Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El Ecuador nos necesita a todos

en Columnistas/Influencers4P por

Se dice que en los momentos de crisis las personas sacan sus mejores y sus peores cualidades, y esta emergencia sanitaria nos está mostrando que es así. En efecto, por un lado, con grata sorpresa vemos surgir iniciativas de ayuda desde el sector privado, todas dignas de reconocimiento: organizaciones sociales, pequeños, medianos y grandes empresarios se han unido por una sola causa: salvar vidas, sumando juntos los esfuerzos por todos. Con seguridad este empeño colectivo logrará ser un éxito si también cuenta con la colaboración y el aporte de los ciudadanos para ayudar a nuestros compatriotas necesitados y a los esfuerzos del Gobierno.

Los estragos en nuestro país a causa de esta pandemia mundial se están empezando a sentir: además del estado crítico del sistema de salud que comienza a colapsar -especialmente en relación a la atención a los pacientes contagiados, traslado e inhumación de cuerpos y falta de equipos e insumos- se está ahondando la crisis relacionada con el paro laboral.

La suspensión forzada de las actividades productivas, comerciales y de los empleos, está empezando a pasar factura, y puede agravarse conforme pasen los días. Muchos comercios han tenido que cerrar, dejar de producir y el día a día les recibe con la incertidumbre de cómo hacer para pagar salarios , arriendos y otros costos que no han entrado en cuarentena. Por otro lado, están aquellos ciudadanos en situación de vulnerabilidad por las condiciones en que desempeñaban sus actividades laborales: recordemos que en términos de actividad laboral, en Ecuador, hasta antes del coronavirus, de cada 100 habitantes 46 venían trabajando de forma informal y un grupo no menos importante, trabajaba de forma precaria, con un empleo no adecuado; es decir, sin salario básico, y menos de 8 horas: en este rango están mayormente los vendedores ambulantes: todos ellos están sin actividad en este tiempo de cuarentena.

Consecuentemente, la mayoría de estas familias ya no tienen recursos para solucionar su alimentación y servicios y, por su condición, están en una situación de vulnerabilidad muy grave. No olvidemos que en este grupo se encuentran también muchos ciudadanos migrantes que sobrevivían con sus familias de lo que alcanzaban a vender a diario: por lo tanto, su realidad es bastante crítica en esta emergencia. Esperemos que las iniciativas de unir esfuerzos y capitales alcance también para ayudarles.

Mientras el país entero se debate entre la vida y la muerte y estamos empeñados en construir unidad, por otro lado, desgraciadamente, hay malos ecuatorianos que en lugar de aportar y buscar la forma de ayudar al Ecuador en esta desgracia, han visto en ella una oportunidad de activar las redes sociales con noticias falsas y fines protervos: sembrar el caos, ahondar el sufrimiento y desgastar más a las autoridades y, además de taquito, aprovechar para tratar de gestionar la liberación de uno de sus líderes ahora preso por corrupción: acciones miserables e inhumanas porque, en lugar de ayudar, prefieren sentarse a mirar cruzados de brazos la angustia de todos los ecuatorianos; situación que ellos bien pudieron haber evitado en gran parte si, en lugar de llevarse todo, fortalecían el sistema de salud y se mantenía el fondo de emergencia. Pero como sabemos su codicia pudo más…

Estamos viviendo momentos difíciles que requieren más que nunca de acciones y decisiones firmes de parte de todos: generosidad para colaborar con todo lo que podamos para nuestros compatriotas enfermos y con aquellos que están en las trincheras de los hospitales; responsabilidad y conciencia para plantear soluciones humanas a la contracción económica; sentido de unidad para definirnos como un solo país. De parte del gobierno, garantizar idoneidad en la toma de decisiones, corrección en sus actos y más que nunca, transparencia en el uso de recursos públicos en todas sus formas.

Ha llegado el momento de olvidar nuestras diferencias y ponernos la camiseta del Ecuador para enfrentar, todos juntos, esta emergencia.

Ruth Hidalgo es directora de Participación Ciudadana y decana de la Escuela de Ciencias Internacionales de la UDLA.

6 Comments

  1. Los momentos de crisis dejan ver como realmente es la persona, si es solidaria o busca el bien propio y se evidencia claramente en el consumismo masivo y innecesario algunas veces que los ecuatorianos realizan un vivo ejemplo esta en las primeras semanas de la pandemia donde la mayoría de ecuatorianos acudieron masiva mente a los centros de comercialización de productos haciendo que estos mismos queden vacios y que otras personas que si necesitan no puedan comprar.
    La sociedad ecuatoriana no esta lista para salir justos de esta crisis, todos buscan un solo satisfacer sus ganas propias y no piensan en el projimo.

  2. Como usted nos dice y muy cierto el Ecuador nos necesita pero inestablemente nos estamos dejando llevar por personas que solo quieren plantar caos en cada uno de nuestros hogares con noticias falsas por medio de redes sociales, un gobierno que toma medidas claras de: una declaratoria de estado de excepción, el aislamiento social obligatorio, y un toque de queda nacional. Sin embargo, estas parecen no tomar en cuenta la necesidad de supervivencia económica que cubre una gran parte de esta provincia, mediadas que para que sean efectivas, y garanticen un esfuerzo para salvar la mayor cantidad de vidas, las medidas gubernamentales deben ir en concordancia con esta realidad que está ahí, oculta y silenciosa en condiciones normales, pero que bajo la amenaza mundial de la pandemia del coronavirus, se ha visibilizado de manera implacable y devastadora.
    Esto así como usted nos dice es ahora el momento de olvidar nuestras diferencias y todos ser Ecuador para así poder enfrentar ésta emergencia.

    MUCHAS GRACIAS

  3. Como resultado de esto, habrá una mayor fragilidad social, menor uso de las instalaciones sanitarias y un debilitamiento de los sistemas inmunes. Y los efectos se agravarán por los altos niveles de desigualdad y más personas pasarán a formar parte del precariado. Entre las consecuencias sociales, habrá un intento masivo de “aislarse”, de permanecer lejos de los lugares de trabajo y de los centros de espectáculos y ocio, lo que debilitará todavía más la economía.
    Gobiernos e instituciones mundiales no deben repetir los errores cometidos tras la crisis financiera de 2007-2008
    En estas circunstancias, lo primero que hace falta es encontrar formas de proporcionar a nuestras economías y a nosotros mismos mucha más capacidad de resistencia social, económica y política. Los Gobiernos y las instituciones mundiales no deben repetir los errores cometidos tras la crisis financiera de 2007-2008.

  4. Mientras en su editorial expresa acertadamente que Ecuador nos necesita a todos, leo en El Comercio de esta fecha «El valor de la vejez es cuestionado por un virus» Vaya dilema para la humanidad. Pienso para mis adentros, este ultimo, con razones valederas o no, parece olvida algo: un edificio no se construye sin cimientos solidos, cualquier nacion y el mundo en general, que serian sin la contribucion de generaciones enteras desde que el mundo es mundo. En fin.

    A proposito del confinamiento obligatorio, leo que en otros lares, se ha implementado un horario comodo para que personas de la tercera edad, muchas no tienen apoyo de ninguna especie, puedan salir a hacer sus diligencias. Como lo veria aqui, o lo consideraria quizas el gobierno central, sin olvidar que el confinamiento es para proteger a todos pero en especial a las personas mayores, en estas criticas horas causadas por esta pandemia. Sin parcialidad, mas bien con reconocimiento y gratitud vemos todo lo que hace el gobierno para cuidar de la ciudadania. Y como no agradecer de todo corazon y pedir que Dios proteja a todos aquellos, – en especial personal medico- , que en sus diferente campos, se olvidan de si, y arriesgan su vida por protegernos a todos. Reitero que Dios bendiga a todos ellos y a todo el Ecuador y que un dia no muy lejano esta pesadilla desaparezca.

  5. Ante el gran problema que está pasando el país y el mundo entero, es muy predecible que el mundo entero presentó cierto déficit. Por tanto, Ecuador deberá fomentar y planificar otro tipo de ingreso mediante la exportación de diversiones productos adicional al banano y petróleo. Esto sería una gran oportunidad para comenzar a producir y elaborar diversos productos netos del Ecuador, tales como chocolate, café, etc. Brindando apoyo a los estos pequeños comerciantes, lograremos que crezcan como empresa y generen mayor empleo. Si comenzamos a ver para el futuro, de nos facilitará salir de esta crisis.

  6. Nos encontramos ante una situación muy complicada en el cual debemos enfocarnos en el sector de la salud ya que hay que proteger los más valioso, la vida de las y los ecuatorianos, todos los esfuerzos debe ser guiados a fortalecer el sistema de salud pública para reducir las bajas que tenemos hasta el día de hoy, es un echo que no podremos eliminarla pero si podemos controlar el avance de COVID 19. Podemos luchar en reducir el número de contagiados siguiendo las normas de cuidado y quedándose en casa. El estado ecuatoriano debería centrar todo su esfuerzo para superar esta situación pensando en el bienestar de su población con pensamiento más humanista y no economista de alguna forma con las reformas correctas lograremos recuperar nuestra estabilidad económica, más no es así con las vidas de las y los ecuatorianos y es así que concuerdo con lo que usted menciona «de arrimar el hombro o ponerse la camiseta para salir de esta crisis» es también que en esta parte podemos mencionar iniciativas muy importantes como las que tiene el Doc. Jorge Yunda alcader del DMQ de donar su suldo para afrontar esta crisis. Por que no tomar esta iniciativa por el sector privado como el público en realizar estas acciones, también dedemos tomar en cuenta que se podría hacer recortes de remuneracion en funcionarios como los de la Asamblea Nacional y contratar más médicos o estudiantes de medicina obviamente con las garantías de precautelar su salud, tomen en cuenta que con la remuneración de un asambleísta se podría pagar hasta tres asistentes de médicos para afrontar la terrible situación del país.
    Por último hago un llamado al gobierno a dedicar todos sus recurso y esfuerzos a combatir esta pandemia, cuidar y precautelar la seguridad, salud y alimentación de los sectores más vulnerables.

    MUCHAS GRACIAS.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba