Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El motor de Nebot es Lasso

en Conexiones4P/Elenfoque por

Pascual Del Cioppo, Presidente Nacional del PSC, inventa otra vez el agua tibia: sacó un comunicado para decir que el candidato presidencial es Jaime Nebot y que si él no va, el socialcristianismo tendrá un candidato propio. ¿Qué hay de nuevo en esto? Nada. Sin embargo, como nada se hace en ese partido sin consultar a Nebot, se entiende que ese mensaje tiene forzosamente lecturas que no están en el comunicado.

Nebot responde a la exasperación y desasosiego en las filas socialcristianas en las cuales existe, a propósito de la campaña presidencial, todo tipo de motivaciones; incluidas hambres atrasadas. Hay presión interna para que anuncie su decisión. Algunos de sus cuadros piensan en el problema de tiempo, de oportunidades de adhesión y apoyo o sencillamente de posicionamiento. Y, claro, también existen aquellos que ante la posibilidad de que su respuesta sea negativa, piensan en el tiempo que pudiera estar perdiendo su eventual reemplazante. Aspirantes como Henry Cucalón o Cristina Reyes requerirían tiempo para fortalecer su imagen y darse a conocer a escala nacional.

El comunicado de Nebot, firmado por Del Cioppo, da cuenta de que el líder socialcristiano es consciente de que no podrá extender la espera hasta junio. Hay voces, sobre todo en off, que piensan que su tiempo se acorta y que tendrá que decidir cuanto antes. César Rohon dijo a 4P. que no debe pasar de marzo.

Cercanos a Nebot, con quien charló 4P., creen, además, que su líder se está quedando sin argumentos para posponer su anuncio. Uno, que manejó durante mucho tiempo, fue que el país debía irse más al fondo, para poder rebotar. Absurdo: el fondo en esos casos no tiene fondo. Otro: él requería de ciertas condiciones objetivas del país para lanzar su candidatura. Lo dijo en grupos pequeños en Quito granjeándose, asimismo en forma discreta, críticas sobre este tipo de liderazgo que reclama condiciones favorables antes de aspirar a la Presidencia. En los dos casos, Nebot proyectó el recelo de que un eventual cuatrienio ponga en jaque la herencia que, está seguro, ha dejado en Guayaquil. Ahora, según un amigo suyo, ha cambiado totalmente de registro: está convencido de que el país está tan mal que cualquier cosa que pudiera hacer levantaría el país.

Nebot tiene otra obsesión: las cifras. Se ha hecho evaluar durante décadas. En este punto tiene pasivos: se encerró en Guayaquil de motu proprio. La Sierra siempre ha sido su karma. Es poco conocido entre millennials y zetas. Y en octubre agravó su diferendo con los indígenas cuando dijo, en el supuesto que pudieran ir a Guayaquil a crear caos, que lo mejor era que se quedaran en el páramo. Luego agravó políticamente su caso al pedir perdón.
Deben ser muy pocos los socialcristianos que saben exactamente qué tipo de cifras espera ver Nebot para decidir o descartar su candidatura. Amigos suyos dicen -como es obvio- que los sondeos (cada vez más cuestionados) son tan prometedores que es fácil prever que su fortalecimiento apenas él se declare oficialmente candidato. Los más optimistas dicen que ya decidió y enumeran las señales que otros no ven: trabaja sin descanso, recorre el país, hace alianzas y muchos políticos lo visitan en Guayaquil. Lo único que está esperando es confirmar su grado de penetración entre las nuevas generaciones y definir su compañera o compañero de fórmula.
Los dados a pensar con el deseo dan por hecho su candidatura: se aferran a lo que aparece, a sus ojos, como el mayor disparador de Nebot en esta campaña: no quiere que Guillermo Lasso sea presidente. Ese es el nivel de inquina que cultiva y en eso también se parece a Rafael Correa. En la carrera presidencial será él, cualquier otro, pero nunca Lasso.

Nebot no puede admitir que Lasso -que fue su amigo, que construyó el terminal terrestre de Guayaquil- pueda ser presidente y no él. No le reconoce pergaminos políticos y nunca esperó que hubiera estado casi sentado en Carondelet. Eso explica la mano que dio a Lenín Moreno cuando Lasso, al parecer con razón, denunció fraude electoral en 2017. Este diferendo con Lasso hace decir a algunos de los socialcristianos con los que charló 4P. que Nebot será candidato.

Foto: Medios Públicos.

17 Comments

  1. Realmente triste y preocupante , que para un líder político que aparentemente aspira ser candidato presidencial en las próximas elecciones , el factor determinante para tomar esta decisión sea el encono que tiene al Sr Guillermo Lasso . Así no se construye patria .

  2. Como diría Celine, todo lo verdaderamente importante ocurre a la sombra.
    Estamos sujetos a las pasiones y arrebatos de la «élite» (léase: los más avaros).

  3. Buen artículo en general, pero la afirmación de que Nebot es ajeno a los millennials, por pura lógica, no tiene sustento, precisamente la generación que nació en la era digital, es la que está más informada por causa de la jamás prevista conectividad digital, desconocer esta realidad es subestimar a esa generación.

    Quizá sea un gesto de patriotismo el tomar decisiones quizá hasta heroicas, para no dividir aún mas al electorado, so pena de hacerle el gran favor al ladrón de Bruselas, el fraccionamiento del electorado gracias a la proliferación de candidaturas, algunas de ellas sin futuro electoral, solo hará más fácil el triunfo de la mafia que nos gobernó y digo fácil, pues esa mafia lo que más tiene es dinero, si alguien duda de esto, cómo explican la inimaginable aparición de fuerzas mercenarias tan bien a pertrechadas como la que se vio en Octubre pasado.

    Creo que dos candidaturas de la misma tendencia, tendrán el carácter de chimbadoras.

    El ejemplo de Argentina, con el triunfo de una mafiosa, es lapidario.

  4. «NO POR MADRUGAR….
    se amanece más temprano»…Parece ser el adagio que más le queda al líder socialcristiano. La Presidencia para él es una lotería, pero lamentablemente, así compre todos los números, no llegará a sacársela, porque hay otros en el tinglado político ecuatoriano que le pondrá la zancadilla, inclusive en el exclusivo terreno del CNE. En Política, la persuasión es un arte que deben dominar los candidatos que aspiren a cualquier dignidad por el voto popular, y los potenciales candidatos presidenciales, inclusive para el líder del PSC, es un requisito de muy largo alcance y del que no se pueden ufanar. La mayoría de los votantes esperará quien les proporcione más privilegios, como bonos de pobreza y «pan, techo y empleo», pero como el triángulo es difícil de poner en práctica, entonces al país le quedará lanzar una moneda al aire, para aventurarse a presagiar quien será el ganador. Además, ni piensen en contratar gurús del extranjero, porque se les llevarán la plata y les dejarán cientos de sobres con papeles de pseudo resultados de las encuestas.

    Francisco Medina Manrique
    Periodista – Guayaquil

  5. Tanto rollo, tanta lata… que aquí puse y no aparece… que su carita de yo no fui… este señor es lo que en la gringolandia se llama un «wanna be» en cristiano significa «aspirante» pero que más bien suena a «querer ser», en fin de cualquier ángulo que se lo mire y pese a quien le pese el sufrido y abusado país en estos tiempos necesita un «Febres Cordero» con todos sus defectos y principalmente con sus firmes virtudes.

    El pseudo candidato en el fondo sabe muy bien que él jamás llegará al nivel de León razón por la cual dizque «no se anima todavía”, pero a Cesar lo que es del Cesar, su perspicacia y larga experiencia política seguramente todas las noches le recuerdan que «no, no mismo» porque simple y llanamente en el fondo su GIGANTESCA vanidad y amor propio político jamás le permitirá preocuparse de LOS DEMÁS de forma total e incondicionalmente desinteresada, lo que al final del día es la ÚNICA condición que un VERDADERO LÍDER de forma NATURAL muestra todos los días en todos los actos de su vida sin hacer el menor esfuerzo.

    PRESO correa PRESO!!!

  6. Y si gana ! Nos jodemos, vendrá el 1% a los cheques, las “ meadas “ a los opositores y el control a la justicia con los jueces panas!

  7. Pobresito mi país, solo falta rogarle para que el patrón diga sí. Aunqui mati, aunqui pegue mi patrón es.
    Los que le entregaran Karondelet son los pobres de los pobres, que con un remozado PAN,TECHO Y EMPLEO venderan su voto por un mendrugo de alimento, por el bono de $200 y 36 metros cuadrados para vivir.
    No hay opción para nuestra patria, porque la la patria ya es de todos, pero de todos los ignorantes que no tuvimos oportunidad de educarnos y si la tuvimos la desperdiciamos.

  8. El Ab. Nebot como presidente seguiría siendo «el buen alcalde» de Guayaquil, nada más. El resto del país poco o nada le importaría. Así lo ha demostrado en su larga vida política. Y a este vislumbre se debe la baja votación que ha obtenido en la Sierra.(Supongo).

  9. Nebot puede tener muy buena aceptación en Guayaquil, inclusive en el Guayas, pero que pasa en Manabi y Pichincha? No hay que olvidar que esas plazas pueden ser determinantes para ganar una elección, el cacique guayaco lo sabe y por eso su indecisión; alguien tiene las cifras que Nebot logró en esas provincias en sus anteriores intentos de llegar a Carondelet? Allí está la respuesta.
    Particularmente creo que Nebot no tendrá una aceptación en la sierra como la que logró Lasso en el 2017 y que gracias a Correa, Moreno, Glas y Pozo, le fue negado ser presidente.

  10. Nebot esta en espera para definir su compañero de fórmula de que de alguna forma correa pueda venir al País para lanzar el binomio Nebot-correa

  11. Muy interesante su argumentación, pero le faltó decir que está pactando hasta con diablo, correístas en la Asamblea, para que Lasso no sea presidente. En palabras criollas le importa un carajo el país, si no gana él, que no gane Lasso.

    • No es un líder nacional y el lo sabe. Y, si! La Sierra es su Karma y le tiene pavor a perder nuevamente. Mejor que se quede en Guayaquil pues de tanto “hacerse de rogar” a los serranos ya nos cae más mal todavía!

      Qué pobreza de cuadros en su partido que tienen que rogarle a quien, dice ser su Líder, pero tiene pavor a ser candidato.

      Claro, hay algunos ultra conservadores serranos que sueñan con un Bolsonaro y creen que Nebot “is it”….

      El Sr. Lasso también debería hacerse a un lado.

  12. Visto lo visto, alianzas con correistas fanaticos, encubriendo trafasias, fraudes, y todo tipo de corruptelas, es un tiro al aire la candidatura de Nebot, no ganará y lo que conseguirá es dispersar a la derecha dando, así, paso al correismo. Le desborda la ambición y claro, com miran que aquí se toba, se defrauda, se comete peculado, se asocian para delinquir y no pasa nada, entonces ellos, los socialcristianos, están con “esas hambres atrasadas” y las ansias de llenar ellos también sus faltriqueras y quedar impunes, cierta experiencia les queda después del gobierno de Febres Cordero.

Responder a Francisco Medina Manrique Cancelar respuesta

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba