Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Las izquierdas ecuatorianas son un fraude

en Conexiones4P/Elenfoque por

“La violencia es la partera de la historia”: esta máxima, atribuida a Marx y a Engels por su tesis sobre la violencia como medio al servicio de las fuerzas productivas, ha guiado siempre a los movimientos políticos que se identifican con la izquierda. La violencia hace parte de sus manuales. A sus ojos es una herramienta tan legítima como celebrada. La violencia nutre ese aire de romanticismo que la ha llevado a ensalzar al compañero Fidel por lo que hizo en la Sierra Maestra. O al Che Guevara por lo que hizo en Cuba e intentó en Bolivia.

La historia de la izquierda está sembrada de relatos heroicos: la Revolución Francesa. La Comuna de París. La revolución bolchevique liderada por Vladimir Illich, Lenin. La liberación vietnamita comandada por Ho Chí Minh. La proeza del fundador de la República Popular China, Mao Zedong… Y cuando esas izquierdas ya no pudieron aplaudir a Joseph Stalin (alrededor de 25 millones de víctimas les prohibía), se volcaron sobre el camarada de Albania, Enver Hoxha… Las izquierdas históricas no han cesado de incluir en su estrategia la violencia y la destrucción. Los jemeres rojos llevaron esa visión redentora al extremo: mataron al 25% de la población de Camboya.

Cerca, aquí al lado, el ELN y las FARC (hasta hace poco) dijeron amar a Colombia y trabajar por su futuro radioso. Y para demostrarlo volaron puentes y torres de energía; pusieron bombas en clubes privados y atacaron iglesias y a la población con tanques de gas, convertidos en armas letales. Y sembraron el territorio de minas antipersonales que matan o mutilan a quienes las rozan. Esto no ha sido sujeto de escándalo para sus seguidores. Las defienden como “formas de lucha”, como mecanismos de autodefensa, como parte de la revolución. Al fin y al cabo nadie hace tortillas sin romper huevos. Parafraseando a Clausewitz, las izquierdas tradicionales consideran que la violencia es la continuación de la política por otros medios.

Con esas izquierdas no existe la posibilidad de separar la política de la violencia. No hay cómo hablar, por un lado, de las reivindicaciones sociales (muchas justificadas) y, por otro, de las formas violentas para defenderlas. Y por supuesto, no hay cómo criticarlas. Su aparato de propaganda (que incluye intelectuales, profesores y periodistas) tienen un arsenal de epítetos reservado para aquellos que osan señalarlos: fascistas, oligarcas, cadáveres políticos, neoliberales, cómplices, asesinos…

Esas izquierdas retardatarias viven en un mundo hemipléjico: ellos pueden usar la violencia; la respuesta de la policía es un atentado a los derechos humanos. Ellos pueden violentar plantaciones y destruir ciudades: cualquier respuesta es una acción fascista por parte del poder. Ellos pueden intimidar y aterrorizar, pero el Estado debe ser investigado y sus luchadores sociales deben ser amnistiados.

Esas izquierdas no han dicho por qué sus causas y reivindicaciones (muchas justificadas o justas) deben ser promocionadas destruyendo calles y edificios públicos. No dicen qué ganan los pobres, en cuyo nombre hablan, saboteando pozos petroleros, destruyendo instalaciones públicas (la red de cámaras del ECU 911), quemando la Contraloría, destruyendo el centro histórico de Quito. No dicen cómo sus bases serán mejores ciudadanos violando derechos humanos, golpeando a los ecuatorianos que rehusan plegarse a sus dictámenes, vejando policías y militares, secuestrando periodistas y obligándolos a recitar su libreto.

Esas izquierdas funcionan con la ley del embudo: todo para ellas; nada para sus críticos. Por supuesto esas izquierdas son golpistas por naturaleza porque conciben la democracia, inspirados en Vladimir Illich, como un estado ideal para avanzar y ocupar espacio en su camino hacia el poder total. Y cuando no es por las urnas (el caso patético de Pablo Dávalos que con 1% de votos en Quito pretende dirigir ahora la política económica), es por la fuerza. ¿Qué partido o movimiento, que se dice de izquierda, se ha distanciado y ha condenado lo que ocurrió estos días? Cléver Jiménez y Salvador Quishpe sí lo hicieron a título personal.

El conflicto doloroso que vivió el país también deja la pelota en el campo de esos ecuatorianos que, por formación o por convicción, se dicen de izquierda. El país necesita de esa sensibilidad política. ¿Pero ser progresista es admitir la violencia y el golpismo como herramientas políticas? ¿Es convertir las bases indígenas o sociales en verdaderos ejércitos destinados, mediante acciones de tipo militar, a poner de rodillas los gobiernos de turno? ¿Es erigir la sinrazón y la fuerza bruta contra la propia sociedad en mecanismos de dirimencia? ¿Ser alternativa política incluye destruir, intimidar e imponer políticas por la fuerza?

Ser alternativa requiere ganar conciencias, no aterrorizarlas. Exige tener  mejores propuestas y exhibir resultados, no consignas. Yaku Pérez, por ejemplo, mató su causa siendo autoridad provincial: debía demostrar que el turismo y la agroecología pueden ser, como lo ha pregonado, mejores opciones que la minería. En vez de eso, bloqueó su provincia, viajó a Quito a invadir la Asamblea Nacional y se dedicó a hacer arengas contra la oligarquía.
El país necesita una izquierda contemporánea, democrática y propositiva, que entienda que el progreso de los más pobres les impone ser mejores que los adversarios políticos que critican. Y les impone sobre todo cuidar lo poco que el país tiene, no destruirlo. Una izquierda que crea en la política y en las ideas, en vez de ser adoradora secreta de la fuerza y la violencia.

Foto: Ecuavisa.

33 Comments

  1. Realmente son una farsa, grupos de mafiosos que desean mantener sus negocios ilícitos valiéndose de figuras como Correa en base a discursos populistas y bueno, se entiende un poco la frustración del delincuente del ático, abusa de los fondos públicos, hace fraude para poner a su sucesor, mantener el poder, tapar sus trafasías y éste le traiciona, realmente debe doler algo así como robar para que otro se lleve el botín, de lo que se deduce que para Lenin ladrón que roba a ladrón …..

  2. Sr Dario si solo fuera una izquierda inteligente y que este a la vanguardia del pensamiento científico social sería bastante… porque retardada y además vandálica no sirve en ninguna sociedad…

  3. Tú Hernández lo que quieres es una izquierda servil ….no lo conseguirá con este bravo pueblo …..y de la violencia hablaremos otro día jeeee

    • La violencia es el arma irracional de de personas que aspiran someter a los pueblos con mas violencia, destruyendo la riqueza de la moralidad con el salvajismo de sus actos irracionales.

  4. Los líderes de la izquierda en el Ecuador (correistas ni de derecha, ni de izquierda) identificados con la revolución ciudadana, tenían a Chávez y luego a Maduro, como sus mayores ejemplos de la revolución social, los cuales no se asemejan a exponentes del pensamiento de izquierda analizados en el artículo de 4P. La práctica cotidiana de estos farsantes se fundamenta en el aprovechamiento de fondos estatales para acomodarse ellos mismos, hacerse de un poder perenne y no en el progreso, ni el buen vivir de su pueblo. ¿Cómo pudo R Correa, identificarse con estos bufones? R. Correa fue de igual corte que estos bufones (unas veces de derecha (promoción del extractivismo y otras veces izquierda (pan y sánduche para los pobres)), tuvo como sus fuerzas de choque a Alfaro vive, luego a narcos y agitadores (Angostura). No tiene posición ideológica… en su cabeza solo existió y existe ansias de poder, el lleve de los recursos y garabatos en lugar de ideas. Esta rara mezcla de poder con lo ilícito (vandalismo) los ecuatorianos lo identificamos en esta convulsión y revuelta del país, en las cuales el correismo una vez más ha sido derrotado…pero no destruido… porque sigue enquistado en las esferas de poder.

  5. LAS NOTICIAS GRÁFICAS DE LA SITUACIÓN EN CHILE NOS ENSEÑA A UNA POLICÍA…. (ALLÁ SE LOS LLAMA CARABINEROS)…. QUE LES REPARTE PALO A DIESTRA Y SINIESTRA Y NADIE SALE A DESMERECER SU ACTUACIÓN EN CONTRA DE LOS VÁNDALOS IZQUIERDISTAS PAGADOS POR EL GRUPO DIRIGIDO DESDE SAO PAULO…. CON EL DINERO DE LOS VENEZOLANOS QUE SE LO ENTREGA A CUBA PARA QUE PROTEJA EL GOBIERNO DE LA BESTIA MÁS «GRANDOTA» QUE HA PARIDO NUESTRA AMÉRICA…. ALLÁ A LA POLICÍA….A MÁS DEL RESPETO QUE SE LE TIENE PORQUE SON PERSONAL MUY EDUCADO E INSTRUIDO EN SU OFICIO, CON ALTIVEZ Y SEÑORÍO, …DIGO….TAMBIÉN SE LE TIENE MIEDO PORQUE ACTÚA CON LA MISMA FUERZA DE CHOQUE QUE REPRESENTAN LAS HORDAS COMUNISTAS…. Y A NADIE SE LE ANTOJA PRESENTAR RECLAMOS PORQUE TIENEN UN BUEN CUERPO DE DEFENSA PARA PROTEGERLOS EN CONTRA DE CUALQUIER PRETENSIÓN EN CONTRARIO…. SOLO AQUÍ ES QUE A LOS POLICÍAS NI SIQUIERA LOS DEJAN DISPARAREN CONTRA DE LOS DELINCUENTES Y QUE SI LES DISPARAN Y HASTA LOS MATAN… PRUEBA DE ELLO LAS COMPROBAMOS EN LAS LAS ÚLTIMAS ESCARAMUZAS CONTRA LOS VÁNDALOS INDIGENAS Y CORREISTAS QUE HASTA PRETENDIERON DESTRONAR A NUESTRO GOBIERNO…. LA PRÓXIMA VEZ…. ORDENAR LO QUE CORRESPONDA….??

  6. E X C E L E N T E COMENTARIO … JOSÉ HERNÁNDEZ…. PERO NO SE DEJE ALAGAR POR AQUELLOS QUE AQUÍ APARECEN COMO….BOTON….U OTROS CON «NOMBRETES» ANÓNIMOS PORQUE ESTO SON PEORES QUE LOS MISMOS INDIOS…. DIGAN SUS NOMBRES CON ORGULLO ….SI ES QUE EN VERDAD SIENTEN ESO POR EL APELLIDO QUE LLEVAN….

  7. La gente no respeta la autoridad, ya que es tradicional que estas entidades no sean bien remuneradas por su trabajo. En E.U esto nunca sucedería ya que aquel que atreva a enfrentarse físicamente ante los uniformados, las probabilidad de que el individuo muera son muy altos. Y aquellos que destruyen entidades privadas, estatales o gubernamentales, con la tecnología que existe se pueden identificar con precisión a todo aquel que cometa este crimen. Los DIRIGENTES de La comunidad , grupo, sociedad , nación étnica etc, etc, deberían ser ENJUICIADOS y el gobierno debe hacerlos responsables de pagar por todo dañó incurrido.
    Este tipo de movilizaciones por lo general son advertidas, así que el gobierno tiene suficiente tiempo de movilizar a los uniformados y colocarlos en sitios estratégicos para mantener el orden y dignidad del ciudadano común y de sus instalaciones cruciales. Los MILITARES DEBEN SER PARTÍCIPES en esta situación y no solo los policías y agentes de tráfico.

  8. La izquierda de nuestro país se ha quedado en la tradición o es antigua; pero como corriente es necesaria en una sociedad. Yo soy partidario de una izquierda plural, democrática, que busca la equidad social, que brega por el respeto al medio ambiente, que critica el consumismo, que busca la equidad de género, que respeta los derechos de los pueblos y sus diversidades, que aspira una economía inclusiva, con trabajo; que aspira superar la pobreza en todas sus dimensiones; que pretende una educación diversa y emancipadora; que busca alternativas ecológicas; que no está de acuerdo con toda forma de violencia, etcétera. Es muy difícil, pero no imposible…

    • No me cansare de felicitar por sus interesantes Articulos.
      Que gran verdad necesitamos de una izquierda propositiva, por que con la izquierda de vargas, perez, isa y otros innombrables estamis retrocediendo.Que dificil llegar a acuerdos con estos imbeciles, como decimos los ciudanos comunes, son «mente cuadrada».Que diferencia con lideres como Salvador Quishpe, Luis Macas, Nina Pacari, personas inteligentes y preparadas.
      Felicitaciones una vez mas 4Pelagatos, no me pierdo ningun Articulo.
      ¡PRESO CORREA PRESO!!

  9. Excelente análisis y muy sesudos los comentarios de los lectores. Creo que la esperanza está en la educación, aunque a veces ni eso alcanza. En todo caso la verdad nos hace más libres, menos expuestos a la manipulación de demagogos de cualquier color. Es triste ver lo que está pasando en tantos países, donde no es posible avanzar por la ideología e intereses económicos, por el hambre de poder de unos y otros.

  10. Violencia de frente identifica a sus actores como reivindicativas , en las calles y a toda luz, desperdicio de talento. Violencia tras un velo que también ha jodido al país , los que no se ahuevan jamás , los que jamás iban a incautar los dineros de nadie, feriado bancario insolente. Así es como vivimos en el país , eligiendo cantos de sirena de cercados mentales que venden sus decisiones a los financistas de campaña. El pueblo como tal no tiene esa plata , pero elige ilusionado de que alguno de los que se creen el cordero de dios sea parte de sus soluciones. Basta de gobernar a escondidas, las medidas económicas derogadas no fueron concebidas por Lenin Moreno , fueron gestadas por Guillermo Lasso y a los que él representa. Es posible que debido a compromisos muchos no lo digan, pero yo puedo decirlo , pues han habido otras formas de recudir el déficit , nos hubiéramos ahorrado tantas pérdidas empezando por las humanas , las otras tienen matices en la desconfianza . Ya no será la confianza la que nos induzca a elegir al proponente de superar la desigualdad en el país . Hombres avaros se vuelven insensatos , nos hacen creer que se trata de izquierda y derecha….pufff.

    • Rodrigo, ponga las medidas alternativas. Siempre es bueno para el debate sano. Y no, no se trata de derecha o izquierda. El debate está entre la fuerza bruta y la razón. Entre los demócratas y republicanos que creen en la alternancia del poder y aquellos que sueñan con dictaduras eternas.

      • Apreciado don José Hernández , solo una alternativa me permito exponer por ahora. 1.- Transparentar mediante ley a los aportantes de las campañas electorales, ya no es suficiente la fijación de un techo del gasto para ese menester , debemos visibilizar a esas fuerzas que buscan con amor de patria el bienestar del país . Opino se ha vuelto una necesidad desde que volvimos al sistema democrático .

      • Juan Estevan: no me corresponde discutir con Ud. mi valentía . Valientes son quienes salen todos los días a procurarse por medio de sus tareas la justificación plena de su bienestar y el de su familias, so pena de aquellos que se creen dueños de su destino; esos sí son valientes. Con seguridad es su caso y ,en forma legítima defiende a quien es el soporte de sus convicciones , lo felicito por su lealtad ,es como debe ser . Lo mío es un desafío que va tras una posibilidad cierta , justicia , la cual debe carecer de ideología. Por cierto don José Hernández , demócrata, escribió mi nombre con buena letra y pulso. Rodrigo.

  11. Solo una apreciación, es Ho Chi Minh y ud le puso Monh

    Por lo demás es claro que el gobierno anterior dejo bien instaurada la política del odio hacia los que discrepan y eso es lo que se puede evidenciar en el día a día, nos hemos vuelto menos tolerantes y mas agresivos y basta que algún «iluminado» de estos (Rivadeneria, Jaku Perez, Jaime Vargas etc,) aparezca arengando las masas para que se dispare la violencia contra todo aquel que no piense igual. Al final lo que buscan es volver al Ecuador de la violencia y prepotencia que dejo correa

  12. No hay izquierda, solo unos vivos, que se hacen cabecillas de gente pobre y necesitada, les engañan y venden ideas de repartir lo ajeno, luego terminan ricos, gordos, rozagantes, vanidosos, disfrazados de papagallo, con camisas bordaditas, con el dinero de todos los ecuatorianos. Pregunto; salvo muy contadisimas excepciones, que cabecilla ( “ lideres “ ) de estos movimientos es realmente pobre ? ( transportistas, indígenas, organizaciones laborales, políticos, economistas, etc )

  13. El panorama es sombrío. La violencia es el recurso del inepto. Habrá que responderles de la misma manera, dirán algunos, pero como dice el refrán: «ojo por ojo y todos acabaremos ciegos».

  14. Lo que acaba de pasar sera tergiversado en poco tiempo por los izquierdistas de la revolucion ciudadana del siglo XXI. Diran que la Contraloria la incendio el mismo contralor, o que se incendio sola, que las hordas de Atila Vargas invadieron Quito en paz y que la destruccion no existio. Sugiero que el edificio de la Contraloria no sea reconstruido, Que se lo deje como testigo de la barbarie del siglo 21, igual que una antigua iglesia en Berlin, y otra en Lima. Lo sucedido no tiene paralelo y esta grave ofensa a la democracia no debe olvidarse.

  15. Sin duda un brillante análisis, que nunca va a gustar a esa izquierda que con raras excepciones ,se convirtió en refugio de aventureros, vagos, oportunistas y cínicos , que una vez trepados, aprovechan para vivir al mejor estilo burgués con fondos estatales, es decir a costa del trabajo de los demás, pero vale la pena recordar y ojalá por lo que voy a decir no me omitan, Vanguardia, una excelente revista socio política, se deleitaba publicando encuestas favorables y plasmadas en barras estadísticas, de ese sujeto del Ático , como deben haber inflado el ego de ese acomplejado, según Vanguardia era el hombre teflon , que todo le resbalaba, era poderoso, yo muchas ocasiones creía que aquella revista de una manera solapada o simplona era afín al nefasto régimen, pero miremos ahora el pago que recibió Quito, la que dió el triunfo al hombre teflón, destrozada y humillada, sería bueno ver ahora en barras la popularidad de ese impresentable, la verdad no? Para ser equitativos.

    • Carlos,
      Yo dirigí Vanguardia. Esa revista no le hizo favores al correísmo: semana a semana contó a sus lectores cómo se montó ese poder, cómo se concentró ese poder, cómo las militantes de Alianza país plegaron ante el poder de Correa. Vanguardia creó, en efecto, el símil del hombre de teflón porque así daba cuenta de que nada le pasaba a pesar de sus exabruptos, a pesar de la forma atrabiliaria como ejerció el poder. Vanguardia con ironía criticó desde el inicio a Correa y al correísmo. Vanguardia denunció desde 2008 los negocios de los Alvarado y otras corruptelas. En vano. La sociedad aceptaba sin chistar lo que hacía Correa y su gente y las instituciones ya eran suyas: no se ocuparon de las denuncias que Vanguardia y otros medios hicieron.

  16. Con el saqueo y destrucción de Quito los dirigentes de izquierda demostraron que no aman a su ciudad, a su país ni a sus conciudadanos a quienes quisieron matar de hambre o con la violencia.
    En las próximas elecciones todo quiteño que ame a su ciudad tiene la obligación de castigar con su voto a estos enemigos de la ciudad y del país.
    La votación que saquen los saqueadores y destructores reflejará nuestro verdadero sentimiento hacia la ciudad y el país.

  17. No existe ni la izquierda ni la derecha, ni algún partido o movimiento politico serio y con políticos de carrera..Son todos unos improvisados y oportunistas charlatanes vende sueños.El Ecuador para un seudo político, es como para un niño Disneylandia! Todo construido sobre una fantasía y que tienes que aprovechar en tiempo mínimo!

  18. Que la izquierda Ecuatoriana cambie como usted pide, va estar muy pero muy jodido. Somos un país ingobernable por estar liderados por estos mal llamados defensores del pueblo.

  19. Excelente analisis Sr. Hernandez! Justo lo que hace falta decir a los disfrazados de izquierda que solo saben sembrar violencia y terror, que creen que son los unicos con derechos, que creen que son los unicos inteligentes y manos limpias, que creen ser los iluminados… Cuando ellos estan en el poder, todo intento de protesta es apagado con mano dura, pero cuando creen que quien esta en el poder es su adversario, no importa si queman media ciudad (miren Quito o Santiago de Chile), o si dejan a un ser humano sin poder llevar el cadaver de su hijo para enterrar, porque se creen duenios de las carreteras y las bloquean y amenazan con matar a quien ose pasar. Yo siempre digo, por esto y mas, que la izquierda es la mafia mas grande y peligrosa del planeta tierra.

    Y duele decir todo esto porque, se esperaria que, por el discurso que manejan, sean los llamados a llevar al progreso y la paz a un pais, pero no es asi (ahi esta el ejemplo de Cuba y Venezuela, para no ir lejos). Son bien «de izquierda», pero con cuentas de 7 cifras para arriba, obtenidos de la forma mas vil posible, empobreciendo a sus propios paises. Lamentablemente, parte de la culpa de esto tiene el otro extremo que, cuando va al poder, tampoco sabe resolver problemas elementales de los paises.

  20. Concuerdo totalmente con él a acertado análisis de José Hernández. La izquierda está anquilosada, y tiene un concepto de democracia absolutamente errado. La violencia y el vandalismo que vivimos en los once días de protesta, la tratan de justificar en nombre de supuestas reinvindicaciones sociales, y tienen siempre de su lado a las organizaciones de derechos humanos, que ven las violaciones a dichos derechos con un solo ojo. Su presencia como actores políticos, sino modernizan su discurso, los
    mantendrá como permanentes agitadores opuestos a cualquier cambio, y serán una rémora para el progreso del Ecuador.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba