Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El mariateguismo comunista no durará mucho en la Conaie

en Conexiones4P/Elenfoque por

4P. conversó con Diego Bonifaz sobre el movimiento indígena, sus divisiones y derroteros y la disposición de Leonidas Iza a conversar con el correísmo para las próximas elecciones. Bonifaz fue subsecretario de Desarrollo Rural en el gobierno de Rodrigo Borja, tiempo en el que fue encargado de las negociaciones con el movimiento indígena. Además ha sido dos veces alcalde de Cayambe, donde vive, por Pachakutik. Es empresario agrícola y hotelero.

El vicepresidente de la Conaie, Leonidas Iza ha dicho que el movimiento indígena está abierto a conversar con sectores de la izquierda y con el correísmo. ¿Cómo se debe entender esto cuando se suponía que el movimiento indígena quería marcar diferencias con el correísmo del que dijo ser víctima?
Aquí hay que hacer algo de historia. Originalmente el movimiento indígena de Tránsito Amaguaña o Dolores Ulcuango era aliados de los comunistas. Luego vino la reforma agraria y los indígenas que estaban en las haciendas que eran del Estado terminaron en cooperativas. El resto volvió a las comunidades donde no querían saber nada de que venga un ideólogo y les imponga su manera de ver el mundo. Ahí nace Pachakutik como movimiento político. Pero ahora han llegado los millennials que son la nueva generación de líderes indígenas y, como aquí no se enseña historia y Rafael Correa quiso imponer la suya, ellos fueron adoctrinados a favor de los comunistas. Les contaron que Dolores Cacuango y Dolores Ulcuango también lo habían sido. Obviamente, no les contaron que los comunistas decían que había que mantener las haciendas para agudizar las contradicciones sociales, pero sí les contaron de esa alianza entre indígenas y comunistas que hubo durante muchos años. Ahora estos jóvenes millennials quieren regresar a eso y por eso les seduce la idea de unirse con la izquierda tradicional. Buscan algo que se parezca a esa izquierda de la que les hablaron y aparece el mariateguismo que, ideológicamente, está alineado a lo que creía Sendero Luminoso en el Perú; es decir que el pueblo debe unirse para ir a la guerra hasta conseguir la liberación popular. Ahí es donde se ubica la dirigencia de Jaime Vargas y Leonidas Iza.

¿Entonces esta nueva generación de líderes indígenas no tienen mayor resistencia al correísmo?
Hay que considerar que los millennials no son los mismos que aquellos a los que Correa reprimió. Los millennials son una generación más joven. Ellos tienen algo que Correa indujo con mucha fuerza que es el desprecio a los mayores y más viejos por ser, supuestamente, ignorantes. En realidad es al contrario: los ignorantes son ellos.

¿Estos jóvenes dirigentes indígenas son críticos de la dirigencia de la Conaie que se formó en los años 90 del siglo pasado y que se inspiraba más en factores identitarios o étnicos que ideológicos?
Claro. Solo hay que ver lo ocurrido desde el momento en que la Conaie fue tomada por estos mariateguistas: no les importa tanto el tema de la minería o sus efectos en el medio ambiente porque, en el fondo, son capitalistas de Estado, igual que los comunistas chinos. Quieren empresas estatales que antes no le interesaba a la Conaie para nada.

¿El pensamiento del movimiento indígena ya cambió entonces?
Creo que hay un secuestro del aparato administrativo de la Conaie, pero no del pensamiento indígena al que jamás podrán secuestrar porque, tarde o temprano, se van a dar cuenta de que esa orientación no funcionó en las cooperativas y las comunidades y van a volver al ciclo anterior. Lo que ha ocurrido es porque no enseñan historia.

¿La Conaie volverá a su ideología identitaria?
Claro. Hay que fijarse, por ejemplo, lo que está ocurriendo ahora con la pandemia: se ha vuelto a las tradiciones médicas ancestrales, a las hierbas curativas, al eucalipto y a todas esas cosas que son muy propias de la cultura indígena y terriblemente ajenas al mundo de los comunistas. Eso explica que en esta última convocatoria a protestas, durante la cuarentena, las bases ya dijeron «un momento hasta aquí nomás, nosotros no nos vamos a contagiar por cualquier cosa». Creo que ya hubo un rompimiento con aquellos que la dirigencia mariateguista de la Conaie piensa aliarse. Una vez más las bases indígenas les dejaron colgados y en la manifestación de Quito apenas hubo unas 700 personas. Esos sectores sociales quisieron que salga la Conaie a protestar y Leonidas Iza les dijo que bueno. Pero las comunidades no quisieron.

¿La pandemia rompió el consenso millennial de que la lucha de clases es la única que mueve la historia indígena?
Así es. En la forma de ver las cosas de los indígenas, más importante es curarse de la pandemia que la lucha de clases. Precisamente lo que a los indígenas no les gustaba de los comunistas es que a todo le ponían ideología. ¿Cómo le van a atribuir al capitalismo el origen y los efectos del coronavirus? Ellos se dan cuenta de que hay cosas más importantes que la lucha de clases, que realmente les importa poco porque en el fondo son campesinos que producen y tienen pequeñas empresas capitalistas. La amenaza a la salud les ha hecho volver a su forma de ser y ver las cosas.

¿Cómo entender la llegada de este movimiento mariateguista y la cooptación de la dirigencia de la Conaie?
De distintas formas y no es fácil hacer un mapa detallado de cómo llegó. Pero no hay cómo olvidar que una de las fuentes es Bolivia y Perú, a través de los embajadores y diplomáticos indígenas que puso Correa en esos países. Por ahí vino.

¿Iza y Vargas son los representantes de esa línea?
De esa generación de millennials mariateguistas, sí. Ellos ganaron la dirigencia porque se enraizó fuertemente la idea de que había que renovar la Conaie con los jóvenes. Pero dudo muchísimo de que la mayoría de los indígenas estén dispuestos a salir a tirar piedras en estos momentos, por más que ellos quieren hacerlo.

¿Qué posibilidad tiene el movimiento indígena en las elecciones si consiguen una alianza con la izquierda?
El problema es que se confunde a los organismos. Por un lado está la Conaie que únicamente debe ocuparse de asuntos indígenas mientras que para las elecciones y la política electoral existe Pachakutik, que sí es un movimiento político. Si la Conaie hace una convocatoria para una protesta puede movilizar mucha gente. Para Pachakutik eso es mucho más complicado porque es un movimiento con muchas diferencias regionales e intereses locales. Cada vez que la Conaie o Pachakutik ponen candidato a la Presidencia es muy difícil que consigan la votación, no así cuando Pachakutik pone candidatos a dignidades locales porque ahí es donde está concentrada la población indígena.

¿Qué papel tiene Pachakutik ahora?
Es un mosaico: en cada cantón es diferente. Es un movimiento descentralizado donde no hay un Rafael Correa, un Rodrigo Borja, un Jaime Nebot o un Guillermo Lasso. Pero sí hay un Guillermo Churichumbi, un César Umajinga o una Lourdes Tibán. Son fuerzas locales. Para definir candidatos nacionales tiene que haber una negociación con ellos. Por lo general esos líderes locales tienen una buena relación con el gobierno de turno o, por lo menos, con los prefectos porque les conviene. Por eso es que Pachakutik no puede ser ubicado con determinada ideología, porque ahí lo que cuenta son los intereses locales.

¿El actual Pachakutik está muy alineado a la ideología de la dirigencia de la Conaie o van por cuerda separada?
Van por cuerda separada y esperando la Convención. Ahora mismo, Pachakutik se está ocupando de aislar a las comunidades para que se contagien lo menos posible y apenas hay tres o cuatro líderes que quieren figuretear. No creo que ellos estén pensando en las elecciones pero entiendo que dentro de la Conaie la corriente mariateguista va a querer tomar control de Pachakutik. No sé si sean capaces de lograrlo. Por ejemplo, aquí en Cayambe los pachakutiks son mariateguistas. En Chimborazo hay mucho protestante y entre ellos no cuaja el comunismo. Eso explica por qué en Chimborazo la dirigencia indígena se opuso a las declaraciones de Iza en el sentido de que está abierto a conversar con el correísmo. Ahí por ejemplo está Mariano Curicama que no tiene nada, ni por asomo, de comunista. Es un protestante que no ve con malos ojos a los EEUU, que no cree en las dictaduras y que responde a sus bases que son igual a él.

¿No hay cómo pensar entonces en el movimiento indígena como algo unificado para las próximas elecciones?
Si se toca algo que afecte a la identidad de los indígenas entonces la Conaie podrá llamar a una movilización importante, pero si se trata de temas político-electorales, para eso está Pachakutik que nunca saca mayor votación nacional.

¿Son ciertas las divisiones en la dirigencia indígena?
Hay diversidad de opiniones pero en general son muy disciplinados y no hay divisiones muy grandes. No va a haber cismas. Las bases van a esperar que acabe el período de Vargas e Iza y ahí entrará seguramente a hablar el sector de Lourdes Tibán y otros similares. Ellos son muy solidarios e institucionales: van a respetar lo que hay ahora.

¿El vínculo entre el movimiento indígena y el correísmo es el mariateguismo?
Sí, ahí es clave Ricardo Ulcuango que fue embajador en Bolivia y Humberto Cholango que también es de esa corriente. Ambos trabajaron con el gobierno de Correa y tienen muchos vínculos ahí.

Este entrevista se publicó ayer, 31 de mayo, en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

Foto: Pablo Cuvi

2 Comments

  1. Muy buen análisis del Sr. Bonifaz, aunque recuerdo que él también terminó de Alcalde con Correa, concuerdo con el Sr. Peláez, que el Gobierno del Dr. Borja haya sido uno de los peores, recordemos que el implantó el gradualismo a los combustibles, subía cada mes y la canasta básica, costo de vida y pasajes nada, los últimos días fue un caos en el Ecuador, recuerdo que a los transportistas les obligó a trabajar con los Militares y se fue adeudando como 5 meses de subsidio, lo que tuvo que pagarles el Gobierno del Arq. (+) Sixto Durán Ballen, hay que esperar cómo reacciona el movimiento indígena, que de paso tiene que convertirse en partido político.

  2. Sr. Bonifaz, su analisis es muy ilustrativo. Solo que me defradua recordar que fue parte del gobierno de Borja, a quien no creo que haya mucho por donde acusarle de ladron (tipo Bucaram o Correa), pero fue, a mi parecer, el gobierno mas INUTIL de los ultimos 40 anios en este pais. Tuvo todo para hacer grandes transformaciones en el pais (con un congreso a su favor, a su medida), pero mas le importaba traer al dictador Castro a su posesion. Recuerda?

    Los indigenas JAMAS van a aceptar un tipo que se declare «dirigente vitalicio» (el equivalente a un gobierno «vitalicio» en el pais o un alcalde por mas de 2 decadas en algunas ciudades). Y lo hacen muy bien. El dia en que los comunistas (ahora, segun ellos «progresistas») crean en democracia y acepten que debe haber elecciones/cambios de gobierno tendran mejor pegada entre los grupos indigenas. Pero eso es ir en contra de la esencia del comunismo: la dictadura (de cualquier cosa que ellos llamen). Por donde he ido he visto la gran capacidad organizativa de los grupos indigenas, inlcuyendo para las elecciones de sus dirigentes. Eso no se cambia con el discurso de un desfachatado como Correa. Tanto sociologo inutil que le rodeaba no se dio cuenta de ese «detalle».

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba