Carlos Vera instala a Nebot en el Olimpo

en Conexiones4P/Elenfoque por

El tuit que puso Carlos Vera es lapidario. Ahora que él es político en forma irremediable (porque la puerta giratoria no existe, no puede existir en periodismo), sus mensajes tienen poco peso informativo o interpretativo y mayor carga proselitista. Vera, cercano a Jaime Nebot desde hace décadas, no da un parecer: revela lo que está pensando el grupo más próximo al candidato presidencial que aún no osa decir que lo es.

No se trata por supuesto de un ejercicio pragmático. Carlos Vera no pone a sus lectores ante evidencias de convicción, como dicen los fiscales, que les permita llegar a su conclusión: que el próximo presidente lo pone Nebot. Se trata más bien de un ejercicio propagandístico que reposa en, por lo menos, tres patas. Primera: el deseo de que Nebot sea candidato. Vera no ha disimulado (no tiene por qué hacerlo pues ha sido militante de Madero de Guerrero) su anhelo, totalmente legítimo, de ver llegar a su amigo y líder a Carondelet. Segunda: el mito que muchos han nutrido, entre ellos el autor del tuit, tras su derrota electoral con Abdalá Bucaram, de que Nebot tiene que ser presidente, así el país tenga que ir en peregrinación a pedírselo. Algo parecido a lo que ocurrió con Charles de Gaulle en Francia, refugiado en su residencia de Colombey -les Deux- Églises. Tercera: la realidad histórica que acompaña vitalmente a Nebot. Porque es verdad que los socialcristianos han querido gobernar estando en Carondelet. O dictando condiciones a los que son elegidos u ocupan la Presidencia. Jamil Mahuad, Fabián Alarcón, Lucio Gutiérrez y otros ex presidente podrían contar en qué consistía el contrato colectivo que durante años operó, en lo económico, Simón Bustamante, el casi eterno presidente socialcristiano de la comisión de presupuesto en el Congreso Nacional…

Decir que Nebot pone el próximo presidente porque se candidatiza o porque no lo hace es, entonces, una confesión de la forma como opera el socialcristianismo. Carlos Vera resume en dos frases la realpolitik que se impuso desde El Cortijo, con León Febres Cordero, y que, tras su muerte, administra Jaime Nebot. Por ello anota que la decisión de Nebot “vuelve a ser dirimente en el Ecuador”. No vuelve a ser: es siempre dirimente porque así se concibe, así se piensa, así se ve y así actúa Nebot (y su partido). Nadie dirá que Carlos Vera no tiene una enorme capacidad de síntesis. Y nadie se quejará por ello: en un tuit muestra, en tamaño natural y sin ningún rodeo, el drama de la democracia en el país: prisionera de aparatos dirigidos por señores que, como en la era feudal, son dueños del destino de un país. Nebot cree ser, es considerado o sencillamente es -en ese juego- el factor dirimente. Y lo es, para seguir a Carlos Vera, “nos guste o no”.

El tuit naturalmente no está escrito para subrayar la concepción que tiene del poder el socialcristianismo; su capacidad de incidencia, de boicot o de abierta intimidación; el peso decisivo e irremediable (“nos guste o no”) que se otorga Jaime Nebot. Ese tuit apunta a destacar la “enorme responsabilidad” que los socialcristianos y sus próximos achacan al ex alcalde de Guayaquil. No es la primera vez que el ex periodista milita, en forma acuciosa y pública, para que Nebot acepte inscribir su nombre entre los candidatos a la Presidencia. Con una legitimidad a la que tiene total derecho, Vera cree que Nebot es la persona más indicada para dirigir el país. Eso hace parte, a su parecer, de sus responsabilidades. Lo nuevo ahora es que considere que si no corre por la Presidencia, también es de su responsabilidad poner al sucesor de Lenín Moreno.

El mensaje no puede ser más apabullante: el juego democrático no depende de los votos de los ciudadanos sino de la voluntad de Nebot. Carlos Vera no solo dice lo que dice sino que diseña un campo en el cual caben suposiciones y conclusiones. Porque si Jaime Nebot tiene la responsabilidad de poner el presidente, a nombre de ese interés superior se podría entender que cabe justificar, por ejemplo, las movidas chuecas que hace el socialcristianismo para manejar el Consejo Nacional Electoral. Los correístas también se otorgaron un montón de privilegios so pretexto de que el Estado estaba controlado por gente de manos limpias, mentes lúcidas y corazones ardientes.

La responsabilidad que Vera endosa a Nebot es, en realidad, el papel que él le confiere: el de un demiurgo sea porque se echa al hombro la candidatura; sea porque, al no hacerlo, tiene que legitimar, en la forma que sea, al que reemplace a Lenín Moreno. Si el tuit de Carlos Vera refleja la realidad, el país anda muy mal. En la era del feudalismo político.

Foto: El Diario.

33 Comments

  1. Señores

    Todo esto tiene un tinte regionalista, en la sierra y oriente odian a Nebot, por que ? Es costeño.

    Hablan de fascismo, ustedes creen que con frases de las madres carmelitas se va a acabar la delincuencia ?? Parece que no han sufrido ustedes o sus familias algún acto delincuencial.

    Hablan de los Socialcristianos como si fuesen los únicos que han traido la desgracia al país, en la sierra no han habido candidatos a los cuales les hayan hecho tanta contra como a los de la costa

    Parece que los señores de la Izquierda democrática, Democracia popular , ellos si han sido personajes dignos de estar en los altares por ser de origen serrano.

    Cordura señores

  2. Nebot en el campo político actual, tiene un millón de votos cautivos de Guayaquil y otros pequeños enclaves costeros. En el ambiente de la clase media alta guayaquileña, donde existe un matriarcado que sale vestido de blanco a los actos masivos invitados por su líder, no hay dónde escoger sino dónde adherir. Esa fidelidad «ideológica» que huele a cierta aristocracia guayauileeña, está reforzada por el eterno slogan de Guayaquil independiente, que impide a Nebot ser un candidato nacional, a pesar de sus ejecutorias innegables. No sería un mal candidato si no fuera por dos defectos de su comportamiento político. El uno reflejado en los escuadrones móviles de exterminio de la delincuencia -fascismo- y el otro su carácter disociador que le impide aceptar méritos en otros candidatos de la misma tendencia como Lasso y adelanta acciones como el proyecto de «unidad» en Cuenca, donde la condición única era que le nominen a él como candidato. Siendo Nebot un político cuajado, es imposible que no caiga en cuenta que en esta particular contienda electoral, les puede suceder lo que a los candidatos a la alcaldía de Quito. Buenas opciones sin pan ni pedazo. En cuanto a Vera, lo que hace con sus pronunciamientos es preparar el terreno parqaa que le nombren articulador de la campaña y ganar dinero por eso. Nada más!

  3. Descubrir que los social cristianos quieren manejar el país como su hacienda, es como descubrir el agua tibia. Creo que el Sr. Hernández le da a la opinión de Vera una importancia que no tiene. Nunca la ha tenido, hoy tampoco.

  4. El correismo nos ha demostrado ser una mafia política con un fin económico exclusivo, atracarse los fondos públicos y destruir el estado democrático por la creación de un sistema autárquico y uní-partidista, bajo un modelo cubano, igualmente lo ha hecho la mafia nebotista con la diferencia de que el robo de los fondos públicos es en un menor tamaño, por lo tanto entre Nebot y Correa no existen diferencias, ambos tienen la misma filosofía política.

  5. Vera, no se si mandado de Nebot, le hizo la tumba a la candidatura de Alvarito, es decir, fue uno de los que ayudó a Correa, quien luego lo dejó plantado.
    Ahora quiere endiosar a Nebot cuyo principal mérito ha sido pagar los gastos del municipio a través de terceros, para inventar la imagen del 85-15 % y de paso algunos contratistas ganen un billete.

  6. La política es así, esquiva, se balancea, es una pena que solo se mida que si no gana quedará en la historia como perdedor cuando la verdad es que su ciudad natal está mucho mejor que su predecesor. Dele Ab. ponga sus proyectos en un control donde el ciudadano puede ver como el lugar donde vota será beneficiado y cuando esté de presi lo actualizará todos los días, ud., no pierde nada, el que pierde es el país. Sino lo hace, el nuevo presi será un emergente ya verá.

  7. Excelente escrito Sr. Hernandez. Una vez mas dire que si se lanzan Nebot y Lasso para presidentes, los dos pierden y pierde el pais. Yo tal vez volveria a votar por Lasso, asi que creo que es hora de que se junten.

  8. Nebot…es difícil que gane, de alli el tuit de Vera. De tener opción ya fuera candidato oficial
    Lo preocupante es que no existe en las filas de la izquierda no Correista o Derecha No Socialcristiana un candidato fuerte para el cual no sea indispensable Nebot (No creo le funcione la idea de dialogo con los socialcristianos a Lasso).
    Y desde luego que al Ecuador no le iría nada bien otro populista que aprovechando su momento temporal de fama llegue a Carondelet, que a propósito ya estan trabajando a nivel nacional desde octubre pasado

  9. señores periodistas, uds conocedores de la política que los dueños de los partidos llevan a saciar sus intereses personales y de grupo, ayúdenos a buscar un candidato sin afiliación política similar a Dn Clemente Yerovi Indaburu, para que represente los verdaderos interes del pueblo ecuatoriano, cuyos requisitos indispensables deben ser entre ellos: Ser estadista, con título profesional en el campo administrativo, laboral empresarial; demostrar HONRADEZ en sus funciones, conocer antes de su candidatura los personajes que van a colaborar con honestidad y capacidad, que sean líderes y no solo autoridades, que para que pueda triunfar los medios y canales de tv no cobren por las campañas, y se haga paneles entre candidatos que ofrezcan su plan de acción real y no demagógico: Qué, cómo, cuándo, CONQUÉ Y QUIÉNES. Gracias.

  10. Nebot en el campo político actual, tiene un millón de votos cautivos de Guayaquil y otros pequeños enclaves costeros. En el ambiente de la clase media alta guayaquileña, donde existe un matriarcado que sale vestido de blanco a los actos masivos invitados por su líder, no hay dónde escoger sino dónde adherir. Esa fidelidad «ideológica» que huele a cierta aristocracia guayauileeña, está reforzada por el eterno slogan de Guayaquil independiente, que impide a Nebot ser un candidato nacional, a pesar de sus ejecutorias innegables. No sería un mal candidato si no fuera por dos defectos de su comportamiento político. El uno reflejado en los escuadrones móviles de exterminio de la delincuencia -fascismo- y el otro su carácter disociador que le impide aceptar méritos en otros candidatos de la misma tendencia como Lasso y adelanta acciones como el proyecto de «unidad» en Cuenca, donde la condición única era que le nominen a él como candidato. Siendo Nebot un político cuajado, es imposible que no caiga en cuenta que en esta particular contienda electoral, les puede suceder lo que a los candidatos a la alcaldía de Quito. Buenas opciones sin pan ni pedazo. En cuanto a Vera, lo que hace con sus pronunciamientos es preparar el terreno parqaa que le nombren articulador de la campaña y ganar dinero por eso. Nada más!

  11. Qué posición más idéntica a la del correato, no me sorprendería que el comunicador de la revolución ciudadana Javier Lasso, manifieste exactamente lo que asevera el comunicador del PSC Carlos Vera, en los mismos términos pero con el nombre de Rafael Correa.

    Realmente los revolucionarios y socialcristianos, tienen el mismo espíritu y el mismo sentir:

    «Que de la voluntad de sus caudillos depende el presente y el futuro del Ecuador»

    !Tristes y macabros sueños!

  12. No creo que Nebot ponga al sucesor de Moreno; Nebot pondrá al candidato socialcristiano para la presidencia y no más.
    Los socialcristianos, desde la época de Febres Cordero siempre han estado en el poder (con o sin presidente), han privilegiado los intereses del grupo económico al que representan, con chantajes o intimidaciones al gobierno de turno.
    Lástima que la mediocridad y/o corrupción de los gobiernos hace creer a la ciudadanía en las promesas demagógicas y populistas de los nuevos candidatos.

  13. Cualquiera puede decir necedades, pero que Carlos Vera lo haga con pompa si es preocupante. Seguimos en la era feudal, o sea.

  14. Cuántas veces nos preguntamos: ¿cómo es posible que ante tanta evidencia y hechos consumados de corrupción y total fracaso en la conducción del país, quede alguien con dos dedos de frente que siga «endiosando» a correa? (con minúsculas a propósito); o también decimos: ¿cómo es posible que no tengan dignidad, ni se detengan a pensar en todo el daño que la sumisión «borreguil» provoca al sostener que un solo «iluminado» será el re-fundador y salvador del país y que sin éste nada es posible?.
    Es cuestión de las masas ignorantes, «quemeimportistas» y faltas de educación, nos respondemos…
    Luego, leemos tweets como el señalado… y vemos la realidad

  15. Bien hace usted, señor Hernández, el decirle a Vera, ex periodista. Desde hace años ya no lo es. Perdió la credibilidad y la virginidad ética que todo periodista noble, amante de la verdad, investigador, no comprometido con nadie; desde que fue nombrado por Sixto Durán Ballén no recuerdo para qué cargo fuera del país.
    Por tanto, Vera, ahora aupando a Nebot, de una vez por todas debe definir su postura; es decir, que se dedique exclusivamente a lo que según parece le va a dar más dinero: la corrupta politiquería. Y no hacer papel de falso periodista, con entrevistas que a todas luces se notan que son parcializadas.

  16. Muy buen análisis. En sus mejores tiempos y con todo a su favor fue derrotado por Sixto Durán Ballén y hasta por Bucaram. Su tiempo ya pasó y el señor Vera no entiende que el liderazgo de Nebot fue y es únicamente local; pasado el puente de la unidad nacional su influencia se reduce ostensiblemente. De acuerdo con la expresión del periodista narcisista, en el 2017 intentó «poner» a la Cynthia en la presidencia, resultado: una vergonzosa derrota. En el 2021 será igual, con él, o con quien lo represente.

  17. Que pena de Carlos Vera, el sabe también lo que es disfrutar de la mieles del poder, con su servilismo lo que está haciendo es apuntar en esa dirección, pensando en un supuesto triunfo de los Social Cristianos.
    Así como políticos e intelectuales funcionales al sistema han vendido su alma por sus intereses, existe periodistas dispuestos a todo por volver a disfrutar de las exquisiteses del poder.
    Saludos
    Victor Molina Encalada

  18. Añado lo que no quieren decir, Nebot es «jefe de una mafia», actúa como tal y sus coidearios y «parlantes» se comportan y expresan esa verdad.
    Faltó señalar que excepto el último trimestre del 2019 dese hace 14 años, continuando a Alfredo Palacios, ha gravitado Nebot y el PSC en el poder detrás o abiertamente.

  19. Rescató del análisis de José Hernández, lo siguiente: «El mensaje no puede ser más apabullante: el juego democrático no depende de los votos de los ciudadanos sino de la voluntad de Nebot. Carlos Vera no solo dice lo que dice sino que diseña un campo en el cual caben suposiciones y conclusiones. Porque si Jaime Nebot tiene la responsabilidad de poner el presidente, a nombre de ese interés superior se podría entender que cabe justificar, por ejemplo, las movidas chuecas que hace el socialcristianismo para manejar el Consejo Nacional Electoral».

  20. Siempre fue el pobre país, el testigo y víctima de los malos ecuatorianos que se turnaron pasa manosearlo y luego saquearlo inmisericordemente, personalmente o tras de bastidores, los ejemplos sobran. Francisco Urbina Jado, el «Maldito de la época» hacía el mismo los billetes allá por el año de 1894 en el célebre Banco Comercial y Agrícola de Guayaquil. Todo el mundo le debía plata y al no tener como pagarle, toleraba que en su oficina designe Congreso y Presidente de la República. Que nada nos asombre: «La historia es la repetición de los hechos». Los caciques de antaño no han desaparecido, simplemente han mutado. Cuándo el pueblo entenderá que necesita ‘Gente Honrada’ para que lo gobierne.

    • Lo que hace Carlos Vera es que Nebot no se olvide que el lo apoya y lo pone por escrito para recordarle que se la juega por él. Luego lo invitará a un programa de tv. El asunto es que no le importa quedar como lamebotas si luego consigue ser tomado en cuenta.

    • Carlos Vera hace lo que no hará ningún periodista, pero si refleja su deseo y pone en un puesto deliberante a Nebot, pero es solo su deseo o es también un objetivo. De cualquier manera deja a Lasso y al resto de candidatos a la espera del pulgar de Nebot.

  21. Por supuesto que no es inocente ese mensaje. Vera esta cultivando la presidencia de Nebot porque querrá tener una posición importante de poder en ese hipotético gobierno. Ahora eso no es lo problemático, como simpatizante socialcristiano esta en posición de hacerlo, lo malo es que lo haga desde la posición «objetiva» de un «periodista independiente», algo que es inverosímil porque ya conocemos quien es Vera, de modo que en este punto el tipo en lugar de hacerse un flaco favor y hacer el ridículo, debería manifestar públicamente su apoyo a los socialcristianos. Punto.

  22. No hay que preocuparse de los sueños de perro, los socialctristianos, igual que los correistas, jamás volverán a gobernar (o a gozar de las mieles del poder) nunca más

  23. Impactante análisis don José.
    Ahora mi humilde opinión: Lasso no supo,no pudo,no tuvo cómo defender su triunfo. Tampoco creo que pueda hacerlo en el 2021.
    Quien si puede convocar 300.000 personas en Guayaquil, todo el país lo conoce.

    • Este avivato que se hace pasar por periodista, es un manipulador de pensamiento y criterio. De seguro lo que ambiciona es la posibilidad de tener poder y ocupar un cargo que le otorgue réditos económicos. Estos son los tipos que pierden total objetividad porque se venden al mejor postor, sino recuerden como apoyaba al innombrable de la década saqueada.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*