Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Hasta dónde octubre cambió a Lenín Moreno?

en Conexiones4P/Elenfoque por

Lenín Moreno también cambió en octubre. Un ejemplo: el país lo ha visto reunirse con líderes sociales y asumir directamente la conducción de esas negociaciones o mesas de diálogos. Una labor obvia, de la que sin embargo no se había encargado. Ese cambio, por modesto que parezca, incide en el rumbo que toman las cosas y retrata las consecuencias del sistema presidencialista, en el cual resulta esencial el dinamismo del Ejecutivo o su falta de iniciativa. Entenderlo debería llevar al presidente y a sus colaboradores a aquilatar con mayor premura y sentido su actitud en este periodo post caos y violencia de octubre.

Para entender cómo se mueve el morenismo hay que partir de su estrategia política de fondo que se centra en una decisión inamovible: cerrar el ciclo de Rafael Correa. Él es, a no dudarlo, su punto de atención más álgido. Lo era antes de octubre; lo es -ahora con pruebas inequívocas- después de octubre. Moreno sabe que Correa quiere sacarlo de la Presidencia y, si puede, perseguirlo. Ese partido está pactado entre ellos.

Moreno y sus colaboradores saben que las guerras se ganan una a la vez, no peleando en varios frentes al mismo tiempo. Por eso se han esforzado en que el correísmo no haga causa común con otras fuerzas sociales o políticas. Esto se nota en tres decisiones que son públicas y elocuentes: emprender acciones sociales con brigadas que recorren las provincias más pobres del país. Evitar victimizar a los líderes indígenas. Y usar la agenda legislativa para tender puentes con otras fuerzas políticas y apurar algunos cambios que recojan las preocupaciones ciudadanas que se potenciaron en octubre.

No hay duda, entonces, de que octubre cambió también al presidente y a su gobierno. Pero ¿hasta dónde? La pregunta vuelve a aparecer y, aunque las circunstancias han variado, sigue siendo la misma que ha estado latente desde el 24 de mayo de 2017: ¿el presidente marcará el rumbo por el cual él cree que debe transitar el país (el año que le resta), anunciará los objetivos y, sobre todo, comunicará esas decisiones a los ciudadanos? ¿Qué otra cosa se puede esperar en un país que quedó tan golpeado por los eventos de octubre, con un nivel de incertidumbre tan alto y un margen de maniobra tan estrecho para el gobierno? El sentido común dicta que, en casos como estos, un gobierno debe transparentar la situación, circunscribir los puntos de atención y acción, concertar un plan mínimo de respuestas y anunciar que el presidente y sus principales colaboradores abandonan cualquier veleidad electoral para 2021.

No correr en 2021 se antoja poco menos que evidente para un gobierno que debía ser de transición y ser percibido como tal. Pero el morenismo no ha sabido manejar ese hecho y hasta antes de octubre barajaba la idea de empujar al presidente a correr en esa lid. Su dilema sigue siendo cómo evitar esa tentación y mantener la iniciativa política. En realidad, su deber es evitar esa tentación como corolario para mantener alguna iniciativa política. En otras circunstancias, un gobierno como el de Moreno soluciona un impasse como este, separando su acción y la del partido del presidente. Este gobierno tiene que solucionar su dilema confesando que no tiene pretensiones políticas y demostrando que no aspira a sucederse en el cargo.

Desde octubre se siente que la opinión pública pesa en las decisiones públicas. Es un efecto que, por el dramatismo de los hechos que lo produjeron, tardará en diluirse. Eso explica el ambiente que hubo alrededor de la reforma electoral y que hay con la ley económica urgente que será votada, muy posiblemente, este lunes 9. Ese contexto vuelve a crear una oportunidad más para que el presidente (que suma ocasiones perdidas), acote y produzca respuestas que el país necesita, en vez de patear otra vez el balón para delante: excluirse de la lid electoral de 2021, decir lo que piensa hacer en el año de gobierno que le queda y concertarlo con los líderes políticos. Eso incluye una agenda legislativa mínima y un programa social perentorio.

La economía necesita esos acuerdos y esa urgencia; la política requiere esa madurez. Pero con el morenismo nada se sabe: acostumbrarse a sobrevivir lo dejó sin alas.

Foto: Presidencia de la República.

12 Comments

  1. Fue todo una farsa de Lenin Moreno en toda la labia que metía en la temporadas de campaña política , pensamos que el, si iba cambiar al Ecuador pero en halgo bueno , nos equivocamos todos por no saber pensar muy bien, muchos de nosotros plasmamos en lo que ofrecen la temporada de campaña pero no analizamos en todo lo que ofrecen como pueden cumplir si no saben cuanto se va gastar y tampoco tienen el resultado de la parte económica muy bien detallado, espero que se digne en aceptar las tonteras que piensa y se vaya de una ves por todas ; por su propia voluntad con todos los que están dentro del partido político y dejen libre al País, en todo este tiempo no han hecho nada mas que buscar culpables de que el país este en una crisis total.
    No tiene la menor idea de como solventar en esta crisis, esta mas que perdido con toda esa bola de vagos y ladrones….Con decirle que le queda muy alto la presidencia al Lenin.

  2. Lenin Moreno un personaje de película en nuestro país , ya que ah sido el actor principal de lo que actualmente vivimos tanto económicamente como a nivel de los derechos humanos , y no hablo de forma positiva al contrario , nuestro país poco a poco se esta quebrantando y todo ello es por una mal gobernante, varias de sus promesas solo han quedado en comentarios ah Correa es cierto que ambos , es decir tanto Moreno como Correa afectaron al país de una u otra manera , pero no es el momento de solo hablar ,el Presidente Lenin Moreno debe y es su obligación dar propuestas que hagan crecer la economía ,para que el país prospere en todo sentido y no estancarlo al igual que otros gobiernos o hasta peor ,como lo hizo en fatídico mes de Octubre .

  3. Lenin Moreno ganó la eleccion en 2017 todos los ecuatorianos creíamos que el Presidente Moreno gobernaria de manera diferente, o que seria la linea politica del expresidente Correa, pero no fue ni de uno, ni del otro, en mi opinion el Presidente Lenin Moreno fue peor de os gobiernos que ha tenido el Ecuador.Por otro lado pienso que para llevar al país adelante debe ser economista, no un señor con el titulo parbolario, ya que para sacar al país de la crisis deb ser una persona que conozca la economia. Y este señor Lenin Moreno no es apto. … en estos momentos que el país esta atravesando por los problemas graves el no esta actuando. osea el Presidente no esta haciendo nada, en poca el esta en vacaciones. El país necesita un presidente que actue, por el bien nestra nacion.

    • haz de ser correista el Presidente MOreno esta enfrentando la crisis que dejo tu papa correa y no ha querido sacar al pais adelante al no hecharlos a todos los funcionarios del gobierno anterior

  4. Para los economistas hay dos verdades incontrovertibles: primera, cualquier país que gasta más de lo que le ingresa está destinado al fracaso, hay que hacer ajustes. Segunda, si no crece la economía privada no habrá ni empleo, ni ventas, ni pago de impuestos. Para los políticos los dogmas son: Si se hacen ajustes a la economía baja la popularidad. Si baja la popularidad no habrá la posibilidad de continuar en el poder. Los intereses económicos y los intereses políticos son contrarios. Para la economía es indispensable hacer ajustes, para la política es absurdo hacer ajustes. Para la economía los cálculos políticos no son importantes, para la política los cálculos económicos no son importantes.

    • Ecuador no atraviesa su mejor momento económico. La crisis persistente se ha combinado con la inacción política y con un retorno a medidas que muchos imaginaban como parte del pasado. Todo parece indicar que la deuda externa seguirá creciendo y la dolarización se sostendrá de forma artificial. Ante este complejo futuro, las izquierdas y los movimientos sociales tienen la urgente responsabilidad de reinventarse.

  5. Después de todo los malos ratos que se pasaron en el mes de Octubre Moreno, logra recapacitar y darse cuenta que para la solución a todo problema siempre se necesita el diálogo con el pueblo, para demostrar que es un buen líder debe tratar de hacer lo mejor para su conveniencia y también la del pueblo al que gobierna.

  6. Eso de exhortar a que no tenga pretenciones de sucederse en el poder el 2021 esta por demás, en primer lugar no tiene el apoyo politico necesario, salvo que los partidos politicos que cogobiernan crean que es mejor negocio seguirlo utilizando como hasta ahora. Solo recuerden que en varias ocasiones dijo que no habia querido aceptar ser candidato a presidente, razon por la cual, luego de ser elegido muchas de sus funciones fueron delegadas. Se dice que desde la revuelta de octubre a tomado el timón para conducir los destinos del pais, por lo que le queda poco tiempo para con remiendos y garabatos pueda sacar al pais a flote y perfilarse a la reelección o solo será el esfuerzo para dejar la mesa con tan solo el mantel tendido para el próximo huesped de Carondelet, para quién se le ha visto tenerle todas las complacencias. Hasta tanto, Ecuador, dentro en la encrucijada de la incertidumbre con temor y miedo a su futuro inmediato.

  7. Hace rato que Moreno debió quemar las naves, hacer un gobierno de unidad nacional y dejar un legado, algo positivo. «Tender puentes» especialmente con la Asamblea, sería a través de entregar cuotas de poder en las provincias de las que son sus representantes? De eso se habla mucho. Sin duda que por rencor que Correa le tiene a Moreno no va a darle respiro. Correa es de mala índole, malo, perverso. Hará todo lo imposible para, de alguna manera, hacerle daño.

  8. En el 2017 Lenin Moreno ganó las elecciones los Ecuatorianos creíamos que sería un gobierno como el de R. Correa o al menos que L. Moreno estaría como presidente y quien gobernaría dando órdenes sería R. Correa pero no fue así todos conocemos la postura política de L. Moreno como presidente, creo que Lenin Moreno debe terminar su periodo para el cual fue elegido y gobernar otro ciudadano que salga de las bases de los partidos políticos o movimientos registrados en el CNE pienso que una persona que goce de probidad o aya luchado contra la corrupción tendría buenas posibilidades para ganar elecciones.

    • Una decisión tardía de parte de Moreno el diálogo era el punto fundamental para hacer olvidar a Correa , buscar la unidad nacional es buscar el bienestar del pais

Responder a JAVIER Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba