Ecuador es dueño de una fórmula perfecta

¿Ha deshecho un bulto de anzuelos? Ensaye. Es lo más parecido a Ecuador. Una maraña inextricable de problemas, apetitos, intereses, agendas, odios y pasiones: es agobiante, agotador y desesperanzador.

Si se revisan las redes sociales, en estos tiempos de coronavirus, sí han aumentado las voces que, ante el bloqueo que se evidencia, claman parar ya tanta irracionalidad. O cerrar definitvamente la puerta y botar la llave. La verdad es que no se entiende: este país ha experimentado algunas desgracias (sociales, naturales, políticas, económicas…) y no aprende las lecciones. Y cada vez que esto sucede la respuesta imperturbable es la misma: Ecuador no ha sufrido lo suficiente. No ha tocado fondo. Por eso es como es y está como está. Sencillo.

Esas tesis -que no resisten análisis alguno porque en cuestión de extremos siempre se puede ir más lejos, o caer más abajo- se están cotejando con la tragedia del coronavirus. Y las respuestas ante la pandemia prueban que el país sigue siendo inmune aún a las grandes desgracias. No cambia: Ecuador es un país inconmovible. E incomprensible.

¿Quién cambia primero? Esa es la disyuntiva que nadie responde. Porque en vez de hacerse cargo de la pregunta, cualquier interlocutor la endosa inmediatamente a alguien. La culpa es del gobierno. Del FMI. De los partidos. De los políticos. De los empresarios. De Estados Unidos. De los ricos. De los líderes indígenas. De los asambleístas. De las elites. De las cámaras. Del imperialismo. De los chinos… La pregunta queda resuelta. Y el problema sigue ahí, inamovible.

El hecho cierto es que la sociedad, el Estado, los gobiernos, las élites, los partidos y los políticos, los empresarios, los medios, los trabajadores… (¿alguien cree estar por fuera?) están organizados para producir los resultados que están a la vista: una sociedad bloqueada. Una sociedad acostumbrada a inmolar de vez en cuando algo. O a alguien. Como si se tratara de encontrar un chivo expiatorio, exhibirlo, sacrificarlo, lavar las culpas… Y volver a empezar.

Nadie puede decir que la sociedad ecuatoriana no está bien organizada, es eficiente y mantiene viva y aceitada la fórmula del fracaso. No ha valido cambiar 23 veces la Constitución. No ha valido botar presidentes. No ha valido tener que abandonar la moneda propia. No vale tener seis ciudadanos sobre diez sin un trabajo formal. No vale tener poblaciones marginadas en Guayaquil o en Quito. En Los Ríos o en Chimborazo. No vale tener riquezas en Esmeraldas o Morona Santiago, con poblaciones rozando la miseria.

Nada de todo eso vale. Ecuador persiste, se aplica, lo logra. Hasta se podría decir que ya no le cuesta trabajo dar la espalda a la racionalidad, desconocer la realidad, buscar coartadas para justificar el statu quo en que se encuentra. Cada sector es feliz otorgándose la razón, inmerso en la sinrazón y en el despropósito.

El sentido común dice que Ecuador es un país pequeño, con enormes agendas sociales atrasadas, con un nivel promedio mediocre en educación y cultura, escasa tecnología y sobre todo con enormes desventajas para competir en los mercados mundiales. El sentido común dice que Ecuador puede, si se lo propone, poner algunas ventajas de su lado, atraer capitales y tecnología, crear empleo, formar y ocupar a tantos ciudadanos desocupados. El sentido común dice que para lograr esos y otros objetivos (salud, reducir y reducir la franja de personas pobres, mejor calidad de vida…) el país tiene que fijar esas metas, los mecanismos y los plazos para producir riqueza, solventar necesidades y ahorrar. Y hacerlo en forma permanente, dejando florecer los matices políticos de los gobiernos de turno. Nada de todo esto se lograr sin acuerdos.

Es difícil pero no imposible y otros países lo han hecho. Pero aquí la prioridad nacional es defender el bloqueo y la fórmula del fracaso. Y la gran mayoría de actores ya están programados para que así sea. Es más: ven con malos ojos a aquellos que critican ese sistema de vida y proponen un acuerdo nacional mínimo, sin el cual cualquier plan de gobierno está condenado a llegar más o menos al mismo punto: ahí donde todo suma cero.

Causa desconsuelo, en ese contexto, ver que el país considera como normal la existencia de casi 300 organizaciones políticas. La mayoría son rótulos, pero sin duda muestran que en un país pequeño, con tantos problemas, con contadas ventajas que tocaría potencializar al máximo, los aspirantes a gobernar se proponen, como primera urgencia programática, armar cama aparte. Y así está el país: cada uno por su lado. Esa fragmentación vuelve imposible, por supuesto, cualquier esfuerzo de racionalidad y de sentido común. Eso es Ecuador: una serie infinita de tribus que pujan por existir e imponerse, en una suerte de guerra civil no declarada, pero real. El costo es lo que hay: un país bloqueado. Un país lleno de diagnósticos y con actores que, en vez de soluciones, exhiben la mayor parte de tiempo un arsenal de coartadas. Todos son víctimas de su invento: el sistema que nutren con tanto ahínco los engulle.

Mañana: los actores uno a uno. 

Foto: diario El Universo.

José Hernández

Ver comentarios

  • Ecuador como país siempre ha sido manejado por oportunistas , los políticos , gente que nos pone ideas en la cabeza con promesas que nunca cumplen , beneficiando como siempre a sus bolsillos , a sus familias y en si solo ah ellos , se supone que ocupan puestos políticos para mejorar el país , pero parece que el puesto les queda demasiado grande par ser lideres, ya es momento de darnos cuenta y no vivir en la ignorancia como siempre han querido los gobiernos que no sepamos nada de finanzas, ni de política y solo nos dediquemos al trabajo , también debemos dedicar tiempo para prepararnos , mejorar y sobretodo abrir los ojos sobre la realidad que vivimos sin dejarnos engañar de las mentiras , promesas nunca hechas realidad y sobretodo inculcar a todas las personas que el educarnos es la pieza fundamental para no dejarnos gobernar por presidentes incapaces.

  • La realidad que queremos y nos imaginamos está mucho más lejos de lo que podríamos pensar y es que Ecuador como bien dice, tiene ya las respuestas sobre todo lo que sucede en esta pandemia y otros acontecimientos, sobre quiénes son los culpables, en sí, sobre quienes hacen daño al país, pero, no hay nadie quien se atreva a enfrentar y tome realmente las riendas del país y le lleve hacia un desarrollo inmensurable, porque siempre el que está a cargo lo presionan los grandes empresarios o “líderes” que se creen dueños de todo y no se quieren regir a las leyes del país, solo porque se les quita un poquito de sus riquezas; Por tal motivo ha ido perdiendo el sentido común, y la mayoría se hace de la “vista gorda” para que no haya represión y poder sobrevivir en esta sociedad corrompida.

  • Mi querido Ecuador lleno de tanta fuerza y perseverancia, es un país tan diverso en climas, culturas, frutas y tantas otras cosas que hacen de este país un lugar único para vivir.
    Claramente hay muchas cosas por cambiar pero realmente estoy totalmente convencida de que cuando se quiere se puede y se que esta situación nos ayudar a reflexionar de muchas maneras como país, quizá no todos cambien pero si hay conciencia en unos pocos hay muchas cosas que se pueden hacer.
    Conciencia en nuestro valor y lo que se puede hacer si la tenemos es lo único que hace falta, dejar la viveza criolla de lado y ser mas empaticos con nuestro entorno ya que una cosa pequeña que hagamos en la sociedad nos afecta a todos.

  • Ecuador ha pasado por diversas desgracias sociales, políticas, naturales y económicas y no le queda ningún aprendizaje cada vez que sufre el país algún problema la respuesta es la misma .
    Creen que el país es inmune a la pandemia los políticos trabajan para sí mismo y no para servir al pueblo.
    El país tiene que fijar metas los mecanismos para producir riqueza solventar necesidades no quitar y poner sobreprecios, hacerlo en forma responsable es difícil pero nada imposible si tenemos gente comprometida con el pueblo.

  • Esta simplemente es la realidad de nuestro país, que parece que cada vez esta mas lejos la oportunidad de sacarlo a flote, cada quien actúa según su beneficio, no todos piensan en el prójimo, en las noticias o periódicos solo se publica temas de fraudes, nepotismo, injusticia pero aun así siempre existe la duda, sera cierto todo lo que vemos en medios de comunicación nunca sabremos quien dice la verdad o quien le miente al pueblo, hasta ese nivel ha llegado el Ecuador, pasan los años y parece que nada cambia. Como se puede hablar de soluciones en un país donde no existen cambios, ni siquiera cambios de mentalidad de los mismos ecuatorianos.

  • Una vez una persona lo dijo los ecuatorianos son seres raros y únicos: duermen tranquilos en medio de crujientes volcanes, viven pobres en medio de incomparables riquezas y se alegran con música triste y a lo que se suma el desarrollo de fuentes de empleo, el haber ampliado la cobertura de afiliación al Seguro Social, los incrementos salariales y las inversiones en salud, educación, vivienda y vialidad, que han permitido mejorar estos servicios, sobre todo, la estabilidad política y económica. Realmente somo un país pequeño pero con personas muy valiosas que no se rinde pese a las dificultades porque nadie mas nos la va dar haciendo y esperar no es una opción. Somos personas muy raras sí porque nos adaptamos a cualquier condición y seguimos¡ gracias ¡

    • Creo encontrar dos visiones en la interpretación de esta realidad absurda; por un lado quienes hemos transitado un largo trecho de trabajo, esperanza e ilusión, con el único anhelo de crear un Ecuador prospero y solidario. Sin embargo, hoy, nos vemos reflejados como espectadores de piedra, tras 40 años de reparto del poder entre grupos plurocraticos, que han dominado, gobernado y aprovechado al cansancio de nuestra inocencia y riqueza.
      Nuestro País requiere de los 14 millones de sus ciudadanos todos juntos para salir adelante en una mejora de vida y oportunidades para los viejos, padres, jóvenes e hijos, queremos un País de oportunidades no de oportunistas, la más grande pandemia que el mismo COVID19 y la debacle del petróleo es la corrupción y el egoísmo; INCENTIVAR LOS VALORES HUMANOS , RECUPERAMOS EL CIVICO Y SOCIAL Y CON ELLO LA JUSTICIA SOCIAL, LA LIBERTAD SOCIAL

  • Ecuador es un gran país que lo tiene todo, grandes paisajes, riqueza natural, personas cordiales y trabajadoras que siempre luchamos para seguir adelante a pesar de las adversidades. Lo que nos hace falta es un gran sentido de cultura y educación, para poder sobrellevar de la mejor forma situaciones que desfavorecen al país, así ganamos todos y no solo los de siempre hay que dejar de lado el individualismo y el egoísmo y pensar más en el bien común, porque el Ecuador es un país que lo tiene todo

  • Para superar esta pandemia, Ecuador debe obedecer estas regulaciones, porque si requieren más y más vacaciones para afectar a toda la persona, entonces Ecuador debe ser responsable de la pandemia y estar al tanto de esto, y tomar las medidas preventivas necesarias Incluso si al final estalla una pandemia, si no somos responsables, en todos los países en cuarentena ocurrirá lo mismo que irse esta semana o la próxima. El excelente diagnóstico del canibalismo social y político nos hace un país susceptible a ser engañados por políticos populistas. Sigamos destruyendo. Reflexionemos sobre ello ahora y mañana, y lograremos mejores resultados.

    Ecuador es un país pequeño, con una agenda social muy rezagada, un nivel medio de educación y cultura, pocas habilidades y, lo que es más importante, está en desventaja en la competencia en el mercado mundial. El sentido común dice que Ecuador puede aprovechar su posición, atraer capital y tecnología, crear empleos y capacitar y vivir con tantas personas desempleadas.

  • Somos un país de gente trabajadora , de personas que se enfrentan a todo aun teniendo los escenarios que nos describen en el texto.Yo creo en el Ecuatoriano que por su familia lo hace todo lo deja todo y lucha contra todo ,somos gente de un gran corazón.Cuando sales al extranjero te das cuenta de la calidad de gente que somos la fuerza que tenemos el carisma imparable que tenemos .Por eso hoy quiero reconocer al Ecuatoriano .Y pedirles que nunca se rindan que sigan que perseveren y ahora en estos tiempos aun mas. Luchemos por mejorar nuestro país ,por empezar el cambio por nosotros mismo.Reconociendo que tenemos todo.Un clima hermoso, una inmensa variedad de productos,animales de tres tipos diferentes climas y unas extraordinarias Islas llamadas Galápagos .Sacar esa mentalidad de pueblo de tercer mundo es nuestro deber para nosotros y para las nuevas generaciones ,por que no lo somos.Para ti Ecuatoriano maravilloso que estas leyendo esto.

  • Ecuador se tendrá que someter a las disposiciones, si quiere superar esta pandemia ya que si piden mas y mas vacaciones eso afecta a todos en general el punto es que sean responsables y consientes de la pandemia y tomen las precauciones necesarias por que aunque salgan al final de todos los países de cuarentena sino somos responsables sucederá lo mismo que salir esta o la próxima semana.Excelente diagnóstico del canibalismo social y político que nos señala como un País que fácilmente se deja engañar por políticos populistas.Ya es el momento de despertar y no seguir permitiendo nos sigan destruyendo.Reflexionemos ahora y mañana.tendremos mejores resultados.

Compartir
Publicado por
José Hernández

Entradas recientes

¿Y ahora qué hacer ante el narcotráfico?

Inquietud, desazón, temor, histeria: la inseguridad en Guayaquil se mide ahora por el número diario de muertos. Y entre más…

enero 25, 2022 16:26

Derecho al trabajo: urge una reforma

Uno de los factores que dieron el triunfo al presidente Lasso fue, sin duda, el ofrecimiento de una reforma laboral…

enero 25, 2022 10:38

Sofía Almeida, el cerrojo que no salta

O se encuentra una fórmula para destituir a la presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, CPCCS, Sofía…

enero 24, 2022 17:03

Quito: soñar no cuesta nada

Como era de esperarse, la carrera por la Alcaldía de Quito arrancó muy temprano. Ya comenzaron a circular sondeos que…

enero 21, 2022 20:30

Restricciones absurdas

Transcurridos dos años desde el inicio de la pandemia por covid19, las autoridades nacionales y locales deberían contar con la…

enero 19, 2022 12:33

Por una Corte sin adjetivos

El proceso de selección de los nuevos magistrados de la Corte Constitucional ha entrado en su fase final. La renovación…

enero 18, 2022 15:16