Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Cómo combatimos la violencia?

en Info por

El 25 de noviembre, se conmemoró el día en contra de la violencia hacia la mujer. Hemos visto cómo en distintos sectores activaron iniciativas enfocadas a visibilizar el problema y a plantear soluciones. Varios foros discutieron acerca de los mecanismos ya sea jurídicos, sociales o conductuales que, de aplicarlos, podrían ayudar a combatir ese flagelo considerado en el mundo una pandemia que mata más mujeres que el mismo cáncer de seno.

En el país este fenómeno va en aumento. Continuamente leemos noticias de desapariciones de mujeres, de femicidios, abusos sexuales y acosos y, desafortunadamente, muy pocos de ellos tienen un adecuado seguimiento judicial y peor posterior al evento.

El problema fundamental para el combate y la erradicación de la violencia, radica en que los Estados no invierten en su planificación en estrategias que luchen de forma efectiva contra esto. Hace falta una estructura institucional de atención que tenga componentes de prevención, sanción y asistencia que logren dar pasos asertivos hacia la erradicación de la violencia a la mujer. Mientras los sistemas de policía, 911 y demás fuerzas del orden no reciban capacitación especializada para atender estos casos específicos de violencia, lo que se hace es tomar simplemente medidas urgentes y no atacar el problema con eficacia.

La capacitación a los operadores y agentes del orden público en estos casos es fundamental, por las características complejas propias de estos eventos, que requieren ser tratados con la debida sensibilidad. En la mayoría de las ocasiones, el desconocimiento sobre estos temas por parte de estos operadores, hace que tanto abusos o feminicidios no sean tratados adecuadamente y generalmente, las víctimas de violencia y sus familias, sufren de re victimización en el proceso tanto de denuncia, como en su judicialización.

Sin embargo, los ciudadanos tampoco deberíamos creer que la tarea de erradicación de la violencia radica únicamente en el Estado. Si bien queda claro que éste es el primero que debe  dar una respuesta institucional efectiva para luchar contra la violencia contra la mujer, también confluyen otros elementos que nos involucran a todos, puesto que como ecuatorianos somos parte del tejido social y muchas veces replicamos prácticas que son aceptadas socialmente, pero que tienen un contenido violento.

El reforzamiento de los estereotipos por ejemplo, se van dando por prácticas sociales que están arraigadas. No solamente los golpes e insultos constituyen violencia. Muchas veces la violencia pasiva puede llegar a ser mucho más peligrosa y ésa es la que está arraigada en nuestra sociedad y que es promovida en medios de comunicación, redes sociales, e inclusive en los colegios. Los datos a los que se tiene acceso por ejemplo, demuestran que porcentualmente, en el Ecuador, las familias prefieren invertir en la educación de sus hijos hombres por sobre la de las mujeres. Negar a una niña o a una mujer la educación es una forma de violencia pasiva porque aquello que debería ser natural,  y un derecho, para algunas mujeres en el país todavía es una meta de difícil conquista.

Combatir la violencia es combatir la desigualdad y, en ese sentido, el Ecuador tiene una deuda pendiente con las mujeres. Aún no ha habido decisión política para considerar el empoderamiento económico de ellas como un eje transversal en los diseños de políticas públicas, o en estrategias puntuales en la política educativa que busquen transformar la cultura machista y sensibilizar a los hombres y niños.

Si partimos de que el círculo familiar es el eje en donde se gesta la sociedad, la erradicación de la violencia hacia la mujer se vuelve urgente y necesario.

Ruth Hidalgo es directora de Participación Ciudadana y decana de la Escuela de Ciencias Internacionales de la UDLA.

10 Comments

  1. Las mujeres han sobresalido en muchos campos. Sí, es cierto que nuestra condición es diferente de la condición de nuestras abuelas y nuestras madres. Pero también la igualdad de género es muy difícil de lograr, aunque siguen existiendo unos niveles inadmisibles de discriminación y violencia contra las mujeres. La violencia contra la mujer es un crimen, y sin embargo esto sucede en todos los países del mundo, y en todos los niveles de la sociedad.
    Aunque vivimos en un mundo donde la violación se ha utilizado como arma de guerra.
    Pongamos fin a la violencia contra las mujeres. Debemos llevar a los culpables ante la justicia y terminar con la cultura de la impunidad.

  2. En respuesta al artículo publicado, pienso que lo primordial para erradicar la violencia o al menos combatirla, es necesario hacer un cambio interno de mentalidad. Como segundo las capacitaciones y charlas que generen conciencia en la sociedad. Como tercer punto, adoptar sanciones más estrictas y severas para la gente que cometa actos de maltrato en contra de la mujer. Últimamente, han salido a la luz casos de desapariciones de mujeres, femicidios, abusos sexuales, entre otros, los cuales han sido solventados y condenados muy pocos. Para evitar este fenómeno que va en aumento en nuestro país, es primordial seguir los puntos antes mencionados.

  3. La violencia es tema de todos los días en el siglo 21 se ha reducido en forma significativa hay casos que la mayoría muere mas por violencia que por cáncer u otras enfermedades catastróficas, es importante informar a las autoridades no porque las mujeres somos el sexo ebil quiere decir que pueden maltratarnos y violentarnos.

  4. La violencia contra la mujer es un tema que hoy en día se habla mucho ya que mas del 50% de las mujeres sufren de una violación o maltrato en el hogar, las consecuencias de este maltrato en la mayoria de casos siempre trae una consecuencia sea con sus hijos o mas adelante con ellas mismas.
    La gran pregunta es que podemos hacer para combatir la violación, hoy en día la mayor parte de países se han puesto a favor de la mujer y la mayoría de mujeres han salido a las calles a luchar por sus derechos haciendo de hechas mujeres más fuertes con lo que han conseguido que exista cierto tipo de sanciones para quien tratar de violentarlas, en mi forma de ver la mejor ayuda que se puede brindar es ayudar cuando tu presencies un caso y no solo ver.

  5. Es importante recalcar que aunque el tema de la violencia contra la mujer sea un tema de todos los días, no se han tomado las medidas necesarias para empezar a combatir este problema, porque para lograrlo hay que luchar día tras día.
    La principal estrategia que se debe llevar a cabo desde mi punto de vista, es que la política educativa busque transformar la cultura machista y sensibilizar a los hombres y niños, pues si desde las aulas de los niños más pequeños se les enseña que los derechos tanto de hombres y mujeres merecen el mismo respeto lograremos una sociedad equilibrada, una sociedad que busque el bien común y no solo el suyo propio.

  6. La violencia contra la mujer es un tema que se viene arrastrando hace años, y a medida que pasa el tiempo se convierte en un tema de conflicto entre hombres y mujeres, pues como se menciona en el texto, la violencia viene de la mano con la desigualdad.
    El Estado conjuntamente con la sociedad son los encargados de combatir este problema, pero como hacerlo si vivimos en una sociedad donde lo que importa más es el bienestar propio, sin pensar en el de los demás, en eso radica la violencia, en que los hombres al considerar a las mujeres el sexo débil pretenden hacer respetar sus derechos poniendo en juego los de ellas.

  7. La violencia contra la mujer es muy comun a nivel mundial, pero durante los ultimos años se han venido presentando muchos casos en el Ecuador, a pesar de la lucha contra la erradicación del abuso a la mujer en el cual aun no ha tenido éxito por completo,ya que este es un problema hereditario de la sociedad y aun logramos ver varios ejemplos que muchas veces lo evidenciamos en el día a día.
    Este es un problema que mucha gente no lo toma en cuenta, por eso tampoco existe un avance en la inclusion de la mujer en el gozo de todos sus derechos, y se presentan muchos femicidios comunmente.

  8. La violencia contra las mujeres ha existido siempre. Por tanto, no es cierto que ahora se hayan disparado los casos de maltrato sino que, como dicen los expertos, hemos empezado a desprendernos del tabú de no reconocer un problema social que incomoda. Ahora se habla, se discute y se difunden noticias relacionadas con las conductas impropias de quienes acosan, agreden o asesinan a sus parejas, exparejas o personas con las que viven o han tenido alguna relación, simplemente porque las consideran de su propiedad, esto es, porque piensan que pueden tratarlas como objetos de consumo, de decoración o vaya usted a saber de qué. Conductas impropias que siguen siendo detonantes de esa enfermedad llamada machismo o patriarcado, que tanto daño ha hecho y sigue haciendo en la vida cotidiana de muchas personas. Por eso es de agradecer que haya instituciones, organizaciones sociales, personas relevantes pero también ciudadanos anónimos que levanten la voz y planten cara, sin miedo, a quienes se comportan indignamente contra las mujeres.

  9. La violencia en la vida de las mujeres ah venido desde hace mucho tiempo atrás, con la desigualdad de que las mujeres por ser féminas no podían hacer lo que un hombre hacía, la violencia no trata solo de golpes hacía una mujer si no también en el maltrato físico, verbal y psicológico. En este caso los seres humanos no deberíamos creer que la responsabilidad no solo esta en una mujer si no también en los hombres.

  10. El tema siempre resulta oportuno tratarlo porque al menos se pone en el debate, como un tema de violencia, provocado por la educación machista que prevalece no solo en establecimientos escolares, colegios y universidades, sino que se reproduce en la sociedad, en la fábrica, industria, unidad productiva familiar, en el hogar. Es común ver que la mujer, es atacada por quien debería velar por su cuidado, ofrecerle seguridad y medios de vida para su familia (maridos, hijos, jefes, gerentes, etc.) Es común ver conductas agresivas en lugares públicos buses, bares, parques, vías y lugares de diversión, pero que se hace a más de conmemorar “la memoria póstuma” de tanta mujer violentada en forma tan vulgar, con descaro y fuerza. Como lograr un cambio si en la propia universidad, empresa, industria no se tiene políticas afirmativas para que las mujeres sean protegidas en sus puestos de trabajo, que los ganaron en sana competencia o concurso, ellas son las primeras a las que se pide renuncias a sus puestos de trabajo sin mediar razón, y por lo menos deberían respetar su puesto de trabajo cuando por su capacidad, conocimientos, han demostrado ser eficientes, y son los hombres los que deciden por el futuro de tanta mujer… es verdad que nuevos procesos de educación pueden lograr estos cambios, pero también se requiere nuevas inteligencias frente a esa educación que aquí en el Ecuador es totalmente caduca….

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba