/

El cheque es la anécdota, lo peor es lo que no deja ver

lectura de 7 minutos

La discusión sobre el cheque que Rafael Correa cobró de un fondo de aportaciones ilegales, sobre todo por su monto de 6 mil dólares, está convirtiéndose en una trampa. Una trampa que esconde lo que el cheque realmente significa pero que sobre todo está impidiendo ver lo que quizá debería ser lo más grave para una sociedad y que salta a la vista en todos las colecciones de  documentos de Pamela Martínez que han aparecido últimamente: el manejo perverso, inmoral y desvergonzado del Estado por parte de un grupo de personas.

Si bien los argumentos que tratan de restar importancia al cheque, por el monto, no se sostienen en absoluto porque tratan de tapar una horrenda ilegalidad con un razonamiento pueril, lo que realmente se está dejando de mirar es quizá lo más grave: cómo se manipuló durante años desvergonzadamente la justicia, cómo se desinstitucionalizó el país y cómo se utilizó el poder para destrozar sin compasión y ni el más mínimo humanismo las vidas de algunos críticos del gobierno de Correa.

Poco se debate, en efecto, sobre la inmoralidad y la carencia absoluta de ética con la que se manejó el poder durante el correato y esa es una discusión que toda sociedad debe hacerse permanente sobre el poder.  Si bien los cuadernos y los correos electrónicos de la asistente de Correa, Pamela Martínez y de su ayudante Laura Terán solo confirman lo que ya se sabía, existen detalles que permiten ver la dimensión de la perversidad con la que usó el poder. Un ejemplo de eso es la evidencia de cómo Martínez, con coordinación con su patrón Rafael Correa y el resto de personas que administraban la justicia en el país desde el Consejo de la Judicatura de entonces, hicieron que la demanda que Cléver Jiménez, Carlos Figueroa y Fernando Villavicencio sea desechada por maliciosa para poder demandarlos por injurias y condenarlos a 18 meses de prisión por ello. El hecho significó que la vida de los tres haya sido devastada y, en el caso de Figueroa por ejemplo, que haya sido detenido aprovechándose de la agonía de su madre por un cáncer terminal. La maldad ejercida desde el poder es un hecho que no puede ser ignorada por una sociedad que se supone es la que presta ese poder a quienes lo administran. Eso no está en debate.

Otro de las evidencias que aparecieron en los documentos de Martínez sobre la perversión de quienes ejercieron el poder durante diez años y que va más allá de la deshonestidad y la ilegalidad es, por ejemplo, el reporte sobre cómo se quiso pagar a peritos (que finalmente se negaron) para que dijeran que el mayor Fidel Araujo estaba utilizando un chaleco antibalas durante el levantamiento policial del 30 de septiembre del 2010, para así poderlo acusar de intento de asesinato a Correa. Araujo pasó seis meses de vida en la cárcel por un supuesto delito que únicamente cometió en la imaginación y perversión de Correa y quienes lo acolitaban en todo. ¿No es acaso esto un acto de inhumanidad cometido gracias al abuso del poder?

Los documentos de Martínez, entre los que está el cheque de marras, ponen en evidencia también con un nivel de detalle y precisión escalofriantes cómo se manipuló todo el proceso de selección de jueces para la Corte Nacional y de los magistrados para Corte Constitucional mientras se mantenía un discurso de supuesto saneamiento de la justicia. Aquello es una evidencia contundente de cómo se estafó la fe pública y, sin embargo, la única discusión parece ser por el momento el monto del cheque, como si una ilegalidad se midiera por la cantidad de ceros en una cifra.

La polémica del cheque también ha logrado esconder lo que ese documento realmente significa. El argumento de que no existe ilegalidad porque era un préstamo de fondo partidista es ridículo, puesto que el origen de dichos fondos es completamente ilegal e inmoral. Además, la tesis del préstamo tiene unas inconsistencias de terror. Por ejemplo, luce como más que improbable que Correa, que había ganado gracias a su posición de presidente un juicio en 2008 por 600 mil dólares al Banco del Pichincha haya tenido problemas de liquidez por ese monto. El periodista Arturo Torres lo puso claro así en un tuit: “Mientras en 2014 pedía préstamos a sus subalternas porque estaba chiro, el 2015 reportó su declaración de bienes un patrimonio de 569 mil dólares, incluidas dos cuentas bancarias con 159 mil 606 dólares en efecto. ¡Magia pura!”.

¿Por qué Correa no pidió prestado el dinero, si tenía un hueco en sus cuentas, a su tarjeta de crédito o a su banco? ¿Por qué el supuesto pago de su préstamo lo hizo antes de haber recibido el dinero (así se ve en las fechas) y por qué lo firmó a nombre de Pamela Martínez?  ¿Dónde está la contabilidad del supuesto fondo solidario si tal cosa existió? La defensa de Correa y sus operadores, basada básicamente en la cantidad de ceros de la cifra, no se sostiene por ningún lado. No es el monto del cheque lo que realmente importa, sino la existencia de un fondo conseguido de forma ilegal e inmoral, cuya existencia y vinculación al ex presidente se prueba con ese documento.  El abogado y catedrático de la Universidad San Francisco, Farith Simon, lo graficaba así en su cuenta de Twitter al comentar el argumento de Correa: “Ceguera se llama. Parece que no entiende que el problema es bastante más complejo: las grandes empresas que recibieron los mayores contratos (muchos con sobreprecio) son ‘financistas de Correa’. Los 6 000 son una anécdota».

Sí, la cifra no es sino una anécdota que está logrando distraer a la sociedad de un debate esencial para construcción de un sistema político decente: la naturaleza fraudulenta, mafiosa y profundamente perversa del ejercicio del poder de Correa y sus operadores. Lo que le ocurrió a Figueroa y Araujo, entre muchos otros, no puede ser únicamente una anécdota.

33 Comments

  1. Ya basta de aguantar a estos asambleístas aprovechados correistas (borregos) que todavía siguen como que fueran los salvadores de la patria. se debería investigar a la loca Rivadeneira como obtuvo una casa con tanto lujo?????; A la Aguiñaga si ya entrego los descargos de las glosas por los terrenos del ISSFA les aseguro que no y así el resto que ni siquiera van a las sesiones o se salen boicoteando las sesiones.

  2. Excelente análisis. Definitivamente, el mayor agravio que sufrió el Ecuador, y que se evidencia en los correos, mensajes y cuadernos de Pamela Martínez y Laura Terán, fue la “metida de mano a la justicia”, para satisfacer los ruines y perversos afanes de venganza de un Rafael Correa envilecido por el poder. Personas inocentes fueron a la cárcel, otras tuvieron que huir, o pagar en dinero contante y sonante, por haberse atrevido a disentir o contradecir al caudillo. Por supuesto que la corrupción, las coimas, el ingreso de dineros ilegales a las campañas, pagado luego con jugosos contratos casi todos con sobreprecios, así como “los buenos oficios” de Pamela Martínez para beneficiar a algunos abogados en procesos judiciales (seguramente con honorarios de por medio), son hechos que no debe quedar impunes.

  3. El asunto para mi está muy claro. Pamela Martínez entregó un cheque a Paredes su mensajero a que deposite en una cuenta de Rafael Correa. Ese dinero vino de los aportes de campaña hechos por varias empresas. El colmo de la mentira es aseverar que comenzó a pagar la deuda 5 meses antes. PILLOS.

  4. Lo que es escalofriante, luego de las revelaciones hechas gracias al celo periodístico de los ciudadanos que han denunciado, es que se instauró un régimen delictivo con tal audacia e increíble astucia, que resulta casi incomprensible para la mayoría de ecuatorianos.

    Pensar que desde el gobierno se promovió físicamente el atraco a todo el erario nacional, es algo que solo se sabe de los regímenes autocráticos de África y otras regiones, y que nunca pensamos y peor creímos, que nos podía suceder a nosotros.

    Quienes tenemos algunas décadas vividas, nos cuesta creer que esa inconmensurable maldad que solo puede atribuirse a razones patológicas como producto de un resentimiento social irrefrenable e inconfesable, se haya dado en la época que nos ha tocado vivir.

    Pero lo que más horroriza es que al jefe de esa gran mafia no podamos lograr que esté en la cárcel, y que devuelva lo robado, por ser nosotros un país pequeño, huérfano de recursos y contactos internacionales. ¿Cómo es que Perú si ha podido lograrlo?

    Un gobierno totalmente delincuente, tal cual todos estamos siendo testigos, ojalá no les toque a nuestros descendientes.

  5. Sr Pallares, excelente reportaje: si el guardaespaldas de la Nora le prestaba los $6.000, eso era un acuerdo entre privados, pero la bajeza moral, sin honestidad, sin ética ni moral de Corea glass y su banda delincuentes de RC, con los fondos de una institución política a la que corresponden de AP RC, que con aportes de dinero ilícito y fraudulento se despilfarraban en esta campanas, a cambio de negociados y peculados en la obras publicas, se robaban el dinero, perjudicando al SRI, al fisco nacional, con fraudulento triple contabilidad, poca decencia de robarse los centavos, y no se diga los miles de millones que robaron,..ahora que estamos recuperando la Libertad, Democracia, La justicia, con mano firme Honesta de la Dra Salazar, la justicia se aplicar, se confiscara y embargara lo robado y cárcel con penas acumulativas queremos el 93% de los Ecuatorianos….Viva La Justicia y al Patria.

  6. Esto es como cuando al chavo del ocho le preguntan del pastel, y teniendo todita la bocota manchada y la panza gorda dice, esque no sabo! ja ja ja Toma! y la proxima vez te mando a donde el Belga! Ahora si que se les chispoteo. y no contaban con su astucia. Imbeciles!

  7. “…la inmoralidad y la carencia absoluta de ética con la que se manejó el poder durante el correato…” Está es la definición precisa para el gobierno más corrupto de la historia. Esta es la definición que le avergonzará por el resto de su vida. Esta es la definición con la que el mundo debe conocerle, pero sobre todo, la que debe entrar en la conciencia y en el corazón de los ecuatorianos, para que jamás se repita algo igual.

  8. En los Juicios de Núremberg, a más de los atroces crímenes cometidos por el régimen nazi, Hitler ejerció el poder con sadismo y perversidad, actitud patológica que, parcialmente, fue imitada por los gobernantes fascistas, populistas y reaccionarios de nuestra región, incluido, claro está, Correa. El colosal narciso que se refugia en el pecho de Correa está condenado a la humillación perpetua porque desde ya sabe que su nombre, vinculado a su período de mandatario, será registrado por la Historia del Ecuador –lejos de los laureles y los olivos- desde el nacimiento mismo de la República en 1830, como el lapso de mayor corrupción rampante, de desafiante impunidad garantizada y de vil multiplicación de una maldad, quirúrgica a veces y burda casi siempre.

Responder

Your email address will not be published.