Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Las sombrías perspectivas de 2020    

en Columnistas/Influencers4P por

La infernal y destructiva revuelta que tuvo su máxima expresión el 9 de octubre, desnudó las debilidades institucionales de todo género e hirió gravemente el futuro económico y fiscal del Ecuador. Si bien fluyeron las dormidas inconformidades económicas y sociales, irresponsablemente complementadas con el vandalismo y los intentos de desestabilización democrática, el germen de este trágico escenario fue el elevado saldo rojo fiscal, que se pretendió atenuar con la eliminación de los subsidios a los combustibles.

Es nuestra sana intención cívica convocarlos a juntos encontrar los caminos institucionales, económicos, fiscales, sociales y políticos que conduzcan al Ecuador al anhelado desarrollo. En este empeño, el orden fiscal es fundamental. Una familia progresa cuando ahorra, esto es, gasta menos que los ingresos que recibe. Durante toda su vida un padre de familia ahorra para adquirir una vivienda, un vehículo, educar a sus hijos, cuidar su salud y tener una vejez digna. En parecida reflexión, una empresa bien administrada genera utilidades y las reinvierte para crecer y crear empleos. Cuando alguien gasta mucho más que sus ingresos y se endeuda por cualquier medio, cuando no puede pagar sus deudas, debe reducir sus gastos en el camino hacia el ahorro para volver a prosperar.

Las lógicas de progreso de una familia y una empresa son las mismas que debe mantener un Estado al administrar mediante los gobiernos los impuestos y la renta petrolera que una sociedad les entrega. Cierto es que la administración de las finanzas públicas tiene connotaciones y complejidades más amplias; sin embargo, la esencia del progreso social, entre otras condiciones, exige mantener cuentas públicas con superávit o ahorro público. Superávit que, además, es garantía de la dolarización al permitir reducir la deuda externa pública y el envío de dólares al exterior por su servicio, y brindar confianza para que ingresen dólares por inversiones y exportaciones.

En el presente año el déficit del presupuesto estará alrededor de los $5.000 millones, quizá mayor si no fluyen, como parece, los $1.000 millones de ingresos por concesiones. El mismo valor se espera para 2020. Hay quienes sostienen que el déficit es menor y que este no debe ser una preocupación del Ecuador. No obstante, cabe recordar que entre 2007-2018 la acumulación de déficits del presupuesto fue de $39.000 millones, valor igual a la deuda externa pública que, agregada a la deuda interna, supera los $55.000 millones, por la cual se pagarán en 2020 más de $3.600 millones de intereses; valor superior a lo destinado a salud, seguridades sociales y bonos de la pobreza. De otra parte, luego de esta inclemente acumulación de déficits y deuda que financió una brutal expansión del gasto público, el país tiene altos niveles de pobreza, cinco millones de personas en el desempleo, subempleo e informalidad, y un ingreso por habitante de apenas $500 al mes.

Al ser inviable continuar financiando el alto déficit con deuda y costos onerosos, el gobierno eliminó los subsidios a los combustibles y propuso otras reformas que en conjunto podrían haber proporcionado al Estado ingresos por más de $2.000 millones a fin de reducir el déficit de modo importante. Sin embargo, triunfó la irracionalidad y se destruyeron las perspectivas de construir una buena economía y cuentas públicas sanas.

Mi invitación a juntos reflexionar sobre las posibilidades de fiscalmente sobrevivir en el futuro. El gobierno planteó a la Asamblea una serie de reformas que según su estimación rendirán en 2020 unos $700 millones de ingresos al presupuesto, se espera con un cálculo más objetivo sean unos $500 millones, monto incierto mientras no se apruebe la ley. La reducción del subsidio a la gasolina extra y eco país está en ciernes, al focalizarlos aumenta el gasto y el ingreso neto será menor. De modo arbitrario asumamos que el ingreso al presupuesto es de unos $200 millones, que agregados a los $500 millones de las leyes propuestas suman $700 millones.

En 2020 obtener más ingresos por tributos y petróleo no será posible para reducir más el déficit citado. Sólo resta disminuir el gasto público. Miremos la composición de este gasto. El 93 por ciento del gasto está en los sectores de Defensa, Policía, Educación, Salud, Bienestar Social, Trabajo, Vivienda, IESS, ISSFA, ISSPOL, intereses de la deuda y GADS. Desde otra óptica, el 87 por ciento del gasto es corriente en los rubros: sueldos $9.400 millones, Bienes y servicios $2.400 millones; transferencias por $3.500 millones a las seguridades sociales, bonos a los pobres, GADs y otras; intereses de la deuda pública $3.600 millones y el 60 por ciento de las transferencias a los GADs que se destinan a gastos corrientes.

Es evidente la inflexible estructura del gasto presupuestario. El gobierno ha sido incapaz de profundizar la reducción del tamaño del sector público, lo cual es un imperativo nacional. Asumamos que en 2020 se reduce el gasto en $500 millones que sumados a los $700 millones por probables ingresos, harían posible la reducción del déficit a unos $3.800 millones. En 2020 el pago por amortizaciones de la deuda pública interna y externa, más las deudas por pagar del presupuesto de 2019 será superior a los $5.200 millones. La suma del déficit, amortizaciones, cuentas por pagar, vencimiento de CETES y otros conceptos ubicaría las necesidades de financiamiento por encima de los $9.000 millones, bajo el supuesto que el déficit se reduce, cifra estructural de los últimos años.

Después de la malhadada asonada que el Ecuador lamentará por varios años, las cifras y metas del acuerdo con el FMI deben revisarse. En esta dirección, si los desembolsos del FMI y organismos multilaterales son de unos $3.000 millones y los vencimientos de la deuda interna no se liquidan y son renovados por unos $2.000 millones, aunque esto no podría darse en el caso del IESS, aún faltarían unos $4.000 millones. Volver a colocar bonos basura a altas de interés solo agravará la situación fiscal. Cubrir las necesidades de financiamiento futuras presenta interrogantes severos. ¿Más préstamos de la China, Prevender o garantizar créditos con petróleo, préstamos contingentes del FMI? Aún si se consiguiese financiamiento, el ajuste del gasto y reducción del déficit será una carga para el próximo gobierno.

Las personas que luchan por sobrevivir con ventas en las esquinas, los campesinos que sobreviven en la ardua tarea de cultivar la tierra, los desempleados y la mayoría de subempleados e informales, están ajenos a estos números y realidades. Sólo esperan soluciones para mejorar su triste situación. Ciertas élites económicas, políticas y sociales tampoco entienden estos números o si lo hacen prefieren ignorarlos para mantener su vigencia e intereses particulares. Alimentan el descontento popular con la venta de soluciones fáciles e irresponsables como redención de las mayorías desamparadas y vulnerables, profundizando los desajustes económicos y fiscales que vuelven más pobres a quienes supuestamente se quiere redimir.

Las correcciones económicas y fiscales, que demandarán grandes sacrificios, jamás serán posibles si no se asientan en la conciencia pública estos números. Las demandas de atención a los vulnerables, en el contexto de un elevado déficit público tienen poco espacio, si no se encuentra en la reducción de asignaciones en sectores del presupuesto defendidos a capa y espada por sus beneficiarios, en la generación de otros ingresos y en la conformación de un ambiente sólido que impulse el crecimiento económico. El futuro del Ecuador tendrá un color gris si no somos capaces de revertir la irracionalidad de las mayorías y abrigar en consenso la razón y el sentido común.

Jaime Carrera es economista.

9 Comments

  1. Dicho artículo impuesto por el economísta Jaime Carrera esta en lo correcto en ciertos aspectos ya que si el país quiere llegar a salir de estos continuos déficits tanto el gobierno como las entidades privadas y públicas deben llegar a un concenso y ver cual es la mejor manera de que los ingresos aumenten, si se habla de lo ocurrido el pasado 9 de Octubre las medidas impuestas por el gobierno hubieran sido de gran ayuda en cierta manera ya que el dinero que se lo estaba ocupando para subsidiar este servicio de la gasolina hubiera servido para que de cierta forma se aumente el ingreso del pais, sin embargo esto tiene su lado negativo ya que afecta el bolsillo de los ciudadanos ya que si sube la gasolina tambien sube otros servicios y por lo tanto si se busca dar una solución para este problema económico se debe ver medidas que vean tanto por el país como para los ciudadanos.

  2. Si mis cálculos matemáticos no me fallan, debemos asignar cerca de 8 millones dollares diarios para pagar intereses(demencial).Hace aproximadamente 20 años luche’ por cambiar el estatus quo de aquella época: dollar por sucre. Hoy me parece imposible continuar con ese esquema. Desde mi punto de vista quedan dos opciones: irnos a default (suicidio econo’mico) o una moneda propia para corregir muchas distorciones, pero con una observacio’n : BLINDAR la nueva moneda por algu’n tiempo para evitar devaluaciones que menoscaben el poder adquisitivo de la clase trabajadora.

  3. Que respondan los responsables de la crisis
    Buen comentario economista. Sería importante un pronunciamiento positivo y clarificador de dirigentes del gobierno actual responsables de la economía del país, de la dirigencia de la Conaie que dice representar al pueblo (!) ecuatoriano, de los actuales asambleistas que fueron parte del gobierno anterior, de los dirigentes de los partidos políticos, de los líderes de los transportistas, de los empresarios de supermercados, de los banqueros, de exvicepresidentes y expresidentes que reciben pensiones vitalicias, muchos de ellos sin merecerlo, en fin, la lista sería larga de enumerar, pero es como pedir peras al olmo. A los ciudadanos de a pie, solo nos queda subsistir y ayudar en lo posible de nuestra magra economía y precaria salud a nuestros nietos, para que por lo menos tengan salud y educación, solo así podrán defenderse de los resultados nefastos dejados por políticos irresponsables que hoy se regordean felices, dentro y fuera del país, con sus riquezas mal habidas como cualquier miembro de bandas delicitivas internacionales.
    Francisco Medina Manrique
    Periodista – Guayaquil

  4. Desde hace rato, me he dado cuenta que nadie habla o escribe, sobre los incentivos jubilares que costaron 1200 millones, al fisco, plata regalada a gente que tuvo la suerte de tener trabajo estable por mas de treinta años, que correa derogo antes de irse y moreno lo volvio a incluir, con coraje veo a vecinos , familiares, amigos , con lindos autos, paseos al exterior mientras los trabajadores privados ni en sueños tienen tales beneficios…

    • Excelente análisis financiero. Yo me permitiría agregar un análisis político. La dolarización nos trajo todos los beneficios, mientras hubo disciplina fiscal del 2000 al 2007. Como los ecuatorianos odiamos la disciplina, elegimos a un fantoche disfrazado de economista revolucionario que nos prometió el paraíso de una fiesta a la que fuimos invitados, pero a la cual solo ingresaron sus amigotes, lacayos y alcahuetes. Como toda fiesta hay que pagarla, los numeros que nos comparte el señor analista, son claros y reflejan las consecuencias de votar por ofertas, luces y bombillos. La deuda hay que pagarla nos guste o no, y lo primero que hay que hacer es suprimir todos los subsidios al costo que sea; disminuír el tamaño del Estado a los números del 2007; institucionalizar totalmente el país y ubicar en los mandos administrativos, judiciales y de servicios, únicamente a personas capacitadas, honestas y trabajadoras. La obligación del pueblo es de una vez por todas hacerse responsable de lo importante que es su voto.

  5. EL mandatario debió buscar los acuerdos, alianzas y realizar los ajustes, económico-financieros y sociales, al iniciar su mandato. Estos debían ser analizados y tomados para ordenar los desajustes de la economía y como parte de su plan e ideología de gobierno. Para que su período tenga resultados, era importante pensar en la oportunidad de las medidas y en el momento oportuno el cual era, cuando el mandatario contaba con apoyo de la gran masa de población para iniciar los CAMBIOS y NUEVAS PROPUESTAS PARA ENRUMBAR EL PAÍS. Hacerlo en la fase intermedia de un mandato, no va… porque la adhesión de la población ya está en crisis o dicho de otro modo ya se evidencia el descontento de un porcentaje de población (indígenas, trabajadores, estudiantes, etc.). Estos atrasos del gobierno morenista han sido evidentes, se puede pensar que la situación de descalabro económico (gasto público desorbitante, deuda que superaba el 40% del PIB, desempleo galopante, y una función judicial con jueces corruptos, y unos burócratas leales al correismo) no le permitía pensar en CORREGIR PRIMERO LA ECONOMÍA DEL PAÍS, sin embargo la factura de estos atrasos lo está viviendo este gobierno. Los cambios estructurales que necesita el Ecuador respecto a superar la pobreza, no los va hacer este gobierno en los dos años, que le falta, sin embargo los cambios en política fiscal es necesario analizarlos y tomar medidas urgentes, apuntalar la institucionalidad debe ser su propósito así como lograr la cohesión interna de los ecuatorianos …

  6. SALUDOS A TODOS. LOS VERDADEROS «ECONOMISTAS» DEBERÍAN PROPONER QUE QUITAR A LOS «PARÁSITOS DE LOS POLITICOS». SEÑOR PRESIDENTE EMITA UN DECRETO EN EL QUE BAJE LOS SUELDOS AL BÁSICO A TODA LA BUROCRACIA Y EN ESPECIAL A LOS «PARÁSITOS DE LOS POLÍTICOS»; Y NO SE VALE QUE SE QUEJEN DEL «SALARIO BÁSICO» YA QUE LA MAYORÍA DE ECUATORIANOS LES ALCALZA CON DIGNIDAD EL SALARIO BÁSICO. SI NO SE TOMA ESA MEDIDA, LA DOLARIZACIÓN SE ACABARÁ PARA LOS GOBIERNOS QUE NO TENDRAN DÓLARES PARA PAGAR A TODA ESA «LACRA DE LA BUROCRACIA»; PERO PARA EL RESTO DEL PAÍS, LA DOLARIZACIÓN SEGUIRÁ HASTA QUE ESTADOS UNIDOS DEJE DE SER UNA POTENCIA; ASÍ QUE ECUATORIANOS TRANQUILOS QUE EL DOLAR NO SE ACABARÁ PARA LOS ECUATORIANOS QUE LABORAN HONESTAMENTE; NO ASÍ PARA LOS «PIPONES DEL ESTADO».

  7. Los análisis son generalmente de muy buen nivel, sus contenidos profundos, con conocimiento y seriedad.
    Gracias por orientar y educarnos.
    Felicitaciones.

  8. Gracias Economista Carrera por recordarnos una vez más lo terrible que han sido los manejos económicos de los Gobiernos de turno, incluido el Actual. Y una vez más con toda tristeza debo reclamarle a usted su falta total de aporte a soluciones concretas, reales y sobre todo viables. Sería interesante nos explique: Cómo se hace para reducir los salarios a los maestros y educadores, o en su defecto, reducirlos en su numero? O en la Policía, o en las Fuerzas Armadas, etc. Es muy cómodo decir «Hay que reducir el tamaño del Estado», pero no decir como, ni siquiera bajo que estrategias, bajo que premisas, como se debe negociar. Tal vez su posición respuesta a mi pregunta sea: Eso le corresponde a otros, lo que yo hago es solo pongo en evidencia. Y es que los ecuatorianos de a pie estamos cansados de que subrayen lo que está mal y no propongan planes de solución concretos (No solo ideas), ya basta de «Subrayadores», queremos líderes y visionarios. Saludos.

Responder a vicente Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba