Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

CNE: la mayoría debe entender que podemos implosionar

en Conexiones4P/Info por

El CNE está dividido y desprestigiado. Desde la ciudadanía surgió una comisión de mediación para que ese CNE supere sus contradicciones y genere confianza. Luis Verdesoto, uno de los consejeros, responde a la negativa de Diana Atamaint de aceptar la mediación.

¿Estás de acuerdo con que el CNE no da las garantías de neutralidad y credibilidad que se necesitan para que las elecciones se produzcan en forma normal?
Una institución en un estado de crisis institucional como el CNE no puede cumplir correctamente con su papel de transmisor de confianza a la ciudadanía. Por ello creo que, efectivamente, hay una debilidad institucional demasiado grande para poder cumplir el rol que tiene.

¿Como parte de la minoría, te endosas parte de la culpa?
En esto hay dos partes. La una es que la crisis no se produce por las antipatías personales de uno u otra lado, sino porque ha habido una mala gestión profesional, con hechos anómalos y actos irregulares que obligaban a tener una posición crítica. En el sentido anecdótico, lo que ha ocurrido es lo que mi amigo Gustavo Vega me dijo a modo personal:  «no sé cómo estás entrando a una institución en la que es como sentarse sobre una taza llena de alacranes». Mi  error es haber aceptado sentarme en una taza de alacranes.

En este punto surge la posibilidad de una mediación. Sin embargo, la presidente del CNE, Diana Atamaint, dijo que la mediación no es necesaria e incluso pidió a los miembros de la comisión ir a informarse sobre lo que pasa en el CNE. En otras palabras, descartó la mediación. ¿Lo ves así?
No. Creo que la presidente tendrá que reflexionar y siempre es bueno que reflexione antes de hablar. Creo que el primer error que comete cualquier funcionario o autoridad es la de pensar que todo lo que hace está bien y que lo pasa es que la gente no se informa. Creo que va a reflexionar la presidente y va a entender que los problemas que hay surgieron porque no se han hecho bien las cosas. Eso de que lo que falta es que se informen sobre lo bien que estoy haciendo las cosas, no es una forma de solucionar la crisis institucional.

¿Hubo algún contacto previo con la presidente y la mayoría para que la iniciativa de la mediación no quede, exclusivamente, como una iniciativa de la minoría?
Esto no fue una iniciativa de la minoría, sino de algunos organismos de la sociedad civil. Hemos coincidido en que había la necesidad de parar estos atropellos y que la única forma de hacerlo era con la presencia de terceros. Esta mediación no tiene nada que ver con una iniciativa mía o de Enrique Pita, sino con las organizaciones que se ofrecieron y que son de orígenes distintos como, por ejemplo, Abelardo Pachano, Simón Espinosa, Boris Cornejo o la Asociación de Editores de Periódicos. Fue iniciativa de ellos. Conmigo aún no han conversado. Lo harán el lunes 9, al igual que con la presidente.

¿Sobre qué temas podría trabajar la mediación o a qué acuerdos se podría llegar?
El primer punto es el del presupuesto. Es un tema que no puede ser procesado como el de un mercado persa, en el que se diga necesito tal cantidad de computadores pero me quedo con tantos. Tiene que haber una mediación técnica que nos diga: señores estas son las auténticas necesidades informáticas y vemos cuál es la solución. Un segundo tema es el del calendario electoral. Este es un tema sumamente complejo, porque el Ecuador atraviesa una recesión sumamente grave que es evidente con el estallido estos días del riesgo país. Si se tiene un período electoral muy largo, el costo siempre será mucho mayor. Si se suman los tiempos políticos y judiciales que vive el Ecuador, hay que ser sensatos y ajustar el período electoral a un mínimo que dé garantías procesales.
Otro tema tiene que ver con todo el mandato parlamentario que tiene que ser revisado. Está el tema de las firmas, origen de financiamiento, manejo del voto en el exterior… Ahí hay un paquete de temas que vienen de las disposiciones del Congreso y, además, hay como 20 reglamentos que surgen de esas reformas. Un tema fundamental es el de las inscripciones de candidaturas. Otro muy importante, y que acaba de surgir, es el de los fondos partidarios. Quizá uno de los de mayor importancia es el de las Juntas Electorales, que tienen que conformarse por concurso. No se puede seguir soslayando la gravedad que los consejeros sigan levantando el teléfono y dando órdenes a las juntas. Tenemos que llegar a un acuerdo para ver en qué términos y cuándo se convocan los concursos para hacer las Juntas Electorales.

Con ese panorama, ¿puedes dar una razón por la cual la mayoría podría aceptar la mediación?
La mayoría debe entender que el destino de las instituciones fallidas, como el CNE, es la implosión. La implosión nos mata a todos. Lo que hay que hacer es recuperar para el CNE la poquísima confianza que se puede recuperar. En lo que sí podemos mejorar mucho es en la eficiencia y la buena administración del proceso electoral.

Si la mediación no funciona ¿hay otra salida?
Soy un viejo convencido de que la única forma de solucionar la tozudez es aceptar la mediación y que la sociedad política proponga salidas. Lo mejor, por ahora, es aceptar que la mediación es la única salida a la tozudez.

Foto: CNE

Esta entrevista se publicó este domingo 9 de marzo en el boletín semanal de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

2 Comments

  1. El pueblo sufrido, «aguantador», cándido, «shunsho», etc. tranquilo y/o alelado espera que le pasen por «las galletas» otro «paquetazo» (no hay qué extrañar, estamos acostumbrados). Quien dirige el CNE se siente dueña de sí misma, sus acciones son correctas y no admite intervención de comisiones de mediadores, (¿quién les ha llamado?, «metiditos»). Es que el certificado de buena conducta y santificación dada por los «fiscalizadores» de la Asamblea, no es para menos: «suben los humos». Además, favor con favor se paga. ¿Qué esperan que suceda en un país de chiste?.

  2. El «pueblo» tiene que despabilarse y darse cuenta que prácticamente todo el sufrido país está en las manos de esta «institución» encargada de algo que en el fondo ni es difícil, o sea de «contar votos», tan simple que era la forma ideal para escoger los líderes en la escuela y en el colegio, tan simple como escribir los nombres de los candidatos en el pizarrón, recoger los papelitos donde los alumnos escribían el nombre del candidato de su preferencia, nombrar 2 compañeros para que lean los papelitos, escriban en el pizarrón y cuenten quien ganó… punto final!… cuál es ciencia nuclear por el amor de DIOS??!!

    PERO… cuando aparecen sapos vivos queriendo engañar, mentir, marear y confundir a todo el grado para lograr que el guambra de su preferencia gane haciendo trampa… ahí sí que se complican las cosas… SI o NO??

    Hay que recordarle a la presidenta del CNE que el sufrido país no está lleno de borregos pendejos y cojudos a quienes se les puede meter el dedo facilito. YA BASTA CARAJO!!!

    PRESO correa PRESO!!!… (por lo menos unos 8 añitos)

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba