Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Ceguera fiscal y babel de desencuentros

en Archivo Columnistas/Columnistas/Influencers4P por

En el gobierno anterior el gasto público en relación con el PIB se duplicó a la par del incremento del endeudamiento público irresponsable con costos onerosos. La plantilla y sueldos públicos, los gastos en educación, salud, policía, defensa y otros sectores, aumentaron con más impuestos, la generosa renta petrolera, los créditos de la China, los Bonos Basura. Buenos sueldos para militares, policías, médicos, maestros y jóvenes que prefirieron ir a la burocracia antes que formar una empresa.

En 2006 lo asignado a la educación fue $923 millones y en 2017 $4.813 millones, se multiplicó cinco veces. En 2006 la salud contó con $332 millones y en 2017 con $2.727 millones, se multiplicó 8 veces.  Los asuntos internos (Policía) en 2006 tuvieron un presupuesto de $385 millones y en 2017 $1.741 millones, se multiplicó por cinco. Las FF AA en 2006 contaron con $502 millones y en 2017 con $1.725 millones, más que se triplicó la asignación. La Función Judicial que en 2006 funcionaba con $123 millones, en 2017 disponía de $607 millones, se multiplicó casi cinco veces. El pago de sueldos en el presupuesto que en 2006 fue de $2.581millones, en 2017 alcanzó los $9.140 millones, se multiplicó casi cuatro veces. Mientras, el PIB nominal en 2006 fue de $46.802 millones, en 2017 alcanzó los $104.295 millones, apenas se duplicó. En cambio, la deuda pública que en 2006 fue de $13.492 millones, en 2017 fue de $46.535 millones, se multiplicó más de 3 veces.

Muy pocos lamentamos el festín fiscal. Las mayorías, sectores sociales, Policías, Militares, burócratas, élites adalides del gasto social, políticos, satisfechos con su parte del pastel, nunca se incomodaron por la explosión de la deuda pública y la ficción de sostener el gasto público con deuda y una incierta renta petrolera. Gobierno y gran parte de la sociedad, al unísono, hicieron apología del populismo encarnado en la destrucción fiscal y de la economía. Fue preocupación de muy pocos que el explosivo gasto estuviera muy por encima del crecimiento de la economía.

Hoy, la bonanza petrolera desapareció, la deuda pública doblega las espaldas de todos y el pago de intereses de la deuda que en 2006 fue de $981 millones, en 2020 será $3.600 millones, supera lo destinado a la salud y más que triplica los $1.000 millones destinados a bonos de los pobres. Intencionales cegueras no quieren ver que el gasto público, dentro de este el gasto social, supera en exceso la capacidad de la economía para sostenerlo.

Adaptar el gasto público y gasto social artificialmente sostenidos, a la lacerante escasez de recursos y a una economía estancada, ha hecho florecer la insensatez, el desconocimiento, las fórmulas mágicas, el odio a la riqueza, los resentimientos sociales, las entrañas populistas y un sinfín de deformaciones de la razón.

Hay quienes padecen de autismo fiscal y abrigan un babel de desencuentros. Como el déficit fiscal de $5.000 millones es algo inentendible para sus lúcidas mentes, es mejor ignorarlo. Como los ingresos fiscales nada tienen que ver con la economía, no importa gravar con cualquier impuesto a las empresas a fin de que produzcan cada vez menos y cierren sus negocios. Como hay que generar trabajo es imperativo desalentar a quienes invierten. Como los bancos deben ser sólidos para entregar créditos que activen la economía y se creen empleos, es indispensable atacarlos y debilitarlos.

Ecuador es un país innovador de teorías económicas. Se predica reducir el déficit público con férreas oposiciones a generar ingresos para el fisco. Se pontifica el equilibrio fiscal, pero incendian el país cuando se pretende reducir los privilegios de quienes lucran de los gastos públicos. Se reprocha la elevada deuda pública, pero se rechaza cualquier intento de reducir el déficit fiscal. Se lamentan las desigualdades sociales, no obstante, se utilizan $11.000 millones para pagar a $700.000 empleados públicos, mientras $5.000.000 de personas viven en el desempleo, subempleo e informalidad, con $100 o $200 al mes. Las mayorías claman por mantener y aumentar los recursos para educación, salud, obra pública, policía, defensa y mil gastos, pero se oponen con virulencia a la generación de ingresos que los sostengan y a la conformación de un entorno amigable para invertir y crecer. Con devoción se esparce en el firmamento las luchas por la redención de los pobres, pero se hace todo para destruir las cuentas públicas y la economía y volver miserables a los pobres.

Todos cuidamos los dólares, que son parte de la seguridad económica en nuestras vidas. Quienes sobreviven con 3 dólares al día cuidan cada centavo, igual que lo hacen quienes tienen ingresos superiores; así como políticos, trabajadores, empresarios, ricos y pobres. Todos exaltamos las bondades de la dolarización, sin embargo, las mayorías y sus representantes hacen todo para profundizar los desajustes fiscales y económicos, por tanto, para alejar los dólares del Ecuador, para ahuyentar la inversión extranjera, para obstaculizar las exportaciones.

El Ecuador está inmerso en un babel de confusiones, desencuentros y contradicciones. Pobre país. Cabe siempre tener presente que mantenemos una economía dolarizada, que impone como dogma para crecer, atraer dólares por exportaciones e inversión extranjera directa. Postulados imposible de alcanzar sin superávit fiscal, sin un sistema financiero sólido y un ambiente sano para desarrollar las actividades económicas.

5 Comments

  1. El punto de vista que plantea es muy interesante, pues la explicación que da sobre el excesivo gasto pública es verídica en el Ecuador el gobierno derrocha y derrochaba dinero con tal de mejorar la calidad de vida de forma superficial o momentáneamente; aparte aunque el dinero se invirtió en educación y salud también se iba de forma innecesaria con la subida del sueldo a la fuerza pública me refiero a subir en exceso los presupuestos.
    En este año y en los próximos el país va a sufrir un gran desequilibrio económico lo cual va a generar y aumentar inestabilidad económica puesto que se va a dar mayor subempleo y se va a aumentar la tasa de desempleo del país. Mientras transcurra el tiempo va hacer más difícil pagar la deuda externa que esta adquiriendo el país.

  2. Excelente análisis, pero haga entender esta lógica básica a los ignorantes y demagogos de la Asamblea Nacional, a los dirigentes políticos y de movimientos sociales, y al 80% de los periodistas.

  3. Muy buena visión de la situación económica del país, aunque deprimente. La verdad es que muchos queremos que el Estado nos financie todo, si es posible, sin ningún aporte nuestro, como que los billetes fueran hojas de árboles. El grave problema que atravesamos y que aun no está liquidado, es claro ejemplo. La Conaie y asociados se oponen a la eliminación de los subsidios a los combustibles y en su Propuesta, al contrario, piden formar nuevas instituciones públicas para «planificación y política económica democrática»; «que se asigne recursos directos a los pueblos y nacionalidades para la ejecución de sus planes de vida», etc., y bajo la amenaza de nuevos levantamientos. ¿A dónde iremos a parar con sectores intransigentes que no tienen conciencia de patria? Si exigieran al gobierno una racionalización del gasto, una reducción del gasto fiscal, entonces todos estaríamos de acuerdo. Sueldos ganan hasta los representantes de las Juntas parroquiales; ya nadie sirve a la patria por el honor de servirla, por mística. No, mientras más beneficios económicos se la extraiga, mejor. Ahí tenemos a un alto jefe con dos sueldos y ni se «mosquea» ante las críticas. ¡Qué pena!

  4. Del artículo muy bien estructurado y fundamentado con datos reales, tal parece que la intención del malévolo fugitivo fue la de enterrar la dolarización. Felizmente la moneda que adoptamos es fuerte y ese diabólico propósito no terminó de cerrarse. Sin embargo, el señor Jaime Carrera, con su artículo presenta una crítica situación, que de no tomarse medidas económicas y sociales, con sabiduría, sensatez y honradez, indefectiblemente la dolarización podría colapsar.

  5. pareceria gobierno y oposition buscan este desentendimiento, nadie quiere poner sobre la mesa el costo de km de traslado de un camion y peor en aumenta este costo con la subida del precio del diesel, nadie publica cuanto costaron los medicamentos que compra el gobierno, el % de empleados publicos afiliado al IESS aumenta los del gobierno dicen que el personal ha bajado, los munipios aumenta sus gastos en obras sin impacto social en casi 2 digitos. la oposition dice al gobiero que gasta mas y al mismo tiempo que baja los ingresos. el gobierno aumenta los gastos al publico (combustibles, menos IR, menos ISD) a lo mejor con el objetivo para que los manifestantes se levantan con el resultado que todo sigue igual.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba