Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Las heridas fiscales se ensanchan

en Archivo Columnistas/Columnistas/Influencers4P por

Personas, empresas, familias, entregamos a través de los impuestos parte de nuestros ingresos y la renta petrolera que es de todos, a los gobiernos para que administren estos dólares y los gasten en beneficio colectivo. Por tanto, debe ser parte de nuestra obligación cotidiana el análisis de las cuentas públicas y de las consecuencias, positivas o negativas, de la gestión del Estado.

Entre los meses de enero a noviembre del presente año hemos entregado al Estado unos $18.239 millones entre impuestos, petróleo y otros ingresos, éstos han crecido apenas 1,1 por ciento en relación a igual período de 2018. No obstante, los gastos entre enero-noviembre de 2019 fueron de $20.163 millones, 0,1 por ciento más que el mismo período de 2018. Como los gastos fueron mayores que los ingresos, el déficit fue de unos $1.924 millones. Este, en la realidad, alcanzó los $2.703 millones al considerar los ingresos petroleros efectivos a la caja pública.

Los ingresos efectivos al Tesoro por impuestos sólo aumentaron 0,8 por ciento al reflejar una economía estancada. Como estaba previsto, los posibles ingresos de $1.000 millones por concesiones solo fueron una ilusión fiscal. De otra parte, entre los períodos citados, los gastos corrientes aumentaron 7,5 por ciento, con el impacto del pago del 40 % de las pensiones al IESS, sin el cual este gasto crece un 4 por ciento. El pago por sueldos se reduce apenas 1,5 por ciento, insuficiente ante las penurias fiscales. En cambio, el gasto de capital decrece 36 por ciento, negativo descenso para la actividad económica.

El escaso flujo de dólares a la caja pública ha conducido a acumular atrasos en los pagos presupuestarios (deuda flotante) por unos $628 millones. Además, las cuentas del gobierno no registran atrasos en los pagos en las transferencias al IESS, ISSFA e ISSPOL por $477 millones y a los GADs por 585 millones, esto es, un total de $1.062 millones. Los cuales amplían la deuda flotante del presupuesto a noviembre, a $1.690 millones. Con las obligaciones no registradas y pendientes de pago de $1.062 millones, el déficit a noviembre sería de $3.765 millones. Son cifras que causan dolor.

Entre enero-noviembre de 2019, las necesidades de financiamiento entre la suma del déficit, amortizaciones, CETES y otros pasivos, superaron los $11.000 millones, considerando las debilidades de la información y falta de actualización de algunos rubros. Para cubrir tales requerimientos de financiamiento el Estado recibió créditos por 2.718 millones provenientes del BID, CAF, BM, FMI y Gobiernos. También los desembolsos de deuda interna contribuyeron con $1.728 millones. Las ventas anticipadas de petróleo abonaron $445 millones. Por bonos basura se emitieron $4.125 millones, de los cuales $1.125 millones se utilizaron para recomprar los bonos 2020. Las operaciones de CETES también contribuyen al financiamiento en montos elevados.

De otra parte, los $2.000 millones de bonos basura emitidos en septiembre, que elevaron el saldo efectivo de la caja pública a $3.000 millones en tal mes, se han consumido a medida que pasa el tiempo, pues, el saldo en dólares del Tesoro Público al 6 de diciembre fue de apenas $603 millones. El citado laberinto de millones de dólares, traduce el continuo aumento de los males fiscales.

Las diarias angustias de la caja pública tendrán un incierto clímax en diciembre y marcarán un poco grato punto de partida en 2020, el que se iniciará con cuantiosas cuentas por pagar y con la utopía de pretender contar con saldos efectivos a fines del mes de diciembre de $2.268 millones, generosa previsión que como parte del irreal financiamiento consta en la Proforma de Presupuesto del próximo año.

Si al 30 de noviembre la caja pública cerró con $812 millones y en diciembre los gastos y pagos de amortizaciones serán superiores a los $3.000 millones, con fuertes y estacionales vencimientos del servicio de la deuda pública, más los requerimientos para completar lo requerido para la importación de derivados y el pago de otros pasivos, las maniobras para superar la iliquidez del Tesoro presentan complejos desafíos.

Si el gobierno administra ingresos y gastos de toda la sociedad, las desesperaciones fiscales también le pertenecen, pues, afectan la vida de todos en el presente y condicionan su futuro bienestar. No obstante, desconsuela percibir que estas preocupaciones son de pocos y abrazan el desdén de las mayorías. Realidades infravaloradas por la mayoría de políticos y élites de diverso cuño representativas de la sociedad.

Mirar hacia otros lados para no asumir las responsabilidades políticas que exigen los urgentes arreglos de los desajustes fiscales, estigmatizan el accionar político ante los urgentes cambios que demanda la consecución del futuro bienestar de la sociedad. El irresponsable rechazo de leyes y el ciego veto a las soluciones fiscales, deben tener el rigor de la condena pública y la contundente negación colectiva a las pretensiones futuras de captar el poder, a través de cultivar el secular e irresponsable populismo que destruye las economías y el futuro progreso de los pueblos.

11 Comments

  1. Ecuador tiene que financiar un déficit y la única manera de reducirlo es con impuestos o reduciendo el gasto. La vía de los impuestos está vetada por las secciones políticas y por toda la sociedad. Reducir el gasto público tiene muchas dificultades para el gobierno», dice Carrera, quien agrega que la inversión pública ya se ha reducido de manera importante y la única vía era la eliminación de los subsidios y el no poder hacerlo va a tener efectos muy negativos. Carrera menciona que las consecuencias directas del paro es la afectación a la economía, a la paz, a la imagen del país frente a los mercados, el riesgo país. Eso, dice, va a provocar que no suban las inversiones que necesita el país para que crezca y se desarrolle porque fue «secuestrado por un pequeño grupo de la población que se ha asumido el papel de representar inadecuadamente a todo el pueblo y dañar la economía»

  2. La economía en el Ecuador no va del todo bien y gracias a las personas que estamos al tanto podemos observar y sentir, como claramente nos afecta.
    Los ingresos efectivos al Tesoro por impuestos sólo aumentaron 0,8 por ciento al reflejar una economía estancada. Como estaba previsto, los posibles ingresos de $1.000 millones por concesiones solo fueron una ilusión fiscal. De otra parte, entre los períodos citados, los gastos corrientes aumentaron 7,5 por ciento, con el impacto del pago del 40 % de las pensiones al IESS, sin el cual este gasto crece un 4 por ciento. El pago por sueldos se reduce apenas 1,5 por ciento, insuficiente ante las penurias fiscales. En cambio, el gasto de capital decrece 36 por ciento, negativo descenso para la actividad económica.

  3. Los gastos siendo más que los ingresos ocasionaron un gran desequilibrio en la economía del país una solución alternativa que realizó el gobierno fue vender el petróleo anticipadamente para así solventar algunos gastos económicos del país, sin percatarse que se estaba acumulando atrasos en los pagos presupuestarios, ocultando así varias deudas hacia situaciones públicas como por ejemplo el IESS .
    Una solución que tomó el estado fue el bonos que ocasionar o un alto riesgo país en el ecuador aumentando grandes puntos de riesgo país ocadionando una dificultad para pedir un «bono» o préstamo a distintis países y que los mismos quieres o no comercializar o invertir en el Ecuador.

  4. Me gusta su comentario Jaime carrera el pensamiento serio de las cifras económicas que hay afectado al país, por lo que grandemente demuestra que se dio un aumento del 7,5% donde destaca un quebramiento del estado por lo que no aplica la austeridad fiscal, demuestra que nuestro gobierno no tiene la mayor capacidad para el manejo de la económica por que ahora dispones de mayores impuestos que sobresalen a otros países de latinoamericano, su evidencia que siguen la fatal inercia de la quiebra fiscal hasta llegar a tocar fondo , poniendo en riesgo a vivir una dolarizacion, para convertirlo en un país mediocre sin rindas de dar empleo o llenar la canasta básica, indeciblemente seremos un país con un lato grado de pobreza y desempleo, por lo posteriormente se esta viviendo.

  5. Los gastos corrientes aumentaron el 7,5%. Claro, no puede ser de otra manera si el gobierno no aplica la austeridad fiscal; al contrario, cuenta con 17 secretarías con rango ministerial adscritas a la presidencia, como la Consejería Política Territorial creada recientemente. ¿Y los ministerios? ¿Duplicación de funciones? Felicitaciones por el manejo exacto de los datos económicos del país y de fácil comprensión.

  6. Ecuador tiene que financiar un déficit y la única manera de reducirlo es con impuestos o reduciendo el gasto. La vía de los impuestos está vetada por las secciones políticas y por toda la sociedad. Reducir el gasto público tiene muchas dificultades para el gobierno», dice Carrera, quien agrega que la inversión pública ya se ha reducido de manera importante y la única vía era la eliminación de los subsidios y el no poder hacerlo va a tener efectos muy negativos. Carrera menciona que las consecuencias directas del paro es la afectación a la economía, a la paz, a la imagen del país frente a los mercados, el riesgo país. Eso, dice, va a provocar que no suban las inversiones que necesita el país para que crezca y se desarrolle porque fue «secuestrado por un pequeño grupo de la población que se ha asumido el papel de representar inadecuadamente a todo el pueblo y dañar la economía»

  7. Los gastos del capital del país han aumentado considerablemente desde el inicio de este año a lo cual nos ha llevado a un déficit,lo que ha llevado al estado a buscar mas modos de generar ingresos al país mediante los sueldos de la población para poder lograr pagar mínimas cuotas de todas las deudas que han sido pedidas al BID, CAF, BM, FMI ,logrando que el Estado actual que lidera en el país sea un Estado monetarista,el cual solo se ha encargado de generar prestamos bonos,créditos ,creando un desajuste fiscal y llevando al país a una situación critica debido a que el Ecuador tiene deuda que asumir desde el primer día del 2020,creando una situación inestable en país hasta lograr una crisis tal como la que esta pasando países vecinos

  8. Que claros son sus análisis, qué pena que tan poca gente lea y los entienda, pero más penoso es que los políticos no lo entiendan, y los pocos que lo entiendan ven para otro lado porque asumir su conciencia podría hacerle perder votos para las próximas elecciones. Eso es corrupción.

  9. Lapidario, contundente Economista Carrera , el panorama que Usted enfoca estremece , es la patética realidad, mientras esa clase política asquerosa que destrozó el país , sigue campante , preparando el terreno para volver a llevar hasta los escombros, el show es nauseabundo , desvergonzado , el lumpen internacional populista entre abrazos y piropos mutuos ,desafían la más elemental decencia.

  10. Felicitaciones al Econ. Jaime Carrera por un manejo serio y oportuno de las cifras económicas fiscales año 2019. Demuestra la quiebra del Estado y el irresponsable manejo por el régimen correista-morenista. Se evidencia que siguen la fatal inercia de la quiebra fiscal hasta llegar a tocar fondo, con la cesación de pagos al exterior conocido como default, poniendo en peligro la dolarizacion, para convertirlo al Ecuador en un estado fallido, tipo Venezuela.
    Saludos.

  11. Los gastos corrientes aumentaron el 7,5%. Claro, no puede ser de otra manera si el gobierno no aplica la austeridad fiscal; al contrario, cuenta con 17 secretarías con rango ministerial adscritas a la presidencia, como la Consejería Política Territorial creada recientemente. ¿Y los ministerios? ¿Duplicación de funciones? Felicitaciones por el manejo exacto de los datos económicos del país y de fácil comprensión.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba