Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Proforma 2020, cifras con rumbo incierto

en Info por

Un presupuesto del Estado equilibrado es un instrumento vital para preservar una economía sana y cuentas públicas sostenibles, para contribuir a la solidez de la dolarización y del sistema financiero y, esencialmente, para impulsar el desarrollo del país mediante la credibilidad y confianza que inspire su conformación. La proforma del presupuesto de 2020, en gran medida está reñida con estos postulados.

Al explorar los entresijos de tal instrumento, pretendemos contribuir a que el lector infiera sus propias conclusiones. La proforma refleja un déficit de $3.384 millones, producto de ingresos por $22.516 millones y gastos por $25.900 millones. Se consideran $2.418 millones de ingresos petroleros, más $788 millones de ingresos petroleros y por venta de derivados incluidos como ingresos por transferencias corrientes, lo cual no es correcto.

Según la proforma, los ingresos petroleros brutos de $13.846 millones, menos los egresos que se cubren con tal cifra que son de $10.557 millones, la renta petrolera al presupuesto sería de $3.289 millones. Los egresos de $10.557 millones se destinan a los presupuestos de las empresas petroleras por $4.200 millones, al pago que hace la Secretaría de Hidrocarburos a las empresas privadas por las tarifas por $1.199 millones, a la importación de combustibles y derivados por $4.030 millones, y otros rubros adicionales.

Los ingresos petroleros brutos de $13.846 millones son la suma de las exportaciones de petróleo crudo, cuyo valor no se cita en la proforma, más $3.546 millones de ingresos por la venta de combustibles y derivados, más unos $750 millones por exportación de derivados que tampoco se citan. Al considerar el valor real de las exportaciones petroleras, el correcto ingreso petrolero bruto sería de unos $11.091 millones que, restados los $10.557 millones de egresos petroleros, arrojarían un saldo para el presupuesto de unos $534 millones, más los $788 millones de ingresos petroleros incluidos como transferencias corrientes. No obstante, por la credibilidad de las cifras y del déficit, el gobierno debe hacer público con fundamentos creíbles el cálculo de los ingresos petroleros.

Los ingresos petroleros serán menores en al menos $1.300 millones, pues, aunque no existe información, pero se puede deducir, se estimaría exportar unos $186 millones de barriles; esto es, el 95 % de la producción prevista de 194.8 millones de barriles, lo cual es absurdo. Normalmente se exporta entre el 68 % y 72 % del total de la producción de crudo. También no está claro el rubro producto de la reducción del subsidio a las gasolinas, pues, se ubica un valor de $294 millones como venta interna de derivados dentro de transferencias corrientes. Además, en 2019 los ingresos petroleros efectivos al presupuesto serán de unos $1.000 millones con un precio promedio de $57 por barril.

De otra parte, en la proforma se asignan $1.371 para pagar los intereses de los bonos basura. En este año se cancelará una cifra algo superior. Para 2020, el pago de intereses de tales bonos será de unos $1.574 millones, al incluir los $180 millones de intereses de los bonos por $2.000 millones emitidos en septiembre de 2019. Por tanto, el gasto en intereses está subestimado en, al menos, $203 millones. Si al déficit de la proforma de $3.384 millones restamos al menos $1.300 millones de la sobreestimación de ingresos petroleros y aumentamos el gasto en intereses en $203 millones, el déficit real alcanzará los $4.904 millones.

Es conocido que la suma del déficit más las amortizaciones de la deuda y otros pasivos constituyen las necesidades de financiamiento. Estas, según el gobierno, son de $6.665 millones; cifra mal calculada, pues, según los mismos datos no incluye las cuentas por pagar y otros pasivos. Al hacerlo, estas necesidades alcanzan los $8.900 millones. Como el déficit real es de $4.904 millones, las reales necesidades de financiamiento serían de $10.456 millones.

Algunas lecturas sobre la composición del gasto. Los gastos corrientes son: sueldos $8.897 millones, bienes y servicios $2.139 millones, seguridades sociales (IESS, ISSFA, ISSPOL) $2.105 millones, subsidios en diversos bonos para los pobres $1.186 millones, competencias a los GADS, becas y otros gastos corrientes $728 millones, intereses de la deuda pública $3.390 millones, gastos corrientes que están como inversiones en el PAI $1.301 millones, el 60 % de las transferencias a los GADs que son gasto corriente $2.060 millones. El total de gastos corrientes es de $21.806 millones, que representan el 84 % del gasto total de $25.900 millones.

Desde otra óptica, los gastos se conforman así: Asuntos Internos (Policía) $1.672 millones, Defensa (FF AA) $1.545 millones, Educación $5.565 millones, Bienestar Social $1.446 millones, Salud $3.068 millones, Vivienda $383 millones, Seguridades Sociales (IESS, ISSFA, ISSPOL) $2.105 millones, intereses de la deuda pública $3.390 millones, transferencias a los GADS $3.632 millones. El total de estos sectores es $22.806 millones, esto es, el 88 % de los $25.900 millones del gasto total de la proforma.

La composición del pago de sueldos también es importante: Defensa $1.135 millones, Educación $2.361 millones, Salud $1.506 millones, Inclusión Económica y Social $107 millones, Universidades y Escuelas Politécnicas $897 millones, Policía $1.123 millones. Este total alcanza los $7.129 millones; es decir, el 80 % del total de $8.897 millones destinados a sueldos, a pesar de que se plantea reducir en este rubro $456 millones en relación a 2019. Para el pago de bienes y servicios, a los citados sectores, con excepción de las universidades, se destinan $1.336 millones, el 62 % de los $2.139 millones asignados a este rubro, en el cual se espera una reducción de $245 millones en relación a 2019.

A estos números sobre los que se asienta la realidad del presupuesto público, se agrega la incertidumbre de obtener $2.000 millones de ingresos por concesiones y venta de activos, los cuales no son permanentes y ampliarían el déficit de 2021. Además, la regla Constitucional: ingresos permanentes iguales o mayores a gastos permanentes, no se cumple y se vulnera con una serie de arbitrios como el de incluir gastos corrientes como inversión o ingresos petroleros como transferencias corrientes. También es un acertijo el rendimiento de la Ley de Crecimiento Económico planteada a la Asamblea.

Los desajustes fiscales son severos y sus soluciones tienen bloqueos ideológicos, políticos, populistas y demagógicos. Las reformas económicas y fiscales planteadas a la Asamblea y otras decisiones del gobierno pueden ayudar a reducir las tensiones fiscales y hacer viable la revisión del Acuerdo con el FMI en función de las nuevas realidades, al tiempo que los desembolsos de este organismo y entidades multilaterales serán imperativos en 2020. En caso contrario, continuar con la emisión de bonos basura a altas tasas de interés, incurrir en atrasos en los pagos de las obligaciones estatales y acumular desajustes fiscales, sólo agudizarán las penurias de caja pública, trasladando herencias poco sanas al próximo gobierno.

Jaime Carrera es economista.

4 Comments

  1. Está bastante claro que los gastos para la defensa son desmesurados y deben bajarse. Sería un inicio eliminar los privilegios en este sector, igual a los des la iglesia por cierto, que sige pagando el pueblo.

  2. Esta muy complicada la situación y manejo de la Contabilidad Gubernamental, es como un estado de Resultados que arroja perdidas y queremos que salga utilidad., no se si ayuden a los Ingresos; el tratar de regular ó mantener estándar los impuestos que afecten a las Empresas, para buscar un ingreso en la inversión privada, en la comercialización de sus productos dentro del mercado para incrementar los impuestos IVA, y Retención en la fuente,
    buscar una baja en los aranceles para los industriales, para que su recuperación sea rentable, y a mediano plazo acoger mas empleados para producir mas, subirían los impuestos mensual y anual, así como las retenciones al IESS amortiguarían el impacto de la institución así como también para el trabajador. A medida que se vayan superando las cifras en la Contabilidad Gubernamental, que requiere de un proceso, y de una buena predisposición de actitud, mente, y corazón para todos los que hacen el Gobierno, y Ecuador entero. Atte. CP/Econ. Carlos Troya Molina

  3. Por qué no nos cuentas en un nuevo artículo como están distribuidos los ingresos ahora? En el artículo solo hablas de los petroleros…. Para que los lectores saquen sus propias conclusiones….

  4. El presupuesto, e indicadores macroeconómicos PIB, Ingreso, Empleo, Inversión, Gasto Público, ingresos petroleros, deuda pública, y otros … fueron presentados con cifras falseadas por la habilidad del correismo ridículo, y sus acólitos como Mera (secretario jurídico del gobierno de Correa) y Alvarado (jefe de campañas publicitarias de Alianza País) quienes establecían los marcos jurídicos engañosos y publicidad de la “revolución ciudadana” para engañar a todos los ecuatoriano especialmente a sus predilectos los analfabetos ( que solo exigían cola y sánduche). Esta cultura (traída por la revolución siglo XXI) y la falta de transparencia, continúa aplicándose en el manejo de las cuentas públicas y presupuesto como lo demuestra el Econ. Carrera, en su artículo 4P. El sincerar el manejo de lo fiscal, es decirle al país, ¿cómo lo va a cubrir los 10.456 millones de déficit (2020)?, porque este panorama obscuro es el que impide a los ecuatorianos y empresarios (nacionales y extranjeros) confiar en el país.

Responder a CARLOS TROYA MOLINA Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

Basta de irracionales

Las experiencias traumáticas deberían dejar enseñanzas. Los diez años
×
Ir Arriba