Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Pensando desde ahora en la clave electoral…

en Columnistas/Influencers4P por

A la luz de las elecciones del 2021, conviene como ciudadanos, comenzar a plantearnos algunas reflexiones tempranas que pueden resultar útiles al momento de tomar decisiones acerca de los candidatos a los que, en las urnas, vamos a delegar la administración del Ecuador.

La tarea de parar este país después de lo que estamos viviendo con los estragos de las dos pandemias a cuestas, una biológica –el virus– y otra política –la corrupción–, será un desafío titánico. Por eso es importante irnos preparando y estar listos para cuando llegue el momento, valorar adecuadamente los cuadros que se presenten y votar bien porque estamos viendo que, en los últimos años, nuestras tragedias políticas han empezado allí: en las urnas.

Si bien los discursos políticos son importantes porque nos dan una idea de cómo es el candidato y lo que piensa, los ciudadanos deberíamos sopesar otros elementos que van a ser claves si queremos cambiar lo que estamos viviendo y reescribir la historia con buena letra. Y en ese sentido, acá van algunos elementos –entre otros– que podríamos tomar como parámetros para valorar nuestro apoyo a uno u otro postulante al momento de votar:

  • Visión económica clara: el Covid ha puesto a prueba nuestro sistema democrático en su conjunto y, dentro de él, el modelo económico vigente. Entonces, debemos exigir que los candidatos tengan claridad respecto de cuáles deberían ser los cambios en ese ámbito y lo que se debe hacer para crear condiciones para generar competitividad y beneficios para la industria, así como también políticas económicas enfocadas a integrar a los que menos tienen, garantizar el acceso al empleo, mejorar sus condiciones de vida, revitalizar el agro, fortalecer las PYMES.
  • Compromiso con la transparencia: es preciso que la lucha contra la corrupción sobrepase el discurso. Por lo tanto, debemos exigir que se nos presente un plan concreto de anticorrupción que contenga el diseño de un sistema que involucre estamentos del Estado en esa línea y contemple apoyo internacional.
  • Honestidad comprobada: a estas alturas, el valor más preciado que deberían tener quienes integren las listas para la legislatura y para las máximas autoridades tiene que ser acreditar un recorrido honesto y sin tacha. Debe sumarse su acreditación de idoneidad en los cargos desempeñados por pequeños que sean, y acá quizás valga la pena hasta escudriñar en sus círculos en los que alterna y se mueve para evitar sorpresas posteriores.
  • Enfoque de derechos: ningún cambio podrá tener efecto a largo plazo si no va de la mano del reconocimiento de derechos que demandan las nuevas generaciones como son: derecho a la diversidad sexual, combate a la violencia de género, sistemas de protección a niños y niñas, y otras libertades ligadas a la contemporaneidad.
  • Salud y Educación: es clave que quien se apunte para ocupar la silla de Carondelet, identifique como tema prioritario la salud y la educación, y proponga un giro definitivo con visión de alivio de pobreza.

Como vemos, quizás es temprano para pensar en estos aspectos pero, dado que nuestro país necesita demócratas valientes que quieran entregar su gestión honesta al servicio del país, es bueno que vayamos pensando, como ciudadanos, en lo que debemos demandar a nuestros políticos en tiempo de elecciones.

No nos olvidemos de que ya se empiezan a cocinar las candidaturas y el tiempo está corriendo; por lo tanto, es nuestra responsabilidad ciudadana estar atentos a lo que nos ofrecen. Exijamos a los partidos que nos presenten cuadros que puedan ser sujeto del escrutinio público y pasar la prueba.

Mientras más temprano empecemos a debatir sobre esto, más criterio adquiriremos para decidir con responsabilidad cuando llegue el momento. A veces es bueno madrugar en el análisis del debate, especialmente ahora, porque dadas las condiciones, quizás con nuestro voto estaremos salvando la Patria.

Ruth Hidalgo es directora de Participación Ciudadana y decana de la Escuela de Ciencias Internacionales de la UDLA.

3 Comments

  1. No queremos ni mesías ni sugar daddies ni curanderos milagrosos. Lo fundamental es alguien que vuelva a unir a los ecuatorianos pobres, ricos, negros, indios, blancos, etc. con la intención de buscar el desarrollo y que nos permita desarrollarnos, que deje ese liderazgo en manos capaces no en manos de burócratas. De ahí ya podremos financiarnos y financiar al estado.

  2. No creo que sea tan necesario el revisar las posibles candidaturas, cuando hay temas urgentes e importantes que atender: salud y economía…sin embargo, veo muy difícil que califiquen como para presidentes, de acuerdo a las especificaciones propuestas como Nebot, Laso o el Otto…Nebot es un candidato regional y de trayectoria política muy cuestionada, aunque en el plano administrativo ha proyectado una imagen de buen administrador…Lasso, empresario banquero que ya demostró, en las elecciones pasadas, que mas le interesa cuidar sus intereses y de su sector que el País, no defendió el triunfo que le dio el pueblo, que si no hubiera sido por Páez, no pasaba nada…Otto es un político que entró por la ventana, tiene buena imagen pero pertenece al grupo de poder económico y político que ha manejado el país por décadas, es decir no brinda confianza…estuvo en una comida organizada por Santiago Cuesta en Ginebra, para apoyar, económicamente a la campaña del candidato Lenín MORENO…

  3. Hola Ruth, quiero asumir que dejastes al final Salud y Educación no por menos importantes. Ojalá estuviesen al principio en la mente de todos los ecuatorianos; si le agregamos a ese dúo SEGURIDAD(física, jurídica y de soberanía) yo estaría complacido. Creo que ahí radican todos nuestros males. Un pésimo sistema educativo(infraestructura en zona non urbana y rural) y profesores de vocación; un sistema de salud que acaba de desnudarse como deficiente, injusto y manipulable y un cuerpo de Seguridad Estatal(Policias/FFAA) cuestionado por lo ineficiente y consumidor del gasto público; y un aparato jurídico que no ofrece ni garantías ni justicia.
    Creo que también debisteis hacer un llamado a la inmensa cantidad de ecuatorianos que seguro andan por el mundo capacitándose o ya ejerciendo esas capacidades y a lo mejor se sintieron avergonzados con todo el caos político que vivimos; deben haber unos cuantos emigrantes que seguro sintieron que pueden venir a colaborar, ojalá se atrevan a presentarnos sus nombres, credenciales y proyectos en las próximas eleciones; preferiblemente más temprano que tarde

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba