Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Plan Marshal para los indígenas: el ejemplo gringo

en Conexiones4P/Elenfoque por

Programas enfocados en el desarrollo de los pueblos indígenas mediante inversiones estatales focalizadas o de incentivos tributarios y políticas de acción afirmativa no son cosa nueva: la tragedia histórica y la pobreza extrema que han vivido los pueblos indígenas en América ha obligado a gobiernos de determinados países a establecer sistemas de compensación para pagar la deuda histórica que existe con esas poblaciones. Los casos de Canadá y EEUU son paradigmáticos.

En Canadá, por ejemplo, estos programas, establecidos a partir de los años 80, significaron una notable mejoría económica de las poblaciones nativas que se tradujo en el crecimiento de la población de forma significativa. Desde 1986 al 2011, la población indígena en Canadá creció de 373,265 personas a 1’400 685, lo que equivale al 275%, mientras que la población en general del país creció en un 32% en ese mismo período. Este crecimiento, dice el reporte, se dio porque dadas las políticas de incentivos económicos mucha gente decidió identificarse como indígena. Ser indígena empezó a ser un beneficioso y no una desventaja.

Estos incentivos para la reactivación económica de los pueblos indígenas canadienses incluyeron exenciones tributarias, planes de salud por 1 200 dólares al año para cada indígena y mecanismos para que las nacionalidades participen de las regalías producto de la explotación del petróleo y la minería.

El caso de EEUU es similar y mucho más documentado. En el informe que hace anualmente el Congreso Nacional de Indios Americanos, que es lo equivalente a la CONAIE en el Ecuador, hay un contundente resumen que muestra cómo han mejorado las condiciones de vida de los indígenas de EEUU, desde que sus gobiernos establecieron políticas focalizadas para compensar su histórica tragedia. Si bien el informe hecho por la dirigencia indígena sostiene que los niveles de pobreza y vulnerabilidad de los indígenas sigue siendo alta en comparación con el resto de país, se establece que las mejoras son notables. Todo gracias a los planes implementados por el gobierno de Washington, siempre en constante negociación con los pueblos indígenas.

Básicamente, los planes son una mezcla de ayuda estatal en dinero y proyectos con incentivos que incluyen exenciones tributarias, la entrega en exclusivividad del negocio de los casinos en, al menos, 28 estados y reformas legales que han permitido a las nacionalidades hacer negocios antes prohibidos como el derecho a arrendar sus tierras. El resultado de estos planes, según el informe, es que las poblaciones indígenas administran más dinero generado por ellas mismas que fondos estatales de proyectos sociales. Se muestra que los pueblos indígenas resultaron ser mucho mejor capitalistas de lo que el supremacismo blanco pensaba. Los resultados están a la vista.

Estas mejoras en la condición de vida de los indígenas tiene su explicación en varios proyectos. Uno de ellos es el que se incluyó en el Recovery Act de 2009, expedido por Barak Obama. Esa decisión significó la inversión de 3 000 millones de dólares en obras en los territorios indígenas como, por ejemplo, colegios, casas, puentes, obras hídricas, carreteras y hospitales.

Luego, en 2012 se firmó el Heart Act, según la cual se abrió la posibilidad para que los indígenas puedan hacer concesiones o arrendamientos de tierras de sus territorios, sin tener que contar con la aprobación del gobierno central. Al permitir a los grupos indígenas arrendar sus tierras se ha logrado incrementar las inversiones para las comunidades, dice el informe de la dirigencia indígena. Asimismo, está la llamada Stafford Act, que permite tener acceso directo a fondos del presupuesto en caso de catástrofes naturales. Según esta acta, los indígenas pueden manejar los recursos para mitigar los desastres naturales sin la intervención de los burócratas y supuestos expertos del gobierno central.

De la misma forma, poco a poco el gobierno ha ido estimulando la participación de los pueblos indígenas en los proyectos de energía. Hay empresas de nacionalidades indígenas que se dedican a la exploración petrolera y de minería. En Los Ángeles, algo más de 118 000 hogares se proveen de energía eléctrica generada por paneles solares de una empresa indígena.

También están los casinos. Desde que en 1988 el Congreso aprobó el Indian Gaming Regulatory Act, en la que se creó un marco legal para los casinos en los territorios indígenas, el panorama empresarial ha cambiado radicalmente en las nacionalidades indígenas. Según este acuerdo, no pagan impuesto por lo que los casinos generan. En el 2011, según Bloomberg, los indígenas han ganado allí 25.5 mil millones de dólares. En total, 236 grupos indígenas tienen 422 casinos en 28 estados.

Según los acuerdos o planes estatales, las nacionalidades indígenas en los EEUU no pagan impuestos federales sobre las actividades comerciales. Pueden hacer corporaciones o empresas para negocios sin que tengan que pagar impuestos sobre las ganancias de esas empresas, aunque individualmente sí pagan impuesto a la renta. El informe del Congreso Americano de Indígenas sostiene que, aunque el índice de pobreza en sus reservas y territorios es dos y medio veces más alta que la del resto de la población, la pobreza ha bajado desde el 2000 hasta el 2010 en más de dos veces y media de puntos porcentuales. Igualmente, el desempleo ha descendido en las reservas indígenas, aunque sigue habiendo un alto índice, 18.8%, de la fuerza laboral indígena sin empleo. A pesar de la mejoría, el desempleo sigue siendo dos veces más alto que en resto del país, pero su tendencia a la baja es más fuerte.

Hay motivos para la esperanza, dice el informe hecho por la dirigencia indígena. Desde que estos planes se pusieron en marcha, el número de indígenas propietarios de casas ha aumentado en un 17.9 % del 2002 al 2007. Sus negocios representan 34.5 mil millones, 28.3 % más que en el 2002. Las nacionalidades se han transformado durante los últimos 40 años, como un resultado de una política federal que incentiva la auto determinación y el auto gobierno. El informe sostiene que, a medida que los grupos indígenas han ejercido mayor autonomía y autogobierno, sus economías han mejorado con incrementos impresionantes en el número de empresas colectivas e individuales. Mientras menos dependen del dinero del presupuesto, más ingresos propios tienen.

Los casos de Canadá y EEUU muestran que es perfectamente posible pensar en el Ecuador en planes para la promoción y desarrollo exclusivamente diseñados para las nacionalidades indígenas. La deuda histórica que existe con estos pueblos, que han sido segregados y marginados durante cientos de años, amerita un enfoque estatal que deje atrás la orientación paternalista y clientelar que ha existido en los planes de desarrollo y se dirija más a estímulos pensados en las capacidades de los propios indígenas: más autogobierno y autogestión. Todo esto puede haber en un mini Plan Marshall.

Foto: Pow Wow en Stanford por Peter Thoeny. En Flickr

16 Comments

  1. He escuchado a un dirigente indígena hablsr, hoy, que su lucha y las «marchas son para defender la causa justa de todos los ecuatorianos»…Primero: yo nunca le he pedido a ningún indio que me de haciendo, que me de pensando, ni mucho menos que de marchando por mi.Segundo: Les gustaría a los indígenas si, por subida de precio de la papa, cebolla, culantro,etc nos juntamos un puñado de afectados, nos subimos a una camioneta y nos trasladamos a sus comunas, saqueamos sus centros de acopio, manchamos todas las paredes y abrimos todas las jaulas para que se liberen todos los cuyes? Tercero: Como es posible que siendo jefe de una comuna, no se sepa si existen infiltrados? No se deje engatusar, Sr.Presidente! Muy buen artículo!!

  2. Los sucedido estos días en el Ecuador es la consecuencia de los 500 años de abandono y abuso de todos los gobiernos y de los mismos ciudadanos a la clase indígena, saqueada, violada y despreciada. Botín de todos para aprovecharse de su esclavitud técnica durante 5 siglos.
    Y finalmente, disque, alumnos de las tenebrosas escuelas del milenio situadas estratégicamente a kilómetros de sus comunidades a las que ni siquiera podían llegar salvo contadas excepciones y cuando lo hacían, a recibir el maligno entrenamiento politico planeado en el foro de Sao Paulo. Resultado: Lo que estamos aterrados mirando…

  3. El gran problema del país, aparte de la crisis económica, es la falta educación que implica: respeto a los bienes ajenos, consideración a los demás, conciencia de que la única salida es el trabajo, sin esperar que el Estado solucione todo. Los últimos acontecimientos nos han demostrado que vivimos expuestos, al robo, la violencia, a que a la vuelta de la esquina nos ataquen y nos quiten los bienes y hasta la vida. Unámonos para restaurar ese respeto que ha ido desapareciendo para desgracia del país.

    ese respeto que ha ido desapareciendo para desgracia del país

  4. Disculpas pero los señores indígenas quiere ser gobierno y se valen de que estamos divididos y desperdiciamos los votos ,cuántos alcaldes y prefectos indígenas están en los GADS de la Sierra centro con una minoría de votos

  5. Martin, el plan Marshall funcionó por la colaboración de todos los involucrados, quienes menos intercedieron, exactamente, fueron los indios.

    En un país como el nuestro, la primera expresión de los indios es, nosotros somos descendientes directos de Atahualpa y Rumiñahui, por lo tanto, todo el oro nos pertenece.

    Una tercera parte de la tierra del país pertenece a los indios, pero díganme que es lo que han logrado, a mas de hambruna y lastima, excepto cierta parte de ellos, quienes tienen a mas de cerebro, corazón, valor, coraje y afán de trabajo.

    Antes del encuentro del oro negro, el país fue técnicamente agrícola, donde el indio fue el amo y patrón de sus tierras.

    Existe una gran diferencia entre el indio de norte america y el ecuatoriano.
    El del norte muy poco se involucra en la política, más el otrito quiere gobernar.

  6. Esto del plan Marshal para los pueblos indígenas del Ecuador, suena tan extrafalario, sicodélico y fuera del contexto de la realidad ecuatoriana, al punto de venir a la mente inmediatamente las ideas del tren playero del asesor morenista Santiago Cuesta, y del mundial de futbol «Ecuador 2030».

  7. DIARIO EL MUNDO.

    Crisis: Ecuador colapsa.
    Es dramática la situación de los tres países de Latinoamérica que se aferraron al eje bolivariano cuando aquella red populista capitaneada por Caracas devino en regímenes sin rumbo, tiránicos y sin apoyo alguno en la región: Venezuela, Nicaragua y Ecuador. En este último se ha tenido que decretar el estado de excepción ante el violento y descontrolado estallido social desatado tras la eliminación de los subsidios a los combustibles. Su coste resultaba insostenible en un país al borde de la recesión y con desequilibrios económicos agravados por la irresponsable gestión del ex presidente Correa. El que ha tenido que tomar la decisión tan drástica, urgido por el FMI, es quien fue su delfín y hoy principal enemigo, el presidente Lenín Moreno. El saneamiento de las cuentas en Ecuador se antoja una tarea titánica. Tanto como que algunos aprendan de una vez el daño que causa el populismo en política.

  8. Interesante trabajo investigativo señor Pallares, cualquier plan social sobre el papel sin duda es concebido de manera que sea de beneficio para todos los actores participes de ese plan … el mejor negocio es cuando todas las partes quedan satisfechas.

    Ahora esperando me disculpe por mi atrevimiento, quisiera recordarle que el éxito o fracaso de cualquier plan, idea o estrategia depende EXCLUSIVAMENTE de TODOS los participantes involucrados directa e indirectamente en el tema, sí o no?… Desde luego teniendo certeza que toda esa gente sea: Honesta, Responsable, Comprometida, Generosa, Educada, Cortés, Respetuosa y Noble, una vez que se consigan individuos con todos los elementos mencionados se debe y se pueden esperar resultados alentadores y positivos.

    Ahora bien nos toca dejar de soñar y poner los pies sobre la tierra, o sea que pensando y aceptando la REALIDAD en el caso específico de nuestro sufrido, abusado y maltratado Ecuador le desafío a que encuentre 5 nombres de cualquier lado que valgan la pena y que quieran participar para por lo menos así tener la ilusión de que algo como el famoso plan Marshall pudiera FUNCIONAR en el Ecuador, gracias por haber leído hasta aquí.

    …»Violencia solo genera violencia»…

    PRESO correa PRESO!!!

  9. Estimado Sr. Pallares si bien su articulo es muy interesante y muy apegado a la verdad histórica de lo que ocurrió en Canadá y Estados Unidos con las comunidades indígenas, no hay que olvidar que allá hay una marcada diferencia racial entre los que se hacen llamar blancos y los indígenas los cuales en su gran mayoría fueron exterminados, y los que lograron sobrevivir fueron confinados a vivir en reservas donde aún en ciertos casos se puede apreciar marcada pobreza.
    En Ecuador no hay que olvidar que aproximadamente solo el 7% de la población se enmarca dentro de lo que llamamos la raza indígena, una gran mayoría somos mestizos (en realidad casi todo el resto de ecuatorianos), una minoría que equivocadamente se hacen llamar blancos (cuando en realidad son una mezcla de varias razas incluyendo la negra aunque les cueste aceptar), minoría de negros y otras razas.
    Este 7% de indígenas (peyorativamente llamados en América del Sur indios) aca en Ecuador son dueños de inmensas cantidades de tierras, ganado, ovejas, etc. etc. y muchos de ellos han logrado gracias al esfuerzo de sus padres estudiar en universidades locales e internacionales y graduarse de médicos, ingenieros, economistas, abogados, etc. Una buena parte de ese 7% tienen grandes negocios no solo a nivel nacional sino internacional, dueños de grandes hoteles (caso Otavalo), haciendas, fábricas de ropas, etc. etc.
    Por lo tanto acá no podemos hablar de proyectos mini- Plan Marshall para los indígenas por que simplemente no funcionaria. Mayor pobreza se encuentra entre una gran mayoría de mestizos que entre los indígenas, así que la solución a la problemática del país no va por allí. Lo que debemos hacer es olvidarnos de dividir al país en etnias, razas, etc. Somos ecuatorianos y debemos todos ser tratados y medidos con la misma vara, sin ninguna prebenda para nadie, con los mismos derechos y obligaciones. El estado debe garantizar educación de calidad para todos sin excepcion, trabajo, medicina al alcance de todos. No se debería estar reglando bonos ni casas para nadie pero sí garantizar un trabajo digno para toda la población de ecuatorianos sea quien sea. El estado debe enseñar a pescar y no a regalar. Esto último es lo que justamente lleva a la población a la vagancia y a los problemas que hoy estamos confrontando.

    • Si puede ser positivo este plan, pero es irónico, que una gran cantidad de indigenas plazeros a lo largo del pais tengan negocios lucrativos y aveces nos vendan sus productos a precios por encima de lo establecido, y estos producto de su trabajo tengan propiedades, vehiculos, hay que verlos que es una cosa y otra contarlos, nosotros que hemos estudiado profesiones académicas casi casi no tengamos nada, a pesar que trabajamos fuerte y responsable en todo, pregunto a quien habria que darle y por que mejor les damos trabajo a ellos y muchos indeseables que nos azotan en este momento.

  10. Ahora que el País está en su pero momento de crisis y quiebra, lo mejor que se le puede pedir al gobierno es que ejecute planes sustentables, es decir que sepa que cuentan con fondos suficientes y permanentes. Todas las sugerencias son buenas, cuando hay dinero, pero la prioridad es pagar la enorme deuda y volver viables los proyectos inconclusos y mal realizados, para que produzcan según los supuestos iniciales.De otra forma la sugerencia del Plan Marshall debería tener una sugerencia para el origen de los fondos y su cuantía! O, será que van a hacer lo mismo que con las casas regaladas gracias a crédito externo!!

    • Conozco las miserables condiciones en la que viven los indigenas por no haberse podido integrar a la economía nacional. Propongo crear un fondo para sembrar bosques de pino o ciprés, se pagaría a la comunidad para que los cuide mientras crecen, hasta que no alcancen su madurez se podría recolectar hongos comestibles y organizar turismo en esos bosques, cuando se explote la madera se recuperaría los gastos y el excedente quedaría para la comunidad. Asi se podría crear un círculo virtuoso a largo plazo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba