Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

La sociedad política trabaja para Correa

en Conexiones4P/Elenfoque por

Una ironía nacional toma cuerpo: en teoría el correísmo debería estar enterrado porque su gestión y ola de corrupción generaron la unanimidad de todas las fuerzas políticas en su contra. Pero, de cara a las elecciones 2021, esas mismas fuerzas parecen hacer esfuerzos inauditos para facilitar la tarea del expresidente y sus seguidores.

El correísmo debería estar algunos metros bajo tierra porque no hay factura o escándalo en los que no tenga que ver. Lenín Moreno y su gobierno provocaron una ruptura. Se entendió que iban a mostrar el autoritarismo, la irresponsabilidad, la ineficiencia, la corrupción de un movimiento cuyos responsables creían que era un honor para el país tenerlos en la dirección del Estado. Moreno alborotó el cotarro pero no barrió bajo las alfombras. No pudo y no puede porque él hizo parte de ese tsunami. Lo curioso es que ninguna otra fuerza política se hizo cargo de ese ejercicio. Era necesario y les hubiera resultado políticamente conveniente. Al fin y al cabo se trataba de decantar algunas páginas funestas de la historia nacional. Algunos portales digitales y activistas como Fernando Villavicencio, emprendieron esa tarea. Correa y el correísmo sí fueron señalados con cifras y documentos. Pero jamás en la dimensión que sus proezas contra la endeble institucionalidad y las arcas públicas merecían.

Apenas se desmontó ante toda la opinión nacional su arsenal de mentiras. No se desarmó su supuesta erudición económica basada en liquidar los fondos que encontró, una bonanza petrolera sin par y un endeudamiento sostenido y prohibitivo. No se hizo conciencia entre los más pobres que los subsidios para tener cautiva su base social, el gigantesco número de pipones en las nóminas oficiales y el dispendio y deudas de la maquinaria oficial tendrían, tarde o pronto, que ser pagados. Y lo más importante: el país real no imagina siquiera que la institucionalidad correísta, basada en concentrar poder gracias a concursos truchos, debe ser eliminada.

¿Por qué estos temas no interesaron, o tan poco, a los partidos y organizaciones políticas? ¿Por qué no se entendió que estos cuatro años de morenismo debían ser para el país un período propicio para demoler la retórica revolucionaria, el populismo ramplón, ese mesianismo disparatado que pone el país al servicio de cualquier aparecido? ¿Por qué la sociedad política y la sociedad civil no dimensionaron las tareas de reflexión, reconstrucción y eficiencia que les impone, como respuesta, la mayor empresa de corrupción y demolición institucional que ha conocido Ecuador desde el retorno a la democracia?

El hecho cierto es que Correa y sus seguidores pueden seguir mintiendo. Amparados precisamente en la ignorancia de una buena parte de la sociedad, incapaz de advertir, por la pobreza que la agobia, la relación que existe -y que se agravó- entre los sacrificios que hoy hace y el derroche del mesías del siglo XXI. En esas circunstancias, y a pesar de los juicios que tienen Correa y los suyos, hay condiciones de sobra para que el correísmo, autoritario y corrupto, goce de buena salud política en esa parte del electorado.

Moreno rompió con Correa: ese es su mérito. Pero, toda cuenta hecha, no se avizora que su gobierno estará ni de lejos entre los mejores de la República. Por lo que no ha hecho, más que por lo que ha hecho, su gobierno ha dado pie a comparaciones inconsecuentes pero importantes en parte del electorado. Considerar, por ejemplo, que con Correa se estaba mejor. Y la sociedad política no hace mérito alguno para que la opinión establezca diferencias. La Asamblea no ha fiscalizado. César  Litardo, su presidente, enfrentado al esquema electoral del correísmo, que produjo fraudes y Arroz verde, dijo que esa reforma “no será muy profunda”. El manejo del CNE es oscuro y Diana Atamaint, su presidenta, no garantiza transparencia alguna. La mayoría de asambleístas no ha dado pruebas de querer luchar contra la corrupción. Los asesores del Ejecutivo no desmayan en su propósito de hacer proselitismo político con el fin de que Lenín Moreno sea eventualmente candidato en las elecciones de 2021…

La irracionalidad de partidos y movimientos nutre la ineficiencia de un sistema que también beneficia, entre tanto vivaracho, a los correístas. Nadie sabe para quién trabaja, dice un adagio popular. Quizá aquí y ahora sí se sabe con relativa facilidad.

Diario El Universo.

14 Comments

  1. Pero claro por supuesto si Correa les garantizó ganancias colosales al sistema financiero privado, se multiplicaron los mall, los cajeros, le dio plata a equipos de fútbol, les dio contratos de obras «emblemáticas» claro que las élites en el fondo extrañan a Correa y están trabajando para el único que les garantiza la reproducción ampliada de sus capitales.

  2. Muy acertado comentario Ton. En origen ambos «gobernantes» son lo mismo. La conveniencia del momento los hace diferentes en estilo. También y con sana envidia mi felicitación al Carchi. Desde Loja una ciudad culta pero con verdaderos delincuentes como asambleistas que no nos representan. Estaremos y haremos fuerza para que personas verdaderamente de buena voluntad y no sólo con «título» estén al frente de la conducción del país. Los PHD ya hemos visto como han resultado más HDP pero para el robo y el reparto.

  3. Ojalá aquí no pase lo de Argentina, con el regreso de los ladrones al poder, tal vez es preferible que Moreno se meta de candidato, para que se dividan los votos del correismo y así pueda ganar algún otro candidato que sea racional.

  4. En ca de Chorreiso y ahora, aquel político «Bravucon» pacto con Ali Baba porq tenían el mismo rabo..y acordaron..El Ecuador es tuyo …menos Guayaquil..y así es como se manejó..no existe político honesto..Ya esctiempi q tengamos como presidente un ING.un técnico q haya trabajado,q tenga experiencia ,no como los ineptos actuales q se llenan de asesores..Ya es tiempo q trabajadores y jubilados tomemos el poder

  5. Que pena seguir viendo gente con un nivel cultural un poco elevado, con sentido común, con cierto criterio y una profesión seguir apoyando a Correa, les lavaron el cerebro, quedaron en un letargo, su fanatismo no les permite vislumbrar la verdad, estan dormidos e hipnotizados, es similar a una programación de mk ultra.

  6. ¡Amarren al loco! Su análisis Dr. Hernández es muy acertado.Pero la verdad es que estamos desprotegidos porque carecemos de líderes auténticos. Hemos visto que uno que parecía «bravo» con Correa luego se alía con sus panas para seguir en el poder. Otritos se mantuvieron callados con Moreno, no exigieron rectificaciones efectivas y ahora, como ya se acercan las elecciones, atosigan con propaganda anticipada que prometen ser ellos (o él) el salvador que el país espera. Cantidad asombrosa de denuncias de corrupción como nunca antes vista y solo queda en denuncias. Pero ya vienen las elecciones, se despertaron, como quien dice ahora me toca a mí. ¡Qué pena!

  7. No se entiende como los pseudo políticos están listos a proclamarse candidatos, sin vislumbrar que su egoísmo nos llevará al caos total, porque con los bajos porcentajes de votos que cada uno obtenga, permitirán la vuelta del corrupto e incapaz “correato”.

    No soy analista política ni nada que se parezca. Como una simple ciudadana y con palabra sencillas, quisiera que mi voz, que es la de muchos ecuatorianos, llegue hasta estas personas para pedirles que luchen por el Pais, no por sus intereses; que depongan ambiciones; que piensen en el Ecuador que quieren dejar a las nuevas generaciones; que sientan que estamos asqueados de la corrupcion, de los corruptos y de todos los políticos que nos han hecho sentir vergüenza de ser ecuatorianos. Correa debe venir a prision y ya, para evitar cualquier intención de regreso a la Política.

  8. Si bien Moreno «aparentemente» rompió con Alibaba Correa, sus 40 ladrones y muchos más siguen campantes como asambleístas, como asesores de gobierno, enquistados en ministerios y otras entidades del estado. Nada sale a la luz de forma honesta, directa y si bien la fiscal general valientemente enfrenta tanta corrupción, por otro lado cientos de jueces, abogados, inclusive empresarios que siguen lucrando de las fechorías de ese nefasto gobierno y del actual, callan y siguen allí frenando toda posibilidad de que el país realmente sepa lo que se cometió durante el correato. Por que no se habla abiertamente de los famosos INA papers? Por que no se quiere sacar a la luz la actual campante corrupción que todavía existe?
    Es una verguenza este gobierno y una vergüenza la mayoría de los asambleístas. Ojala se pudran en el infierno.

  9. La tarea de explotar los cimientos emocionales y racionales del electorado, le conviene y para bien del país al señor Guillermo Lasso, único para ser elegido por sus dotes de estadista. Muy lejos de vivir en el anonimato,abiertamente a colaborado con este gobierno lleno de ineptos,de noser así los problemas serian mayores. El 2021 está listo para instaurarse el cambio.

  10. El correismo sigue vivo y sacara buena tajada en las próximas elecciones porque la cultura política del Ecuador no es objetiva ni racional. Que sociedad lo es? Sino miremos a la superpotencia de Estados Unidos arrodillada al populismo y racismo de Trump, o la Alemania unificada que después del trauma del nazismo sigue decantandose por la extrema derecha xenofoba y nacionalista.
    Si estas sociedades supuestamente educadas, racionales y ricas son gobernadas por fuerzas populistas que saben exaltar la parte emocional de la sociedad, que puede esperarse en un Ecuador atravesado por la pobreza, el desempleo, la inseguridad, la desconfianza en la política tradicional.
    Lo he dicho antes, Correa tal vez no vuelva, pero los mamotretos seguidores suyos seguirán teniendo voz y poder en el Estado porque saben como exaltar la frustración social de un pais que no se levanta por un gobierno mediocre y cómplice de la corrupcion correista que le cuesta desmontar.
    Lectores, el próximo presidente del Ecuador sera un populista radical que tenga la sensibilidad de identificarse con la frustración social de un Ecuador atravesado por una crisis económica, moral y sin identidad política.
    Puede resultar irracional y autodestructivo, pero asi funciona la política, totalmente irracional, volcada a las emociones y la satisfacción inmediata.

  11. Nunca aprendemos, ni con experiencia.

    Quien puede en su tonto pensamiento, imaginarse que Moreno mueva un dedo en contra de Correa. Esta pronto a terminar su periodo, pero de aquel ladronzuelo NADA.

    LAGARTO NO COME LAGARTO, cada uno de ellos saben con que pata cojean.

    Que tan estupidos, masoquistas, acostumbrados a ser tratados como sirvientes de estos imbeciles políticos, ladrones sin vergüenza alguna, todos estos hijos de p.t, tienen títulos universitarios, pero ninguno sirve para una maldita cosa.

    Por lo menos en cierta parte del país se vio la reacción de la población, NO QUIEREN SER MAS MANGONEADOS, mis saludos y respetos a esa linda gente de la provincia de Carchi, su valor y coraje se impuso a los ignorantes gobernantes del país.

    Me gustaría que toda la gente ecuatoriana, salga y exprese su malestar, por la estupida política de estado, así como contra quienes se oponen.

    ES HORA DE BUSCAR, PERO NO EL MENOS MALO, UNA PERSONA QUIEN TENGA CRITERIO Y CAPACIDAD DE DIRIGIR AL PAIS.

    Ecuador no es solamente un grupo de ladrones políticos, vagos, mantenidos, con formación avanzada, pero casi ninguno ejerce sus profesiones porque no sirven una mierda, también hay personas con altos valores y conocimientos, gente proba, capaces de ayudarnos a salir de tercermundismo en el que vivimos.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba