Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

4 878 inmuebles, 3 000 abandonados o invadidos

en Columnistas/Influencers4P por

Provoca arrancarse los pelos de la indignación. Los dogmas de la izquierda estatista, sus aberraciones son tan costosos para todos, tan onerosas para la moral y el sentido común, y llevaron al más descomunal despilfarro que, lamentablemente, persiste y se convierte en un freno para la estabilidad económica. Gasto improductivo, fondo de enriquecimiento ilícito y reparto de puestos: así creció el tamaño de la burocracia durante la infame revolución corrupta.

El presidente Moreno con largo retraso, que con certeza afectará la eficacia de la decisión, resolvió eliminar Inmobiliar que es una empresa pública que se creó para administrar los inmuebles del gobierno. Tiene 710 burócratas que cuestan 50 millones de dólares en sueldos y en otros gastos y tienen a su cargo 4.878 bienes, entre edificios, parques, zoológicos y puertos artesanales. Hay que detenerse en las cifras para dimensionar el tamaño del latrocinio cometido por el correísmo, pues ese crecimiento voraz de la burocracia llevó a una expansión irracional de espacios físicos, a la construcción de nuevos con sobreprecios, al abandono de edificios que ahora están vacíos. El gasto ineficiente, debido a la discrecionalidad dispendiosa de los administradores de fondos públicos, es latrocinio también. Imagine: 4.878 bienes inmuebles, llenos de burócratas, choferes, asesores, analistas que no crean ningún valor; llenos de computadoras, autos, que sirven para atiborrarse de formularios y autorizaciones. Todo gasto para que unos vivan a costa de otros. Y encima, 3 000 de esos inmuebles están abandonados o han sido invadidos. Se gasta dinero en bienes que no sirven o que sirven a usufructuarios ilegítimos: esto es corrupción.

El corrupto de Correa, junto con los vivos que le acolitaron, empujaron construcciones nuevas para alojar burocracia; la existente y la nueva. Primero, porque más edificios se hacían necesarios para abordar la cantidad de atribuciones y nuevas entidades creadas. Segundo, porque al construir había donde comisionar. En Montecristi, en el mamotreto de Constitución crearon derechos que debían ser financiados, que incidieron en aumentos en el presupuesto fiscal, y que debían ser administrados por nuevos funcionarios, que requerían lugar y a su vez mas burócratas de asistentes, [email protected], y asesores. En diez años el empleo estatal creció, la nómina de quintuplicó, hasta que colapsaron las fuentes de ingresos. Así estamos, sin poder pagar tanto sueldo. Duro es enterarse de que el estatismo solo se puede sostener sangrando a los privados, por impuestos o servicios ineficientes; duro es asumir que la farra terminó y frustrante que los causantes de este caos se pretendan, con cinismo descomunal, críticos. Infames.

Igual que Inmobiliar, se ha dispuesto se liquiden otras empresas que se han deglutido dinero del presupuesto fiscal que se ha perdido en malos negocios. Tame es ejemplo de que una empresa que tiene rutas monopólicas, pierde plata a manos llenas. Y cuando falta, sus empleados y los defensores irracionales del estatismo, claman porque el gobierno siga financiando las pérdidas. Qué ética empresarial, qué sentido de uso moral y eficiente de recursos fiscales pueden reivindicar. Gerentes, administradores que pierden dinero, no rinden cuentas a nadie y siguen cobrando sus jugosas remuneraciones.

Luego de la dictadura de los setenta, que administró el primer boom petrolero, el sector público incursionó brutalmente como actor económico. Los militares crearon empresas siderúrgicas, agrícolas, financieras, aparte de defender su control sobre la empresa de aviación. Los sectores privados aplanaron su espíritu de emprendimiento, de innovación y muchos, no todos, se concentraron en conectarse con alguna de las zonas de la burocracia en las que había dinero. Se desarrolló más corporativismo empresarial motivado por ser parte de la obra estatal o de los servicios. Durante la revolución corrupta, esta relación se potenció. El Estado creció y muchos empresarios, no todos, reforzaron sus nexos políticos con la ralea de revolucionarios de bolsillos ardientes. Ahora, la crisis cuya dimensión todavía no se percibe, obliga a cambiar. Pero no en la epidermis, no solo eliminando una que otra empresa pública sino en reformar desde el fundamento el rol del Estado para que sus recursos sirvan para redistribuir riqueza vía servicios de salud y educación; que sean eficientes, seguros, oportunos y de calidad.

En el gobierno, si eso es lo que quieren legar como parte de su paso, si eso es lo que significa que este año que falta sea de impulso a reformas fundamentales, deben olvidarse de parches y adoptar medidas profundas, que sean ejecutadas por personas que no estén limitadas por temores o falta de convicción. Ya se escucha que se reubicarán funcionarios y sin impedimentos mentales para que las decisiones se ejecuten.

Todos los inmuebles en desuso se deben fideicomisar y asociarse con empresarios privados para desarrollos inmobiliarios, parqueaderos o deben ser derrocados para hacer parques. Ninguna entidad estatal debe pagar arriendo en edificios de terceros. No cabe sin hay tantas oficinas abandonadas. Pero fundamentalmente, revisar qué es lo que en realidad debe imperativamente hacer el Estado, qué puede hacer el sector privado y qué puede ser tercerizado para garantizar eficiencia y honradez. Una verdadera modernización que nos saque de esa anquilosada concepción estatista.

Diego Ordóñez es abogado y político. 

10 Comments

  1. A INMOBILIAR van a parar los derechos hereditarios en sucesiones intestadas, la conocida cuota de «MEJOR SOBRINO» (antes de Correa iban a la Junta de Defensa). La Ley permite a los otros herederos adquirir esos derechos pagándolos. El valor nunca es inferior al proporcional catastral, que la mayoria de veces supera al valor comercial o al de mercado, El trámite es más que simple. Ahi viene lo bueno: en Quito solo una persona esta a cargo y obviamente los tramites se acumulan y duran no meses, años, hasta que alguien pierde la paciencia y busca otras formas de apurar la compra o simplemente abandonan el trámite.

    La estructura heredada del correismo mas un Iza a la cabeza propicia ese desbarajuste.
    Necesitando dinero no lo reciben las arcas del Estado.

  2. Mi conclusión es vieja y simple:
    El estado no debe OPERAR nada que requiera eficacia y eficiencia.
    Los servicios gratuitos como salud, seguridad e incluso educación deben ser ejercidos por empresas o cooperativas. Doy un ejemplo; si el estado calcula que cada estudiante de primaria cuesta $ 40 al mes, ese valor se los da a cada uno de los niños. Los padres verán donde los matriculan, el que quiere educación particular refinada que pague la diferencia. Para los de menos, los maestros pueden formar cooperativas y ofrecer sus servicios, quizás incluso por valor menor a los $ 40 De hecho muchos niños en los suburbios asisten a este tipo de escuelas. Igual para la salud.

  3. Estimado Diego, insisto en reformular la trilogía que se ha instalado en el discurso cotidiano sin ser interrogada en su mensaje esencial. Se trata de distanciamiento físico y no social. Sufrimos de esa distancia social creadora de inequidad . La responsabilidad es la social ante una realidad que siempre es nueva y espero logre transformarse en mejor » normada» (entre comillas porque la ética está muy lejana en nuestra sociedad). Sin embargo, y a pesar de mi incredulidad, pienso que quizá algunos bienes inmuebles podrían ser adecuados para vivienda popular.

  4. Que tragedia del país , los momentos de bonanza económica por la explotación petrolera , sirvieron básicamente para un crecimiento del tamaño del Estado : así sucedió en la revolución de Bombita , y no se diga en la robolución de Correa y su banda de asaltantes . Y ahí las consecuencias : una enorme burocracia , ineficiencia y corrupción por todo lado . Aunque demasiado tarde , el Lcdo Moreno por fin , y porque no tiene alternativa , se anima a terminar con este torpe desangre de nuestros escasos recursos económicos . Todas estas Empresas Públicas , fuente de piponazgo y corrupción tienen que desaparecer .

  5. Se requiere un cambio radical y profundo para dar un golpe de timón a la administración pública en su totalidad. Aparte de lo descrito en el artículo, existen una serie de ideas, creencias y paradigmas errados y destructivos respecto a la gestión de las empresas e instituciones públicas. El capital humano que lo conforma está integrado por directivos que en su mayoría, carecen de habilidades de liderazgo y de valores morales lo que ha favorecido el surgimiento de una turbamulta de funcionarios incompetentes y nada comprometidos con su trabajo. En este escenario dantesco la corrupción y sus hijas (la inoperancia y el despilfarro) campean reinando como dueñas absolutas. La deconstrucción de la cosa pública se erige como un reto descomunal y hasta perturbador, pero absolutamente imprescindible para que el país salga del abismo en el que está.

  6. Solo nos queda maldecir mil veces al corrupto Correa y su mafia, deseando que nunca mas vuelvan al poder, ojalá a estos les arrase el corona virus, sería lo unico bueno de esta pandemia.

  7. Tiene toda la razón, Sr. Ordóñez, pero este gobierno no va a hacer nada, muchos recursos se desperdician a diario y a nadie le duele. El próximo debería empezar recuperando algo de este despilfarro.

  8. Exelente el análisis, solamente quien tenga serios problemas perceptivos no puede darse cuenta de el tremendo despilfarro que los pseudorevolucionarios cometieron en sus alegres aventuras estatistas. El Estatismo acostumbró a muchos a ser flojos, a no tener iniciativa propia empresarial y ahora, cuando la reducción del aparato estatal es inevitable, surgen muchos a reclamar por la disminución de puestos de trabajo. Un sistema económico saludable en un pais solamente lo garantiza un delicado equilibrio entre la libre iniciativa privada y la adecuada regulación estatal. Ojalá algún día porfín lo entendamos .

  9. Excelente artículo de Diego Ordóñez que pone el dedo en una de las tantas llagas del aparato estatal creados en la década perdida y apoyándose en la constitución de Montecristi.

  10. El correato incrementó la burocracia clientelar inepta y corrupta. Solo ha significado gastos y corrupción.
    Quisiera que se investigue, como se maneja la plataforma gubernamental de la Carolina. Según conozco, es una compañía china la que cobra arriendos a las instituciones públicas y privadas que ahí se alojan, perjudicando al país. Los ineptos de inmobiliar debieron por lo menos, manejar este mamotreto construido por el correato.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba