Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Sonnenholzner se despidió o cambió de tarima?

en Conexiones4P/Elenfoque por

Lo bueno con Otto Sonnenholzner es que dice las cosas como si se las creyera. Eso permite saber lo que desea. Lo engorroso para él es que sus asesores en comunicación -versados, se supone, en semiología- no le han dicho que los discursos, tomados como una mera construcción, no alcanzan a fabricar una realidad. Por una razón que los expertos llaman “relación de reflejo”: ese vínculo que hay entre las palabras y los soportes o cosas que el emisor usa como referentes. El discurso de Sonnenholzner engloba entonces y sin remedio esos actos o eventos significativos que hablan del mundo en el cual él es consciente de ser un protagonista que está en escena. Esos hechos existen al margen de su voluntad y son susceptibles de ser relacionados con sus palabras.

El vicepresidente de Lenín Moreno detesta -como la mayoría de políticos- que se analice lo que dice. Detesta también que se infiera lo que sus actos comunican. Él preferiría, como todos los políticos, que la prensa se limite a repetir lo que él dice. Y a publicar la explicación que él suministra sobre lo que hace. Hay medios que lo complacen. Más aún en esta época en la que para muchos es políticamente incorrecto y de muy mal gusto analizar lo que los gobernantes hacen.
En su defensa, el vicepresidente desenvainó un argumento contra sus críticos que no es novedoso pero es significativo: aquellos que confunden su trabajo con una campaña electoral son gente de mala fe; “acostumbrados a ver a políticos recorriendo el territorio solo en época de elecciones”. Él lo hace siempre. Lo dijo el jueves, 30 de abril, en la cadena nacional, cuyo significado sigue siendo opaco. ¿Sonnenholzner hizo una rendición de cuentas porque fue separado de funciones que no solo sus críticos sino funcionarios y amigos del Lenín Moreno consideran que usó para su exposición personal y en detrimento del presidente? Resulta revelador que apenas llegó Gustavo Isch, a la Secretaría de comunicación, dijo que una de las tareas urgentes es centrar la información en la Presidencia y en el presidente Moreno.

En la cadena, Sonnenholzner dejó constancia, precisamente, de la ambigüedad bajo la cual se ha conducido. Su recurso a la primera persona del plural -nosotros- le proporcionó un pasaporte para no citar a Lenín Moreno: “desde el primer día actuamos”; “diseñamos la estrategia”; “declaramos el Estado de excepción”; “suspendimos las clases”; “aplicamos el toque de queda”; “fuimos de los primeros países…”; “hoy estamos seguros de que”… Decir Nosotros, en su caso, recuerda ese giro ecuménico que usa el Papa para hablar de él. De hecho, unos minutos más tarde, esa primera persona del plural se convierte en primera persona del singular: “Entregamos cientos de miles de masacarillas, guantes, trajes de protección…” (y las imágenes lo muestran a él entregándolos); “hemos supervisado las brigadas moviles puerta a puerta” (y de nuevo él llena la pantalla)…
Luce evidente que el vicepresidente se siente el protagonista principal del gobierno en la lucha contra el coronavirus. Un ejercicio arriesgado porque los diplomas que se otorga (o que, dirá él, otorga al gobierno) lo dejan en mal predicamento ante los hechos. Decir que “desde el primer día actuamos con responsabilidiad y firmeza” es tan equivocado como concluir que “hoy estamos seguros de que fueron decisiones acertadas y oportunas que dieron los resultados esperados en la mayoría del territorio”. Guayaquil no es un lunar: es el peor caso, en proporción, según The Financial Times, de muertes en el mundo.

El uso de hiperboles le juega otra mala pasada: una falta de sindéresis notoria. Sonneholzner dice que desde el 27 de marzo dejó la dirección del COE para trasladarse al epicentro de la crisis: Guayaquil. Y a renglón seguido afirma que, desde entonces, ha visitado 30 hospitales en 16 provincias para verificar que no falte nada. ¿Y Guayaquil?
La critica que se le ha hecho ahí radica: en confundir activismo con pensamiento estratégico que es, precisamente, la mayor carencia suya y del gobierno en esta tragedia. Él cree que un líder (o un estratega) debe estar en todas partes, saltar de un avión al balde de una camioneta, repartir mascarillas o entregar kits de alimentos.
Pensar en las tres respuestas concomitantes que el gobierno debe dar, concertarlas y activarlas con los gobiernos locales, buscar asesores, propiciar apoyos internacionales, unir políticamente al país, negociar en la Asamblea, concertar los esfuerzos públicos y privados y, sobre todo, decir la verdad a la población; todo eso junto es más importante -y esas eran sus tareas y las del presidente- que ir de hospital en hospital o ser uno más en las brigadas móviles. Pero, claro, esas tareas no producen fotografías y videos heróicos que han desfilado por el país y que él defiende como su obligación de informar de su trabajo y el derecho que tiene el país de acceder a esa información. Esas son las imágenes le permitieron subir como espuma de cerveza en los sondeos.

¿En esa cadena nacional Sonnenholzner se despidió de su activismo impenitente o inauguró una nueva etapa, ahora de la mano de la lucha contra el hambre? “Hoy el Presidente -dijo en la cadena- nos ha encargado de fortalecer los esfuerzos para combatir ese enemigo”. Y arrancó la retahíla en la cual, si Moreno se lo permitiese, habría fotografías hasta para exportar: kits de alimentos, raciones de desayuno escolar (1,3 millones de padres en la Sierra y la Amazonía), 2 millones de canatas solidarias, 140 000 canastas para personas con discapacidad y adultos mayores en la Costa, nuevos bonos…
Previsivo, el vicepresidente se adelantó a las críticas: “son intentos de dividir usando las artimañas de la vieja política”. Otra vez dijo que no es candidato a nada. Y otra vez hay que recordarle que esa no es la crítica que ha recibido en redes sociales. Se le ha dicho que está en campaña, haciendo méritos precisamente para granjearse una candidatura presidencial. La misma falta de ilación existe cuando dice que no es político. Y para probarlo afirma: “soy un ciudadano que lleva un poco más de un año demostrando al país que sí se puede hacer política en forma diferente (…)”.

Este análisis se publicó ayer, 3 de mayo, en nuestro boletín de Domingo. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.
Foto: Vicepresidencia de la República.

25 Comments

  1. Es claro que la situación que vive el país es dura y complicada ya que no estuvimos preparados para algo así, por tal motivo nos afecto en todos los aspectos.

    Pero también es cierto que el que tendría que dar la cara ante todos los acontecimientos es el señor Moreno pero es bastante lógico que le quedo corto el puesto, ya que le deja a cargo de todo un país al Vicepresidente que lamentablemente no tiene idea de como manejar la situación no es mas que una marioneta de asesores que solo buscan en bienestar propio y no les interesa en lo mas mínimo lo que pase con el resto de ecuatorianos.

  2. Todos los políticos aprovecharán siempre éste tipo de desgracias para sobresalir y hacer campaña, el vicepresidente lastimosamente es uno más y espero de que al menos el 3% de las personas que salen en sus fotos sean personas que necesitaban ayuda en éstos momentos de crisis.

  3. Bueno es claro que el vicepresidente al menos está empapado de la situación y preparado profesionalmente para aportar con ideas de como se podría manejar el problema socio-económico que impactó aún más al país con la presencia del covid-19, a diferencia de Moreno que ha dejado claro a todo el país no tener los pies sobre la tierra sus insipidos discursos y ridiculeses como «perder el texto» ofende a la ciudadanía al evidenciar por quien estamos siendo gobernados.

    Puede o no ser campaña política, creo que ahora no es relevante sino las desiciones y políticas económicas que en adelante planteen porque ahora la prioridad hoy debe ser la salud y un verdadero plan de acción para retomar la economía.

  4. en su afirmación de » hacer política de una manera diferente» ya es como un disparo a su propio pie, pues después de 10 años de política en la cual la foto era la culminación de una «buena obra» , podemos afirmar que en realidad seguimos haciendo la misma política de siempre, el vicepresidente toma el mando de la «figureteria» pues el presidente no lo puede hacer,ademas, se ve obvio como su interés por un espacio en las próximas elecciones manejan cada acción que el toma para mostrar su fin por el puesto.

    en la actualidad el gobierno no tiene credibilidad y cada día va perdiendo el respeto que le deberían tener sus ciudadanos se podría decir que es » la crónica de una muerte anunciada» pues el gobierno esta llevando a la población a retroceder 20 años de historia nuevamente si sigue por el camino de «apretar al pueblo hasta que deje de sangrar».

  5. porqué será que Otto se me parece a Correa cuando fue ministro de economía, haciendo campaña y negando que se iba a lanzar a una candidatura?

  6. En esta ocasión percibo que el autor del artículo exagera y trata de buscarle la tercera pata al gallo. Busca y rebusca hasta convencerse y demostrar su hipótesis. Este tema encaja perfectamente el dicho PALO PORQUE BOGAS…PALO PORQUE NO BOGAS. SI el Vicepresidente estaría sentado en la oficina de la vicepresidencia “craneando las estrategias” se diría que es “vicepresidente aniñado de escritorio”…que debe salir a conocer la realidad … a “codearse con el virus”. A mi criterio el segundo mandatario hace lo que debe hacer en estos momentos complejos para el país: salir al territorio a constatar la realidad de lo que está ocurriendo !

    • Miguel, si estuviera «craneando la estrategia», estaría el país mejor. Repartir bolsas, puede hacerlo cualquier funcionario. Mire a los países que están manejando mejor la pandemia y cuéntele a los lectores en cuántos de ellos sus máximas autoridades están repartiendo bolsas, caminando por hospitales y haciéndose fotos.

  7. Excelente artículo. Los altos funcionarios del gobierno, contando al vicepresidente entre ellos, tienen una funcion estratégica más allá de lo mediático en una situación como la actual, su función debe estar enfocada en la estrategia para generar acuerdos, conseguir recursos, impulsar una agenda que integre los esfuerzos politicos y económicos para enfrentar la pandemia, es decir, trabajo directivo. Más claro que lo expuesto por el Sr. Hernandez, dificil. El gobierno en general tiene una mala calificación en su actuacion frente a la situacion actual. Que la gente haya » visto » al vicepresidente «trabajando» de cerca con la gente no quiere decir que haya estado trabajando bien.

  8. No estoy de acuerdo Sr. Hernández creo que esta vez usted esta equivocado.
    Me parece que el Sr. Vicepresidente ha hecho lo que nuestro desgobernado país no pidía hacerlo, creo que a usted se le olvido el país que nos dejó el gobierno anterior; con eso es muy difícil afrontar la tragedia que nos ha tocado vivir, me parece que el Sr. Vicepresidente ha hecho su mejor esfuerzo. Es mi modesta opinión. Gracias

  9. Para dirigir una operación hay que tener características de líder; el trabajito de andar averiguando si el médico o el enfermero llevan mandil, o entregando las porciones alimenticias, es para los auxiliares de la operación (a menos que tenga vocación de artista de cine). No es necesario que el jefe esté en el campo de batalla para lograr eficiencia en el cometido. Simplemente, pone cuidado en escoger a sus colaboradores y las sesiones con el gabinete en pleno, permanentemente. ¡Listo!. Y se habrían ahorrado de hacer el ridículo internacionalmente mandando emisarios a CNN a que digan que sí saben contar, por ej.

  10. Y de los treinta hospitales que visitó porque no informa la realidad y los reclamos que le hicieron en el de Zamora y luego por miedo y vergüenza de ser desenmascarados de la realidad no permitió que ni se acerque la prensa en el hospital de Loja. También debería informar que los repartos que utiliza para su publicidad son producto de donaciones particulares, lo único que ha comprado el gobierno es fundas para cadáveres bien baratas y con recursos del iess, decir que no es candidato causa gracia, más parece asno queriendo esconder las orejas con gorra.

  11. Es clara y simple la estrategia del Otto: luces, cámaras , acción !!!
    Es director de la película, libretista, creativo, director efectos especiales, actor, extra para las tomas arriesgadas, dueño de la escenografía , dueño del equipo de filmación, dueño del culto público espectador, todo con fondos públicos, y hasta candidato al Oscar criollo sin querer queriendo…

  12. El correavirus-35 es muchísimo más contagioso y letal que el covid-19. Además, no existe tratamiento ni cura alguna.

    El vicepresidente ya es uno más de los millones de ecuatorianos infectados. ¡Hay que aislarlo!

  13. Me parece injusto el trato al vicepresidente, tratar de cortarle las alas cuando no se sabe si su vuelo será benéfico. Sobretodo con tanto gallinazo en el aire.
    Incluso el autor del escrito, desarrollado con eficiencia gramatical, pudiera estar cayendo en el mismo error que se le quiere atribuir al vice: sobresalir.
    Es mi apreciación alejada de lodo político.

  14. Realmente no hay un político que les cuadre, finalmente trató de hacer lo que pudo en este país con cero dólares en las arcas fiscales
    Repetiré otra vez lo perfecto es enemigo de lo bueno.

  15. Pero fue el propio Presiente quién dijo que encargaba » la actividad en territorio» al vicepresidente, por sus problemas de movilidad y por ser más susceptible al contagio. Creo que el vicepresidente se ha preocupado por desquitar su salario y por corregir anomalías, vigilando lo que puede ser motivo de desvíos corruptos. La tendencia del Presidente por entregar auydas, pudo ser mejor canalizada con un buen registro de entregas. Nadie sabe en qué se basaron los listados de ayuda en bonos o canastas. Se ha visto que entregan al que asoma la cabeza por la puerta de la casa sin discrimen, como si fueran camisetas de campaña. sin embargo, lo peor y más reprochable está en el manejo médico de la pandemia y la absoluta falta de prolijidad en el manejo de los cadáveres. Eso sí que justifica a Rincón!

  16. Sonnenholzner despuntó de forma exagerada, sus pretenciones electorales (tal vez ya no a corto o mediano plazo) son y fueron extremadamente claras, con toda la maquinaria propagandística pintándolo de superhéroe, abusó descaradamente de los recursos públicos para elevar su imagen.
    Hasta un maniquí podría opacar a un deslumbrado, inactivo, inoportuno, pausado además mentiroso y tramposo como Moreno.
    Sonnenholzner es muy elocuente con facilidad de palabra, hábil para la mentira y el acomodo habrá que tener mucho cuidado.

  17. Al chico le falta madurar ( no como al de Venezuela), aprender, agarrar experiencia, sensatez, sentido común ya le llegará su hora de brillar con luz propia.

  18. Que se puede esperar de un radiodifusor, sus argumentos me hacen memoria al maestro Juanito en radio Tarqui y la hora sabrosa.

    • No daré mi voto a Sonnenholzner porque en caso de ser electo, llegaría aupado en los hombros de gente que llegó al poder vía fraude. Mi crítica a Ustedes es su miopía de notar que un adulto mayor con discapacidad física NO puede ponerse al frente de una emergencia como la actual. Otra circunstancia que pasan por alto es la realidad de que cuando todo esto arrancó, teníamos a un Correa muy activo explotando la clara ausencia de liderazgo por parte de Moreno que imponía la necesidad de que alguien, mejor un outsider, aparezca al timón. Con políticos de nivel escatológico y el enemigo metiendo sus pezuñas desde México, al VP le tocó poner la cara. Tenía la opción de decir que no? Francamente lo dudo.

  19. En esta lucha titánica por sacar adelante a este enfermo en estado terminal, quien se gana el premio Nobel de amor a los pobres ? : la Madre Teresa o el Vice presidente Otto Sonneholzner.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba