Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Guayaquil da la espalda a los indígenas?

en Elenfoque/Lainfo por

Basta poner las frases “Guayaquil y cebollas” o “Guayaquil y legumbres” en el buscador de Twitter para entender, aunque sea de forma parcial, las dimensiones de la fractura que sufrió el país luego de los días de terror que hubo durante las protestas y luego del desenlace del conflicto con el movimiento indígena.

La búsqueda, a partir de esas palabras, llevan al usuario de la plataforma a un universo, muchas veces insospechado para quien no vive en esa ciudad, donde la rabia y la frustración por lo ocurrido ha encendido una ola regionalista de rechazo frente al mundo indígena.

Se trata de una pequeña fotografía, que si bien no retrata de forma fidedigna la complejidad que tiene toda sociedad, sí permite comprender los efectos que ha tenido en el tejido social todo lo que el Ecuador ha vivido en los últimos días. La combinación de “Guayaquil y cebollas” o “Guayaquil y legumbres” descubre en esa red social a un mundo donde la gente habla sostenidamente de no volver a comprar legumbres a los indígenas, incentivar las importaciones de cebollas del Perú para no tener que depender de las cebollas de la Sierra. O lanzar de plano proclamas por la independencia de Guayaquil. Si bien el tema de las reivindicaciones regionales nunca ha desaparecido del todo en la conversación pública en Guayaquil, aunque fue particularmente débil durante la década pasada (la relación entre descentralización y transferencias fiscales siempre ha sido directamente proporcional) el tono ofensivo y muchas veces agresivo en los mensajes sobre todo hacia los indígenas es, sin duda, evidente.  Es como si la clase media guayaquileña, siempre lejana a la realidad indígena, hubiera decidido hacer público su absoluta falta de conexión con ese mundo.

En Twitter son cientos los mensajes abiertamente agresivos o despectivos contra el movimiento, la dirigencia e incluso el mundo indígena. El fenómeno fue advertido incluso por académicos como Carlos Larreátegui, rector de la Universidad de las Américas. «El país queda seriamente fracturado. El distanciamiento de regiones irá en aumento y la idea de un Guayaquil autónomo irá cobrando fuerza. Clases sociales han entrado en conflicto y organizaciones indígenas serán vistas por mucho tiempo con desconfianza y hasta hostilidad. Triste», escribió en un mensaje. Una periodista cuyo nombre de usuario en Twitter es Fernanda lo dijo de una forma mucho más dramática: «Pido disculpas a todos los ecuatorianos que, viviendo en Guayaquil, se identifican con otros grupos no nacidos aquí, por las expresiones racistas que se han vertido en los últimos días».}

Uno de los temas más recurrentes fue el de los exhortos a no comprar productos provenientes de la Sierra, ya sea por un asunto de soberanía alimentaria que surgió a raíz de la escasez de productos de la Sierra o de rechazo a todo lo indígena, en general. «La producción de la Costa es variada y sustenta las necesidades nutricionales de la población. Para los productos que no son nativos siempre estará el comercio exterior», dijo un usuario preocupado por la falta de disponibilidad de productos serranos mientras otro, en tono algo rencoroso, hacía el siguiente pedido: «¿Algún conocedor que comparta un listado de productos netamente del campo para no comprar? Porque entiendo que hay producto importado y hay producto de grandes agricultores que debe entrar en el boicot a los ancestrales. En lo que a mi respecta ni el agua para esa gente».

El viejo tema de la independencia o autonomía de Guayaquil también se activó durante estos días. Otro usuario escribió: «Qué lástima que el gobierno termine sometido por el miedo. El ‘pájaro loco’ no me representa, apenas representa a un 8% de la población.  Es momento de trabajar por un Guayaquil independiente y soberano!».

Si bien han surgido mensajes con tono racista y de reivindicación regional, también es cierto que hubo muchísimos rechazando el mal trato a los indígenas o reivindicando el carácter nacional de Guayaquil.

Una guayaquileña muy influyente en la tuitósfera, @yluminaty , dijo a 4P. que, si bien es cierto que hubo una corriente abiertamente anti indígena en la plataforma, también es cierto que se trata de un fenómeno pasajero, como han sido muchos otros. «Acá la cosa no va a pasar a mayores ya que la población indígena residente en Guayaquil se mantuvo unida a los guayaquileños y trabajando». Sin embargo, la misma usuaria reconoce que lo ocurrido «nos devolvió atrás en todas las segmentaciones posibles. De razas, de clases, de ideología. O exacerbó lo que teníamos dentro, tal vez. Creo que, si antes el guayaquileño se sentía distinto al resto del país, eso sí se va a ahondar tras esta crisis, pero dudo que pase a mayores».  Sin embargo, @yluminaty aclara que ese tipo de mensajes se ubican sobre todo en la clase media porque, entre los sectores populares, existe satisfacción por lo conseguido por los indígenas.

Lo que se ha visto en redes sociales en estos días es apenas una ventana desde la cual se puede mirar lo que ocurre en la sociedad ecuatoriano o, al menos, en una porción de ella. Es innegable que todo el proceso de protestas y violencia, pero sobre todo el operativo de terror montado el sábado 12 de octubre, constituye un parteaguas emocional e ideológico en el país. La fractura significa todo un proceso de pérdida de confianza entre personas, clases sociales y regiones. Se trata de un quiebre significativo en el proceso de cohesión social que es tan difícil y complicado para un país como el Ecuador. Lo que se ha visto expresado en redes puede ser apenas un fragmento muy pequeño de lo que ocurre en la sociedad, pero sin duda es muy significativo como síntoma de cómo queda el país tras 12 días de intimidación y caos.

56 Comments

  1. Ayer envié un comentario, que parece no ser del agrado del Sr. Pallares. No tengo copia y ya no insisto. No tenía groserías ni faltas ortográficas, tan solo una opinión honesta del tema regionalismo.

  2. Todo bonito hasta aquí, muchos apoyándolos incluso trabajadores y burócratas, la marcha indígena según algunos fue un éxito con casi derrocamiento del gobierno, pero pasada la borrachera, habrá para sueldos en enero?

  3. América es mestiza. Quienes «descubrieron» América, también fueron mestizos. España fue sometida por los árabes y otros. Y toda la humanidad del mundo es mestiza. Sino se mezclaba la gente, no hubiese podido evolucionar a partir de su origen africano. La recombinación genética entre poblaciones mejora características del individuo para adaptación al medio ambiente. Quienes se consideren que, por tener piel blanca son de otra especie, cuiden que en su descendencia no les salga un morenito (o búsquelos en su ascendencia), pero no jodan. Y si tiene certificados de abolengo dados por la misma reina Isabel o el Fernando VII, guárdelos para alimento de su ego, pero no humille al prójimo. La piel es el estuche; lo que prima es el cerebro. (El Quijote también fue morenito). La rivalidad entre costeños y serranos siempre ha habido, pero del «vacile» no se ha pasado. Que haya gente interesada en dividir para medrar del pueblo, es diferente. Soy serrano, trabajé en un colegio de Daule y conozco y les digo que el principal «vacilador» del serrano es el «serrano-amonado». A los serranos nos dicen paisanos (y por lo bajo longos, esos del título nobiliario). A los costeños se los conoce como monos, cierto es, pero en el exterior nos llaman así a todos los ecuatorianos. Y las monas, qué lindas que son. (En Ambato, la Fiesta de la Fruta esperábamos con ansias: «Tiempo de monas»). No se puede admitir que por estos tristes momentos vayamos a cortar relaciones entre Costa y Sierra y se impida el intercambio de productos trabajados por nuestra gente: esto sería un suicidio colectivo. Peor pensar en formar nuevos «paisitos». (La Sierra se vería obligada a tener una salida al mar y entonces… dejemos ahí, vayan a tomar como amenaza, je, je)). Rechacemos la rabia y admitamos que debemos ser orgullosos de lo que somos, que no nos parecemos a nadie, y trabajemos unidos por ver un mejor país mejor. Felicitaciones a aquellos indígenas que, luciendo sus vestimentas autóctonas, se pasean por el mundo orgullosos de su etnia. Esto es identidad. Solamente identifiquemos a los verdaderos líderes, separemos a los farsantes.

  4. Acabo de escuchar al señor Vargas en Ecuavisa y se expresa perfectamente, contrario a como lo hizo en el diálogo: como si no hablaraa bien el español. Que farsa….!

  5. DESPUÉS DE VER A LA MINORÍA DE EMPLUMADOS, DESPLUMAR A LA MAYORÍA DE ECUATORIANOS ME PREGUNTO: ¿A ESTOS LÍDERES INDÍGENAS QUIÉN LOS HA ELEGIDO?

  6. Estimado Martin, es evidente que hay dos paises en uno, el ecuador sierra y el ecuador costa, ademas lo llevamos en nuestro genesis, Guayaquil fue libre 21 meses y por Bolivar nos anexamos a la Gran Colombia. Lo que esperamos en el futuro es el federalismo, nada mas.

  7. Pues los que saquearon medio Guayaquil, no fueron precisamente los indigenas, que quieran coger de pretexto el hecho de que vinieron a buscar al presidente es otra cosa, no generalicen, guayaquil somos todos no solamente los que marcharon el 9 de Octubre disfrazando un reclamo, a quienes rechazo totalmente son a los ATM METROPOLITANOS que no los vi en ningún momento protegiendo a quienes estaban siendo saqueados

  8. Lo sucedido ahondará las diferencias e incrementará el antagonismo. En general, la gente de GYE no está conectada ni se identifica con los grupos indígenas (y viceversa). Diría que los diferencias sociales, culturales, los valores y la cosmovisión del mundo son profundas y cada vez más antagónicas. La semilla de la escisión está sembrada.

    • Es sencillo saber que los quichuas no representan a la costa. La historia nos dice que los Huancavilcas fueron un conjunto de pueblo indómitos que ni los Incas con todo su poderia pudieron subyugar. Guayaquil y la costa misma no tienen nada que ver con la cosmovision andina y eso deben entender los serranos. No es racismo ni regionalismo, es simplemente el origen de nuestra civilizacion. Recuerden que Jacinto Jijon Caamaño quiteño, bautizo a los pueblos de la costa como sociedad de mercaderes.

  9. Lamentablemente, la gran mayoria de Ecuadorians facilmente pierde la memoria. los personajes involucrados en aupar el regionalismo, so pretexto de la supuesta marcha de los indios, son los mismos: el Sr. Nebot, a travez de la Sra. Cinthya o podria ser al revez; por lo que, no es necesario hacer esfuezos para encontrar autores, complices o encubridores del regionalismo. Señores, el motivo para que esa lacra se reactive, es la frustracion del Sr. Nebot, ya por largos años, de no poder llegar a la presidencia del Ecuador; de tal manera que, no es por los indios y la supuesta marcha que nuevamente reactivan con furia el regionalismo a ver si les escuchan. Es por que nosotros, los longos serranos, de Quito Luz de America y de toda la serrania ecuatoriana, como esa parejita nos tratan, jamas quicimos elegirle. Ni lo haremos! Pero, pueden estar tranquilos, porque a Nebot y a la Alcaldesa, de la «nobleza guayaca», este Ecuador sin reginalismo, no los necesita. Y deben estar tranquilos que ya tienen a la Sra. Viteri, alcaldesa para otros 20 años.

    • Por favor, cuídemos la ortografía. Duele la vista leer tanta falta ortográfica entre quienes opinan acá y peor en otros foros, ante lo cual la persona que se manifiesta, aunque el fondo de lo que manifiesta no esté mal, pierde credibilidad. Demuestren su cultura atendiendo su ortografía. Es un ruego, no un reclamo, de verdad. Lean, eso ayuda…

  10. Señor Pallares, una precisión. Usted dice y escribe que la clase media guayaquileña, siempre ha estado lejana a la realidad indígena…
    Creo que no es así…por historia, usted debe saber que Guayaquil ha sido la cuna de prosperidad de muchos indígenas, que vinieron a esta ciudad y con su trabajo digno y honrado, supieron prosperar económica, social y educacionalmente. Jamás, dentro de la clase media ha existido animaversión para los compatriotas indígenas; y, no sólo para ellos sino para todos los ecuatorianos que de distintos lugares de Ecuador hicieron de Guayaquil su nueva cuna. Aquí se casaron, formaron sus hogares, tuvieron hijos, éstos estudiaron en las universidades y lograron captar posiciones ora como profesores de todos los niveles, administradores, comerciantes, industriales, etc.
    No en vano a Guayaquil se la identifica como COSMOPOLITA.
    Lamentablemente, por los últimos sucesos, en los cuales los indígenas, mal representados por los Vargas, los Iza Salazar, los Tatamúez y otros demagogos, frente a su proterva intención de bajarse del cargo a Moreno, y luego cobarde y cínicamente desmarcarse del ex dictador, es natural que los ánimos -nunca regionalistas – se caldearan, pues resulta inconcebible que destruyeran salvajemente todo aquello que encontraron por su paso. Entonces, expresarse de los indígenas con términos, a veces subidos de tono, de ninguna manera significa que haya odio hacia esa etnia.
    Hasta el mismo señor Hernández, en su interesante artículo de hoy, publicado en Expreso, de Guayaquil, escribió:
    «Esta lectura permitirá a los indígenas escurrir el bulto y seguir manteniendo el relato falaz de que sus manifestaciones fueron pacíficas y que ellos, en vez de victimarios de una población indefensa, fueron víctimas de la represión, el asesinato a sangre fría por parte de un Estado al servicio de la oligarquía ecuatoriana y del Fondo Monetario Internacional.»
    Léase bien: …RELATO FALAZ, el de los indios; entendiéndose por FALAZ «Que engaña o miente de forma encubierta.» y no por eso, los lectores de tan respetable medio de comunicación vamos a pensar que el editorialista le porta bronca a los indios. No, señor Pallares. Usted debe estar consciente que Vargas, en un exceso demagógico, faltó el respeto al mandatario con términos que no vale la pena repetirlo, por resultar inhumanos; y, lo más grave, que debe quedar registrado en la historia, este mal dirigente prácticamente pidió a las fuerzas armadas para que se viren contra Moreno, en un clarísimo intento de derrocarlo. Así las cosas, este falso líder merece, no por ser indígena, sino por ser un vulgar tumba gobierno, nuestro total rechazo. Y, le aclaro, no me considero regionalista.

  11. Estimado Martín, soy guayaquileña, pero amo ser ecuatoriana, lo que quiero expresar es que desde mi opinión, títulos como el de su columna lo que hacen es afianzar las distancias, o los unos o los otros al leerla se indignan o se sienten afectados. Considero que cuando se tiene el privilegio de ser leído se tiene una responsabilidad inmensa y es de convertirse en entes d conciliación. Respeto mucho su trabajo y opinión pero creo que un texto como el de este artículo más que ayudar lo que hace es visibilizar rencores y resentimientos de unos cuantos pero no de todos los guayaquileños. Lastimosamente todos caemos en generalizaciones: son los indígenas…son los guayacos…son los serranos… Deberiamos tratar de visibilizar lo positivo pero tenemos una tendencia a hacer odas a lo negativo. De alguna forma su texto refleja lo que usted cree que sentimos y pensamos los guayaquileños. Yo sigo confiando en que podemos trabajar en un Ecuador unido y que los que queremos eso somos mayoría. Saludos.

  12. Den aviso a quien corresponda, que se miren los videos del relajo que ocasionaron los separatistas en cataluña (no todos los catalanes), y de qué manera organizada una fuerza de policías antidisturbios en minoría, con porras en mano, manejaron a multitudes de personas que quisieron tomarse el aeropuerto de El Prat.
    A nuestros policías y militares no solo les hace falta porras, también estrategias para saber cómo manejar a los incívicos que sobran en Ecuador.
    Y ahora, a pagar con los impuestos de todos los daños ocasionados de unos pocos que, además, seguro que ni cotizan.

    • Estimado José ¿está seguro de conocer la realidad? Yo no. Pueden haber varias realidades de acuerdo a cómo se mire y analice y a las informaciones con las que se cuente.

  13. Vaya que lastima, yo he leido y concuerdo: que el tejido de cualquier nacion se enriquece con las diferentes razas, culturas, creencias, siempre y cuando todos los miembros de esa nacion comprendan, que al final del dia, lo que vale es remar juntos el bote para juntos llegar como nacion a buen puerto, asegurando asi, o al menos intentando mejor futuro para presentes y futuras generaciones. Las grandes metropolis lo han expresado y se han beneficiado de la imigracion de gentes de tantos puntos del planeta, eso como un simple ejemplo.

    En casa de mis padres nos enseñaron algo, (que parece en estos tiempos de importancias, de nuevos ricos y demas – o nunca supieron u olvidaron): «no te impresiones por el dinero de las personas, ni por sus titulos: valora a las personas por sus valores, por su moral, por sus principios, pues todo lo demas cambia, el dinero es redondo y rueda, hoy esta en tu puerta, mañana posiblemente este en otra casa»

    El impacto negativo de este paro que impacto tan negativamente al pais, nadie lo niega, nos ha dejado lecciones valiosas, si queremos aprenderlas, lo que no podemos es impedir que la justicia castigue a los culpables, por una parte, y por otra, y en cuanto a cada uno en particular, recordar que el unico que se beneficia del rencor que guardemos, es aquel a quien tenemos rencor, que al final del dia nos envenena el alma y enceguece y asi no vamos a ningun lado. Y por cierto los atizafuegos que entonces en pos de lograr sus metas, lanzan mas leña al fuego, como por desgracia hemos visto en estos dias: odio, rencor, ira. This too shall pass (esto tambian pasara) pienso, confiemos y pidamos con fe.

  14. Las cosas hay que decirlas como son, la COINAIE ha secuestrado al país y, de conformidad con ello, muy lamentablemente, ha ahondado la brecha de regionalismo en el Ecuador. Esta vez ha tenido la «ayuda» del correísmo corrupto, las FARC, Maduro, Cuba y los contrabandistas de combustible. En números descarnados los indígenas solamente representan el 07% de la población ecuatoriana, pero, con su agresividad rayana en el terrorismo, ahora cogobiernan con Moreno, exaliado de la corrupción rampante que asoló al Ecuador durante los diez años de la dictadura correísta. En estas circunstancias Guayaquil se ha convertido en la envidia del resto del país; una ciudad que se hace respetar frente al caos. Estoy seguro que muchos ecuatorianos habrán deseado una capital lejos de la dictadura indígena y la acción desestabilizadora del correísmo. Y, lo peor, ante todo este panorama de desolación, no se vislumbra una solución racional para el déficit presupuestario de seis mil quinientos millones de dólares; tan sólo queda una visión pesimista que nos hace volver los ojos al cielo y decir: «Corazón de Jesús, salva al Ecuador», según reza la canción.

  15. Son mensajes que demuestran no solo ignorancia sino también ceguera política, solo hay que ver que en los mercados municipales de Guayaquil el 90 por ciento son nativos de la sierra, comerciantes minoristas viviendo en nuestra ciudad a quienes los hemos acogido con cariño, aunque ciertamente hay visos de racismo solapado cuando tratamos como «María» a una mujer indígena o como «Manuel» a un varón. Lamentable. La gente que aúpa la candidatura de Nebot es sectaria, racista, prepotentes cuando andan juntos pero temerosos cuando andan solos, igual compran en los mercados a los mismos comerciantes indígenas incluso regateando el precio de las papas. Nebot aún vive en el siglo pasado y piensa y actúa como cuando era gobernador. Veamos quien puede comprar cereales y legumbres importadas. Estos comerciantes son los que sostienen la dolarización y aseguran la alimentación a los hogares.

  16. Saltamos de la sartén al fuego, hemos logrado una paz a costa de ver como un cacique ofendida al primer magistrado de la nación, y buscamos enseguida otro conflicto; comparto penalmente con el señor Plaza, sus criterios son bien razonandos, y por si acaso, soy quiteño de cepa.
    Guayaquil, al ver como hordas salvajes, indígenas o no (por si acaso, el adjetivo salvaje no es un insulto) destruian un centro histórico, Patrimonio cultural de la Humanidad, tomaron precauciones que yo aplaudo, les cerraron el paso, e impusieron una férrea vigilancia.
    Pero no estoy de acuerdo con el incendiario discurso de Jaime Nebot, que claro, como está en campaña, aprovecha cualquier oportunidad para ganar popularidad, lo otro, una que otra voz discordante, es pasajera y no merece mayor análisis; lo que debe preocuparnos a todos, es la fragilidad de Moreno, de su gobierno, y sin liderazgo, eso, sumado a la crisis fiscal, esta si real, puede poner al país en un problema muy grave, y lo que debemos hacer todos: indígenas, mestizos, afroecuatorianos y extranjeros que viven acá, es poner nuestra inteligencia y buena voluntad para buscar soluciones inmediatas.

  17. Que lamentable que un paro en contra de un decreto que de alguna manera buscaba poner orden en nuestra quebrada caja fiscal , haya sido el detonante para manifestaciones racistas , regionalistas y secesionistas . Lo que es indudable, queda un gran resentimiento en este país con la dirigencia indígena , que implemento una protesta que no tuvo nada de pacífica , y que voluntaria o involuntariamente , se alió con vándalos , delincuentes , terroristas y sediciosos . Y deja al país pérdidas económicas enormes y sin resolver el grave déficit fiscal .

  18. Las cosas hay que decirlas como son, la COINAIE ha secuestrado al país y, de conformidad con ello, muy lamentablemente, ha ahondado la brecha de regionalismo en el Ecuador. Esta vez ha tenido la «ayuda» del correísmo corrupto, las FARC, Maduro, Cuba y los contrabandistas de combustible. En números descarnados los indígenas solamente representan el 07% de la población ecuatoriana, pero, con su agresividad rayana en el terrorismo, ahora cogobiernan con Moreno, exaliado de la corrupción rampante que asoló al Ecuador durante los diez años de la dictadura correísta. En estas circunstancias Guayaquil se ha convertido en la envidia del resto del país; una ciudad que se hace respetar frente al caos. Estoy seguro que muchos ecuatorianos (soy cuencano) habrán deseado una capital lejos de la dictadura indígena y la acción desestabilizadora del correísmo. Y, ante todo este panorama de desolación, no hay solución para el déficit presupuestario de seis mil quinientos millones de dólares, sólo una visión desesperanzadora que nos hace volver los ojos al cielo y decir: «Corazón de Jesús, salva al Ecuador», según reza la canción.

  19. Martin, gracias por este artículo.
    Se evidencia que tanta gente en Ecuador todavía se cree superior al resto (tal como lo instruyó Correa). Ahí siguen los borregos con su RACISMO, su REGIONALISMO y finalmente su vehemencia de separar al Ecuador.
    Ajá! la ELITE «sangre azul», «española», sin mestizaje, que solo necesitan de los insumos del Supermaxi, ellos serán los que salven al país.

  20. Me parece que el tema tiene aristas más profundas. En primer lugar, no creo que sea una corriente «racista» especifica ni contra indigenas ni contra ninguna raza específica; sino es un rechazo a un grupo especifico que se autoproclama dueños de todo, de la verdad y hasta del peteoleo, donde con este pésimo antecendente creeran que cualquier toma importante para el país deberá pasar por su aprobación, de lo contrario, no se hace. En las mesas de conversación no vimos a nadi que represente al otro 80 o 90% de la población. Creo que el mismo rechazo hubiese causado si el mismo tipo de violencia hubiese sido causado por costeños, cholos o afros. Acaso los que acusan de «racismo» creen que los guayaquileños aplaudimos los actos vandálicos que protagonizaron otros guayaquileños en la misma Guayaquil durante las protestas?. Me parece, aunque suene a contradictorio, que los racistas son muchos de los indígenas y sus dirigentes (obviamente no todos), ya que a ellos no les interesa lo que pase o no con el resto del país que no sea de sus etnias o grupos.
    Y coincido con la opinión de otra persona en este medio. Desactivar este tipo de anarquistas y que los pueblos indígenas vayan por la senda del progreso es solo con educación y mentalizándolos que son parte de un todo, de un mismo país. Escuché en las negociaciones que la educación «multicultural y bilingue» vuelve a manos de los mismos indígenas. Solo reflexiono: qué les enseñan en esa «educación»?. Acaso hay adoctrinamiento político? Acaso se enseña inclusión, tolerancia? O se sigue enseñando sobre revoluciones y sobre la hoz y el martillo???.

  21. Censo 2010 Cantón Guayaquil población afro 255 mil e indígena 32 mil, 19,30% de extrema pobreza y 48% de pobreza. con bono de la pobreza 192 mil personas. En este territorio se expresa una profunda asimetría y desigualdad social: gente muy adinerada y amplios segmentos de la población empobrecidos. Los socialcristianos al inicio del paro coincidieron con el correísmo y luego desde el oportunismo electoral supuestamente defendían la democracia, con un discurso y posicionamiento político abiertamente antidemocrático y racista. En la crítica al movimiento indígena coinciden dos personajes del populismo Correa y Nebot. Este racismo y regionalismo en modo alguno les permitirá ganar las elecciones generales a los socialcristianos: Nebot ha perdido dos finales electorales.

  22. Martín, lo que se ve es lo que no se quería ver. Son las consecuencias de la esquizofrenia Correista de más de una década (déjame hacerte odiar para poderte manipular), el braveo como herramienta preferida, el robo como práctica deseable y la mentira como herramienta de comunicación

  23. El tema no es el regionalismo sino de que Sr Leonidas Iza viene de padres que han pertenecido a la dirigencia de la Coanie ademas del Sr, Jaime Vargas son personas que esta por lo 38 y 40 años son relativamente jóvenes el tema no es porque sea indígena sino que ellos en estos momentos se dieron cuenta usado la fuerza , caos , vandalismo es mejor que ser presidente para que ser presidente si puede tener oprimido a todos presidente de turno por los próximo 25 a 30 años es un problema grave que los políticos de ahora debe resolver porque sino deja un gran problema a mi generación que viene. Tal vez la solución seria atraves de los años mejorando educación , salud , infraestructura desarrollo cultivo a la comunidad indígena se podría resolver este tema pero es muy difícil porque Sr. Iza, Varga y carlos pérez guartambel tiene intereses que cuidar y no quieren que se desarrolle su comunidad. No hay que celebrar el tema indígena sino de mucha preocupación para Ecuador porque sera gobernado por generación generación por la ley del caos , vandalismos como otros países tenemos cerca

    • A PROBLEMA COMPLEJO…… SOLUCIONES SENCILLAS.
      Veamos : Los indígenas han hecho de la toma de Quito un pasatiempo, casi un deporte, lo han hecho tantas veces porque está a TIRO DE PIEDRA.
      Si la capital, el centro de poder no estuviera a fácil alcance del indigenado, no sería tan vulnerable.
      Durante el reciente levantamiento Moreno o un asesor con sentido lógico trasladó la sede del poder a Guayaquil donde no hay poder indígena.
      Si Moreno permanecía en Quito corría la mima suerte que Bucaram, Mahuad y Gutiérrez.

  24. Lamentablemente, los indígenas son un mundo aparte. No han querido integrarse al resto ni creo que nunca lo harán. Es verdad, costeños en general, y más aún los guayaquilenos, tenemos otra mentalidad.
    En la sierra es distinto porque un gran porcentaje tiene fuertes raíces indígenas; eso pudimos ver en Quito, donde no solo indígenas se dedicaron a destrozar la ciudad.
    Es un problema social mucho más complejo de lo que nos imaginábamos. Todos, especialmente quiteños deben vivir con el temor de un próximo levantamiento. Eso hay que evitarlo a como de lugar. Todo depende de quienes queremos paz y progreso.

    • Perdón, pero me parece un muy primitivo concepto, la costa también tiene fuerte ascendencia indígena y no creo que se deba hacer este tipo de segregación, en el fondo, estimado señor, todos por sobre todo somos ECUATORIANOS nacidos en este maravilloso y único país y todas estas cosas malas o buenas nos hace crecer y mejorar, por favor dejen el regionalismo enterrado, gracias

      • Totalmente de acuerdo Miguel. La costa tiene también un altísimo componente indígena. Lo grave es que no lo quieran reconocer. Si le preguntamos a cualquier extranjero, nos vemos exactamente iguales los serranos y los costeños mestizos. Hablamos y nos vestimos distinto, sí. Y los mestizos más blancos -más europeos- del Ecuador, sean de la costa o de la sierra, también se ven iguales. No sé de qué hablamos, por favor!

        • Pero no puedes comparar a los indigenas de la costa con los de la sierra. Son TOTALMENTE DIFERENTES. Ni siquiera yo se por que en la costa nos hablan de un Reino de Quito que JAMAS EXISTIO y de un Monarca llamado Atahualpa que fue un carnicero no solo con los Cañaris que se unieron al bando Huascarista, tambien fueron duros con los Huancavilcas que jamas se dejaron doblegar al punto que el vasallaje era intermitente y asi lo fue por los 70 años que duro el incanato en las serranias hoy ecuatorianas.

          • no puedo estar mas de acuerdo con usted, señor, mis respetos, nadie se ha preocupado de estudiar historia mas allá de lo que escribió Gonzalez Suarez que ahora sabemos esta totalmente sesgado y errado.

      • Porqué ?
        El quichua es idioma de los incas, quienes implantaron los mitimaes, pueblos enteros del altiplano peruano y boliviano fueron traidos a nuestra serrania, según los historiadores en Yahuarcocha fueron asesinados la mayoria de los caranquis, y los españoles llegaron apenas una generación después. Quizás los aucas y los cholos de la costa tengan algún derecho ancestral, pero igualmente dudoso.

  25. Señores 4P:
    Veo que han publicado un tweet que escribí, durante los actos de violencia que, recién ayer, han concluido.
    Hacen un muy sesudo análisis cuando afirman que en el Ecuador hay una ruptura y grandes desencuentros: existe un Ecuador que necesita trabajar para poder comer, otro Ecuador tradicionalmente postergado, otro de personas que pueden darse el lujo de vivir bien trabajando poco y, finalmente, otro conformado por quienes viven del dinero y las prebendas que chorrean, generosamente, de la administración pública.
    Claro que existen razones para protestar: son muchas… pero el derroche de barbarie del que hemos sido víctima es impresentable, por su propia naturaleza y, aún más, porque fue premeditado.
    La CONAIE y el correísmo, con antelación y cuidadosa planificación, organizaron una revuelta con el afán de causar zozobra, incertidumbre y demás condiciones necesarias para desestabilizar el gobierno y caotizar el Ecuador.
    Después de ver hordas de delincuentes destrozando Quito, secuestrando militares, amenazando a la sociedad, quemando policías e incendiando la Contraloría (para borrar evidencias incriminatorias), lleno de ira, califiqué a los perpetradores como «indios dañinos» y «correístas delincuentes» y «hordas terroristas»… a aquellos que, bravos y violentos para delinquir, se victimizan ante un comentario incisivo, que ha sido señalado como racista.
    También he señalado que, buena parte de los indios que dañaron a Quito, fueron víctima del engaño de sus dirigentes e, incluso, de amenazas: ésos son, tanto como los quiteños, víctimas de la peor clase de políticos que esta tierra ha podido parir.
    He reclamado, airada y firmemente, en repetidas ocasiones, ante el bestial ataque que ha sufrido el irreemplazable patrimonio arquitectónico y cultural de Quito, por parte de masas embrutecidas y manipuladas.
    En esos días, también, se pudo leer comentarios (de correístas, principalmente) que incluían frases como «monos saqueadores», «Guayaquil es una cloaca» o «tierra de ladrones»: tienen ustedes razón cuando señalan que en el Ecuador hay una profunda ruptura que, más que superficial o producto de momentáneos ánimos caldeados, responde a visiones radicalmente distintas del modo de entender a la patria, a intereses encontrados y a una cosmovisión que no es compartida.
    He leído que Carlos Larreátegui señala como una amenaza la posibilidad de que Guayaquil (¿por qué solamente Guayaquil?) sea autónomo, expresando, entre líneas, su particular y anacrónica simpatía por un sistema unitario-centralista, que ha hecho sonora e irremediable crisis.
    Ante la terrible lección que la pasada semana ha dejado, veo que incluso quiteños, finalmente, están estudiando las bondades del sistema federal, en el Ecuador: ¡bien por Quito!.
    La unidad del Ecuador está rota, y la pregunta es si queremos estar unidos, o no: yo creo que sí, dentro de un marco de libertad y equidad regional, en que el poder esté más cerca de los ciudadanos y las grandes decisiones no vengan impuestas.
    Reciban mi atento saludo,
    Humberto Plaza

    • Muy bien dicho. Los verdaderos «regionalistas» son los que no quieren ver que un estado federal es la mejor manera de «unir las diferencias».

  26. Excelente artículo…. pero me parece que tiene una visión coyuntural…. no es la primera vez que surgen ideas regionalistas e incluso separatistas entre las regiones de Costa y Sierra… tampoco será la última… creo que la costa y la sierra ecuatoriana son culturas diversas que se han desarrollado a través de la historia de acuerdo con sus propias y particulares realidades. Ahora bien, esa diversidad también aporta un importante ingrediente de ser complementarios, lo que en realidad enriquece, no divide al país. Soy serrana y así como leo en redes el rechazo de los fervientes defensores del levantamiento indígena a los hermanos de la costa, veo que en este artículo se recoge el mismo fenómeno a la inversa respecto de la Costa en contra de los indígenas y pienso que esto pasará más tarde o más temprano, quedará guardado en la memoria de la sociedad. Se restaurarán las heridas provocadas por paro indígena irresponsable en sus actos legitimados por la causa, que una parte de la población apoya y cuyo resultado es un trofeo por la defensa de los derechos de las clases menos favorecidas y un gobierno débil, sometido al capricho de los dirigentes indígenas.

    Las redes son el termómetro que mide la división de la opinión pública, pero también refleja un desgaste o quizás hasta la pérdida de valores humanos que no hace distinción entre la protesta y la resistencia, frente a pillaje, al vandalismo, el extremismo y la delincuencia… todo vale para conseguir sus propósitos, está bien saquear la propiedad privada, está bien destruir bienes públicos, está bien destrozar el patrimonio nacional, está bien secuestrar a miembros de la Fuerza Pública y la Policía, está bien sitiar a provincias enteras y privarlas del acceso y garantía de derechos fundamentales de libre tránsito y movilidad, de no disponer de alimentos, agua, medicina y otros esenciales para la dignidad humana…. son hechos que no deben repetirse jamás, porque en otras latitudes, es inimaginable e impresentable que una minoría imponga su voluntad por la fuerza, por muy válidos que sean sus argumentos.

    Muchas voces de la sierra se han levantado en contra de los líderes de Guayaquil por convocar una marcha mutitudinaria para defender a su ciudad y prevenir el ingreso de estas hordas violentas que destruyeron Quito y mantuvieron sitiadas algunas provincias de a sierra…. me pregunto: si en sus pares de la sierra hubieran surgido iniciativas parecidas…. quizás todo habría sido distinto. Quito y algunas capitales provinciales de la sierra estuvieron huérfanas de autoridades y líderes que protejan no solo a sus habitantes de la violencia de la que fueron objeto, sino también se habría preservado la integridad de la propiedad privada y la pública. Esto no pasó, el resultado es lamentable y todos lo conocemos.

  27. Soy ecuatoriano, el regionalismo ha existido, existe y seguira existiendo toda la vida, donde unos se creen que son mas que los otros, hasta en un mismo pueblo existe diferencia creyendose uno mas que otro, hasta en la misma familia hay diferencias. tambien es muy cierto que las etnias indigenas no solo pertenecen a la Sierra las hay tanto en el oriente como en la costa y para mi parecer al emitir criterios sobre los indigenas estan encerrando a todo el conglomerado indigena del ecuador. La dirigencia indigena sino aprende de los errores que cometieron en esta revuelta quedaran ignorados y enterrados para siempre porque lo que sucedio, no era solo decreto 883 ellos cometieron la estupidez mas grande de aliarse con el correismo para asaltar al pais pero como les salio mal el plan, ahora tendran que pagar las consecuencias.

  28. Soy un mestizo de la sierra. Ya de adulto, viví algunos años en Guayaquil, tengo unos tíos por allá. Cuando habite allí me impresionó mucho un racismo solapado que se respiraba en el ambiente. Los niños, jóvenes y ciertos adultos, suelen llamar a la gente de la sierra «paisanos» , seas indio o no. Es una palabra despectiva que para ellos es sinónimo de indio. A las mujeres indígenas que aún conservan su atuendo se les suele decir «María», en son de burla. Asumiendo que por el hecho de ser india ese debe ser su nombre. También se suele usar el término «paisanita». Pude observar que para los descendientes directos de indígenas que migraron de la sierra a Guayaquil era una necesidad urgente mimetizarse en la población guayaca, de tal forma que ya en la segunda o tercera generación habían perdido en su totalidad todo rasgo cultural indio y se comportaban como un legítimo mestizo guayaco. Tal vez en un afán desesperado de sortear la discriminación, que se evidencia incluso entre los niños en la escuela. Uno de los peores insultos para un niño de la sierra es que te digan paisano. Sé que todo esto puede sonar racista, pero esa fue mi percepción, mientras vivía allí. En las últimas manifestaciones, cuando miré a un Nebot enérgico anunciando que a los indígenas no se les permitirá entrar a destruir Guayaquil, vino a mi mente está faceta de la sociedad Guayaca y sentí un respiro un alivio y me dije para mis adentros allá no podrán hacer lo que les da la gana como lo hicieron en la capital.

    • Porqué ?
      El quichua es idioma de los incas, quienes implantaron los mitimaes, pueblos enteros del altiplano peruano y boliviano fueron traidos a nuestra serrania, según los historiadores en Yahuarcocha fueron asesinados la mayoria de los caranquis, y los españoles llegaron apenas una generación después. Quizás los aucas y los cholos de la costa tengan algún derecho ancestral, pero igualmente dudoso.

    • Estimado Fabián,
      Creo que se equivoca, paisano es un término descriptivo, no despectivo, el despectivo es «longo» Es igual que en la sierra, nos dicen monos y no nos molesta, de hecho nos causa gracia.
      Lo de María nunca lo había oído, sin embargo si tendemos a burlarnos de nombres como Patricio, Ramiro, Renán e incluso Fabián. Es raro el costeño que le pone a sus hijos esos nombres o Ximena a niñas. María es un nombre muy común, sobre todo en las clases pudientes.

  29. No creo que sea Guayaquil únicamente, sino todo el Ecuador, en especial las personas que sufrieron saqueos, y perdieron miles de dolares.
    El método que usaron los indios fue radical y en Quito se pudo ver con claridad la hostilidad que tenían contra los que no son indios.
    Negar que hay una separación abismal entre indios, mestizos, negros y todas las razas que habitan el Ecuador es caer en un engaño. Los fraccionamientos culturales no han desaparecido, siguen ahí y tampoco se van a ir.
    Tampoco creo que nos vayan a llevar al separatismo porque de alguna manera hemos aprendido a vivir así, y no durante un par de anos, sino siglos.
    Acotado aquello el problema del desprecio racial no es lo realmente importante, sino la derivación terrorista que puede volver a repetirse cuando un gobierno vuelva a modificar o eliminar un subsidio, aunque sea necesario.
    Aquí fallo la logística de las fuerzas armadas, de la policía. Fallaron los operativos de inteligencia que pudieron haber prevenido los ataques a la contraloria, a teleamazonas, los saqueos.
    A estas alturas Lenin no va a reestructuras las fuerzas de orden, eso le toca al nuevo gobierno. Pero mas alla de cualquier desprecio racial y cultural lo que la ciudadanía siente es el desamparo del Estado, su indiferencia. Para que tenemos estado en estas condiciones si no puede proteger mis bienes, mis derechos, mi vida. Ese es el verdadero sentir de los ciudadanos, independiente de que los terroristas hayan sido indios, negros, blancos o venezolanos.
    Insisto, nuestra diferencias culturales siempre van a estar allí, pero lo que no puede repetirse es la debilidad, lentitud y mediocridad de un estado ecuatoriano que no puede garantizar la libertad ni la seguridad de sus ciudadanos.

  30. Discrepo!! El Guayaquileño no es racista, Guayaquil siempre ha estado con sus puertas abiertas para las personas de todas las regiones del país y extranjeros, la mayor prueba es que los indígenas de Guayaquil NO SE UNIERON al despropósito de destruir la ciudad o su economía.
    Me sorprende de sobremanera que su atticulo solo trate de los comentarios de los Guayaquileños que en su mayoría fueron contra una DIRIGENCIA INDÍGENA que de forma soberbia expresó su odio hacia el Guayaquleño vociferando que si tenemos alimento, agua, petróleo es gracias a ellos!! Por eso fue nuestra reacción!! Además que esa dirigencia ilegirima porque NO TIENE EL RESPALDO DE TODO EL PAIS como ellos autoproclaman NO NOS REPRESENTA. Esta claro que su odio hacia el Guayaquileño es que no permitimos que ingreses a destruir nuestra ciudad como lo hicieron con Quito!! El Guayaquileño siempre es abierto y recibiremos a nuestros compatriotas siempre que no sea a destruir la ciudad que tanto nos a costado construir!!

    • Marjorie, ¿está diciendo que el pelagato Pallares odia al guayaquileño por haber puesto en evidencia parte de su conversación pública en redes sociales sobre el paro en el país? ¿Además porque los guayaquileños no dejaron que ingresen a destruir la ciudad? Si es así, tengo que decir con tristeza que hay disonancia grave entre lo que se escribe y lo que se lee. («Está claro que su odio hacia el Guayaquileño es que no permitimos que ingreses a destruir nuestra ciudad como lo hicieron con Quito!!»)

  31. No es descabellada la propuesta de cerrar el comercio con la sierra ya que la importación de productos peruanos es más barata y de infinita mejor calidad. Cerrada ésta llave de comercio los amos de los mercados de Guayaquil que son miles de indígenas tendrían que volver a su tierra, el rechazo a su presencia se sintió inmediatamente.
    A éstos extremos se llegará, porque la ruptura es irreparable, lo demostró Guayas, el Oro y Loja.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba