Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Schwarzkopf: hablo 15 veces al día con mi mamá

en Conexiones4P/Elenfoque por

Así vivo en tiempos del coronavirus: 4P. prosigue la publicación de testimonios escritos por sus lectores. 

 

Tommy Schwarzkopf
Arquitecto y constructor

«Mi cuarentena la estoy viviendo relativamente en paz pues tengo la ventaja de vivir en una urbanización en Cumbaya, donde hay muchas áreas verdes, poco ruido y mucha luz. Me acompañan Pite y mi mujer con lo cual tengo obligaciones forzadas que cumplir, como sacar al Pite al baño y tirarle la pelota un promedio de mil veces al día y hacerle caso a la señora porque si no, no me da de comer y, obvio, que le hago caso porque si no me friego.

Antes de empezar a trabajar procuro hacer y atender las llamadas de rigor, mi mamá de 88 años, mis hijos y varia gente con la que trabajo Con mi mamá son como quince llamadas al día. Después de todo eso siento estar algo más relajado, porque tengo un par de horas libres que son las que normalmente dedico a revisar obras. Ahora que estamos encuarentenados y no puedo, me pongo a leer noticias y ya de una empiezo a preocuparme pensando en toda la cantidad de muertes y desempleo que esto está ya causando. No con esto quiero decir que no estaba preocupado antes, pero esto cada día se pone peor.

Tipo 10 de la mañana empiezo mi rutina del día (porque aquí en mi casa me han puesto horario). Chequeo correos y los contesto, entro a la red de la oficina en la cual están arquitectos e ingenieros y trabajamos por un par de horas en el proyecto del día, luego a través del chat de la empresa me aseguro de que todo el personal esté bien, aunque tengo una inmensa preocupación por el personal de las obras pues son ellos los que viven del día a día y aún no sabemos qué tan largo será esto pero lo que sí sabemos es cuánto les afecta.

Después del almuerzo (para qué también me dan de comer rico) descanso un rato, me vuelvo a conectar con la oficina otro par de horas luego vuelvo a hablar con mi mamá, le vuelvo a lanzar la pelota al Pite y tarde en la tarde hago unos 45 minutos de ejercicio. Veo las noticias y trato de desconectarme para no desesperarme por la situación y por las imprudencias que suelen ocurrir.

Y así se ha repetido y seguirá repitiendo esta rutina, salvo el fin de semana que me levantan las obligaciones en el horario».

Próxima entrega: Cristina Reyes, asambleísta

7 Comments

  1. Que serìa de los ricos y poderosos, si tan humildes y protegidos, se quedan con sus fortunas solos en el planeta. Sin tener a quien mandar, mostrar su ego, alcurnia y la vida vip que llevan por encima de los demàs?…Hasta cuando obligados pasan su cuarentena en la campiña de Quito, comiendo rico ( no podìa ser de otra manera), paseando al perro de rico y haciendo ejercicio en un pequeño gimnasio particular ( ha de ser o no?)…asustados, aruñan un pequeño sentimiento de solidaridad por sus ùltimos colaboradores, que dan la cara mientras ellos justifican su buen recaudo.
    Entender que el virus no discrimina ningùn nivel de nada para invadir y ser la fuente final de despedida de la vida, debe ser muy triste y decepcionante para tan afortunados personajes.
    Ojalà reflexionen, dejen de regalar migajas de sentimientos de culpa, y si salen de èsta, sean mejores personas, sean humanos de verdad.

  2. Por eso me encanta leerlos a 4 Pelagatos, siempre con sus temas tan bien llevados.
    Ojala que esta tragedia mundial que estamos viviendo nos haga mas generosos de corazon, menos envidiosos y con ello habremos aprendido la leccion.Que no nos moleste la buena posicion de tal o cual persona siempre y cuando ‘esta se haya ganado con esfuerzo, trabajo y dedicacion.
    Saludos afectuosos para nuestros queridos 4Pelagatos.

  3. Muy buenas noches. Por temperamento, me gusta la tranquilidad del hogar, y el silencio para llevar a cabo mis actividades preferidas, como es la lectura, la escritura, la jardinería, el preparar documentos para llevar a cabo mi trabajo con eficiencia, etc., así que estoy aprovechando maravillosamente el tiempo, y como estoy teletrabajando, tengo muchas cosas que hacer, por ejemplo el día de ayer, me pasé llenando una matriz de datos solicitado por el Distrito de Educación; hoy me pasé interactuando con Docentes Tutores, y con Padres de familia, a través del Whatsapp; antes de acostarme, registro mi informe de actividades del día, porque seguramente después que pase la emergencia nos pedirán cuentas de lo que hemos hechos en estos días. Tengo tiempo para leer los noticiarios en los diarios más grandes del país (El Comercio, el Universo, el Mercurio); leo fundamentalmente la opinión de los editorialistas; tengo tiempo para leer mi libro de orientación favorito, como es la Biblia, así sé que Dios nos acompaña en todo momento, y nos da la fortaleza para enfrentarnos a la realidad dolorosa que vivimos; veo y escucho las homilías del Papa francisco, sus brillantes homilías, a pesar de encontrarse en la tercera edad. Como ven Ustedes, hay mucho qué hacer, y no hay tiempo para aburrirse o deprimirse. Y lo que es más, cumplo a cabalidad con las disposiciones del Gobierno nacional, y de las Autoridades en general.

    • Como es posible que estén en negocios con el Municipio de Tunda para construir donde hoy es el hermoso, emblemático y patrimonial colegio Benalcázar!!! Ya están forrados de dinero, millones tienen!!!! Ahora le pintan un buen negocio a Yunda para destruir una tradicional construcción de nuestra querida ciudad. No les basta con todo lo que tienen?! Porqué no construyen por otro lado?! Por que destruyen barrios enteros tradicionales de Quito como el Batán, y ponen sus edificios donde antes eran hermosas casas, abusando de la necesidad de la gente y poniendo precio cierto? Construyan en otro lado!!!! Tiene corazón? Tiene moral? Tiene sentimientos? No construyan en un lugar donde está parte de la historia de Quito! Es igual como se hizo en el antiguo hospital Eugenio Espejo, o el Antiguo Hospital Militar! Este colegio es igual de emblemático. Yo no tengo casa, y arriendo una vieja casa al norte de Quito, mi dueña de casa me pidió 80.000 que no tengo, ni los tendré. Pero nunca seré una corrupta! Yo no tengo precio! Soy una artesana! Y me indigna que gente como ustedes forradas en dinero, no se sacien con nada. Son millones cierto?! Pero si ya tiene millones!!!!! Se va de paseo a otras ciudades del mundo!!!! No destruyan parte de la historia de la ciudad de Quito!!!! Tendrá alma usted? Y su socio Uribe igual. Puede construir en cualquier parte del mundo!!!!! Usted está forrado con millones, yo no tengo nada! Y con esta situación, no puedo pagar nada, no tengo trabajo, no hay ferias. Y no soy corrupta! Y el advenedizo de Yunda seguro se le abren los ojos con los millones que ustedes le pintan!!!! Construyan en otro lado!!!!!! No destruya parte de la historia de Quito!!!!

  4. Pobresito Tommy el solito come rico porque tiene la ventaja de ser el dueño de la constructora y esta preocupado por los obreros que no tienen que comer, hasta cuando se levante la cuarentena, porque ellos viven el día a día. O mejor dicho al día.

    Si yo fuera de origen alemán actuaria como la señora Angela Merkel, ningún pobre (obrero) se quedara sin comer un solo día, porque de lo contrario me avengonsaria ser alemana.

    Quizas al señor empresario, se le habra el corazón, por los más indefensos y no espere a que acabe la cuarentena.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba