El juego tras el pedido de que Moreno se vaya

lectura de 5 minutos

Carlos Vera pidió hoy que el presidente Lenín Moreno dé un paso al costado. No es motivo de este análisis el autor, el tono ni la forma de esa exigencia, con curiosos ingredientes de amenaza. Sí, su pertinencia. De hecho, la exigencia del ex periodista y político hace parte de esa amalgama de movidas que se han dado en el tablero político durante estos tiempos de coronavirus, que involucra a todos los actores, incluido el candidato de Vera que es Jaime Nebot.

El primero que movió sus fichas fue Rafael Correa. Nada nuevo. Su deseo de ver a Moreno fuera del cargo es público. Y fue notorio en octubre pasado. Él y su aparato político, que son troles, promueven la idea de “una sucesión constitucional”. Pero hábilmente se la propuso a Jaime Nebot, que no figura institucionalmente en ninguna línea de sucesión. Le ofreció un golpe de Estado. Con lo cual mataba dos pájaros de un tiro: Moreno fuera y Nebot dictador, en teoría por un año. “Nunca he llegado ni llegaré jamás por la ventana al ejercicio de la función pública”, le respondió el líder socialcristiano.

Vera propone que la línea de sucesión se aplique: que Otto Sonnenholzner se haga cargo por un año. Sonneholzner empezó siendo ficha electoral del gobierno. Los asesores de Moreno, en particular Juan Sebastián Roldán, siempre han creído que necesitan estar en el campo electoral. Su tesis es sencilla: Si Moreno decía que no es candidato o el gobierno no pone candidato, la desbandada los dejaría en pindingas. Sonnenholzner se antojó ser la solución. Por eso lo promovieron. El coronavirus, durante el cual la propaganda lo convirtió en algo así como el hombre maravilla, lo consagró. Subió en los sondeos. Hasta que causó un cortocircuito con la alicaída figura del presidente, quien le puso un tate quieto.
Ahora Sonnenholzner es la pieza alrededor de la cual gira, en ciertos cenáculos, la dinámica política. De hecho, la semana pasada, con la aparición conveniente de su padre y sus mensajes asesinos contra Ruptura de los 25, Sonnenholzner pasó a ser el protagonista (sin que él tuviera nada que ver) de un libreto cinematográfico: distanciamiento con el Presidente, unos meses de perfil bajo, renuncia y lanzamiento de su candidatura.

Vera lo ve en otra película: sucesión inmediata de Moreno hasta el 24 de mayo de 2021. En el anterior escenario, Sonnenholzner es visto por sus amigos como el joven que patea el tablero, refresca la oferta política, archiva a sus contrincantes -especialmente a Guillermo Lasso y Jaime Nebot- y se alza con la Presidencia hasta el 2025. En el escenario que Vera verbalizó, Sonnenholzner reemplaza a Moreno, se hace cargo de un país maltrecho y jubila sus aspiraciones en mayo de 2021. En esta movida hay ganadores natos: todos aquellos  candidatos que Sonnenholzner archivaba en la anterior película. En particular, y en ese orden, Jaime Nebot y Guillermo Lasso.

En las dos películas hay mucha espuma de cerveza. En la primera se supone que Sonnenholzner saldrá tan ileso de haber sido el vicepresidente de Moreno como Moreno salió del gobierno de Correa. Se supone, además, que la popularidad que otorga repartir kits alimenticios y visitar hospitales se traducirá en votos. En el escenario de la sucesión inmediata se da por sentado que el vicepresidente sabe cómo sacar al país del atolladero. ¿En qué documental inédito están sus fórmulas? ¿Sonnenholzner podría  tenerlas? Ciertamente, pero no ha dado la menor señal de lo que convendría hacer en estos momentos tan aciagos para el país. De hecho, las críticas que ha recibido, de este medio en particular, son precisamente por ser un activista que anda haciéndose fotos por todo el país, en vez de sentarse a pensar estratégicamente con el presidente Moreno.

El llamado a que intervengan los militares, el fantasma de la muerte cruzada, el pedido a que Nebot se haga dictador o la exigencia de que Moreno dé un paso al costado, son balones de ensayo. Y movidas políticas. Una chueca; la de Correa que sueña, para birlar la justicia, con un golpe de Estado. Las otras son señales inequívocas de intereses políticos que trabajan sin parar en estos tiempos de coronavirus. No por ello dejan de ser significativas: dan cuenta del vacío de poder, de la indecisión del Ejecutivo, de la incertidumbre económica, de la angustia. Y de los apetitos políticos que están ahí y que son legítimos. El dilema esencial es y sigue en las mismas manos: el Presidente de la República. Él debe corregir.
Su problema, que se ha vuelto crónico, es que en vez de enmendar, reincide. El presidente hace pensar en otra película: el título no importa pero es de kamikazes.

Foto: Presidente de la República.

64 Comments

  1. Si el barco – el pais – va a la deriva , sin un rumbo fijo a donde llegar y hasta podria hundirse , es logico, es esencial cambiar de capitan , el pais tiene que salvarse , es una irresponsabilidad dejar que el pais siga a la deriva y esta respondabilidad corresponde a todos los ciudadanos , que realmente quieren un pais libre , prospero , seguro ; actuar a tiempo es obra de la razon y de un ejercicio democratico y pensante , responsable ; la democracia no es solo votar cada cuatro años , la democracia es accion , es libertad , es seguridad , es progreso , es actuar por el futuro del pais , de la sociedad , de la familia ; todos los cambios son bien para bien de todos los ciudadanos , no actuar a tiempo , cuando todavia hay soluciones , hace corresponsables del desastre a los ciudadanos al pueblo , la via juridica existe , el pueblo , el mandante siempre tendra el poder y el mandato de constituir .

  2. Este es un momento fundamental para el presidente, ya que las decisiones que tomé para superar esta crisis, tienen que en su mayoría, beneficiar a la mayor cantidad posible de ecuatorianos y tratar de que no se sienta a gran escala el profundo impacto económico que ha traído este virus al país. Estoy convencido de que con medidas justas y necesarias, se puede llegar a un consenso y paso a paso ir superando esta crisis con la ayuda de todos.

  3. mi criterio personal es que si, por que no tiene algo que nos influya seguridad de varios sentidos de su presidencia, sin embargo se a jactado de que no su culpa si no más bien que es la del gobierno de su antecesor y no es capaz de recordar que en un gobierno fueron dupla¡ para mi no es un líder al que pueda seguir por que simplemente no hace nada, es más en este emergencia sanitaria quien le vimos al frente fue su vicepresidente y el donde estaba?. Para mi no es una persona a la cual seguir, ahora cada vez que habla nos causa indignación, es más hasta podría asustarnos de las decisiones que tomemos a futuro de quienes nos gobernaran o representaran¡ espero que no pase a peor y mas bien entre nosotros saquemos el país delante como buenos ecuatorianos. Gracias ¡

  4. Es una pena que en lugar de estar pensando en intereses políticos, todos esos políticos deberían planificar como reactivar la economía del país ya que debido a la pandemia estamos en crisis muchas de las empresa están cerrando y dejando a muchas familias sin trabajo.

  5. La condición económica del Ecuador, nosotros hemos sido claros en decir realmente que no hemos visto estratégico ni táctico el tema de un acercamiento con este sector político. Tengamos claro que perderemos todo lo ganado si nos entregamos a los intereses de las oligarquías que sumieron a este país en la miseria.

  6. En este articulo es claro el malestar que tenemos todos los ecuatorianos con la manera de gobernar al país del señor Moreno el pedido que le hace el ex periodista Carlos Vera es lo que todos pedimos ya que el señor Moreno a demostrado su ineptitud para hacerse cargo de todos los problemas económicos que pasamos hoy en día, y en vez de dar soluciones, sin contar que no da la cara y pone a otras personas la responsabilidad que le corresponde a el.

  7. El país no esta siendo bien administrado ya que todos los gobiernos que han obtenido el poder se han llevado el esfuerzo del pueblo ecuatoriano, por esa razón es que el Ecuador no avanza ,el pueblo tiene mucho que demostrar y ganar solo que los gobiernos son los que frenan con sus actos de corrupción.

  8. El Ecuador es el país donde se ha visto claramente que la politica es el juego por el cual todo representante solo busca un bien propio, sin importar nada mas que el bien de su persona, a pesar de la situación por la emergencia sanitaria no se ha visto el cambio general, la solidaridad, pero si existe el hurto de los politicos que solo piensan en seguir robando al pueblo, ahora solo queda tomar las mejores medidas ante las decisiones tomadas por los corruptos.

Responder

Your email address will not be published.