Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Nebot: sugiero una consulta popular directa para sacar adelante el país

en Info por

En el mensaje del lunes, usted dijo que había que ser solidario y ayudar a las autoridades a combatir el coronavirus. Esto tiene un costo financiero que nadie duda que es prioritario. ¿Ha presupuestado el monto de lo que requerirá el país para enfrentar esta catástrofe?
Toda la plata, y le voy a decir por qué. Nadie puede presupuestar una catástrofe en marcha. Eso es la catástrofe expansiva. Lo que he dicho, y con claridad, es qué se está haciendo en el mundo de hoy y basado en qué se está haciendo. La crisis es sanitaria, pero tiene enorme implicancia de carácter económico y social, de presente y de futuro. Lo que pienso es que en estas circunstancias la prioridad es reorientar y volcar el presupuesto del Estado, incluyendo el dinero nuevo que venga, el personal del Estado, la maquinaria del Estado y la logística del Estado a resolver la crisis.

¿Cree usted que eso alcanza, o requiere que haya un esfuerzo en principio de los que más tienen –de hecho algunos lo están haciendo-; una contribución excepcional?
No, aquí se requiere una generosidad excepcional, y una entrega excepcional y no dudo que se va a dar. ¿Qué está haciendo Estados Unidos, Francia, Argentina, España, Italia? Están bajando impuestos, están bajando intereses y poniendo dinero en el mercado para que las empresas, los consumidores, los trabajadores afecten lo menos posible el aparato productivo y el empleo. Usted me dirá: ellos tienen plata. No, no tienen plata. Estados Unidos para poner esos trillones de dólares al servicio de esta causa tiene que emitir. España y Francia, sujetos al euro, tendrán que endeudarse. Y la gente tiene que colaborar con dinero y con esfuerzo personal y colectivo. Me refiero a los que tenemos cómo hacerlo. Esto es una emergencia sanitaria, financiera, económica, social y de seguridad.

Usted dice que hay países que se van a endeudar y es cierto. Pero esos países tienen capacidad de endeudamiento. No están quebrados ni tienen el déficit fiscal que conoce el país que en estos meses ha tenido dificultades hasta para pagar a sus funcionarios.
Cuando usted afronta situaciones normales, o anormales como esta, la solución es siempre la misma. Un buen amigo decía: no piense en la urgencia, piense en lo importante. Cuando usted piensa y actúa todos los días en función de resolver lo importante, usted tiene un país que no vive de la emergencia diaria, como vive este país. Lo que hay que hay siempre es lo mismo para salir bien. Usted conoce mis teorías, no quiero que todo el mundo esté de acuerdo conmigo pero no voy a cambiar de idea. Esos ejemplos están en el mundo. No son capitalistas, no son socialistas: son de eficacia.

¿Entonces usted dice que para encarar la situación presente basta con reorientar el presupuesto y buscar nuevos préstamos?
Sí, pero eso tiene una contrapartida y esto es lo más importante. Si usted como empresa entrega plata al gobierno, este hace caja común en la Cuenta Única del Tesoro. El Estado tiene procedimientos, por más emergencia que haga, tiene burocracia que no entiende cómo funciona esto. No digo que la empresa privada no dé plata y lo estamos haciendo. Y tiempo y esfuerzo. Pero si cae en la maraña de la tramitología y la demora estatal, cuando llegue la ayuda, no sé a quién se la van a dar. Este no es un problema de poner plata o no poner. Es un tema de ser eficientes y solidarios pero fundamentalmente rápidos.

Si partimos de que hay tres urgencias, la sanitaria, la económica y la reconstrucción del país que quedará devastado…
Esa es la más importante porque el país ya estaba medio devastado antes de esto.

¿No considera usted que es, precisamente, el momento de un acuerdo mínimo nacional? Usted dirá que son coincidencias, en vez de acuerdo, pero la denominación no cambia la naturaleza de lo que que hay que hacer.
Sí cambia, porque el acuerdo no es mínimo; el acuerdo es máximo. Puede ser mínimo en los items, en los necesarios.

Ese es el sentido de la pregunta.
Entonces vamos despacio. Una tesis es la que acabo de leer y no quiero polemizar con nadie, peor con alguien a quien respeto. Usted lo entrevistó. ¿Cuál es la solución de él en síntesis? Que cada partido importante, tenga un ministro de Estado. A eso llama Gobierno de Unidad Nacional. No, señor. Los acuerdos entre políticos y entre partidos, peor entre membretes, no son el camino correcto, por lo menos para mí. Tengo la experiencia suficiente para saber cómo termina eso. Todas las falencias humanas, éticas muchas veces, de falta de prioridades y de conocimiento. La simple suma de membretes y de políticos no resuelve nada.

Pero se dijo que eso se tendría que hacer alrededor de un programa sobre las urgencias.
También le voy a decir sobre eso y también es con el Dr. Hurtado. En la Asamblea del año 97, nosotros que teníamos la primera minoría. Propusimos al Dr. Hurtado ser Presidente. Y con ellos completamos la mayoría. Una de las cosas que acordamos fue la transformación de la Seguridad Social. Al Dr. Hurtado le dije que teníamos 4 ó 5 puntos y que los pusiera en el orden del día de inmediato. Me dijo, después de consultar con sus asesores, que le sugirieron ponerlos en cada momento, según un orden determinado. ¿Cómo acabó esto? En dos formas: Hurtado se fue de la Asamblea al final porque se venció el plazo y porque, además, no se sentía cómodo con lo que estaba pasando. Hurtado y la Democracia Popular no traicionaron el acuerdo, pero cuatro de sus diputados impidieron ese cambio que hubiera transformado al Ecuador. Entonces, esto no pasa por ahí. Pasa porque el pueblo obligue al gobierno de turno, de hoy o de mañana, a hacer lo que tiene que hacer.

¿Y eso cómo piensa hacerlo?
¿Cómo se hace? Por las buenas o por las malas. El pueblo puede presionar muchas cosas y peor cuando se trata de su prosperidad, su vida y su futuro.

Usted no está de acuerdo con la modalidad de la propuesta del ex presidente Hurtado. Entonces entremos en la suya.
La mía es muy sencilla: determinemos cinco, seis o siete puntos -le voy a decir cuáles son los que yo creo que deben de ser, no digo que esos sean-. Para eso no hay que ir a ninguna Asamblea Constituyente.

Pero nadie sensato está planteando una Asamblea Constituyente en este momento.
Pero yo sí estoy planteando que estas cosas se resuelven primero social y políticamente y luego se empuja con fuerza una consulta popular con verdadera intervención del pueblo donde el legislador no puede decir ni pío, el presidente de la República no puede decir ni pío y donde ambos tienen que dedicarse simplemente, con textos pre aprobados en la consulta, a implementarlos.

¿Hay tiempo en esta situación para hacer una consulta?
No estoy diciendo que lo hagamos en el coronavirus.

Pero el acuerdo que se está proponiendo, en la modalidad que los protagonistas escojan, incluye este momento.
Tan pronto superemos esta emergencia y lleguemos a una relativa normalidad, hay que usar un mecanismo. Y sugiero una consulta popular directa para tratar los seis o siete puntos; los ocho o cuatro que son los que para mí pueden sacar adelante este y cualquier otro país.

¿Los puede enunciar?
Con todo gusto. Primero, el tamaño del Estado. Es totalmente sobredimensionado en función de la realidad económica del Ecuador. ¿Qué hay que hacer? Hay muchísimos gastos absolutamente innecesarios que tienen que estar fuera. No se debe irrespetar una burocracia necesaria, con trayectoria. Pero hay gente que llegó en los últimos tiempos del correísmo y los primeros tiempos de este gobierno con contratos. Me pregunto: ¿hay obligación de renovarles el contrato en estas circunstancias? Simplemente les pagan su liquidación que es pequeña y los contratos no se amplían. Tercero, usted no tiene que vender Petroecuador, las Telefónicas y las eléctricas, por citar tres importantes grupos del Estado, pero tiene que delegar al sector privado, mediante concurso internacional, la administración de esas empresas. El Estado en vez de perder plata, va a recibir plata. En segundo lugar, muchos de los empleados van a ser traspasados al sector privado sin ningún trauma y usted sigue bajando el personal del Estado.

¿Cuál es el segundo punto que llevaría a una consulta popular?
Si el Estado ecuatoriano no aprovecha esta oportunidad para diferir el pago de capital –salvo los organismos multilaterales con los cuales se puede replantear pero no se les puede obligar–, tiene que pedir tiempo, tiene que bajar los intereses porque las circunstancias mundiales no solo lo ameritan para el Ecuador. Por ahí puede venir la reducción del tamaño del Estado. Con dos complementos: prohibir que el Estado vuelva a tocar los fondos que no le corresponden. Y abolir la Cuenta Única del Tesoro. Un gran bolsillo donde va la plata de todo el mundo para que el gobierno haga lo que le da la gana. Hay que volver a las preasignaciones en donde cada cual sabe dónde está su plata, cómo y cuándo se usa. Esa forma de administración abusiva, draconiana, injusta y torpe tiene que terminar en el Ecuador.

Este punto está planteado en forma redonda: qué hacer y cómo. ¿Puede solo enunciar los otros? De lo contrario esto dará para un libro.
No da para un libro, pero quiero hacerle una contrapregunta: ¿cree que alguien puede oponerse a que la plata del Estado no se dilapide, que no le quite la plata a quien corresponde? Eso es lo que hay preguntar en esa consulta. Vamos a la parte productiva, que es lo importante.

¿Ese es el segundo punto?
Sí ese es.

¿Y cómo lo enunciaría usted?
Prosperidad por crecimiento.

¿Y qué preguntaría?
Ampliar la frontera laboral. Una sola medida: el trabajo por jornada parcial. Hay floricultores, jóvenes estudiantes que quieren trabajar dos, tres, cuatro horas. Si usted quiere trabajar cuatro horas y un señor quiere contratarlo cuatro horas, que le pague la mitad del salario y lo afilie al seguro por esa mitad. ¿La Constitución dice otra cosa? Cambiemos la Constitución.
Otro punto: Petróleo y minería. Soy partidario de explotar, producir y exportar todo el petróleo y minería que se pueda mediante distintas modalidades. Con una condición: aprovechar la ecología que hoy existe en el mundo para que se respete el medio ambiente.
Luego, este país es agrícola, ganadero, pesquero artesanal. ¿Cree que es posible que esos sectores no tengan créditos suficientes, oportunos, y baratos? ¿O no tengan tecnología aplicada al desarrollo? ¿O una política de comercialización adecuada?
Creo que los subsidios deben desaparecer. Con excepciones.

¿Qué subsidios no quitaría?
Uno, el subsidio a la agricultura y a la ganadería. El subsidio al transporte público también debe mantenerse.

¿Usted quitaría el subsidio al gas?
¿Sabe usted cuánto es el subsidio de las bombonas de los pobres? 20%. Deje las bombonas y quítele el subsidio al contrabandista. Mire, ahí hay gente de Petroecuador metida, hay gente de la Policía, del Ejército, hay empresarios privados metidos en esto. Viaje al sur del país y dígame si esa planta enorme de envasamiento de gas que hay se ha hecho para dar gas a Huaquillas y Arenillas que no tienen 50 mil habitantes: es para llevar gas de contrabando al Perú.

¿Queda algún punto de los que sometería a Consulta?
Esos son los puntos. El camino para mí es confianza, seguridad y estímulos. No aumento de tributos. Y perdone, me olvidaba de un punto fundamental, el más fundamental: reformar la Seguridad Social. No puede ser que el 20% de los salarios de los empleados del sector público y privado se haya convertido en un impuesto inútil al salario.

¿Quién plantea esa Consulta? ¿Se presentará durante el periodo del presidente Moreno?
Sí, en cualquier periodo…

No cualquiera. ¿Está usted pensando en este periodo?
Déjeme decirle una cosa: el señor Clemente Yerovi fue presidente 8 meses y ha sido uno de los mejores presidentes del Ecuador. ¿Sabe por qué? Porque tomó decisiones y porque las hizo respetar. Estas cosas que estoy proponiendo pregúntele al pueblo, en encuestas serias, si cree que son importantes. Cuando el pueblo diga en las encuestas que está de acuerdo, la voz de los políticos vale triple, la voz de los partidos políticos vale cuádruple. Si el pueblo dice este es el camino, el Presidente tiene la obligación de preguntarnos eso. Y vamos a reformar este país sin las roscas políticas, sin los políticos y sin esos que al final de la reunión dicen: yo firmo pero dígame que voy a hacer en el próximo gobierno.

Este tema depende de cuánto dure el coronavirus. ¿Cuál es el tiempo de su propuesta?
Cuando venga el inicio de la normalidad, porque no creo que vayamos a volver al mundo de antes. Esto es en tres meses. Apuntemos que en tres meses habremos vuelto a la relativa normalidad o nos habremos acostumbrado a vivir en la no-normalidad. Lo que no podemos hacer porque pasa algo, es renunciar a hacer lo que hay que hacer y a un futuro de prosperidad.

¿Usted ya habló con el Presidente sobre este tema?
Primero tenemos que tener la evidencia de que el pueblo, que es el dueño de la democracia, quiere eso. Y eso, para mi, se sostiene en 5 ó 6 encuestas bien hechas, donde haya ese pronunciamiento popular. Y cuando tenga el pronunciamiento popular, el mandatario que sea está obligado a hacer lo que el pueblo quiere. No es al revés.

Pero este gobierno ha tenido, ante sí, algunas veces realidades ante las cuales tenía que haber tomado decisiones y no las ha tomado.
Eso se lo tiene que preguntar a aquellos que no toman decisiones o las toman equivocadas. Por eso le dije: por las buenas o por las malas. Por las malas no es anti democráticamente. Pero la presión en la calle sirve también para eso. Legítima, ordenada, sin desmanes.

Lo que usted plantea es una salida estructural. Usted dice que esto podría ser dentro de tres meses, pero puede ser más. ¿Y la urgencia que está viviendo el país?
Pero le estoy diciendo: no pague la deuda externa. Suprima los gastos que tiene que suprimir, sin agravar la situación laboral al extremo con injusticia.

Ese escenario requiere acuerdos. Y si el gobierno no los busca por debilidad política…
Eso nos corresponde a todos.

La pregunta que usted no ha respondido es qué hacer políticamente para aunar esfuerzos, para que el país vea esas voluntades juntas y todo eso se traduzca en acciones exitosas.
Muy sencillo. Usted no puede contar con el gobierno, no lo estoy criticando, pero no lo puede obligar a hacer las cosas salvo con una presión popular que no es el momento de ejercer mientras esta situación dure. Porque, además, no se puede salir a la calle.
Segundo: entre todos los demás que coincidamos con estas ideas, o alguna otra que a mí se me escape, tenemos dos deberes. Uno: bregar en esa dirección. Y el segundo es practicar esto dentro de nuestras propias esferas. Esto no alcanza solo al gobierno. Eso debe ser para diputados, alcaldes, prefectos; debe ser para las cámaras, para todo el mundo. Si uno cree en algo, tiene que empujar el carro en esa dirección.

Pero el liderazgo político está para organizar esas voluntades. Y esos liderazgos están fragmentados -usted por su lado; los otros por el suyo- o, en el caso del gobierno, muy debilitado. Mientras tanto el país luce atónito.
Ahí está mi propuesta. No puedo responder de los demás. A mí no me falta liderazgo ni ganas de ejercerlo dentro de mis atribuciones, mis circunstancias y mis momentos.

¿Y usted no ve necesario concertar, en este momento, el suyo con otros y en puntos específicos? Y concertarlos no significa mandar el mensaje sino sentarse con ellos y lograr con ellos acuerdos para el país.
Yo dije que por el bien del Ecuador me siento a conversar con el diablo en la medida que el diablo tenga algún resquicio de buenas intenciones. Ya quise hacer eso y me di cuenta, desde adentro, de cómo funcionan los partidos y cómo funcionan, salvo excepciones, los políticos.

Ese es el diagnóstico de siempre. ¿No requiere eso un sobresalto político, incluso suyo, en este momento?
Ahí están mis tesis señor. Si usted me llama y me dice el Dr. Hurtado o el señor tal, fulano y mengano propone esto, mi respuesta sería sí, cuente conmigo.

Esa tarea la tiene que hacer el Presidente de la República.
¿Yo qué puedo hacer con el Presidente de la República? Él es un ser autónomo que hace lo que hace, o no hace lo que debe hacer, o hace lo que debe hacer. Nosotros no podemos obligar al Presidente de la República. Lo que podemos decirle es el país quiere esto y usted tiene que hacerlo. Hágalo rápido o pasado esto tenemos que obligar a que se tomen decisiones en el país.
Los gobiernos no son de transición; peor un gobierno de cuatro años. Si un presidente como Yerovi duró ocho meses e hizo lo que hizo, si el Dr Noboa se banqueó la dolarización, entregó los aeropuertos al sector privado, hizo el oleoducto de crudos pesados, hizo el cuarto puente, dialogó con los indígenas y los pacificó… Eso es gobernar. Uno no puede enseñar a gobernar, esto no es una escuela.
Yo tengo una idea. Si alguien dice algo mejor; si alguien dice no todo eso pero hagamos parte -aunque creo que hay que hacerlo todo-, mi voto, mi lucha y lo que pueda aportar en influencia, si cabe la expresión, en el conglomerado social, están a la orden.

Permita formular la pregunta de otra forma: ¿piensa necesario que el Presidente llame a los líderes, incluido usted, para llegar a acuerdos que, en puntos específicos y decisivos para el país, lleven a acciones concertadas?
Pero primero pongamos los puntos.

Ya se dijo: un programa de urgencia para el momento porque, en su caso, usted ya planteó un plan de mediano plazo.
Le voy a devolver la pelota. No es lo que propone Nebot; basta que se diga esto para que todo el mundo no quiera. Nebot piensa que alrededor de estos puntos deberíamos reunirnos.
He asistido a muchas reuniones con 70 temas entre 14 técnicos, donde nadie sabe de lo que habla ni lo que va a hacer. Para esas reuniones no me presto. Hemos diferenciado en que yo hablo de coincidencias populares y usted habla de acuerdos partidistas…

No es así.  Se ha hablado de acuerdos básicos para encarar la situaciòn y reconstruir el país.
Vamos despacio. Olvidémonos de la forma. Ahí tiene usted la propuesta. Si usted dice -y usted es el que ha liderado esta idea en la prensa, hay que reconocerlo y me parece muy bien-; si dice aquí hay estos puntos pero no dice el cómo, ocurrirá que el que irá, dirá cualquier cosa. Para eso no es una reunión. La reunión es tema con detalle. Si usted dice aquí hay estas ofertas, hay esta posición y hay una reunión para eso, con mucho gusto voy.

Foto: Celag

33 Comments

  1. Como dice Jaime Nebot, quien llega a la Presidencia de la República no debe recién aprender para saber gobernar. Se supone que el aspirante a la primera magistratura debe conocer en profundidad el Plan de Gobierno consensuado al interior de su partido político y con el apoyo mayoritario de los electores para llevarlo a la práctica en un período de cuatro años como estipula la Constitución. Nebot tiene la ventaja de haber sido diputado, gobernador y Alcalde de Guayaquil por cerca de 20 años, lo que le da la suficiente experiencia política y administrativa par afrontar situaciones de todo orden y aún para el manejo de crisis como la que hoy enfrenta la ciudad más populosa del país.

  2. Lo rescatable de lo que propone el Ab. Nebot:

    El tamaño del Estado, si seguimos como estamos actualmente, vamos a la quiebra
    .
    Abolir la Cuenta Unica del Tesoro, para evitar la corrupción.

    Ampliar la frontera laboral, se beneficia al que de verdad quiere trabajar y no solo al sindicalista con el consabido derecho adquirido.

    La seguridad social. El IESS esta practicamente en quiebra, porque Edmundo y todo el mundo, tienen los beneficios que solamente corresponde al afiliado que aporta el 20% de su salario. Es decir si seguimos con el el cacareo, de que el IESS es la junta de beneficiencia, estamos fritos.

    Lo que pasa que el Ab. Nebot nunca le enseñaron modales y eso de por las malas, no cuadra, ya le conocemos 40 años. Le agradecemos por sincerarse, pero ese discurso ya lo vivimos en los años 84 – 88 y que se consiguio, dividir al país.

  3. En estos momentos no solo el Ecuador esta presentando esta emergencia sanitaria, esta emergencia sanitaria nos ha afectado ha todo el mundo en general, ya que el virus no ve raza, color, esta arrasando con todos, se esta llevado miles de vidas. En estos tiempos no son momentos de cuidar la economía, hay que ayudar de la mas mínima manera de la que podamos tanto de los millonarios como de los pobres. Como lo ven Guayaquil es una de la ciudades mas afectadas del Ecuador y no se esta haciendo nada al respecto para que te suceso frene o desacelere tenemos que poner la ayuda al máximo que este a nuestros alcances de cada uno de los ecuatorianos por que esto no solo le corresponde al gobierno si no a sus ciudadanos que tenemos que cuidarnos de unos a otros, que esta crisis podremos superar todos juntos.

  4. A Chirsitian se le olvidó mencionar que a los «serenos, sensatos, cultos y educados» habitantes de las montañas del Ecuador no les importó mucho la bravuconería y bajo nivel del presidente correa en los primeros años de su gobierno. Eran los tiempos en que creció imparablemente el tamaño del estado, alimentando una burocracia insaciable tan apreciada por muchos de los «serenos, sensatos, cultos y educados» habitantes de las montañas. Cuando se acabó la plata, entonces los seres superiores de las alturas de los andes ecuatorianos comenzaron a ver los defectos, que siempre estuvieron allí, del presidente bravucón, intolerante y déspota al que tanto apoyaron. Parece que la billetera hace más tolerable aquello que nos desagrada.

  5. Ahí está el modelo exitoso de Guayaquil. Millones de guayabos ni siquiera agua, peor vivienda, que decir de hospitales, mientras unos pocos enterrados en el modelo exitoso. Eso es lo que precisamente hay que cambiar. Enterrar con energía la corrupción y la enorme brecha social.

  6. Estaría de acuerdo con esa posible consulta si ella empezara por lo principal: Someter a las más duras penas de prisión, confiscación de bienes y muerte política a los que roban los bienes del Estado, por traición a la patria. Lo primero es lo primero. Según cálculos de un organismo internacional, en la «década ganada» se hicieron «humo» alrededor de 70 mil millones. Cuántos hospitales muy bien instalados estarían ahora atendiendo a la gente en esta terrorífica epidemia, que nos trae escenas espeluznantes, muchas de las cuales se podrían solucionar si se contase con esos recursos económicos que despilfarraron los irresponsables. Las ratas que se enriquecen a costa del Estado son peor que los virus. Y la patria no podrá salir de su subdesarrollo si no se corta definitivamente esta peste.
    Otra preguntita a ser planteada al pueblo: Si está de acuerdo con sanciones drásticas(cárcel y repetición) para administradores del bien público que con sus acciones ocasionaren perjuicios al Estado, como son los pagos de indemnizaciones por decisiones mal aplicadas; ejemplo, rescindieron contratos con compañías petroleras que luego nos demandaron o por el problema reciente: medicinas caducadas y equipos deteriorados en el IESS. Sin olvidar las «obras» de relumbrón y mal hechas. En fin, etc., etc.
    Finalmente, como el ab. Nebot es líder conspicuo de los socialcristianos, para demostrar que está a favor de un cambio de rumbo verdadero del país, puede agilitar con sus asambleístas la ley de «cesión de dominio» que reposa en el rincón del olvido de la Asamblea. Y también hay qué corregir en el CNE. «Donde hay obras, las palabras sobran».

  7. Vamos a la Consulta Popular Directa, pero que ponga la plata (el costo total ) el Sr. Nebot en tres (3) meses, pero antes cambiamos al CNE.-

  8. Según Nebot, para la consulta, ni el legislativo ni el ejecutivo debe decir ni pio (textual); la pregunta es, entonces, Quien hace las preguntas?. La respuesta es obvia. LOS SOCIALCRISTIANOS, sino no vale…

  9. Mientras exista la corrupcion en ecuador no saldra adelante.ecuador necesita un modelo economico.un rumbo.como china.estados unidos.alemania.de eso aprendamos politicos.no el chorronon de partidos politicos y alianzas(grave herror)desde el pobre hasta el mas rico pagar nuestros impuestos(todos sre,)ser disciplinados.en ecuador todos hacemos liq nos da la gana.no hay cultura politica peor cultura ciudadana.no comparto loq dice el sr nebot .de mantenerles el subsidio alos transportistas y el subsidio al gas(,los politicos le tienen miedo a estos temas.temen caerse.terror le tienen tocar estos 2 temas…..señores yo soy pobre y me dedico alas ventas y se como ests de dificil las cosas.peor enlo comercial.pero yo me pongo la mano en el pecho y digo q hoy en dia x mas pobre q sea un ecuatoriano.un pobre ecuatoriano tiene un telf de gama alta con planes de internet.se toma 2 o 3 jabas de cerveza semanal.escuchese semanallll.es decir estamos en capacidad de pagar un precio real x el cilindro de gas y pasajes.claro q estoy de acuerdo con las excepciones.pero esa esla realidad.eso es un parametro.dejemos de sinverguenseria los ecuatorianos.todo gratis eso no es asi.la funcion judicial(,una podedumbre)para hacer justicia en edte pais primero es CUANTO HAY? El arreglemos x debajo del escritorio.desde fiscales.juezes.esa es la justicia en ecuador…..Que a cambiado sr nebot??????.el sr del transporte urbano e iterprovincial.intercantonal…..q a cambiado sr nebot con el no pago de subsidio?????.se han enriquecido a costa del subsidio.ecuador necesita CULTURA.DISCIPLINA Y FIRMEZAAAA sino hay eso nada va a cambiar y todo seguira como hoy

  10. Nuestra economía va en decaída como ya mismo el ex alcalde El Abg. Jaime Nebot lo menciona que ya estábamos en un momento de crisis en la economía del país, considero que una medida tipo consulta popular es contraproducente a pesar de las buenas propuestas acorde a su experiencia que maneja, no convendría en estos momentos ya que se va a gastar miles de dólares en este tema y no podíamos sacar ningún beneficio ante esta situación que se vive en el país y el mundo actual, donde va a existir una taza desempleo increíble mente extensa como ya la está viviendo el sector productivo. (Florícolas).Es un tema a discutir que se podría manejar a futuro.

  11. Mi abuelo me enseñó que cuando emitiera una opinión, si no es constructiva, mejor me abstenga de hablar o escribir huevadas. Así, con esos términos castizos.
    ¡¡¡Qué manera de ver sólo como los caballos, mirada al frente, de muchos que «opinan» pero que realmente no opinan: únicamente destruyen, achacan, critican sin mayores antecedentes.
    Bien lo dijo usted señor Hernández en uno de sus escritos, que tenemos familia contreras…no dan soluciones, destilan odio y veneno…¡¡¡Jodido hacer país con estas lacras que saben a parásito, con el perdón de éstos!!!
    Adelante con sus entrevistas inteligentes, que sacan del estrevistado lo mejor y a veces lo peor…pero así queda retratado el entrevistado, lo que nos permite a los lectores tener un juicio de valor más objetivo y por consiguiente opinar en sentido siempre constructivo.

  12. Hola, ahí está lo malo cuando hay una propuesta de hacer algo por el pais, para hoy x hoy y las nuevas generaciones, hay personas que enseguida defienden a su caudillo de turno, que tal, cuando una propuesta no tiene que tener nombre ni ideología

  13. Excelentes propuestas. Habría que afinarlas y ponerse manos a la obra apenas el país salga de la pandemia.

    En cuanto al personaje que lo propone, es el que mejor lo llevaría a cabo por su son de mando y experiencia, aunque eso fastidie a un pequeño grupo de kikuyos que se creen intelectuales y más educados que el resto del país, solo porque nacieron en las montañas.

    Esa mentalidad de creerse superiores debería dejar de existir. Todos son ecuatorianos, y no hay más letrados en las montañas que en la orilla del mar.

  14. El virus, al momento causando una epidemia que ,entre nosotros empieza, tardará, no en irse, en transformarse en endémico y aprovechar cualquier aglomeración , como una consulta, para repuntar con mayor agresividad. Cualquier movimiento masivo deberá esperar que la mayor parte de la población esté inmunizada (vacunada) y para eso falta mucho.

  15. Puede ser que haya un plan, pero las líneas no son claras en lo que se refiere a como ejecutarlas. Se propone consulta o cualquier otro artificio para re fundaciones por una persona que ha estado o ppr participación o por omisión en la mayoría de dichas refundaciones. Adicionalmente tiene legitimidad el salir hoy a hablar y lanzar propuestas de gran alcance? Cuando en lo esencial que es la situación crítica de Guayaquil no salieron a colaborar como es lo que se publicita hacer a nivel nacional? Nadie habló en momentos críticos, recuerdo que en Octubre siempre hablaron y se mostraron como referentes. Hoy recién sale a hablar? Por las buenas i perlas malas……El caudillismo garrotero continúa en este golpeado país.

  16. con todo respeto don jorge a nebot lo conocemos mas de 4 decadas y si tambien tiene la misma escuela de correa(ambos son AUTORITARIOS) mientras el uno lo hace a las buenas o a las malas si no se lo permiten , el otro lo hacia a las bravas ,pero de que son identicos son IDENTICOS.

  17. … y lo que seguramente debe cambiar en un renacimiento ecuatoriano es esa estúpida rivalidad entre costa y sierra.
    Bravucones están aquí como allá, además de cultos y educados. ¡Marcar la diferencia en un momento delicado como este es, como mínimo, un patán grosero!

  18. Ojala la gente haga sus rencores y opiniones negativas a un lado y dejen que esta idea prospere,en el Ecuador si hay personas valiosas que pueden aportar y orientar la discusion, tanto en la costa y como en la sierra hay personas sensatas y cultas , que deseamos mejores dias para el Ecuador, siendo Nebot uno de los mas preparados y directos.

  19. De acuerdo con la consulta con inclusión de una pregunta más: ¿Está Ud. de acuerdo que los tributos que paga cada ciudad se administren totalmente por sus propias autoridades con el respectivo control social y estatal?

  20. Propuestas viables pero…..
    Como dice Jaime Nebot, quien llega a la Presidencia de la República no debe recién aprender para saber gobernar. Se supone que el aspirante a la primera magistratura debe conocer en profundidad el Plan de Gobierno consensuado al interior de su partido político y con el apoyo mayoritario de los electores para llevarlo a la práctica en un período de cuatro años como estipula la Constitución. Nebot tiene la ventaja de haber sido diputado, gobernador y Alcalde de Guayaquil por cerca de 20 años, lo que le da la suficiente experiencia política y administrativa par afrontar situaciones de todo orden y aún para el manejo de crisis como la que hoy enfrenta la ciudad más populosa del país. De sus tesis expresadas con acento, podría alarmar a quienes no están enseñados a trabajar con funcionarios que son exigentes y reclaman muchas veces con voz férrea resultados para lo que se quiere conseguir para el bienestar de la colectividad. Sin embargo, sus planteamientos para sacar de la crisis al país en las difíciles horas que atraviesa, son válidas en la medida que tengan eco en oídos receptores. La consulta popular que propone es un mecanismo válido si el actual gobierno la acoge, de lo contrario, seguiremos mirando el pasar por nuestras calles y avenidas las decenas o centenas de cadáveres, muchos de los cuales serán provenientes de familias de escasos recursos económicos o por la insuficiente atención de nuestros centros hospitalarios donde los médicos y enfermeras están desbordados y que no cuentan con los insumos para contrarrestar la epidemia que nos afecta. Mientras tanto, la historia patria recoge la actitud valiente y ejemplar del ex Presidente de la República, don Vicente Rocafuerte, ilustre ecuatoriano que luchó a brazo partido como Gobernador de la entonces Provincia de Guayaquil, cuando la urbe huancavilca fue atacada por la fiebre amarilla, entre los años 1842 y 1843 que causó miles de muertos, pero que fue contrarrestada por el empuje y la decisión de quienes hicieron causa común para el bienestar de sus semejantes. El Ecuador requiere, hoy más que nunca, de quienes estén dispuestos y decididos a vencer la pandemia del coronavirus, Covid 19, y que cada ciudadano piense y actúe por el presente y el futuro de la nación donde crecerán sus descendientes, desterrando todo aquello que atente contra el atraso, la desidia y la ambición desmedida que deriva a la corrupción.
    Francisco Medina Manrique
    Periodista – Guayaquil

  21. Interesante la entrevista. Excelente cuestionario.
    ¿Se debe esperar más para que los políticos puedan ponerse de acuerdo en sacar del pozo en que se encuentra Ecuador? ¿Hasta cuándo debe existir esa fatídica Cuenta Única, que se ha convertido en bolsillo de payaso, a la cual va toda la riqueza extraída a veces exagerada e ilegítimamente a los ecuatorianos y que por arte de magia siempre queda vacía? ¿Cuándo tendremos un plan de trabajo ideado a por lo menos un quinquenio, que sea de dominio público, para saber a ciencia cierta cuánto tenemos y en qué pensamos invertir para lograr un mejor país?
    Hay utopía en estas preguntas, pero por algo se debe comenzar…y algo de lo primero que hay que hacer es lograr una reforma integral a las leyes para que contengan penas no menores a treinta años, para aquellos que osen robarse, como ya lo hicieron, los escasos recursos del país. Cuando tengamos una sólida función judicial, entonces iniciaremos un verdadero fortalecimiento de la democracia; político que no tenga vocación de servicio al prójimo y carezca de formación académica, solito se irá orillando al vacío, porque no tendrá cabida en el ejercicio o función alguna dentro del sector público.

  22. ¿Consulta popular? ¿En estos tiempos, con estas condiciones? Tal vez si nuestro sistema electoral se hubiese modernizado desde que empezó a implementarse el voto electrónico hace más de 20 años, tal vez se lo consideraría una opción, pero hoy es un disparate. Una consulta implica millones de dólares que ahora mismo no hay, y después peor.

    ¿Encuestas? Hay que estar locos para pensar que una encuesta o un grupo de encuestas puede dar una señal de unidad nacional que testifique la voluntad de una mayoria para aplicar los cambios radicales que requiere el país. No, las encuestas son sesgadas y no son objetivas, por ende, no son una solución en estos casos.

    ¿Qué queda? Que el gobierno se dé un baño de verdad y entienda que es necesario mandar al retrete el modelo estatista que ha estado promulgando y defendiendo desde 2017. NO queda otra más que la privatización, la concesión de algunos servicios públicos, la flexibilización de las leyes laborales, la reestructuración profunda del IESS, la explotación minera a gran escala (lo siento, pero no hay de otra porque el petróleo va a seguir devaluándose).

    Y aunque el panorama pueda parecer sombrío en muchos aspectos (el ambiental, por ejemplo), el gobierno debe crear las condiciones para que la ciudadanía se empodere y pueda ejercer presión y control por si misma sin ningún tipo de mediación. En estas condiciones su protagonismo va a ser fundamental porque si el estado va a tener menos protagonismo es evidente que se dispararan muchos casos de corrupción. Ante eso la veeduría ciudadana debe ser un requisito para que este proyecto entre en marcha.

    El ministerio de ambiente, por ejemplo, no va a tener las mismas funciones para controlar la destrucción del medio ambiente por efecto de la minería, o el ministerio de trabajo tampoco va a realizar más controles en las empresas para que no exploten y abusen del trabajador. Ese rol tiene que estar en la ciudadanía, en los propios trabajadores, en las comunidades afectadas por la extracción minera.

    No se está sugiriendo que no se haga. La minera y la inversión privada puede generar millones en capital, pero su trabajo debe ser responsable.

    Este va a ser un camino largo donde, además, corresitas y otros grupos aprovecharan para generar incertidumbre, trataran de dividir para volver a posiciones de poder que les permita gobernar nuevamente. Van a ser meses muy difíciles donde el gobierno tiene la difícil tarea de poner los pies en la realidad y hacer bien las cosas de una vez por todas.

  23. Poniendo la cosa en blanco y negro: no a un acuerdo entre patriarcas de la componenda, sino un convenio de buena fe con lineamientos específicos impulsado por todos los ecuatorianos. ¿Más claro? ¡Nada de dividirse el poder a pretexto de unidad nacional! Como decía el inolvidable Rey de la Cantera: en este asunto, ¡los sapos se me van para afuera!

    El guante está echado, señoras y señores…

  24. Es verdad que Nebot tiene experiencia administrativa y liderazgo, sin embargo su actitud costeña de bravucón prepotente de barrio no cuadraría nunca en los ambientes serenos, sensatos, cultos y educados como lo son los de la Sierra en su mayoría, que su modelo de gestión sea aplicable a un Gobierno es incierto.
    Lo que siempre resalta mucho y es completamente negativo es su afán por controlarlo todo, siempre poniendo condiciones, una ambición que evita que pueda extenderle la mano a otros actores políticos, muy acostumbrado al reparto y al uso de favores y chantajes políticos.
    En caso hipotético de llegar a Presidente no creo que llegue a tener éxito.

    • Christian habla usted de Nebot,pero suena a que habla de Correa: autoritario, intolerante, matón no de barrio sino de todo el país e internacional. Ya no recuerda cómo en Machala, en Salinas y sobre todo en Quito metía presas a personas por mirarlo o no mirarlo.?
      Trascendió fronteras para saciar su sed de venganza contra Lara y Balda.
      A Nebot le gusta controlarlo todo ?. Acaso Correa durante una década hizo eso mismo, controlar todo?.
      Acaso cuando el terremoto de Manabi no mostró todo lo intolerante que es cuando amenazó con meter preso a todo el que le llore sea hombre o mujer.?
      Toleró usted a Correa por 10 años, pero ya vaticina el fracaso de Nebot.?

      • No entiendo su comentario, concuerdo con Ud Jorge en que algunas cualidades puedan ser tal vez comunes a los dos, sin embargo no viene al caso, Correa sin duda es bochinchero, resentido, delincuente, mafioso y tramposo, por ello y por algunos de sus abusos ya está siendo procesado, pero eso no le quita atributos a Nebot peor aún lo eximiese de algo.
        La gestión de Nebot en Guayaquil no es cuestionable, sin embargo una cosa es la alcaldía y otra la presidencia, una cosa es Guayaquil y otra el Ecuador.
        Ciertos rasgos de la personalidad de Nebot difícilmente son bien vistos por algunos sectores de la Sierra que prefieren el respeto, la cordialidad, la cortesía. eso de «hacerse el machito» denota un criterio algo limitado.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba