¿Se puede evitar que el rompecabezas se deshaga?

en Conexiones4P/Elenfoque por
Entrevista a Iván Andrade, empresario y ex ministro de Economía y Finanzas.

Usted ha hecho una propuesta para rescatar la cadena de valor: que el Estado emita “avales de Emergencia Interna” a favor de empresas o personas que tengan RUC. Que su monto sea equivalente al promedio de venta mensual del año pasado. En su propuesta hay una dosis de urgencia. ¿Por qué?
Todo el sector real de la cadena de valor requiere de urgencia recursos. Liquidez para pagar salarios y cubrir necesidades básicas entre 60 y 90 días para poder sobrevivir. Para ello requiere recursos nuevos. El Estado no los tiene pero, desde luego que si el sector real va al sistema financiero -bancos o cooperativas-, éste no otorgará créditos sin una garantía. El Aval de Emergencia Interna está dirigido a que sea el Estado el que garantice esos nuevos préstamos con unos máximos de valor que están indicados en la propuesta. Uno de los elementos técnicos para otorgar créditos viene dado por la garantía y, en este caso, sería el aval del Estado ecuatoriano en un esquema de prepago de estas obligaciones por parte de quienes los tomen: desde individuos hasta empresas en un lapso no inmediato sino hasta cinco años.

Propuesta «ECUADOR RESCATE DE CADENA DE VALOR»

¿Podría, resumiendo, citar tres bondades de esa propuesta?
Uno, cobertura al mayor número de personas y pequeñas, medianas y grandes empresas. Dos, focalización. Empresas de hasta cierto tamaño cubrir un porcentaje mayor; empresas de mayor tamaño cubrir solo la porción de sueldos y salarios para que no boten a la gente. El tercero son los avales como tal: son esquemas que en esta semana anunció Chile y Perú y se preparan en otros países…

Pero son países que tienen ahorro interno. Aquí el Estado no tiene fondos.
Así es, pero vivimos en el Ecuador. Y el sistema financiero ecuatoriano está en Ecuador. Somos un todo. Todos debemos buscar la fórmula de cómo salir y el aval del Estado ecuatoriano es importante. Ecuador me parece que nunca ha renegociado ni dejado de pagar su deuda interna. Estos serían avales de emisión interna para el mercado interno.

¿Tiene calculado cuál es el volumen de emisión que requiere estos “avales de Emergencia Interna”?
Si tomamos el tamaño del PIB anual, que son cien mil millones de dólares, el PIB mensual es de alrededor de 8500 millones de dólares. Si se asigna un 30% para lo que es pago de salarios y beneficios para empleados y trabajadores, porque se trata de salvar empleos a todo nivel, estaríamos hablando de unos 2500 millones de dólares. Pero hay que desglosar ese PIB: qué sectores no se han visto afectados, qué sectores sí mantienen la liquidez y definir valores. Estoy pensando que serían mil millones por mes. Si decimos que son alrededor de 60 días, son de dos mil a dos mil quinientos millones de dólares.

¿Un Estado quebrado puede emitir esos avales cuando, además, requerirá ingentes recursos para la reconstrucción? Se calcula que habrá, tras el coronavirus, un déficit fiscal entre 8 000 y 10 mil millones de dólares.
Desde el punto de vista real, el Estado tiene un problema de tamaño. Sobre los valores, coincido: pueden ser los que se están conversando y negociando para tratar de dar una solución. En los próximos meses se requieren ingentes recursos y estoy convencido de que el equipo económico está haciendo un trabajo grande para conseguirlos. Pero lo que acompaña y va a permitir que el país salga adelante es el sector real y no podemos ser miopes. Los bancos están en el Ecuador. No podemos hablar de un Estado quebrado y de un sector privado que no lo está. Tenemos que hablar en conjunto. Y el conjunto es el sector privado vivo, reactivado y el Estado con una dimensión de ingresos y de gastos acorde con la nueva realidad.
Internamente contamos con un sistema financiero fuerte que tiene ya en su portafolio bonos de deuda interna. No estamos diciendo que el Estado va a regalar recursos a nadie. Lo que estamos diciendo es: el sector real necesita liquidez, pero necesita tiempo. No todos pagarán, pero esa es la realidad normal de un ciclo de negocios.

¿Tiene usted un cálculo de las pérdidas estimadas?
El análisis serio de las cifras no lo tengo. Sin embargo, si se analiza el promedio de mora que tiene el sistema financiero está en niveles del 3,5% a 4% de su cartera siendo que hay suficientes reservas y provisiones, en crisis se puede pensar en que tal estemos hablando del 10% que no se llegue a recuperar. Si se otorgan 2500 millones el costo son 250 millones. No es poco dinero pero en la propuesta figura el SRI como controlador de los avales y del cobro. El SRI tiene la capacidad de la coactiva.

¿Cree usted que el sistema financiero tiene la capacidad y la voluntad de garantizar una emisión de ese nivel en las circunstancias que conoce el país?
No puedo decir que haya la voluntad, no conozco. Sí puedo decir que tiene la capacidad. Porque existe la capacidad de análisis de riesgo de crédito. Ellos tienen la información de cuáles son los recursos que una compañía o una peluquería ha tenido en los bancos. Tienen la capacidad, la liquidez y la solvencia.

¿Ha pensado en la posibilidad de que esta propuesta opere con capitales externos?
Sí y pienso que casos como IFC del Banco Mundial, el Bid Invest, el DFC de Estados Unidos o la CAF tienen programas de financiamiento al sector privado. Como se trata de buscar soluciones prácticas e inmediatas, sí creo que debe existir la posibilidad de acceder a esas líneas que tratan el tema del sector real; no del Estado. La tónica de todo esto es que estamos en fases. Tenemos cuatro fases que atacar en lo que es el sistema real de la cadena de valor. La primera es liquidez para pagar sueldos el 15 de abril, necesidades inmediatas. La segunda es cuando regresemos a trabajar: solo entonces vamos a dimensionar el problema que tenemos entre manos como país, como sector productivo. Allí recién empieza una tercera etapa de cómo vamos a salir en el mediano y largo plazo. La cuarta es consolidación de la economía. Pero estamos hablando de meses y de años. Pero si no empezamos por la primera, el problema se hace cada vez más agudo. El problema de liquidez , se convierte en uno de solvencia y eso significa que no se puede pagar al banco. No queremos llegar allá. No podemos darnos ese lujo. Tenemos que ver estas soluciones que son parte de un todo: el arreglo fiscal, el reperfilamiento de la deuda, el tamaño que el Estado tiene que tomar… Esos son los temas de partes y piezas. Todo esto es un rompecabezas que no se nos puede desmoronar.

Foto: archivo personal

3 Comments

  1. La propuesta del Econ. Andrade esta basada en la realidad actual del país, realidad que también viven otros países (Peru, Chile, USA, etc.) y que como bien señala, están ya tomando acciones concretas al respecto para poder salvar sobre todo a las micro, pequeñas y medianas empresas de todos los sectores y que son las que generan enormes oportunidades de trabajo.
    En el caso especifico de la industria del turismo, las situación es extremadamente grave ya que no se avizora a corto plazo ingreso de turistas al país y sin turistas los hoteles, las operadoras de turismo receptivo y emisivo, el transporte turístico, restaurantes, etc., etc. no pueden operar y por lo tanto sin flujo de dinero tampoco pueden mantener las plazas de trabajo para esa enorme cantidad de personal directo e indirecto que normalmente genera esta industria.
    Se estima que por varios meses y probablemente hasta fin de año no habrá un adecuado flujo turístico y para el 2021 se estima de igual manera un flujo cauteloso, mas enfocado al turismo interno que a viajar a otros países lo cual significa que Ecuador como destino turístico internacional se vera tremendamente afectado y eso llevara a la quiebra a muchísimas empresas y las que pretenden sobrevivir van a requerir de una ayuda financiera urgente para poder al menos cubrir los servicios básicos que se requiere para mantener una oficina operativa o un hotel sin turistas pero que requiere un adecuado mantenimiento para que sus instalaciones no se deterioren al 100%.
    Vale la pena también mencionar que en el campo de lo laboral, el Ministro del ramo presiona inadecuadamente a que se mantengan las plazas de trabajo. Pregunto al Sr. Ministro de donde va a salir el dinero para pagar a los empleados si no hay turistas y por lo tanto no hay ingresos? Invito al Sr. Ministro que se analice detenidamente las realidades de cada industria y sobre todo el caso particular de la industria turística. Ofrecer a los empleados y trabajadores de las empresas privadas pagos de salarios que no pueden ser cubiertos por que simplemente no hay ingreso de dinero, es simple politiquería y populismo barato que al final conlleva a problemas mas graves.

  2. El porcentaje de interes de los bancos y cooperativas debe ser mas bajo, como 10 u 8% , pues el actual bordea entre 16, 18 y 20% de interes anual. Debe bajarse el cobro del IVA del 12 al 10% a nivel pais, y del 12 al 8% a las provincias afectadas por el terremoto, como fueron Manabi y Esmeraldas, y haber mas control de evasion de impuestos, pues no es posible que la señora que vende en el cincuentazo pague y facture, mientras otros en los mercados no dan factura, o el vendedor de carne, o el caso de las despachadoras de gas, que ganan $0,60 ctvs por tanque de gas. solo asi lograremos recuperar en algo la economia.

  3. Muchos negocios no tendrán liquidez para reiniciar los gastos que implica la compra de materias primas y el pago de arrendamiento y personal, creo que la propuesta es interesante y realizable…quiénes tiene negocios en locales arrendados, por ejemplo, con una copia del contrato de arrendamiento y el aval del gobierno ir al banco o cooperativa de ahorros y solicitar un crédito,que dependerá del tamaño del negocio, y que éste sea aprobado de forma inmediata…y que las primeras cuotas sean con 3 meses de gracia para empezar a pagar. Con éste dinero, tiene para pagar sueldos, arriendos y materiales para empezar…espero, amigos, sigamos contribuyendo con esta lluvia de ideas…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*