Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

IESS, el botín político de siempre

en Conexiones4P/Elenfoque por

En el Ecuador, al igual que en otros países, el sistema de Seguridad Social que brinda el Estado, responde a la misión de ofrecer a sus afiliados la protección social efectiva frente a los riesgos reconocidos internacionalmente en ese campo y, en teoría, así debería ser: justamente es ese servicio, en muchos casos, la única posibilidad que tienen los trabajadores de acceder a los servicios de atención de enfermedades, accidentes y otras contingencias.

Para cumplir con este justo objetivo -si bien existen instituciones y programas que están articuladas al sistema de seguridad social- la mayoría de las prestaciones se concentran alrededor del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. El IESS es el organismo encargado de manejar los aportes de todos y garantizar a los trabajadores un servicio de calidad y a tiempo.

Esta función es tan importante que la misma Constitución Política la define como un deber del Estado, y por otro lado, como derecho irrenunciable de sus habitantes. Y termina señalando que la seguridad social debe regirse por una serie de grandes principios; entre ellos la eficiencia, solidaridad, suficiencia en pro del bien común. Pero parecería que quienes escribieron la Constitución y trataron este capítulo, olvidaron incluir el principio más importante cuando de manejar recursos públicos se trata: el principio de la transparencia.

En efecto, la realidad, sobre el manejo de esta noble institución, ha sido dolorosa por decirlo menos. Cualquiera pensaría que una institución que recauda millones de dólares al mes producto de los aportes tripartitos del Estado, empleados y patronos debería estar en la capacidad de garantizar un servicio eficiente para sus afiliados. No en vano, quienes manejan esa cartera están posibilitados de realizar inversiones importantes con esos dineros, cuyos resultados, se supone deberían dar para ofrecer un servicio de buena calidad en el cual se incluye no solamente la atención a tiempo, sino también la provisión de insumos y medicinas.

No obstante, la seguridad social en el Ecuador ha estado en emergencia desde hace muchos años y parece que no tiene visos de mejorar en un horizonte cercano. Y más allá de las consideraciones técnicas, de estudios y consultorías que hablan de posibles soluciones, reestructuras, reinvenciones, el problema básicamente es político. Es político porque una de las razones que viabilizó el desmoronamiento de la seguridad social, fue la decisión política del anterior gobierno de eliminar el aporte del Estado para la seguridad social de 40 %, como venía siendo hasta entonces. Esa factura la tuvieron que asumir los trabajadores ecuatorianos, al igual que asumieron el golpe de la disminución de los aportes para el fondo de pensiones en el cual se calcula que se perdieron más de mil quinientos millones. Todas esas fueron decisiones políticas.

El hecho de que la dirección de esa importante cartera, desde hace mucho tiempo esté ocupada por políticos y no por técnicos en salud pública ni por individuos de probada experiencia en el manejo de un sector tan delicado e importante, ha provocado que el seguro social siga siendo uno de los premios más cotizados en el reparto de las cuotas políticas. Por eso es que hemos visto, recurrentemente, que se colocan a su cabeza sujetos que no tienen ni de lejos conocimientos de administración de sistemas de salud y, peor, intenciones patrióticas ni altruistas en colaborar con el mejoramiento de la situación de los trabajadores. Ha sido un organismo manejado por políticos viciados por la codicia de beneficiarse del cargo, porque esa institución, en malas manos, es tierra fértil para la corrupción, por la cantidad de contratos que por la naturaleza de su rubro tienen que firmar.

Los datos actuales nos hablan de que esta institución cubre a más de tres millones de trabajadores. Sin embargo hoy mismo los ecuatorianos no podemos contar con un informe actual definitivo que refleje la real situación financiera del IESS y tampoco se han preparado las proyecciones de sostenibilidad para los próximos años; es decir, por esa falta de transparencia en la información los ecuatorianos no sabemos hasta cuándo se podrá pagar las pensiones de los jubilados, por ejemplo, y ya algunos entendidos calculan que probablemente se podrá cumplir con esta obligación solo hasta el 2021. Por lo tanto, podríamos decir que es un organismo en crisis.

En época de coronavirus, se ha evidenciado cómo, en momentos de conmoción nacional, en el seno del seguro social se ha tratado de sacar provecho económico de la forma más vil, sin ningún tipo de remordimiento frente a la emergencia que se vive y la escasez de recursos. Parece que allí, cuando se trata de plata cualquier momento es bueno para hacer negocio.

Como están las cosas, salvar al seguro social es una misión casi imposible. No obstante, sería bueno comenzar con barrer para afuera a todos los que no deben estar allí – oficiales y suplentes-, hacer una limpia a profundidad, porque mientras no se haga el IESS seguirá siendo el botín político más codiciado por los inescrupulosos.

Ruth Hidalgo es directora de Participación Ciudadana y decana de la Escuela de Ciencias Internacionales de la UDLA.

13 Comments

  1. El IESS ha sido por años una de las instituciones con gran riesgo a la corrupción política. La situación económica del país se encuentra en crisis y para ello se debe tomar medidas correctivas. El artículo menciona que es una misión casi imposible el rescatar a la Institución del Seguro Social y es admirable las malas decisiones que han tomado los gobiernos que han llevado a una situación tan crítica no solo al IESS pero al país entero.
    Muchas de las personas han aportado por años para poder tener una jubilación digna pero debido a todo lo ocurrido es muy probable que eso no exista. He ahí la pregunta, que pasará con nuestro país?

  2. Cuando van a remplazar a un funcionario público debería ser por alguien mejor, sin menospreciar el trabajo de los demás, siempre habrá alguien más preparado, con mejor vocación, experiencia o ideas frescas. Llevar un cargo no debe ser solo las influencias que esa persona tiene, debe reflejarse lo prepara que esa persona esta para ese cargo, un puesto que acarrea una parte tan importante para el país no debe dejarse al azar.

    Estamos hablando de la salud del pueblo, son la gran mayoría que viven inconformes con el servicio, pero toca aceptarlo, muchas veces se consigue una cita pero no se tienen medicamentos, pero de donde si no hay presupuestos, como se cuida la salud de los demás si ni siquiera los médicos tiene respaldos de seguridad.

    • se dice que por falta de transparencia en la información los ecuatorianos no se saben hasta cuándo se podrá pagar las pensiones de los jubilados, aunque algunas personas calculan que probablemente se podrá cumplir con esta obligación solo hasta el 2021, pienso que esta ley de las pensiones no se puede dejar de lado a pesar de esta crisis en el cual nos encontramos ya que esto es un derecho de los jubilados, y para evitar este problema el gobierno ante esto debe tomar decisiones sin que perjudique es estas personas, y para recuperar esta economía el gobierno debería tomar medida como tal vez bajar el sueldo de los asambleístas, del mismo gobierno para tomar el ejemplo, entre otros y un poco más de liderazgo con entre el gobierno con su equipo de trabajo para salir adelante.

  3. El IESS debe continuar existiendo. Los que no deben seguir existiendo son los criminales codiciosos, que colocan en cabeza de esta institución y que son nombrados por los gobiernos de turno para enriquecer a una mafia de burócratas sin escrúpulos. Lo que debemos formar es una voluntad ciudadana y empresarial que haga frente a estas mafias que quieren destruir una institución al servicio de todos para privatizar la salud en beneficio de unos pocos.

    • Hay razón cuando se dice que el fondo de pensiones en poco tiempo no tendrá los fondos requeridos. Si sabemos que para pagar a un pensionista se necesitan 8 afiliados activos, indudablemente sucederá lo pronosticado pues en la actualidad han dejado de aportar al IESS más de 70 mil afiliados: 40 mil liquidados por el Gobierno y por lo menos 30 mil desplazados por los venezolanos de almacenes, industrias, bodegas, bares, restaurantes etc.
      Asimismo se han dejado de hacer controles para auscultar el cumplimiento de la ley, por lo que la evasión de la afiliación ha crecido notablemente en los lugares indicados y en el servicio doméstico, y seguirá creciendo si se da paso al nuevo Código de Trabajo. Esta es la realidad del IESS y el fondo de vejez, muerte e invalidez.

  4. Me perece interesante su reflexión, desde mi perspectiva todas las autoridades, el estado y todos, que dicen estar supuestamente tomando buenas decisiones para nuestro país es falso, sus decisiones han ido de la mano con la ignorancia, gente que están ocupando cargos sin conocimientos, con irresponsabilidad y para beneficios propios. El Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social no satisface totalmente a los afiliados, empleados que se encuentran aportando, no existe procesos que se han eficientes dentro de muchas áreas o departamentos, dentro de esta institución los reclamos son continuos, los problemas son grandes, las posibilidades del IESS ha excedido ya que necesitan demasiados recursos para cubrir las necesidades de todos los ecuatorianos beneficiarios, la atención medica ha dado mucho de qué hablar, muchos jubilados hacen largas filas en el IEES para poder realizar sus gestiones ya se ha en las oficinas o en los hospitales, obteniendo un pésimo servicio. Existe demasiada gente que ocupa puestos sin tener el perfil adecuado para sus actividades o funciones y deberían eliminar al personal que no se encuentre con las posibilidades de ocupar dicho puesto.

  5. A grandes males grandes soluciones … que nazcan seguros privados para los nuevas generaciones y que al actual lo administre via ley un ente tecnico privado!!! … Obviamente los padres de la patria deben trabajar en serio

  6. Si me publican, muchas gracias. Soy persona del pueblo y creo que las cosas deben decirse por su nombre: el iess es CUEVA DE LADRONES, a todo nivel de la entidad, en donde los honrados y decentes son la excepción. Así de simple.

  7. Hasta cuando vamos a permitir que el IESS siga dando préstamos al gobierno, siga el presidente de la república dando prestaciones no financiadas, siga manejado por politiqueros como que el dinero es de ellos. Ya basta nosotros los trabajadores aportamos años y años para poder tener una jubilación digna. Si esta desfinanciado porque siguen tomando dinero? Hasta cuando lo vamos a permitir.

  8. Sin duda alguna sabemos lo que está pasando actualmente nos encontramos frentes a una crisis sanitaria es por eso que la economía del país ha decaído en un grande porcentaje tanto nacional como intencional en nuestro país sabemos que en estos momentos los hospitales se encuentran colapsados muchas personas aun así que están con COVID-19 están a su suerte porque? Porque simplemente los hospitales ya no hay cabida para más gente. Si bien es cierto en instituto de seguridad social es un organismo que ayuda a miles de personas aseguradas a esta entidad pero hace falta un poco más de liderazgo aunque sus principios sea: eficiencia, solidaridad, suficiencia en pro del bien común el gobierno debe preocuparse un poco más por estas personas porque en veces se necesita una cita lo más pronto posible y siempre les dan para luego de dos meses o más tiempo en sentido hay mucha desesperación por parte de las personas al querer ser atendidos, en otras palabras el IESS ser un poco más eficiente y eficaz al momento de agendar las citas a sus afiliados.
    En otro punto se dice que por falta de transparencia en la información los ecuatorianos no se saben hasta cuándo se podrá pagar las pensiones de los jubilados, aunque algunas personas calculan que probablemente se podrá cumplir con esta obligación solo hasta el 2021, pienso que esta ley de las pensiones no se puede dejar de lado a pesar de esta crisis en el cual nos encontramos ya que esto es un derecho de los jubilados, y para evitar este problema el gobierno ante esto debe tomar decisiones sin que perjudique es estas personas, y para recuperar esta economía el gobierno debería tomar medida como tal vez bajar el sueldo de los asambleístas, del mismo gobierno para tomar el ejemplo, entre otros y un poco más de liderazgo con entre el gobierno con su equipo de trabajo para salir adelante.

  9. Sin duda alguna sabemos lo que está pasando actualmente nos encontramos frentes a una crisis sanitaria es por eso que la economía del país ha decaído en un grande porcentaje tanto nacional como intencional en nuestro país sabemos que en estos momentos los hospitales se encuentran colapsados muchas personas aun así que están con COVID-19 están a su suerte porque? Porque simplemente los hospitales ya no hay cabida para más gente. Si bien es cierto en instituto de seguridad social es un organismo que ayuda a miles de personas aseguradas a esta entidad pero hace falta un poco más de liderazgo aunque sus principios sea: eficiencia, solidaridad, suficiencia en pro del bien común el gobierno debe preocuparse un poco más por estas personas porque en veces se necesita una cita lo más pronto posible y siempre les dan para luego de dos meses o más tiempo en sentido hay mucha desesperación por parte de las personas al querer ser atendidos, en otras palabras el IESS ser un poco más eficiente y eficaz al momento de agendar las citas a sus afiliados.

    En otro punto se dice que por falta de transparencia en la información los ecuatorianos no se saben hasta cuándo se podrá pagar las pensiones de los jubilados, aunque algunas personas calculan que probablemente se podrá cumplir con esta obligación solo hasta el 2021, pienso que esta ley de las pensiones no se puede dejar de lado a pesar de esta crisis en el cual nos encontramos ya que esto es un derecho de los jubilados, y para evitar este problema el gobierno ante esto debe tomar decisiones sin que perjudique es estas personas, y para recuperar esta economía el gobierno debería tomar medida como tal vez bajar el sueldo de los asambleístas, del mismo gobierno para tomar el ejemplo, entre otros y un poco más de liderazgo con entre el gobierno con su equipo de trabajo para salir adelante.

  10. Muy buen análisis, creo que a más de la decisión de eliminar el 40%, el anterior Gobierno tomó varias medidas populistas que avizoran una insostenibilidad futura (creación del BIESS con toda su infraestructura y el costo que ello implica, aumento desmesurado de empleados, seguro de desempleo, afiliación de amas de casa entre otras), los convenios con clínicas particulares sin controles adecuados que fueron un derroche de corrupción, incluso lo convirtió en financista del estado al obligarlo a comprar bonos ante su falta de liquidez.
    No olvidemos que el Gobierno mantiene un déficit fiscal muy severo y la capacidad para cubrir sus obligaciones con el IESS es compleja.
    Este Gobierno muy «generoso» no sólo que no ha hecho ninguna corrección sino incluso ha bajado las tasas de interés, aumentado la cantidad de préstamos, se ha generado un aumento en la tasa de morosidad, ha flexibilizando los pagos con moratorias y reestructuración de deudas lo que complica cualquier tipo de estudio serio que se pretenda realizar.
    Las medidas sociales, caritativas, humanas, etc. deben realizarse pero primero debe estudiarse la capacidad para hacerlas, generar rentas que las financien, de lo contrario la generosidad terminará destruyendo el futuro de las mismas personas a las cuales se pretende ayudar.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba