Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Yunda es el Guinness récord del desgobierno

en Conexiones4P/Elenfoque/Lainfo por

4P conversó con Roque Sevilla sobre la reciente ola de escándalos en el Municipio de Quito y la severa crisis de gestión e imagen que lo afecta.  Sevilla fue alcalde de Quito entre 1998 y 2000. Es economista, empresario y ambientalista.

El Municipio de Quito está sumido en una insólita ola de escándalos de corrupción y el alcalde Yunda se limita a decir que esos problemas competen a los secretarios y de los gerentes de las empresas municipales a quienes él delegó responsabilidades. Quito vive una de las mayores crisis de su historia reciente. ¿Cómo la entiende Usted?
Esta es una crisis acumulada. Es el tercer período municipal con serias falencias administrativas y un gobierno muy débil. Lo que acabamos de ver es lamentable: que empleados de una empresa intenten robarse 1,3 millones de dólares mediante una transferencia a cuentas privadas en Hong Kong y EEUU. Es algo así como un récord mundial de la falta de gobierno.
Quiero decir que la Empresa de Agua Potable de Quito tenía un modelo de gestión que era un ejemplo en Latinoamérica. Además, hay cosas vergonzosas: ¿para qué tiene que comprar esa empresa equipos de salud cuando para eso hay una Secretaría de Salud? Y lo que estamos viendo en el relleno sanitario es un desastre absoluto: ¿cómo puede ser que desde hace un año hubo el aviso de que el botadero de el Inga iba a estar lleno y recién se enteran? Hasta hoy no saben qué hacer y todos los días entran decenas de miles de toneladas de basura. ¿Dónde la van a poner? Este es un tema de una trascendencia brutal porque esos excedentes caen a los ríos de la zona y estos ríos van al Machángara, luego al Guayllabamba y hasta el Pacífico. Producen una contaminación peligrosísima.
Existe una terrible gestión administrativa: lo vimos con Barrera, mucho peor con Rodas y esto es el despelote absoluto.

Desde el inicio de su mandato, Yunda expidió unas resoluciones por medio de las cuales se desentendió de las compras y las delegó a su secretario de Salud. ¿Es posible despojarse de responsabilidades con resoluciones?
No se despoja de su responsabilidad. Delega su función. Hagamos un paralelismo en el caso de Arroz Verde: están los que cometieron el delito, pero también quienes lo dirigían y sabían que se estaba cometiendo, como el ex presidente. Por eso, tiene responsabilidad directa, incluso penal. En este caso, el alcalde tiene la responsabilidad administrativa. No sé si penal. Pero responsabilidad política sí; el tiene que responder ante el Concejo.
Él no puede renunciar a la responsabilidad y decir me lavo las manos. Y tampoco es suficiente que él delegue a la Fiscalía para que haga las investigaciones. Si hay algún problema en el Municipio, el alcalde es el primero que tiene que investigar: debe exigir explicaciones hasta el último detalle.

¿No está Yunda incurriendo en una causal de destitución por no asumir sus responsabilidades? En cada caso, él hace comentarios, como si fuera un observador y no el alcalde.
No sé si desde el punto de vista legal se pueda destituir por eso, pero desde el punto de vista de la gestión, cuando los ciudadanos lo elegimos es para que sea el alcalde; es decir el jefe máximo administrativo y político. Por eso tiene doble calidad y esto es bien interesante: él es el jefe máximo de la estructura administrativa del Municipio y es el jefe máximo del concejo: es el presidente del Concejo Metropolitano. Es el equivalente a ser, a la vez, presidente de la República y presidente de la Asamblea. No puede decir no sé. El nombró a esa gente y por lo que se ve no le están reportando o él no está pidiendo que le rindan cuentas.

Dejando de lado el diagnóstico, ¿hay mecanismos para exigir al Alcalde cumplir con sus responsabilidades?
El Concejo tiene que reclamarle: es la máxima autoridad. Lo normal sería que el Concejo le exija que cumpla con las obligaciones o que se retire. Pero también hay un proceso ciudadano que podría instituirse si es que él no asume las responsabilidades: la revocatoria del mandato. Si el reclamo del Concejo no funciona, ese es un mecanismo que le queda a la ciudadanía.

¿Recomendaría que se pida esa revocatoria?
Recomendaría primero que el Concejo agote el proceso de exigir al Alcalde el cumplimiento de sus obligaciones administrativas. Hay que agregar que asuma las responsabilidades por las cosas que han pasado. Eso es lo primero que tiene que suceder.

Pero el Concejo reclama y Yunda procede como si no fuera con él.
Con el nuevo marco jurídico no puedo decir cuál es el camino, pero antes el Concejo podía exigir el retiro del alcalde. Lo lógico sería agotar la instancia del Concejo y luego la iniciativa ciudadana de revocatoria del mandato.

Usted hizo conocer al alcalde alguna irregularidad cometida en el Municipio. ¿Qué pasó después?
Le hice conocer una denuncia mediante dos instancias: Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito y la concejal Luz Elena Coloma. Hablé con Alarcón porque alguna vez él nos invitó a los ex alcaldes, ante el pedido de Yunda, para ver si aceptábamos ser sus consejeros. Ahí le aconsejé que converse con Ruth Hidalgo para que le asesore en el campo de la transparencia en el gobierno. Me agradeció mucho y ahí quedó la cosa. El 13 de octubre le llamé y le dije ¿Jorge qué pasa que no hay absolutamente ningún gesto tuyo para defender la ciudad? Y le pedí que hiciera algo y me dijo que haría una marcha desde el Parque Bicentenario a la Cruz del Papa. Pasaron las horas, el alcalde quedó en llamarme para confirmarme pero no pasó nada.
Ahora no me pude quedar callado cuando un empresario ambateño me dijo que fue a ofertar la construcción de las divisiones para el hospital temporal en el Bicentenario y una abogada, del departamento jurídico, le dijo que tenía que dar un 20% de  comisión. Sobre eso llamé a Patricio Alarcón y Luz Elena Coloma y ambos hablaron con Jorge. Él les dijo que yo consiguiera el nombre de la funcionaria, cuando era más fácil para él averiguar qué abogada estaba hecho cargo del proceso. Yo lo hubiera hecho siendo alcalde en segundos. No hizo absolutamente nada.

¿Cómo ex alcalde cuál es la visión que tiene de Yunda? Un funcionario que no se hace cargo, no sabe, no responde por temas de corrupción. Él permite decir que Quito no tiene alcalde.
Al principio me preguntaron que cómo lo veía y dije que aún era temprano y que había que darle tiempo. Luego vino la pandemia y cuando me preguntaban sobre el Alcalde dije que me parecía muy bien y que lo veía muy metido en el tema, seguramente por ser médico. Pero con toda la información que tenemos ahora, el club de vóley, el sobrino que mantiene los contactos, los actos de ineficiencia y corrupción, digo que esto no aguanta. Necesitamos un administrador o nos vamos de colapso en colapso. Quito no merece esto.

Este entrevista se publicó ayer, 7 de junio, en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

Foto: Roquesevilla.com

12 Comments

  1. Interesante entrevista, si la informacion es correcta, es lamentable y hay mucho por delante para esclarecer y encontrar a los responsables.
    Quito es una urbe metropolitana que requiere de mano firme, honesta, tecnica y visionaria en su mandato. Quito dejo de ser hace mucho una ciudad menor a la que se Le manejaba con parametros de segunda. Hay que levantar la ciudad, capital ….

  2. EN EL TIEMPO QUE ESTUVO ROQUE DE ALCALDE HIZO OBRA YA QUE MAHUAD NO HABÍA HECHO GRAN COSA, SALVO INAGURAR EL TROLEBUS QUE LE DEJO LISTO EL NEGRO; EL ROCKY (ALGUNOS LE DECÍAMOS CARIÑOSAMENTE), ES UN GRAN ADMINISTRADOR Y DEBERÍA PENSAR SERIAMENTE EN POSTULARSE PARA ALCALDE Y TERMINAR AL FIN CON ESTE DESFILE DE ADVENEDIZOS, INCAPACES; EL ADJETIVO QUE MÁS LES GUSTE PARA ELLOS( DESDE, BARRERA HASTA EL PEOR DE TODOS, EL TEMEROSO SACRISTÁN DE LA INFECTOCRACIA, YUNDA.

  3. No recuerdo el año, pero sí, a Rolando Vera, destacado maratonista que ganó varias San Silvestres -Brasil, mérito suficiente que políticos sinvergüenzas utilizaron – y utilizan hasta hoy – para convencer e incluir la participación de deportistas, cantantes, reinas, cómicos, etc., rellenando en tiempos de elecciones sus listas o nombrandolos como ministros, funcionarios y más.
    Sin negar el derecho de participar en politica de aquellos; poquísimos han desfilado con luz propia, la gran mayoría, ha constituido una camada de mediocres, ignorantes y borregos al servicio electorero de los mismos de siempre y del cleptomano…
    Y …cuenta la historia que justo, en esa época sociolista y robolucionaria del siglo XXI, hicieron su aparición en el firmamento, los más mejores hombres y mujeres de manos, uñas largas y corazones sedientos de corrupción, especializados en la prestigiosa escuela de cleptocracia a cargo del «MejorLadrondelaHistoria»
    Este último lote, era fuera de serie: futbolistas, actrices, músicos, cantantes, periodistas y locutores…en fin, la crema y nata farandulera, tal cual, era el sueño del dueño del circo.
    Y..así, aparece el más bacán de los bacanes, nada más ni nada menos que el famoso loro Homero, showman de radio y TV., quien se bautiza en las aguas verdeflex, obteniendo para si, beneficios y privilegios. A continuación, emprende vertiginosamente su ascenso político, llegando en las pasadas elecciones, por obra y gracia del 20 por ciento de gente novelera, ser elegido alcalde de Quito.
    Hoy que el tiempo y la historia han pasado, nos damos cuenta que estos novedosos casos de figuretis en la politica nacional, no siempre es la lotería, todo lo contrario, es la ruina..! pues el citado personaje con todos sus vicios y virtudes hoy a demostrado su incapacidad y ha permitido en poco tiempo el saqueo y colapso institucional del Municipio capitalino; todo esto ha confirmado finalmente, el adagio popular que reza: » No todo lo que brilla es loro».
    Conclusión: sin que quede la menor duda, por los actos reñidos con la ley y la ética pública, cometidos por funcionarios de confianza del Edil Mayor, en poco más de un año de gestión frente al Cabildo; y, considerando que la cuidad de Quito sufre la ausencia real de Autoridad Administrativa; los quiteñ@s hemos decidido, que mejor, ya es hora que el Dr Yunda, regrese nomas a su set de radio y televisión canela, junto a esas tremendas garotas que siempre lo acompañaron, y deje por fin de estropear tanto a nuestra querida ciudad…parece cuento, pero es cierto..!.Saludos.

  4. Totalmente de acuerdo con Roque Sevilla. Un Señor Alcalde de Quito entre 1998 y 2000 y, su comentario, Fernando, no puede ser más claro. Yunda por decencia (que no tiene), debe renunciar, si no, el Consejo debe pedírsela y si no todos nosotros. Quito no merece este alcalde.

  5. «Delegar consiste en dotar a un trabajador del poder, autonomía y responsabilidad para tomar decisiones, resolver problemas y realizar tareas sin la necesidad de supervisión», es decir contar con gente de confianza y sin perder la responsabilidad por omisión o desconocimiento, por tanto es importante que el Alcalde Yunda asuma su responsabilidad, por supuesto que hay que delegar funciones, pero hay que saber delegar, esto es un proceso que todo Administrador debe conocer:
    – Identificar la necesidad
    – Seleccionar a la persona o colaborador ( el más idoneo)
    – Hacer un plan (Establecer objetivos y metas)
    – Reunión de trabajo de delegacion (plantear acuerdos)
    – Seguimiento y Control
    Esto implica conocimiento y aplicación de las normas generales y particulares de cada institución para obtener resultados positivos de la gestión, lo cual en el Municipio no se ha realizado

  6. Yunda, un hombre que no representa, ni quiere a Quito. Permitió la destrucción del Patrimonio quiteño, cuando hubo la inserción de los indígenas el 11 de Octubre y de esa fecha lo que más indignó es que los huelguistas rayen fachadas y saquen las piedras de esas casas coloniales republicanas y que Yunda diga que solo son piedras y que él pondrá unas nuevas. ¿Acaso este hombre no sabe lo que significa la palabra Patrimonio? Quito no solo es nuestro Patrimonio, lo es también de la humanidad, fue catalogado como el más grande y mejor conservado del mundo, pero claro, a este ser qué le importa. Los quiteños vivimos de ese Centro Histórico, llamativo y colonial, la afluencia de turismo es gracias a él, los negocios funcionan gracias a él y los quiteños nos sentimos orgullosos de nuestra heredad. Lamentable el alcalde que tenemos, gracias al CNE y a un escaso 18% de votantes. Deberíamos unirnos y pedir la revocatoria inmediata de este ser nefasto.

      • Zoila agache. Por si usted no lo sabe, todos los que amamos a Quito, somos parte del Patrimonio quiteño, aquí, no solo un grupo es parte y carne de la ciudad. Lamentablemente, muchos demostraron en Octubre que no aman a nuestra ciudad ya que la pisotearon y destruyeron como más gana les dio. ¿Acaso usted no sabe que la UNESCO, al haber declarado a Quito como Patrimonio Cultural de la Humanidad por poseer el Centro Histórico más grande y mejor conservado del mundo, entrega una cantidad de dinero a la ciudad para su mantenimiento? ¿Acaso no sabe que cada piedra, cada iglesia, cada casa, son el atractivo para propios y extraños y que ese Patrimonio, en parte, se mantiene con el ingreso que los turistas dejan? Para llenarse la boca diciendo que son «parte y carne» del Patrimonio quiteño, hay que demostrarlo, es fácil hablar, pero mejor que hablar sería cuidar de lo que decimos que nos pertenece y de lo que reclamamos como «parte y carne» nuestra. No creo que usted deje que un extraño ingrese a su casa, la destruya, la saquee, intente quemarla y después usted diga, ellos tienen razón, son «parte y carne de mis cosas».

  7. Más claro no canta un gallo; el señor Yunda, fue guitarrista y se graduó de médico; luego se hizo empresario de la comunicación y hasta allí, creo que tuvo un relativo éxito (con escándalos por las frecuencias), pero debió pensarlo dos veces antes de lanzarse a la alcaldía de una ciudad como Quito, que se ha caracterizado por tener excelentes burgomaestres, excepto los dos últimos porque en el país reinaba el caos por la corrupción y el despilfarro, y es evidente que este puesto le quedó demasiado grande al bufón de pantalla.
    Como es imposible que un político ecuatoriano renuncie a un cargo público por decencia, le toca al Consejo pedirle la renuncia lo antes posible, caso contrario, debe ser el mandante.

  8. Evitemos perder tiempo. Revocatoria directo. Da pena la pobre capacidad de asumir riesgos. Poncio pilatos. Ubico puro voleybolista en la adm8nistracion de la carita de dios. Es taimado. Fuera.

    • Yunda jamás debió llegar a la alcaldía, es un corrupto, ignorante, inepto y desagradable hombrecillo. Es una vergüenza para nuestra ciudad, que hayamos permitido que eso ocurra. La indolencia de la gente y la mezquindad y torpeza de los políticos, nos trajo este desastre. Por otra parte, veo que desde hace algún tiempo, toman como referente de gestión a este señor Sevilla, que cuando fue alcalde encargado, no hizo gran cosa y cometió muchos errores, por ejemplo, puso los humeantes buses de la mal llamada ecovía. Tampoco olvidar que Roque se oponía a la construcción del metro, porque no quería que le afecten a su hotel de lujo en la plaza de San Francisco. Él y muchos otros personajes, como Fernando Carrión, solo figuretean y fungen de analistas-expertos-todólogos-sabelotodos, pero nunca hacen nada útil y concreto por la ciudad, por la comunidad, aunque llevan décadas en la palestra pública. Desgraciadamente en este país a cualquiera lo ponemos en un pedestal. ¡Que hagan algo útil, y empiecen a reunir las firmas para revocarle el mandato al impresentable Chorohomero!

  9. Efectivamente concuerdo que la gestión actual en el municipio es un desastre en todos los campos, es necesario también saber que en las empresas metropolitanas existe un directorio que está presidido por el alcalde o su delegado que generalmente es un concejal, sería muy oportuno saber quienes conforman los directorios de cada empresa y quienes lo presiden

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba