial la situación es similar y es triste comparar su servicio con el de los vecinos, por ejemplo con el interdepartamental que se brinda en Colombia.

    • Estos neandertales creen que por el uso de la fuerza bruta, los usuarios los debemos contratar. Es derecho de los ciudadanos usar el servicio que les plazca. Es derecho de los conductores de cabify, Uber y los neandertales el ser opción de servicio para los ciudadanos.

  18. Es parte de la costumbre nacional, sin vergüenzas, vagos, y algunos de los taxistas, amarillos, ladrones y mantenidos.

    Seguro, como todo gobierno se da gusto repartiendo el erario nacional, no problema.

    Gran parte de culpa tienen los gobiernos y municipalidades, con el afán de lograr VOTOS permiten el caos, Quito y sus gobernantes mantiene el sistema más ambiguo de tránsito de latinoamerica.

    No solamente los buseros pero también los taxistas, buscan a mas de trabajar, la limosna del gobierno. Dejemos de ser mantenidos, los animales dejan a sus crías luego de un cierto período, más los humanos ecuatorianos siguen mamando el chuco hasta su muerte.

    No estoy en contra del trabajo, no, pero tenemos que ser legales, nadie reclama cuando sus trabajos no son legales, cobran lo que les da la gana, tratan a los usuarios como si nos hicieran un favor, NO SABEN QUE UN CLIENTE MANTIENE SUS HOGARES, y otros se dan el gusto asaltándolos, aun así quieren mucho más ?

    Nuestro progreso está estancado en el tercermundismo, gracias a todos estos corruptos.

  19. La banca nacional actúa de igualito que los taxistas, no hay tal a la libre empresa y libre competencia. El negocio es tan generoso , que han marcado plenamente el mecanismo para incorporar en los gobiernos monopolios como política de estado. Dejan cometer errores a los gobiernos de turno y luego con el chantaje y amenazas , a lo suyo , asegurarse de incrementar sus guanacias y sin ningún riesgo, cero competencia. Imaginarse por un instante el ingreso de bancos extranjeros,con nuevas tecnologías y que sus negocios giren en razón de la intermediación financiera, además que la prestación de sus servicios tengan cero costos para los usuarios. Empresas grandes , medianas y pequeñas no se verían en la necesidad de grabar a sus productos estos costos, es decir, serían más baratos y al consumidor le quedaría más dinero en sus bolsillos. A la súper tienda ecuatoriana , que aquí se la nombra,para nada le revisan los precios de los productos que expenden,fácil colegir que siempre están cogobernando con los gobiernos de turno,fácil colegir que también auspician candidaturas. A taxistas , banqueros y grandes tenderos les asiste la razón, hay un país entero que se queja y de eso no pasa.

  20. Los usuarios somos el soberano y como tal elegiremos el mejor servicio y rechazaremos la prepotencia de los trogloditas del volante usando únicamente las plataformas disponibles que será la única y más eficiente forma de frenar la arremetida de las bestias.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba