Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Oyeron las elites el campanazo de Octubre?

en Conexiones4P/Elenfoque por

Pregunta: ¿si tuviera que interrogar a alguien del stablishment del país sobre lo que hay que hacer ahora (tras la revuelta, el caos, el intento de golpe, el terror que vivieron sobre todo los quiteños), a quién escogería? ¿A las cámaras? ¿A cuál? ¿A todas? ¿Acuacultura, Agricultura, Producción, Comercio, Pequeña y Mediana Empresa…? ¿Al Consejo de Cámaras? ¿Al Comité Empresarial Ecuatoriano? ¿A los miembros de los clubes de ejecutivos y sociales que hay por todo el país? ¿A las directivas universitarias? ¿A los responables de los medios de comunicación? ¿A los colegios profesionales? ¿A los partidos políticos? ¿A los grupos económicos? ¿A los banqueros? ¿A los Wright, los Eljuri, los Ortiz, los Noboa..?

¿Quién responde por la formalidad (así sea relativa), por la institucionalidad (así sea patoja), por la seguridad jurídica (así sea una ficción), por la democracia (así sea la mar de imperfecta)? La revuelta de octubre fue un atentado a muchas cosas y este medio ha señalado a sus autores. Pero también es una alerta. Hay demasiadas ollas a presión y sin válvulas sobre el fuego en el país. Hay deudas sociales atrasadas. Hay bloqueos de todo tipo. Hay casi cinco millones de personas sin un trabajo formal. Hay desconexión entre la política (que debería ser un laboratorio de alternativas sostenibles) y los ciudadanos metidos en sus luchas y en sus nichos. Hay personas desesperadas y militantes decepcionados. Hay desesperanza. Mucha desesperanza. Y ahora también hay violencia. Contratada o no. Ciega. Disponible para cualquier irresponsable del sello ideológico que se antoje. Correísta o seguidor de Bolsonaro.

Las jornadas aciagas de octubre debían suscitar una reacción. Un sobresalto. Al fin y al cabo se vivieron días en los cuales todo aquello que constituye una sociedad (incluso inequitativa, incluso imperfecta) se licuó en ese torbellino de caos y violencia. Sobresalto necesario además si se asume la debilidad patentada del gobierno y el vacío incontestable que vive y vivirá el país hasta mayor de 2021. Pero no: no hubo sobresalto. No hay sobresalto. El gobierno luce solo ante un chantaje que no para y una mediación de la ONU y la Conferencia Episcopal que aturde. Y el establecimiento parece haberse conformado con denunciar lo ocurrido. Y es obvio que había que hacerlo. Los ataques a empresas y fincas florícolas y brocoleras. La intimidación a obreros agrícolas. La violencia en Quito. Los intentos de ingresar a una base militar. La quema de la Controlaría. El ataque a los medios. El secuestro a policías y periodistas. Y ahora, la pretensión de imponer al gobierno un programa económico inspirado en un modelo estatistas y fracasado.

Denunciar todo, pero denunciar no basta. Esos grupos, esos sectores, esos gremios,  esas personas… no pueden solamente reaccionar: tienen la obligación ir por delante. No de padecer el presente sino conducirlo. Pero no. No hay vocación de liderazgo en esas élites desperdigadas, sin ganas de servir y sin visión de país. Élites es una forma de llamarlas. No ejercen como tales. No se conciben de esa manera. No se ven así. No saben lo que eso significa. En su radar, y con tan pocas excepciones, no existe la necesidad de tener un proyecto de país, por supuesto más inclusivo y con una democracia cuyo contenido implique no solo instituciones sino calidad de vida para sus conciudadanos. Y eso no son declaraciones: es un compromiso real y efectivo con los valores democráticos (muchos compusieron con el correísmo), con las políticas públicas, con el empleo, con la educación… Con esos objetivos que deberían compartir para que Ecuador deje de andar a la deriva y deje de bailar en la misma baldosa.

Las elites del país (que no lo son) deberían haber oído el campanazo de octubre. En Chile, sus elites lo han hecho. Octubre debería ser el motivo para dar densidad y sentido a esa masa de sectores y gremios que, en definitiva, tienen que pensar el país. Saber hacia dónde debe ir. Sectores que se sientan concernidos por la educación pública, las políticas públicas, la esfera pública. Empresarios que no se den por bien servidos solo porque dan empleo sino que tengan una visión global del país y entronques con planes sostenibles y de largo aliento destinados a sacar de la pobreza a los más relegados, entre los cuales están los indígenas.

Las jornadas aciagas de octubre deberían servir para que esos sectores dejen de sentir al país como una realidad ajena. Y articulen proyectos de país que animen y sostengan por fuera de las coyunturas políticas y de los afanes, legítimos o no, de los políticos. Esas elites, que en realidad son todos aquellos que tienen responsabilidades con lo público, no dan muestras de sobresalto alguno. Por eso no se sabe a quién preguntar qué hacer ahora tras el caos y la violencia.

Foto: El Universo

25 Comments

  1. Interesante artículo Sr. Hernández harto explicativo e invita a su análisis en varios temas, sobre la pregunta de su artículo mi comentario es que somos cada uno de nosotros quienes debemos interrogarnos o preguntarnos entre otras cosas lo siguiente:
    a) Qué valores nos enseñaron nuestros padres y maestros en durante nuestra primera etapa de aprendizaje?
    b) Conocemos los valores esenciales de convivencia humana?, los practicamos?. los respetamos?,
    c) Nos aprovechamos cuando tenemos la oportunidad de engañar, hacer trampa, pisotear a alguien, presumir de «a quién conozco» o decir “mi tío es general o político” para abusar de los chapas?
    d) Nos preocupamos de mantener impecablemente nuestras propiedades (casa, oficina, etc)?
    e) Cedemos el asiento en un autobús lleno?. Sostenemos la puerta para la persona que viene detrás?, abrimos la puerta del auto para nuestras madres, hermanas, novias, esposas, amigas o cualquier dama?
    f) Esperamos disciplinadamente nuestro turno? esperamos la luz del semáforo para peatones en las esquinas?, ayudamos a las personas que puedan necesitar de asistencia?

    Me imagino que el mensaje esta recibido ya que todas las preguntas son de BÁSICO COMPORTAMIENTO en cualquier sociedad, significa que si cada uno de nosotros CUMPLE con lo que es correcto hacer con cada uno de nosotros mismo podríamos tener SEGURIDAD que viviríamos en una sociedad feliz, próspera, con paz, harmonía y respeto entre todos.

    La REALIDAD es que nadie cumplimos al pie de la letra con lo básico necesario, consecuentemente mientras se continúe violando elementales reglas de comportamiento y convivencia nuestro sufrido país continuará en la mierda y lo peor de todo que cada vez será más y más profundo.

    El Ecuador se convirtió en la sociedad del «YO NO FUÍ» donde la hipocresía y la trampa es pan de todos los días duela a quien le duela.

    PRESO correa PRESO!

  2. Como que es  hora de que dejemos de conjugar el «VERBO» YO…………
    Y con sentido comun pensar que por bien de Ecuador, TODOS TENEMOS QUE ARRIMAR EL HOMBRO!!!!!!!Ideas, descabelladas, quizas, pero que valdria la pena considerar: 1) quien se candidatiza que pague de su bolsillo, o sea punto final al dinero que les da el estado (de paso posiblemente al fin tendria Ecuador dos o 3 partidos politicos y amen); 2) el cabildeo que los contribuyentes de sumas ingentes declaren cuanto estan dando al candidato de su preferencia y por cierto a cambio de que? 3) que los candidatos informen con veracidad su carrera profesional, politica si fuere el caso, amen de como cumplieron con su mandante; que expliquen con hechos como piensan cumplir sus promesas de campaña, se dejen de populismos y mentiras pintandose como magos que arreglaran los problemas de la nacion en un abrir y cerrar de ojos!!!!!!!; 3) la vital contraparte, la ciudadania, que se informe, investigue a fondo toda la informacion de la persona por quien piensa votar, dejando a un lado ese quemeimportismo («total todos son iguales» tengo que votar para tener la papeleta que piden para todo») o sea conveniencia personal, deber civico? vaya tonterias………..4) indispensables: pesos y contrapesos para asegurarse que el gobierno cumpla con la responsabilidad que tiene, elija colaboradores capaces, preparados, honrados, con etica, y amor al pais.
    Uuuuuuuufff reviso mi nota y veo que es mucho pedir???????? (Bien es verdad que habemos ilusos y soñadores………..) NO, NO, sencillamente es la responsabilidad de TODOS.  Y si, cada quien, se acordase del canson pero siempre preciso refran: TODOS TENEMOS QUE REMAR EL BOTE PARA EL MISMO LADO……. o sera que esperamos que los paises vecinos vengan a solucionar nuestros problemas?  El lirismo de «paises hermanos» suena bonito, la realidad es que cada pais tiene sus propios problemas y entonces, sin amargura ni pesismismo  ARRIMEMOS EL HOMBRO TODOS, y cada cual no importa que cargo, nivel economico, trabajo, etc., hagamos lo mejor que podemos y dejemonos, los unos de odiar al que tiene, o que parece que tiene, (acabamos todos de vivir la pesadilla del dantesco paro de octubre donde el odio, resentimiento, etc., exploto cual olla de presion y robo la tranquilidad, la paz al pais),  y los otros con nariz alzada mirar por encima del hombro al que nos parece que es menos, asi no vamos a ningun lado, todos necesitamos de todos.   La realidad nos mira de frente: es mas tarde de lo que creemos, el carruaje se vuelve calabaza a media noche………… Asi que ni elites ni san elites ni tonterias. ECUADOR ES UNA DEMOCRACIA,  es uno, unico es una enorme familia, tiene tanto que ofrecer!!!!!!!!y POR ENDE TODOS TENEMOS QUE CUIDARLO Y TRABAJAR JUNTOS POR EL PRESENTE Y FUTURO BIENESTAR Y PROGRESO DE TODOS, DANDO ASI AL PAIS EL LUGAR QUE JUSTAMENTE MERECE EN EL CONCURSO DE NACIONES.   No es posible dar el brazo a torcer. 

  3. En el escrito se menciona a las élites económicas que viven ajenas a la realidad del país sin sobresaltos, habrá que verles su comportsmiento cuando se les tope sus l bolsillos , ahí saltarán más que las ranas, en suma estas élites como dice el escrito en parrte pertinente «Empresarios que no se den por bien servidos solo porque dan empleo sino que tengan una visión global del país y entronques con planes sostenibles y de largo aliento destinados a sacar de la pobreza a los más relegados, …»

  4. dígales al 40% de pobres en el campo y 30% en la ciudad si desde su realidad pueden contribuir en algo: lustrando zapatos, vendiendo caramelos, o en trabajos donde los explotan. no sera que hay que ver como las políticas sociales y económicas deben reflejar una realidad indiscutible toda riqueza no se hace individualmente se hace colectiva mente por eso la redistribución no es solidaridad , menos caridad es justicia. Si el 10% mas rico del país devolviera a la sociedad un 3,5% de sus ganancias se acaba la pobreza extrema.
    En el Ecuador todos trabajamos y diaria que los que trabajan mas son la gente mas pobre

  5. Don José Hernández, no cabe resistencia alguna en mi ser ante el meditado artículo de un demócrata. Precisamos incomodar a esas élites. Sacarlas de su zona de confort es una necesidad que el país merece por sus propias características. El país está lleno de ofertas e insultos que han anulado espacios para la esperanza. Caímos con mucha facilidad en personalizar la corrupción , ignoramos que romper las ataduras de la indiferencia , de ciertas élites corruptas,gestadas en el momento mismo del retorno a la democracia, ha sido un desafío que sigue sin ser resuelto. Una de las razones, creo yo , tiene que ver con que trabajamos en función de identificar , aislar y neutralizar al otro, no en función de integrarnos. Bien sentada está la cultura del chantaje . Hasta hace poco los grandes grupos del poder económico que se resisten a considerarse parte del país, a no ser que sea para expatriar capitales, intentaron imponer una solución para reducir el déficit fiscal que no involucre su aporte,ejemplo la banca. Ahora los indígenas auto compadecidos creen tener de por sí y para sí mi representación. En hora buena el ejército se mantuvo lejos de las armas en la ultima revuelta, ese gesto detuvo la caída de este gobierno, esfuerzo que debe ser expresado en muchos otros aspectos.

  6. Es un análisis bastante cercano a nuestra realidad, la dispersión que tiene el País en todas las áreas, la verdad es que en efecto las llamadas «élites» poco o nada entienden al ciudadano es decir a su Nación lo que hacen es mirar por debajo del hombro al trabajador es decir a los mas necesitados, solo dedicados a ellos mismos mientras el Ecuador va camino a una debacle económica social y política sino se toman medidas URGENTES no solo del Gobierno sino de todos los sectores buscando un proyecto de Pais, no solo visto desde un pequeño sector sino desde la colectividad

  7. Totalmente de acuerdo con Mario Ponce. Poblacion muy alta para la area geografica, y muchos ecuatorianos no saben el respeto a lo comun y no saben ni leer. Leyes laborales inflexibles y con tanto beneficio. Contratacion por hora o por trabajo acabado. Lenin premio a todos los ladrones de la decada ganada y es un inepto. No hay transparencia de gestion en esta administracion. Todo se hace sin planificacion ni estrategia. Lo primero es cambiar la carta magna conceptualizada por Alberto Acosta Espinosa y el mameluco. Maximo tres partidos politicos para que a Quito no le pase un episodio como el de las elecciones para la alcaldia.

  8. Creo que el contexto en que se usa la palabra “élites” no es la correcta.
    “Elites” desde mi punto de vista son LOS MEJORES en cualquier ámbito de actividad que se desenvuelven.

    • Javier, tiene razón y eso se dice en la nota: «Élites es una forma de llamarlas. No ejercen como tales. No se conciben de esa manera. No se ven así. No saben lo que eso significa. En su radar, y con tan pocas excepciones, no existe la necesidad de tener un proyecto de país (…)». Cordial saludo.

  9. El tema reta a la sociedad en su conjunto a reflexionar y leer la realidad en forma crítica y profunda; por cierto existe un acumulado histórico de desaciertos del Estado (central y locales…) que ha sido incapaz de superar la pobreza y las iniquidades y sigue de alguna manera campante: no rinde cuentas, no optimiza los recursos, no interviene sinérgicamente y con corresponsablidad. Los gremios y los movimientos sociales también deben rendir cuentas; los empresariales que por lo general defienden el stat quo y los movimientos por su ineficacia en la incidencia política y en la falta de calidad e innovación de sus proyectos y estrategias. El sistema educativo también debe rendir cuentas por su inoperancia en la formación de una ciudadanía crítica y pensante. Efectivamente es hora de construir un proyecto de país integrador, equitativo, trabajador, consensuado.

  10. Señor Hernandez! Leo muy a menudo sus comentarios! Me impresiona su cambio de discurso. Pero así tiene que ser -periodismo imparcial-. Una reflexión interesante. Desgraciadamente en conversaciones familiares o con empresarios amigos, continua la mentalidad de quemiimportismo y desinterés por los problemas latentes de la sociedad ecuatoriana. Esas conversaciones reflejan la distancia he insensibilidad hacia los verdaderos problemas o diferencias sociales. Las «ELITES» (que no son) reaccionaran, cuando sientan en su propio cuerpo el dolor y perdida sea financiera o personal. Viven totalmente fuera de la realidad (realidad de los problemas sociales).

  11. Pregunta mal. Trata de endilgar responsabilidades a quien no la tiene. Cada segmento de la sociedad tiene que cumplir su papel a cabalidad. Unos lo hacen y otros no. Las personas trabajan y las empresas ofrecen empleos, generan valor y pagan impuestos. Esos impuestos son canalizados por le Estado y sus gobiernos para re-distribuirlos, unos para beneficio general y otros como servicios sociales gratuitos para aquellos que no alcanzan niveles de ingreso suficientes. En este país, 3 millones de trabajadores formales pagan para que 4 millones de informales y desocupados tengan servicios de salud y educación gratuita. Lo que sucede como tendencia, es que se pretende culpar a quienes lo hacen bien, por carencias que estos gobiernos llenos de taras y defectos omiten y tergiversan sus acciones durante sus mandatos. Qué tiene que hacer una élite frente a oídos sordos de sus gobernantes !

    • Estuardo, lamento que no haya entendido. Me expliqué tan mal? La función de las elites (y hay elites indigenas, sindicales, sociales… etc) no es solo pagar impuestos. Si usted lo cree así es respetable. Pero si mira ejemplos tan disímiles como Alemania, Corea del Sur o la propia china posMao, los países cambian cuando se dan propósitos y establecen mínimos que son comunes a todos. Una sociedad hiper segmentada, díscola y corporatista no deja espacio a ningún gobierno, por bueno o bienintencionado que sea (y no estoy hablando del actual). Aquí no se trata de echar la culpa sino de mostrar que esos mínimos no han sido concertados, que esas elites andan desperdigadas y que el país anda a la deriva. Cordial saludo.

  12. «Esas elites, que en realidad son todos aquellos que tienen responsabilidades con lo público, no dan muestras de sobresalto alguno. Por eso no se sabe a quién preguntar qué hacer ahora tras el caos y la violencia.»
    Facil preguntamos a Nebot ó a Lasso, si van a decir no al dinero que ofrecen para la campaña electoral del próximo año, los Wright, los Eljuri, los Ortiz, los Noboa, Herdoiza- Crespo, Hidalgo- Hidalgo, un largo etc,etc. Porque desde ahí se inicia la desigualdad social y económica.
    Como puedo tener utilidad de 130 millones de dólares al año, sino tengo un oligopolio en los supermercados, como mantener mi oligopolio, muy facil haciendo lobby.
    A las elites les conviene ser sordas y mudas, pero tontas no son.

  13. Las elites somos todos, desde el periodista que escribió el artículo hasta la dirigencia indigena, pasando por el dueño de la tienda del barrio al gerente de la gran empresa. Todos comparativamente estamos y somos parte de una realidad y un mundo. Es quizas más feliz el que vive en la selva que el citadino. Por éso no se puede hablar de élites exclusivas cuando todos lo somos a nuestra manera. Cada cual lucha por su entorno y a más de preocuparse por sobrevivir, no puede dedicarse a mejorar el mundo.

      • Entendería por élites aquellos que tienen un nivel de apalancamiento importante en el quehacer nacional. Esos que tienen la inercia necesaria para provocar cambios en favor de una mejor sociedad, pero que hoy por hoy no tienen una lectura adecuada de los acontecimientos de octubre. Su vaga reacción les puede costar su estatus.

    • Sr. Hernandez, concuerdo plenamente con su escrito/denuncia para “remover” personas en pos de un liderazgo inexistente que canaliza este esfuerzo por recomponer y dar coherencia a nuestra sociedad, llamada ecuatorianos…

      Pero, también es de justicia -y necesidad- denunciar varios sofismas perversos arraigados en la conciencia nacional: el Ecuador es un país vago ! Somos los que menos trabajamos, los que más canongias tenemos, los únicos de Sudamérica que ganamos en moneda dura, los que tenemos el mayor s.m.v., los que transferimos la mayor carga a la empresa privada vía utilidades a lis trabajadores, el país con carga mayor de obligaciones laborales y todo esto sumado, hace que NO SE PRIVILEGIE la estimulación a crear nuevas fuentes de empleo, que es para mi, el principal problema… y el osis está maniatado con una Constitución perversa creada por ese cancer llamado Correa, y poco puede hacer hasta no romper, democráticamente, ese yugo…

      No se puede tampoco, pedir que por enésima vez, la caja del gobierno, se solucione SOLAMENTE por vía impuestos, cuando hay 35, 50,65 MIL MILLONES DE DÓLARES POR RECUPERAR de lo robado por el Correismo !…. nada se ha recaudado ! Y la tal Asamblea Nacional lo que ha hecho es ser alcahuete de los ladrones IMPIDIENDO una acción en este sentido, que réstale moralmente la conciencia nacional…

      Los indígenas de otra parte, tienen que aceptar lo siguiente: Ni don los dueños del país, ni están por encima de la Ley, ni son los llamados a imponer planes de nada ! pues primero deben evolucionar y despojarse de esa política de querer ser siempre ”subvencionados por ser unos pobres infelices” y dar El Paso a ser actores positivos de ese desarrollo… ser empresarios innovadores del campo, agregar valor a du producto y no ser simplemente sembradores y cosechadores decaen ríos primarios…. TODOS LIS GOBIERNOS están en deuda con los indígenas ! Pero ellos también, están en deuda consigo mismos !!

      • Valioso y duro comentarioc del Sr.Mario Ponce Lavalle, pero lamentablemente es una gran verdad,las cosas hay que decirlas por su nombre.
        Pero todo este mal momentoque estamos pasando gracias a ese liderazgo PERVERSO que ejercio correa, enriquecimiento en corto tiempo y sin esfuerzo y sino que se compare a un Empresario honrado cuanto tiempo lo ha llevado para que su Empresa tenga el exito deseado? Y cuanto le ha llevado a un Funcionario publico, llamese Juez, asambleista, a duplicar su patrimonio? 2, 3, años?
        Atentos saludos.

      • Totalmente de acuerdo con Mario Ponce. Poblacion muy alta para la area geografica, y muchos ecuatorianos no saben el respeto a lo comun y no saben ni leer. Leyes laborales inflexibles y con tanto beneficio. Contratacion por hora o por trabajo acabado. Lenin premio a todos los ladrones de la decada ganada y es un inepto. No hay transparencia de gestion en esta administracion. Todo se hace sin planificacion ni estrategia. Lo primero es cambiar la carta magna conceptualizada por Alberto Acosta Espinosa y el mameluco. Maximo tres partidos politicos para que a Quito no le pase un episodio como el de las elecciones para la alcaldia.

Responder a JUAN VELEZ Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba