Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Hagamos el diario del coronavirus

en Conexiones4P/Elenfoque por

Amigos,

El coronavirus nos tiene encerrados. Cuidándonos en familia. Conscientes de que la vida propia y la de otras personas depende de lo que hagamos. Por eso es bueno -si eso es posible- estar en casa mientras las autoridades dispongan lo contrario.
Estamos viviendo una situación excepcional. El planeta está paralizado. Todos estamos pendientes de la evolución de esta pandemia y de las posibilidades (ya se anuncian algunas) de que surja una vacuna. Todos, de una u otra forma, hemos pensado en la fragilidad de la vida y en lo apasionante que es vivirla. Quizá esta parada obligatoria nos esté haciendo revisar convicciones. O actitudes y comportamientos. Cada uno tiene una vivencia de este momento tan excepcional.
4Pelagatos les invita a escribir o  filmar sus testimonios y enviarlos para ser publicados. Nos comprometemos a compartirlos en nuestro sitio y a promocionar aquellos que mejor expresen lo que, como seres humanos, estamos viviendo.
Anímese: siéntese y escriba lo que ve, vive y siente. O filme un video de un minuto. Y mande a [email protected] o deje su comentario al final de este texto. Incluyan sus verdaderos nombres, qué hacen y desde dónde escriben. Es todo. Bienvenidos!

Foto: diario Expreso 

5 Comments

  1. Soy profesor jubilado. Me dedico a «azotar a las palabras» como recomienda un verdadero poeta. Aquí les envío una muestra de este maltrato; creo que es apropiada para los momentos cruciales que vivimos.

    ¿QUÉ SOMOS?
    El planeta que gira, la estrella que brilla,
    La luna tímida alumbra
    El sol recio calcina y se esconde
    El Universo lleno de galaxias y vacío.
    La célula invisible que trabaja
    El átomo que interactúa
    Crea moléculas y crea la vida
    Crea moléculas que destruyen la vida
    La materia que se regenera
    La energía que se convierte
    Y el gran ciclo obstinado reitera,
    Genera, multiplica y corrige.
    Y bullen organismos por doquier.
    Todo al unísono
    Todo en concierto
    Y nos recuerda que somos
    Minúsculas partículas cósmicas
    Polvo de estrellas y barro amorfo
    Con un soplo fugaz de vida.
    ¿Qué objeto tendría esta sincronía
    Sin el hombre que se maraville?
    ¿Qué objeto tendría la eufonía
    Sin el hombre para que la escuche?
    Necesario era el hombre en la sinfonía.
    Vano, desolado y tenebroso sería
    El Universo sin Dios… y sin el hombre.

    Saludos y ánimo a los periodistas de 4-Pelagatos y a sus asiduos lectores. (GAE).

  2. Soy una persona que esta acostumbrada a tener horas de soledad en el hogar después de unas horas de estrés de arreglar a la niña, ponerle el uniforme, darle el desayuno y preparar el lunch para su escuela y que por esta emergencia han sido reemplazadas, por la convivencia total y desarrollo de destrezas por mi parte como la «maestra» vocación que acabo de descubrir no tener, ni siquiera la base. Creo que este encerrón obligatorio me hizo apreciar mucho la profesión de ser maestro, en realidad debemos pagarles sin pensar lo mismo que politiqueros ganan sentados en definir leyes absurdas. Pero bueno aquí sigo desarrollando canas cada día y añorando mis horas para mi jeje, todo sea por la familia.

  3. Si bien cierto, a nadie le ha gustado quedarse obligado en casa y mucho menos con el temor de contagiarse de un virus que le puede llevar a la muerte pero hay que destacar que nunca se termina de aprender cosas nuevas porque nos hemos ingeniado juegos familiares a través de aplicaciones tecnológicas que son gratis y seguimos conectados en familia como nunca lo habíamos hecho antes, en verdad que sería crucial mantener estas nuevas responsabilidades del hogar que las hemos desarrollado ahora y que creíamos no poder hacerlas, a la vez no dejo de pensar cómo? Puedo recuperar económicamente lo perdido pues mi familia es amplia y si no trabajo para generar recurso no subsisto.

    • Todo se vino tan de repente, que mi viaje se canceló, para poder visitar a mis hijos (no los veo desde el 2018) y ahora más que nunca se extraña estar alli.Si solamente estar alli! Vivo y escribo desde aqui en Nur-Sultan capital de Kazajistán,y aqui las medidas son drásticas y necesarias a la vez. Se ha dispuesto dividir la ciudad en sectores, donde la circulación entre sectores es limitada con resguardo militar! Como soy extranjero( profesor) estoy siendo monitoreado( la influencia de la ex URSS sigue presente) desde que llegué al país como todos los «ex pats» residentes aqui. Los servicios médicos están cubiertos y funcionando con normalidad! Queda en nosotros mismos cuidarnos y cuidar a los que nos rodean..

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba