Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El ajuste debe continuar, aunque el petróleo haya subido

en Columnistas/Influencers4P por

Tras los ataques del fin de semana a dos instalaciones petroleras de Arabia Saudita, el precio internacional del crudo registró un salto importante el lunes. En el caso del WTI, que es el petróleo de referencia para el crudo ecuatoriano, el precio por barril pasó de $55 a casi $63, lo que implica un aumento cercano al 15%. Ayer, sin embargo, el precio se ubicó en torno a los $60 por barril. Si bien los ataques, según notas de prensa, reducen la producción de Arabia Saudita (el principal productor a nivel mundial) a la mitad, en un mercado tan volátil como el petrolero no es posible saber si en los próximos meses el precio se mantendrá en los niveles observados en lo que va de esta semana, subirá más o si, por el contrario, regresará a los valores observados antes de los atentados. Al fin y al cabo aún no se sabe cuánto tiempo tomará normalizar la producción en las instalaciones atacadas, EE.UU. ha anunciado que podría usar sus reservas de emergencia y, sobre todo, la ralentización de la economía mundial, que presiona los precios de los commodities a la baja, sigue siendo un factor presente.

Para el Ecuador, el efecto de un aumento en el precio del crudo es, por decirlo de algún modo, mixto. Si bien por un lado se incrementan los ingresos por exportaciones de petróleo (o se reduce el número de barriles que se deben destinar para amortizar las ventas anticipadas de años anteriores), a la par se eleva el precio de los derivados, varios de los cuales (extra, diesel y GLP) aún tienen precios congelados, por lo que el subsidio a esos productos también se incrementa. (En el caso de la gasolina súper, un aumento del precio del crudo a nivel internacional provoca un alza del precio en el surtidor, lo que no genera un impacto fiscal, pero sí para el bolsillo de los usuarios.) El efecto neto entre mayores ingresos por exportaciones de petróleo y mayor subsidio a los derivados suele ser positivo para las cuentas públicas.

Pero un punto adicional que debe quedar claro es que un aumento (más o menos duradero) del precio del petróleo no modifica las metas de ajuste fiscal acordadas con el FMI. Esto se debe a que los objetivos establecidos dejan de lado los ingresos por exportaciones de petróleo (que son históricamente volátiles), pero sí incluyen el gasto por concepto de subsidios. De esta manera se busca evitar que ante eventos como los del pasado fin de semana que producen alzas (nunca permanentes) en el precio del petróleo y, por tanto, reducen el déficit global, el Gobierno se relaje en el ajuste del gasto público, cuyo nivel actual sigue siendo insostenible en el largo plazo. En ese contexto, con o sin acuerdo con el FMI, el Ecuador debe buscar un equilibrio fiscal basado en ingresos permanentes (principalmente impuestos) y en un gasto manejable. Si el precio del petróleo (o, a futuro, de los minerales) se eleva de manera importante, muy por encima del valor contemplado en el Presupuesto General del Estado de cada año, entonces lo que el país debería hacer es ahorrar esos excedentes, sabiendo que en un plazo más o menos corto los ingresos volverán a bajar.

Lo que sería irresponsable proponer –más aún después de la experiencia vivida durante el gobierno anterior, cuando se pensó que el precio del petróleo se mantendría por encima de los $100 por barril indefinidamente y se llevó el gasto público a un nivel que no se podía cubrir ni siquiera con esos ingresos extraordinarios– es que, ahora que el precio del crudo muestra un incremento, el Gobierno puede relajar el ajuste. La búsqueda del equilibrio fiscal, que debe recaer principalmente en el lado del gasto (donde los recortes siguen siendo insuficientes, puntualmente en el gasto corriente), lamentablemente también demanda un aumento en la recaudación tributaria y una reducción de los subsidios.

José Hidalgo Pallares es economista. 

4 Comments

  1. ¡¡¡Como siempre, valiosisimo criterio!!
    Ojala el Gobierno y sus Ministros tomen en cuenta tan acertadas opiniones ( y que no les cuesta nada) ya que como lo dice el destacado columnista, esos incrementos en el precio del petroleo no son eternos y mas bien si se deberia pensar en AHORRAR.
    Felicitaciones, una vez mas, por sus Articulos interesantes y orientadores, pero lamentablemente en el Gobierno, Asamblea no creo que entiendan el real sentido de esta columna.

  2. Un buen escrito de José Hidalgo P que el pais debe tomar en cuenta sobre las variaciones en la venta del crudo de petroleo y por ende en los subsidios de sus derivados en partes pertinentes se señala:

    «Para el Ecuador, el efecto de un aumento en el precio del crudo es, por decirlo de algún modo, mixto. Si bien por un lado se incrementan los ingresos por exportaciones de petróleo (o se reduce el número de barriles que se deben destinar para amortizar las ventas anticipadas de 9años anteriores), a la par se eleva el precio de los derivados, varios de los cuales (extra, diesel y GLP) aún tienen precios congelados, por lo que el subsidio a esos productos también se incrementa.

    Es deseable que:
    » El efecto neto entre mayores ingresos por exportaciones de petróleo y mayor subsidio a los derivados sea positivo para las cuentas públicas.

    «Si el precio del petróleo (o, a futuro, de los minerales) se eleva de manera importante, muy por encima del valor contemplado en el Presupuesto General del Estado de cada año, entonces lo que el país debería hacer es ahorrar esos excedentes, sabiendo que en un plazo más o menos corto los ingresos volverán a bajar.»

    «La búsqueda del equilibrio fiscal, que debe recaer principalmente en el lado del gasto (donde los recortes siguen siendo insuficientes, puntualmente en el gasto corriente), lamentablemente también demanda un aumento en la recaudación tributaria… «

  3. Lamentablemente , en el Ecuador vivimos atareados para complicarle la vida al próximo gobierno ,esa ha sido la modalidad en todos . Es muy sencillo manejar dinero ajeno , sin que esto implique de algún modo consecuencias de algún tipo para quienes nos hacen creer que son inteligentes y , toman medidas adecuadas para el país . El déficit global, fue alimentado por la sucretizacion de la deuda, la dolarización, el perdón de multas y remisión de intereses, por los subsidios . Si estas decisiones fueron en su momento tomadas para evitar un mal mayor, ahora que muchos cudimos a este escenario de inacción del presidente,estamos de acuerdo en que se tomen las medidas necesarias que cumplan con el mismo propósito,evitar un mal mayo. Me permito citar por ejemplo a los taxistas llamados regularizados . Con la incursión del servicio de taxis a través de las aplicaciones, ellos con tal de tener trabajo han rebajado , en la practica, las tarifas , el usuario gana. Entienda señor presidente Moreno,necesitamos pagar a los trabajadores lo menos posible, la reforma laboral es de vital importancia. Hay que vender CNT, Banco del Pacífico,TAME,concesionar las carreteras antes de que se dañen. En los hospitales públicos cobrar aunque sea un dólar por consulta,no tiene que ser gratis, lo mismo cobrar matriculas para el ingreso a las escuelas . La gasolina extra debe subir su precio,muchos hemos han migrado de la súper.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba