Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Cpccs: los 7 magníficos se aferran con las uñas

en Conexiones4P/Elenfoque por

El Consejo Nacional de Participación Ciudadana y Control Social, Cpccs, está de plácemes. Christian Cruz y los seis otros miembros. ¿Cuál es el motivo? Que el Consejo Nacional Electoral, CNE, eliminó alrededor de 113 mil firmas al Comité por la Institucionalización Democrática que busca una consulta popular para reformar parcialmente la Constitución. En otras palabras, se trata de un acto de participación ciudadana que es, en teoría, la tarea primordial de ese Consejo. Entonces, ¿cómo se explica esa felicidad que nada hicieron para disimular? Porque a Cruz y a los suyos les interesa el discurso de la participación ciudadana hasta que esa participación busca desaparecer la institución de la cual hacen parte. El Quinto poder creado por el correísmo y que le sirvió para concentrar en sus manos todos los poderes, poner a funcionarios a sueldo en las instituciones y desarrollar una industria de corrupción con total impunidad.

Cruz y los suyos saben que ese poder es ajeno a la arquitectura de un régimen democrático. Saben que en la Asamblea hay disposición para, mediante una reforma parcial, retirar al Cpccs la facultad de designar a las autoridades de los organismos de control. Es decir, hay dos procesos paralelos para desaparecer el bodrio correísta o vaciar su razón de ser. Pero sus actuales representantes se aferran al cargo al punto que el propio Cruz estuvo el domingo en el CNE, en plena sesión de convalidación de firmas. ¿Qué hacía ahí? ¿Qué pretendía? Tampoco él entiende que es autoridad pública y como tal no puede ni podrá justificar esa intromisión grosera e interesada.

No solo eso: hicieron un video de 4´07 en el cual, si se entiende bien el propósito, demuestran por qué el Cpccs es necesario y hay que celebrar, como ellos lo hacen, que el Comité por la Institucionalización Democrática no haya logrado que el CNE apruebe las 132 620 firmas necesarias para consultar en las urnas a los ciudadanos. El video, puesto al aire por Teleamazonas, el martes por la noche, en una cadena oficial, dice cosas trascendentes de un centímetro de profundidad. Empezando por mostrar cómo funciona y para qué sirve “el poder ciudadano”: es decir, estos siete ciudadanos. Dice que luchan contra la corrupción. ¿Cómo? Haciendo convenios. Recibiendo denuncias. Poniendo un caso en manos de la fiscalía. Hay que celebrar que Cruz, su presidente, haya decidido “viajar a Oriente Medio” a participar en la Octava Convención de Naciones Unidas sobre la corrupción. Y dice textualmente que “allí expondrá los logros del Ecuador en esa materia”. Ojalá se apure para que también diga aquí de qué logros se trata. Cruz va lejos a contar ficciones.

El video contiene revelaciones. Por ejemplo decir que Cruz participó en los diálogos de paz en octubre. O que se presentaron ante la Asamblea para defender al Cpccs… “En tres meses -se oye en ese video- hemos posicionado el Consejo en el puesto que merece. Nuestras acciones tienen resultados positivos. Los ciudadanos hemos despertado. Estamos dispuestos a transformar nuestras vidas. Pasamos de la democracia representativa, a la participativa”.

Está claro que en el Cpccs los buenos deseos reemplazan la rendición de cuentas y los ejercicios de retórica, la realidad. Cruz incluso ha ido más lejos: pretende que la eliminación de las firmas para la consulta popular se constituye en una suerte de referéndum del país a favor de que él y los otros seis miembros conserven su cargo. Sus cuentas son alegres: porque el CNE aprobó 106 301 firmas y tiene hasta el 29 de febrero del próximo año para conseguir las 26 319 firmas que le hacen falta. Firmas que los responsables de ese comité se han propuesto encontrar. Paralelamente la Asamblea Nacional hará lo suyo.

El Cpccs tiene un ADN que milita a favor de su desaparición. Una necesidad que no licuarán los sedantes dispensados por Christian Cruz. Ni el video pueril que pasaron este martes antes del noticiero para decir al país que si quiere empoderarse, debe reclamar que ellos sigan en sus cargos haciendo discursos sobre la participación ciudadana.

Foto: Consejo de Participación Ciudadana y Control Social.

19 Comments

  1. HACIENDO UN POCO DE MEMORIA: ¿Cómo funcionó en el correísmo el CPCCS?: Un triángulo de acciones planificadas desde las altas esferas de Gobierno fue la clave para que el CPCCS se convirtiera en un mecanismo de captar todas las funciones del Estado con adeptos, simpatizantes y hasta afiliados de Alianza PAÍS o LA TURBA CORREISTA.
    Ese triángulo estuvo constituido: (1), por un manejo discrecional, tramposo y sucio de los concursos para designar autoridades; (2), un vicio de origen por su designación hecha por un CNE de mayoría gobiernista corrompida desde el poder; y, (3) un poder, al que le importaba un cacahuate la oposición y mucho peor la ciudadanía honesta y trabajadora que somos la mayoría de ecuatorianos que, por desgracia si se atrevían a denunciar eran perseguidos, asesinados, encarcelados o desaparecidos…
    Así, estos inmorales, se aseguraban que al menos cuatro de los siete miembros de ese CPCCS sean afines al gobierno corrupto y la información de los concursos de asignación a autoridades inmorales y corrompidas quedaba “sacramentada”…
    Consecuentemente, hasta ahora, la gran mayoría de autoridades son afines a la turba correísta, están por todas partes; por eso, el Ecuador se hunde en un déficit presupuestario. Basta mirar las acciones de la justicia y de la Asamblea que, tibiamente pretende impedir que ese CPCCS se abstenga de nombrar autoridades. Así las cosas, “Ningún escenario implica la desaparición del Consejo, lo que urgentemente se debe hacer es completar las firmas que faltan para llamar a una consulta popular que elimine definitivamente ese organismo”

  2. Si algo da pena, es que la comisión cívica no haya realizado algo de promoción, Hasta ahora no se en qué lugar o lugares del país recogen las firmas. ¡Lástima! hasta el momento quiero dar mi firma.

  3. Sr. Hernández:
    Disculpe que ocupe este espacio para referirme a su artículo en el Boletín del Domingo de 4P, sobre el informe de la comisión de la Asamblea acerca de los hechos violentos de Octubre.
    Escribe Ud. sobre este informe «Se dice que, presumiblemente, se cometieron algunos delitos: suspensión en servicios públicos, paralización en los pozos petroleros, daños contra ambulancias, incendio de la Contraloría, ingreso a la Asamblea Nacional…» Y a continuación
    «Presumible es, según el diccionario, que es probable o tiene probabilidades de ocurrir. Es decir, que para los asambleístas esos hechos no ocurrieron»
    No me parece que esa sea una buena definición de «presumiblemente» por lo que recurrí al diccionario web de la RAE que dice entre varios usos del verbo presumir:
    PRESUMIR «Suponer o considerar algo por los indicios o señales que se tienen»
    No soy un defensor de la Asamblea, mas bien creo que hay demasiados diputados, pero en este caso, el uso de la palabra presumir no dice que los hechos no sucedieron, sino lo contrario, que a la vista de los hechos o a falta de información que diga otra cosa, se puede presumir que los hechos SI sucedieron, pero, aquí Ud sí tiene toda la razón, el informe no aporta nada nuevo ni concluye nada, simplemente que la investigación siga su curso y que la labor de la comisión en este caso no sirve de nada.
    Soy un defensor del idioma y me preocupo cuando medios de comunicación cambian el sentido de las palabras con lo cual se confunde a los lectores que ya no están seguros si el lenguaje que aprendieron es el correcto.

    Suponer o considerar algo por los indicios o señales que se tienen

  4. En esta lucha anti corrupción.Ustedes que hacen excelentes análisis me gustaría que realizaran uno sobre unas cuentas INA del Sr. Moreno, parte del gobierno anterior y que no sabemos si son ciertas o mentirosas.

  5. Yo no vi a nadie recogiendo las firmas para propiciar la desaparicion de esta institucion. Si nos pedian firmas, solo en mi circulo de conocidos hubieran conseguido unas mil en no mas de un par de dias.

  6. De lo que se recuerda es que el Sr. Cristian Cruz ya fue consejero del CPCCS anterior y era opositor a la línea correista con otra compañera, por eso es que hoy defiende al Concejo actual, lo cual entendiéndose de esa manera es como debería ser, una funsion independiente del Estado y del Gobierno de turno.

  7. De magníficos no tienen nada estos codiciosos del cargo, que han recibido jugosa remuneración y no la han devengado…osea, chupa sangre del pueblo.
    Por eso, he recurrido al diccionario para calificar de mejor y correcta forma a estos que ocupan el penoso oficio de seguir presuntamente la línea marcada por el ex dictador, con estos términos:

    austero
    baladí
    codicioso
    insignificante
    lamentable
    mediano
    mediocre
    ordinario
    pequeño
    vulgar

  8. Felicitaciones Señor Hernandez por su brillante analisis.Cuanta razon tiene en todo lo analizado en su Articulo.
    En la entrevista que le hiciera una importante radio al destacado caballero Dr.Pablo Davila, Presidente del Comite Civico manifestaba que en el CNE existen funcionarios (si cabe llamarlos asi) que validan las firmas de manera subjetiva, es por eso que tienen el descaro de no calificar miles de firmas.
    Resulta INDIGNANTE y FRUSTRANTE lo que sucede en este Pais, un Sr. CRUZ que se dedica hacer propaganda del trabajo que han realizado en estos meses, como que no fuera OBLIGACION DE este señor y sus otros miembros trabajar honestamente hasta que desapareza ese mal llamado Consejo de Participacion Ciudadana.
    Parece que la mayoria de ecuatorianos se dejan sorprender de la propaganda grosera.
    Lo que si es digno de ser resaltado es la labor que desempeña el COMITE CIVICO, sin ambiciones de ninguna clase con limitadisimos recursos y una lucha de David contra Goliat.
    Solo personas como ellos nos dan esperanza para nuestro Pais.
    Finalmente, abrigamos la esperanza de que la Asamblea destituya a la corrupta Presidenta del CNE y realicen una reingenieria porque al parecer ese Organismo esta inundado de ratas amparadas por la rata mayor.
    Felicitaciones 4Pelagatos y gracias por sus Articulos orientadores y llevados con mucha altura.

  9. Viajar al Medio Oriente ( con los gastos asumidos por la institución); cómo se sacrifican por la patria. Va a participar en la Octava Convención de las Naciones Unidas sobre la corrupción. Allí expondrá los logros del Ecuador en esta materia. Seguramente lleva la carpeta de las auditorias de las «magnas obras» de la década ganada y cuyas sanciones están en veremos. Gran éxito, merece la pena ser expuesto en tan altas cumbres, no importa lo que nos cueste. Y lo extraño es que celebraron anticipadamente a la sesión del CNE, que el número de firmas no cumplía con el requisito. Además, la eliminación de ese gran número de firmas no contó con los votos de todos los miembros del Cpccs. Como que aún persiste la telaraña del correísmo; peste que el Dr. Trujillo pensó que había que eliminar por el bien del país; pues, se dio cuenta que, a pesar de los esfuerzos que pusieron por hacer lo mejor, la capacidad de camuflaje de los «robolucionarios», sorprende a todos. Uno de ellos fue el Tuáreg que brilla con luz propia.

  10. Que hay de la austeridad.?
    Yo solo veo 7 PIPONES.
    Acaso el país no funcionaba o no existía antes de su creación.?
    Debemos ser el hazmereir como país, los bufones del mundo.
    Si los asambleístas necesitan asesores entonces que los paguen con su propio dinero, al fin y al cabo los incapacitados son ellos.

  11. Y tienen razón. son parte de una institución a la que juraron defender. nunca comprendí la posición de julio César Trujillo, cuando dijo que el CPCCS debía desaparecer, cuando en pocos meses el y su buena fe consiguieron demostrar que son las personas las que hacen a las instituciones y no lo contrario. Ese Consejo tiene una virtud. Examinar la actuación de las entidades nominadas en sus desvíos, con sistemas de evaluación objetivos y apolíticos, que no serán posibles en la Asamblea.

      • Creo que un sistema de evaluación, valorada, supervisada y objetada para nominar a funcionarios de control, es mejor que las ternas que se envían para nominación directa ala Asamblea. Que sería por ejemplo, si los vocales del CPCCS fueran cinco asambleístas de distintas bancadas, ejerciendo por un año las funciones de Participación y control. No habría necesidad de desaparecer la función, sino de anexarla a la Asamblea, pero con función autónoma.

        • Así es, tiene razón. La idea de la participación es buena y debe mantenerse, como se dijo arriba, una institución es una institución. La manera como, el diseño, ahí está la verdadera pregunta, no sobre el principio.

          • El solo hecho de que la participación ciudadana sea a través de una burocracia que es parte del estado ecuatoriano, hace que la famosa participación sea un fiasco. En realidad no hay argumento sustentable para que se mantenga el mencionado bodrio.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba