Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Toc, toc… Gobierno! El diálogo es urgente

en Columnistas/Influencers4P por

En medio de lo que parece una película cuya trama ha sido escrita por provocadoras mentes apocalípticas; en medio de la incertidumbre, del dolor desgarrador de muertes dramáticas, cuerpos caídos en las veredas, ancianos que finalizaron su camino en un sofá, degradándose, mientras los colapsados servicios de emergencia retiran los restos mortales; en medio de una amenaza que quiebra emocionalmente al más recio, que arranca lágrimas porque ciudadanos que haciendo lo que hacen cotidianamente, han convertido en acto heroico atender enfermos, perchar víveres, recoger basura, exponiéndose a caer víctimas del virus; sí, en medio de todo eso, las llamadas a la unidad política, las convocatorias a la unidad de personas y de regiones reciben la agresión del regionalismo, del odio destructivo de los que priorizan la venganza de la patológica insatisfacción.

Mientras la crisis se desborda porque así ha sido esta crisis que ha agarrado a todos los países, unos más, unos menos, sin la suficiente preparación, se crean broncas en las que se reviven atávicos desencuentros que impiden la cohesión que las circunstancias exigen. Hay diferencias de formas de ser, de idiosincrasia que deben servir para reconocernos o corregirnos. Impresiona que gente aparentemente sensata pierde los cabales y despotrican aludiendo a esas diferencias en formas de ser, como abismos insalvables que tienen que derivar en la secesión. Resulta una impertinencia con la realidad, mucho más en jóvenes, repetir las muletillas irracionales de alucinados que han promovido el enfrentamiento regional que es destructivo, que es una obsesión de las élites. Acusar al centralismo de la causa de los problemas regionales confirma solamente la carencia de liderazgo lúcidos en las regiones que no han exigido las competencias que las leyes permiten.

Los enfermos duelen, los muertos duelen, mueren en el páramo o en tierra caliente. La indisciplina estorba hasta que entendamos que, salvo desadaptados que no se excluyen en ninguna ciudad, la mayoría de infractores son ciudadanos que no reparan en el riesgo del contagio que entienden menor al riesgo de no llevar el sustento del día. Y este es el drama humano de millones de subempleados que dependen de sus ventas callejeras, lo que debería despertar la preocupación colectiva de quienes pueden pensar en soluciones o gestionarlas. Y no extenuarse en improperios irresponsables llamando a la dispersión, al enfrentamiento. Sean monos, sean paisanos, sabidos o bobos, hay que pensar que la condición de seres humanos vulnerables ante la epidemia o el hambre, nos debería conducir a mostrar sentimientos más nobles que sólo defenderlos con proclamas localistas.

En esa horrible circunstancia, muchos se han fajado para dar batalla a las secuelas sociales. Gente reuniendo dinero, reuniendo buena voluntad, acopiando sentido humanitario, para paliar el drama de los más pobres. El drama de los viejitos que no tienen comida. Empresarios hacen donaciones; sacerdotes movilizan sus posibilidades. Desde el Estado los recursos que se deben generar -que saldrán de las mismas cuentas fiscales reorientando el gasto o de otros medios que permitan levantar algo parecido a un fondo de guerra- se deben orientar a sanar a los enfermos con empeño en donde han proliferado. Guayaquil necesita, más que otras ciudades, contar con más dinero para atender la emergencia. Sin cálculo político y rebasando el chato liderazgo de la Alcaldesa y sus áulicos. Es imposible responder con eficiencia cuando los enfermos graves sobrepasan la capacidad hospitalaria, sin recursos suficientes para comprar camas, respiradores, medicinas, equipos de protección al personal sanitario.

En medio del drama, el vicepresidente -neonato político- no escatima en promoverse. Su tarea, que se reconoce a pesar de su total inexperiencia, debe hacerse sin estridencias, sin videos epopéyicos. Debe realizarla de forma discreta, con elegante respeto a los enfermos, a los muertos y a los ciudadanos asustados que esperamos que lo que decidan o hagan las autoridades gubernamentales sea pensando en sanar los enfermos, enterrar los muertos y ofrecer esperanza a los ciudadanos asustados; y no usarlo como escenario para dirimir candidaturas.

En medio del drama, el Presidente, cuya distancia se entiende y justifica, no muestra, sin embargo, haber entendido que debe tener dos gabinetes: el de la crisis y el estratégico. El primero centrado en el corto plazo, en el día a día de las soluciones sanitarias y financieras. El que evite la propagación del virus. El estratégico para pensar en cuál será la formula -que no es fácil de pensarla ni aplicarla- para que los daños en la economías de las empresas y de las personas, tengan manera de recuperarse. El Presidente tampoco da visos de comprender lo que significa que debemos salir juntos de esta crisis. El gobierno ,sin propuestas, dejó el espacio para que los politiqueros asambleístas llenen el vacío con una sarta de sandeces o fórmulas de Perogrullo.

Un grupo de economistas enviaron al gobierno un conjunto de medidas posibles, el excandidato presidencial Guillermo Lasso ha propuesto alternativas de decisiones económicas y fiscales, así como ha demandado unidad política para enfrentar la crisis. El colectivo Cauce Democrático propuso una alternativa de un gobierno de unidad nacional. Periodistas y articulistas envían el mismo mensaje. Todos estos planteamiento se han chocado con el silencio desde el lado del gobierno. Se especula que el super-vicepresidente parece que es suficiente o que en el equipo de gobierno no se encuentra el tiempo para pensar en las estrategias de salida por que están desbordados.

No hay salida sin un acuerdo político que se exprese en la voluntad de dirigentes políticos, líderes sociales y gremiales y otros personajes representativos en torno a una plataforma de decisiones complejas, pero que permitan salir adelante y recuperar la economía, que amenaza ser devastada, frente a la cual la crisis del año 99 será un pálido reflejo. El gobierno debe tener la iniciativa, y la debe tener en forma urgente.

Diego Ordóñez es abogado y político. 

6 Comments

  1. Buena reflexión, sin embargo es necesario que las autoridades pertinentes, prioricen sus responsabilidades y tomen las medidas necesarias ante esta situación.
    El virus prácticamente esta afectando a las principales potencias, aunque en gobiernos como Rusia que poseen rectitud y son centrados en cuanto sus actividades políticas; han decretado ciertas medidas y estrategias que debemos seguir como ciudadanos y deben ser implementadas a nivel mundial.
    Tenemos que educar a la población, demostrarles que si tomamos en cuenta las recomendaciones que se nos otorga podremos salir de esta pandemia y ser uno de los pocos países que se han recuperado.
    Me permito resaltar que los materiales e instrumentos para el distinto cuerpo de medios de Ecuador es escaso, aunque personas de noble corazón se han dedicado ha fabricar varios implementos que son los que ellos necesitan.
    También en revisado las redes sociales y es exagerada la cantidad de personas que comentan sobre el abuso de violencia por parte de militares y policías(los cuales se encuentran en riesgo de contagio), hacia las personas infractoras las cuales lo único que hacen es seguir propagando virus, propongo al gobierno ser mas duro con las medidas ya que esa será la única forma de frenar esta situación. Obviamente no con violencia pero si con otras disposiciones.
    Para finalizar es importante seguir las recomendaciones y prevenir a esta enfermedad, es un trabajo en grupo, un trabajo de todos los Ecuatorianos.

  2. Ante esta situación tan delicada por la que el país y en si todo el mundo esta atravesando, Ecuador hoy mas que nunca requiere de la unidad y el esfuerzo de todas las autoridades nacionales, provinciales, cantonales, parroquiales, así, como también de los representantes de gremios, organizaciones sociales, movimientos y demás grupos sociales, todos unidos en busca de una estrategia para evitar la expansión de esta pandemia mundial que es el COVID19 tomando en cuenta la situación que viven todo la población ecuatoriana, priorizando a las personas de los sectores vulnerables quienes por sus necesidades básica y la satisfacción de las mismas son mas propensos al contagio.
    Ahora es el momento de dejar de la lado las brechas sociales y dar la ayuda que requieren las distas sociedades del país, dejar de lado la ambición del poder, la economía y posesiones sociales. Es indignarte ver como las autoridades estatales sacan provecho de esta emergencia con actos descarados de corrupción, cada actor político buscando lo suyo con campañas falsas simplemente con la finalidad de promover su perfil de candidatura y los medios de comunicación no quedan de lado, socapando a los actos vergonzosos de corrupción, siendo cómplices de la irresponsabilidad del gobierno con noticia falsas supuesta-mente para no alarmar a la sociedad.
    Invito a todos a quienes lleguen a leer el comentario hacer una reflexión y actuar en busca del bien común para así todos salir de esta emergencia.

  3. Felicitaciones , estupendo artículo , y muy profundas y fundamentadas reflexiones , que ojalá lleguen a los oídos de todos los ecuatorianos .

  4. Muy buen análisis, sin embargo discrepo en algo, la coalición no debe ser política no más acuerdos políticos, la política está tan adueñada de todo el entorno, el gobierno politiza con propaganda populista y cada acción por mas absurda que sea se quiere hacer ver como gran gesta de Lenin, cualquier crítica incluso a robos descarados como el sobreprecio de las mascarillas es vista como un ataque político y sacan su arsenal propagandístico para defender lo indefendible, todos los voceros de un Gobierno con serias falencias están enfocados en la propaganda antes que en las verdaderas acciones, claro ante la falta de técnicos calificados, la oposición, el loco de Bélgica y su banda desesperada ante la caída de Romero, aprovecha y ataca como es costumbre con mentiras.
    Creo que deberían todos dejar de ver las cosas con esa visión, enfocarse en los problemas, unirse para enfocar todo el sistema en función de educar. Los revolucionarios ladrones son una amenaza latente, una banda criminal organizada y con fuentes de financiamiento del narcotrafico hoy radicada en su mayoría en México y como toda banda criminal debe ser enfrentada y vista como tal.
    Transparentar las crudas cifras, los políticos inútiles comenzando por la cabeza que hoy nos Gobierna deben asumir sus errores como valientes, y permitir una verdadera unidad técnica de líderes, economistas y actores de la sociedad, olvidándose de la política como el centro del acuerdo.

  5. Será importante que los ex Presidentes de la República se autoconvoquen y constituyan una especie de consejo consultivo -similar al que confluyó en torno a don Sixto Durán Ballén en 1995 durante la guerra del Cenepa-, pues su respetabilidad será un acicate para que los diversos sectores depongan sus recelos y se coaliguen en torno a la gran causa nacional, sin cálculos ni agendas propias. Creo que el Dr. Rodrigo Borja deberá tomar esta iniciativa por ser el ex presidente con vida más antiguo.

  6. El presidente Moreno es ciego,sordo y mudo. Es triste y lamentable la desesperación de un pueblo que se siente abandonado y hechado a su suerte. Pero lo más indignante es saber que se esta’ jugando con la salud de los ecuatorianos : insumos médicos con sobreprecios.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba