Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El combate al narcotráfico ya no es una agenda impuesta

en Conexiones4P/Elenfoque por

El narcotráfico es un fenómeno que se extiende en el país. Un tema que atañe directamente la seguridad interna. María Paula Romo, ministra de Gobierno, charló con 4P. sobre el trabajo de la policía y los avances en cooperación con Estados Unidos.  

Cada día crecen las cifras de decomiso de drogas. Esas cifras deberían alertar al país sobre las consecuencias del narcotráfico en la economía y en la vida de los ecuatorianos. ¿Qué consecuencias ves que produce esta actividad?
Hace algunos días decía que nos gusta esta idea del Ecuador como un país libre del fenómeno del narcotráfico, pero esa no es una posición realista. El Ecuador es un país que geográficamente está entre los dos mayores productores de cocaína en el mundo: Perú y Colombia. Además, el Ecuador es un país dolarizado lo que facilita que se muevan recursos ilegales y tiene una geografía muy adecuada con costas que facilitan el despacho y recepción de estupefacientes y precursores químicos. Necesitamos una mirada muy real sobre el riesgo que significa el narcotráfico y ese riesgo es, obviamente, de seguridad por la presencia de organizaciones criminales pero también porque es una amenaza muy grande a la institucionalidad democrática.
El narcotráfico compra Estados, gobiernos, gobernantes locales, agentes del orden, administradores de justicia y contamina la economía. El tamaño del riesgo de una industria ilegal como la del narcotráfico es inmensa y ha sido, en el pasado, subestimada. Creo que ahora se ha vuelto a colocar, con la importancia que se merece, en la agenda pública y con los ojos puestos en la colaboración internacional.

En ese caso, ¿qué cifras destacarías para afirmar que el Estado está enfrentando correctamente este reto?
Lo primero que reflejan las cifras es que no tenemos una fuerza pública que tenga un pacto de convivencia con el narcotráfico. Eso es lo más importante: tenemos una estructura en la Policía y en la administración de Justicia que, en su mayor parte, no tiene estos pactos de convivencia con el narcotráfico que son posibles y que vemos en otros países. Lastimosamente grandes capturas están asociadas con expresiones de violencia como ajustes de cuentas porque, evidentemente, son negocios muy grandes que se frustran. Luego tenemos resultados concretos en incautación de drogas pero también nuevas políticas, y me quiero referir aquí al tema de los precursores. En este tema teníamos que durante gran parte del tiempo que duró el gobierno anterior este fue un asunto casi abandonado. Tengo los datos del 2017 al 2020 aquí a la mano de droga incautada: 289 toneladas que pueden ser comparadas con otros países donde aparecemos como uno de los que cuenta con mayores índices de captura. En precursores, del 2013 al 2016 se incautaron 86.6 toneladas y del 2017 al primer mes del 2020 378.5 toneladas. Son cifras muy decidoras.

Que podrían significar también que crece el tránsito de droga. Según las estadísticas solo se captura un porcentaje mínimo. Lo cual querría decir que hay mucha más droga que transita por Ecuador.
Así es, esa es otra lectura. Pero también es una señal de que estamos capturando más. Entre inicios del 2016 más o menos hasta el 2017 no tenemos cifras de capturas, se dejaron de hacer. Ahora estamos haciendo reformas legales y reglamentarias para combatir más la producción y tránsito de precursores. Para no dejar de decirlo, el tema del consumo también es muy delicado y que se ha ido complicando mucho. La «H» es una droga basura derivada de la heroína que baja la temperatura en el cuerpo, lo que está provocando un alto nivel de consumo y adicción sobre todo en zonas de clima caliente. Esta droga nos plantea la posibilidad de que pensemos en una generación futura de zombis, porque este es el tipo de daño que hace la «H». Se ha convertido, por su bajo precio, en una droga de alto consumo sobre todo en la Costa.

¿Cómo entender ese disparo súbito en las cifras de incautación de precursores?
Sobre todo ha sido en la zona fronteriza con Colombia y está asociado con el incremento del número de hectáreas sembradas de coca en ese país. Particularmente en la zona de Tumaco y en el Putumayo, donde el crecimiento de los cultivos es exponencial. La coca se produce en Colombia, los precursores en Perú y Ecuador tiene la gasolina, que también sirve como precursor, más barata de la zona.

Ecuador por ser dolarizado es sumamente fácil lavar dinero. ¿Tiene el gobierno cifras del circulante proveniente del narcotráfico y si esto está contribuyendo a paliar la crisis económica?
No tengo la cifra, la voy a averiguar en el Banco Central donde se puede tener alguna idea sobre el circulante ilegal. En países donde tienen moneda propia es más fácil hacer este cálculo. Por eso Colombia tiene un sistema en su balanza comercial para saber sobre el tema. En el Ecuador, por ser dolarizado, es mucho más difícil establecer los auténticos registros.

¿Pero tampoco manejan la cifra del volumen aproximado?
No tenemos ese dato. El dato que tenemos es cuánto podría valer en el mercado internacional la cantidad de estupefacientes incautados.

¿Qué cambia en el acuerdo con EEUU, a raíz de la visita de Lenín Moreno a Donald Trump, en el combate al narcotráfico?
Esto es importante. Con anterioridad teníamos un trabajo muy avanzado en el tema de cooperación internacional. La visita es una concreción pero también una evidencia de que hemos avanzado mucho. Ahora, sin embargo, el enfoque ya no es que el tema del narcotráfico es parte de una agenda impuesta desde otros países sino que es parte de nuestros intereses de seguridad y que es importante consolidar los acuerdos de cooperación internacional. Esperamos que esa cooperación se desarrolle.

Foto: 4P. 

Esta entrevista se publicó este domingo 1 de marzo en el boletín semanal de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

4 Comments

  1. Que tan difícil es crear una ley en un país arraigado por el tráfico y consumo de drogas, como Ecuador?.
    Más diría que los políticos quienes manejan el destino de mi patria, están inmiscuidos en el negocio, que no permiten cambios. Bueno, recuerdo casos como la narco-valija, la nueva carretera-puente con nuestro vecino, así como también la aceptación del consumo, todo creado en la administración de Correa.

    El momento que exista una ley y despoje de todo lo mal habido a estos desgraciados malvivientes, será el cambio en el país, más solamente fingir una condena sin confiscación, de que sirve.

    Para sanar una enfermedad se requiere extirpar el mal desde su base.

    Causa risa cuando pretenden enajenar a ladrones o traficantes, primero se fijan en los DD.HH.

  2. Correa recibió dinero de la narco guerrilla de Colombia la misma que le apoyó al 100% en su campaña política. Luego saco la base de Manta para evitar que el tráfico de droga fuera detectado por los buques y aviones patrulla de Estados Unidos. Y esto lo sabían todos los que le acompañaban en el gobierno: ministros, vicepresidente, ejercito y policia, etc. etc.
    Que podemos entonces esperar si muchos de aquellos de la época de Correa están todavía enquistados en el gobierno actual?
    Se habla mucho de que habrá apertura para que vuelva el control por parte del país del norte, pero esto es una utopía y el gobierno actual se irá sin haber hecho absolutamente nada en este sentido simple y llanamente por que tienen rabo de paja.

  3. Triste realidad de mi lindo Ecuador : narcotráfico,pobreza extrema, economia estancado e indolencia de nuestros gobernantes.Nos corresponde saber elegir en la próxima contienda electoral.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba