Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

La corrupción paga, pero también mata

en Conexiones4P/Elenfoque por

El fallecimiento de Carlos Luis Morales es un hecho penoso. Su muerte agrega a esta situación caótica y de colapso que a muchos hace pensar que el país vive un reality show similar a las series que propone netflix. O a los capítulos de alguna novela macondiana que escribió García Márquez, aunque no en estos términos. Porque Ecuador descubrió gente que negocia con cadáveres. Gente que trafica con medicamentos, con mascarillas, con trajes de protección para el personal de la salud. Gente que se roba la plata del presupuesto de un hospital que jamás será construido. Gente que esquilma los fondos destinados a la salud pública y que, gracias a eso, amasa fortunas.

Y descubrió, gracias a la Fiscalía, que hay políticos que protegen ese sistema. Que viven de él. Que usan su influencia y sus contactos para arreglar contratos y ganarlos. Políticos que se hacen millonarios, acosando y chantajeando a gobiernos que, ante la imposibilidad de denunciarlos, por el rabo de paja que administran, pactan con ellos. Y claro, el país también descubrió jóvenes ricos, con gran futuro supuesto, político o empresarial, que en realidad son delincuentes, y que a los 30 años tienen todo resuelto. Con propiedades aquí y en Miami y romances con reinas.

Carlos Luis Morales cayó en ese sistema. También él fue víctima consciente, según cuenta un amigo, de esa espiral del dinero fácil que lleva a sus protagonistas a perder el sentido de la realidad. A creer que nadie los va a descubrir. Y que si lo hacen, no los van a tocar porque les será imposible juntar las piezas del rompecabezas. O cuentan con siempre hallar una salida. Una coartada. Un chivo expiatorio.

Morales, apenas llamado por la Justicia, entró en un proceso complicado para él. Se deprimió profundamente. No hizo nada por evitar un ambiente de estrés incompatible con su estado de salud que incluía, según su amigo, problemas graves con su espalda, producto de su carrera deportiva. El desenlace conocido es lamentable.

Su muerte pone sobre el tapete de la conversación pública los imponderables de la vida real que son más testarudos que aquellos guiones que regentan la producción de las series de Netflix. Alain García, el expresidente peruano, prefirió el suicidio a la pérdida de su libertad y de su honor después de que la justicia lo acusara de actos de corrupción. También su desaparición constituyó un campanazo para los corruptos del Perú. Porque ser corrupto no solo trae fortuna, apartamentos en Miami y reinas de belleza: tiene costos inmensos. Aquí, para seguir en la coyuntura, Daniel Salcedo casi muere en su huida hacia el Perú. Rafael Correa perdió para siempre la leyenda, que tardó años en construir para las páginas de la historia, de ser el mejor presidente que parió el Ecuador y un hombre impoluto de manos limpias y corazón ardiente. Los nombres de Jorge Glas, Alexis Mera, los hermanos Alvarado, Gabriela Rivadeneira, Ricardo Patiño y la tracalada de corruptos del correísmo, figurarán siempre como sinónimos de corrupción.

Ser corrupto implica, como dice el amigo de Carlos Luis Morales, ser fiel a las redes corruptas: “las redes del mal te cobran, no te sueltan”. Algunos huyen del país. Otros están presos. Otros, como Dalo Bucaram, terminarán posiblemente como su padre refugiado en Panamá. La corrupción paga, pero también mata. Y eso es lo que hoy el correísmo está empeñado en ocultar. Se entiende que quieran señalar como responsables de la muerte de Morales a la Fiscalía y a la prensa. La Fiscalía, que ya no suya, porque su medida es tener ahí funcionarios como Galo Chiriboga, hoy los llama a rendir cuenta de sus raterías. La prensa es su derrota más grandilocuente: nunca pudieron callarla. Ahora la miseria humana los lleva a querer convertir a Carlos Luis Morales en un cadáver exquisito: justo a la medida de su expectativa más tenebrosa: robar con total impunidad.

Lo increíble no es que lo hagan los correístas: increíble es que políticos de derecha, como Luis Fernando Torres, quiera convertir la muerte de Carlos Luis Morales en un acto de linchamiento mediático, judicial y político. ¿Qué quería Torres? Que los medios no muestren las evidencias que encontraron en sus investigaciones? ¿Qué la Fiscalía no lo mande a detener o no le ponga un grillete? ¿Qué el partido del cual ha sido aliado, el socialcristianismo, no le pida la renuncia o no busque su destitución?

Torres no dice lo más importante: que los políticos sean transparentes. Que respeten la poca plata que tiene este país para encarar las necesidades de la gente pobre que no viola la ley para sobrevivir. Torres hace equipo con los correístas para buscar culpables de una muerte desgraciada y triste de un hombre que, bien pensado, tenía su vida resuelta. Y no necesitaba arriesgarla como lo hizo.

Foto: El Universo.

26 Comments

  1. La corrupcion desborda todos los niveles de gobierno, tanta corrupcion es imposible de esconder y esto es solo una pequeña parte de lo que se llevaron los de la banda del anterior gobierno , decenas de miles de millones , y pretenden con descaro querer participar en las proximas eleciones ; pero el pueblo empieza a reaccionar , mas voces ciudadanas dicen: no mas corrupcion , cada vez mas grupos sociales , frentes ciudadanos, se unen para luchar contra la corrupcion y esta es la unica forma de acabar con la corrupcion , acabando con los corruptos , con la participacion directa de los ciudadanoc en un nuevo gobierno ; es, esta participacion politica, el camino a un nuevo pais y asi eliminar a la corrupcion ; la politica y la administracion de los recursos publicos es demasiado seria para dejarla en manos de estas bandas de politiqueros , es esta participacion masiva liderada por ciudadanos honestos y eficientes que buscan un nuevo pais, lo que cambiara la patria, para que sea un nuevo Ecuador de libertad, prosperidad y seguridad.

  2. Que lamentable comentario de Torres . Solo falta que proponga que se declare a Morales político símbolo y que en su honor se dicten leyes para que los políticos puedan robar los fondos públicos sin stress .

  3. «Eres, al fin y al cabo, lo que eres. Aunque te pongas una peluca con miles de rizos, aunque te pongas tacones de un codo de altura, seguirás siendo lo que eres.» Goethe.
    ———–
    Gente de la política de antaño. En deuda con el país.
    Gente de la «derecha, centro derecha» y más layas, en confrontada con la historia.
    Gente de izquierdas, con algunas conquistas sociales, pero superadas por el envilecimiento.
    Gente del populismo, de amargos y terribles recuerdos.
    Políticos viejos, la mayoría malos, políticos jóvenes, peores.
    «Váyanse todos». «Queremos caras nuevas» . Unos y otros, un fracaso.
    Políticos viejos y malos, pero » arrepentidos» vuelven con su amor por los pobres.
    Ex – Presidentes fracasados se anuncian como los nuevos Salvadores, por su experiencia.
    Partidos políticos que no son tales.
    Mas de dos centenares de movimientos políticos.
    Unos mueren enseguida y no tardan en renacer con otro nombre.
    No son las ideas, es el número de afiliados, con firmas de compromiso o conveniencia.
    Revoluciones?. Algunas. La mitad de los grupúsculos políticos son revolucionarios.
    Casi todos odian el imperialismo, el ex colonialismo y a todos los «ricos»
    Los revolucionarios de aquí y de allá con sus miserias a cuestas, casi iconos religiosos.
    Tarimas, bailes, guitarras, loas a personajes extraños sin que se los conozca a plenitud.
    Corruptos y corruptores. Rateros y ladronzuelos. Desorganización y falta de control.
    Fiscales corruptos o Fiscalía desbordada que no puede investigarlo todo.
    Sistema judicial corrupto desde que a uno le alcanza la memoria.
    Miles de opiniones, la mayor parte contradictorias, desalentadoras, equívocas.
    Corruptos como fiscales públicos de otros corruptos. Insultos van y vienen.
    ¿ A dónde vamos, quien se adhiere al país y no a su interés personal?
    ¿Quiénes llaman a la unidad, a la adopción de un camino consensuado?. Nadie.
    Y los líderes y hombres «que no han robado nunca» nos siguen ofreciendo sus servicios.
    No hay en quienes creer. Ya los conocemos.
    Porque citando a Goethe:
    ERES, AL FIN Y AL CABO, LO QUE ERES. AUNQUE TE PONGAS UNA PELUCA CON MILES DE RIZOS, AUNQUE TE PONGAS TACONES DE UN CODO DE ALTURA, SEGUIRAS SIENDO LO QUE ERES.

  4. Luis Fernando Torres es uno de esos políticos mañosos, expertos en la mentira y la falacia, más bien creo que su comentario es una forma de curarse en cuerpo pues él mismo podría ser un posible caso similar al difunto Morales… Un abogaducho de cuarta fila que a raíz de su Alcaldía ahora vive en una mansión, posee edificios, empresas en Ambato y por último se dio el lujo de heredar el sitio de Asambleísta al incapaz de su hijo «graduado en el exterior» quien con dificultad avanza a hilvanar un discurso; no se sabe además a qué profundidad Torres tiene acceso a los más altos secretos del grupo socialcristiano.

    Recordar además que este ciudadano una vez fue vetado del mismo PSC pero como todo es posible en ese submundo ahora ha vuelto a ser reclutado por la tienda de Nebot. Parece que Torres intuye su futuro con lo sucedido a Morales y siente la Espada de Damocles cada vez que se despierta…

  5. El pacto Correismo-Social cristiano que no tiene de Cristiano, solo demuestra que a los políticos tradicionales les importa un rábano el bienestar del país. A ellos solo les interesa sus «negocios» con el estado y los beneficios que este les da, que para ese efecto siempre le han sacado al pueblo. Y que demuestran que pactaron desde un principio por eso el PSC no se fue en alianza col Lasso. Ahora enredaron a Morales y al verse descubiertos más les valía muerto. y como tienen influencia?… Por eso su abogado dice .. es notorio. Que se diviertan con la prefectura.

  6. Da pena y vergüenza que ahora porque se murió Morales aparezcan voces de trastornados que lo único que les falta es que soliciten al Papa Francisco que lo declare “mártir perseguido por la Fiscalía”…y que lo beatifique !!! Que mediocridad de pensamiento, que terrible mi dios ! Bailarín político sin principios que llega a la Prefectura y lo primero que hizo fue aprovechar la primera oportunidad de meter las uñas a los sagrados dineros del pueblo del Guayas…y vendiendo el cuento para bobos que no sabía nada !!! Ya es el colmo de los colmos. Siga señora Fiscal con más fuerza acorralando a esa lacra de corruptos…los buenos ciudadanos le aplaudimos por su valentía. Ahora los pájaros disparando a las escopetas. Solo eso faltaba !

  7. Fue una victima de su ambición, triste criterio del político Torres, lo que sí es penoso es que el escarnio público y las investigaciones judiciales lleguen sólo hacia unos cuantos, tenemos un Presidente corrupto con cara de yo no fui, que llegó gracias a una campaña de grotesco abuso de los fondos públicos, después de haber lucrado vendiendo «charlas» en instituciones públicas, haber pasado becado en Ginebra con malversación de recursos públicos, se descubre que fiel a sus prácticas financió su consulta con más abuso de fondos, ha repartido cargos entre sus amigos, hija, familiares, familiares de su gabinete y canges políticos gracias a lo cual tenemos hoy gente de dudosa procedencia lucrando a diestra y siniestra.

  8. Una de las cosas que debe caracterizar a un profesional universitario, sobre todo a un abogado, es llamar las cosas por su nombre, es decir, según su significado. Por eso, es reprochable que Luis Fernando Torres, advierta que “la trágica muerte de Carlos Luis Morales sirva para que no se linche mediática, judicial y políticamente, a nadie”. No señor Torres, quien mató a Morales es la corrupción. Su propia hermana afirma que se trató de una muerte natural, producto de enfermedades pre-existentes más una crisis de ansiedad por las situaciones que estaba viviendo y que son de dominio público.
    Todo funcionario público desde el presidente de la Republica hasta el más bajo nivel, está a obligado a rendir cuentas a la sociedad que, a través de elección popular o designación, le encomendó una función que debe cumplir con capacidad, ética, calidez y eficiencia; pero sobre todo administrar los dineros con honradez y fina delicadeza, porque es dinero de propiedad de cada ciudadano, no del funcionario público. Obviamente Rafael Correa y sus adláteres no conocen esos valores.
    Los periodistas investigan e informan, esa es su misión. La Fiscalía investiga, ese es su trabajo por mandato constitucional y legal. De manera que no se trata de linchamiento mediático, judicial y político. Por el contrario, animo a la prensa a seguir cumpliendo su labor, con valentía y profesionalismo, que, si no fuese por su trabajo, los abusos de poder por parte de los gobiernos y todos los actos de corrupción quedarían en la impunidad. Más bien, es poco lo que llaga a conocerse. Me pregunto, qué pasara en cada institución pública, en cada municipio, en cada Consejo Provincial, en cada Junta Parroquial?. Debe ser poco común que se otorgue un contrato de forma limpia y transparente. Si el contratista no paga el consabido porcentaje, simplemente no tiene opción de trabajar; los profesionales de la construcción que buscan una oportunidad en los gobiernos locales, llevan una vida angustiosa, de humillación, ante alcaldes y prefectos que en algunos casos a duras penas saben leer y escribir, o si algo letrados son, su espectro mental es demasiado estrecho. Peor aún, la normativa de la contratación pública está hecha para favorecer a las grandes compañías; además, promueve la corrupción.

  9. Parafraseando al titular de este artículo podríamos citar el texto bíblico que en Romanos 6:23 dice: “El salario que el pecado paga es la muerte”. Muchas veces el pecado no necesariamente resulta inmediatamente en la muerte física, sino que más bien la cita bíblica se refiere a la muerte espiritual, porque si los corruptos murieran inmediatamente en el acto de cometer la corrupción, creo que casi nadie quedaría vivo porque “no hay justo, ni aun uno”, como dice otro texto bíblico.

    La corrupción es una acción deshonesta que destruye la confianza del pueblo en las personas, en los políticos, en las instituciones, etc. Al enterarme de la muerte de Carlos Luis Morales pensé que murió en su ley. Se rodeó de políticos corruptos que lo contaminaron y dieron al traste con su prestigio alcanzado con esfuerzo en las canchas.

    Lamentable lo ocurrido con “Pestañita”, pero él se lo buscó. Con esto se puede concluir que en estos calamitosos tiempos, casi toda carrera política termina en lágrimas.

  10. Los que sin ningún miramiento ni compasión roban los dineros públicos, tienen que atenerse a las consecuencias . O es que por ser un connotado deportista , el Sr Morales tenía patente de CORSO , y ni Fiscalía ni el Periodismo , tenían que actuar o comentar sobre los evidentes actos de corrupción en los que estuvo involucrado . Que bueno que en el país ya se tenga una Fiscal que está dando dura batalla a los corruptos , hay que respaldarle. Y el comentario del Sr Torres , mas suena a politiquería barata , que a solidaridad con el fallecido .

  11. La tradición milenaria ordena, que no hay que regocijarse de la muerte ajena, pero en este caso, lo que hay que sacar en claro es que no todos pueden manejar el sentimiento de culpa, Morales sucumbió desde el primer momento a este sentimiento, al acusar a su familia de los ilícitos por los cuales era investigado.

    Luego al saber que iba a ser destituido, el estress pudo más que el poco control que tuvo Morales sobre el.

    No hay que caer en la provocación de aquellos miserables como Torres, que quieren culpar a quienes están luchando para que no siga institucionalizada la impunidad, tal como la implantó el gran ladrón que está en Bélgica.

    Morales debió conocerse a sí mismo antes de emprender el camino de la deshonestidad, debió de saber, que era muy débil para soportar la presión al ser descubierto.

    Aquí la gran diferencia con el avezado criminal, hablo del jefe de la mafia correísta, que pese a haberle robado al país decenas de miles de millones, es capaz de estar inmutable hasta hoy.

  12. Es verdad que la corrupción campea. La prensa tiene la obligación de poner en evidencia los hechos de corrupción. Debe hacerlo siempre, no solo de unos, sino de todos. Incluyendo los corruptos afines a sus intereses económicos y/o políticos. Eso es lo único que se le pide a la prensa «libre e independiente».

  13. No todos nos condolemos cuando una persona que hace daño a sus semejantes, a la sociedad entera, un descalificado moral, fallece; peor aún en época de grandes necesidades, como está de la pandemia del Covid-19

  14. Y con lo que dice Luis Fernando Torres, se comprueba cada vez más que el PSC y el correísmo son la misma mierda (citando a Gabriela Rivadeneira). Para muestra un botón: un prófugo y desesperado Rafael Correa queriendo que Jaime Nebot suba al poder, la bancada socialcristiana agarrada de la mano con los alacranes correístas para joder al país

  15. En efecto, la corrupción mata y a niveles de genocidio. Robar al extremo de impedir la construcción de un hospital -solo por dar un ejemplo-, equivale a sentenciar a muerte a miles y miles de personas que hubieran tenido una esperanza de existir un hospital en su localidad. La Fiscalía y la prensa -y cada uno de nosotros desde su ámbito de acción- debe continuar combatiendo sin tregua esta enfermedad social, posiblemente las más omnipresente y genocida de toda la historia de la humanidad, como es la corrupción.

  16. Felicitaciones Sr. Hernández, excelente artículo, la vida misma se encarga de pasar factura, …. como Dalo terminará igual que su progenitor, otros fugados, escondidos, prófugos, … lo cierto es que de la Justicia Divina, nadie escapará.

  17. Totalmente de acuerdo con usted Sr.Hernández y comentarista Peláez. Morales se metió, a mi parecer, en política por equivocacion..No lo necesitaba.Se podría pensar en sus genuinas intenciones para con su pueblo pero la duda siempre quedó allí en su camisetazo….

    • Que pena que en este comentario se haya querido dejar bien parado al partido social cristiano, estoy de acuerdo con lo que dice de los demás partidos, pero por qué el sesgo?

  18. ¿Qué hubiese ocurrido si, a inicios de los años 70-74 del siglo pasado en Estados Unidos, los periodistas Bob Woodward y Carl Berstein del Washington Post hubiesen sido acusados de linchamiento mediático? Pues simplemente no se hubiese conocido de la inmensa corrupción política en el gobierno de Richard Nixon. En la misma época, la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos protegió el derecho de la prensa para publicar informes sobre la guerra de Vietnam, que se consideraban secretos, pero prevaleció el derecho del pueblo a conocer sobre los actos de quienes detentan el poder. Tratar de endosar la lamentable muerte del Prefecto del Guayas a la prensa es una irresponsabilidad política, y propicia la impunidad. ¿Qué debe hace la prensa entonces, callar cuando existen hechos que merecen ser denunciados? Por supuesto que rige la presunción de inocencia, y que los fiscales y jueces tienen que llevar adelante el proceso judicial, respetando todos los derechos del acusado, pero también es cierto que los políticos, y más aún cuando acceden a un cargo público, deben estar expuestos a que todos sus actos se investiguen. Que hubo irregularidades en la Prefectura del Guayas es algo que ni siquiera en ex Prefecto lo negó, y lo que hizo fue tratar de deslindar sus responsabilidades.

  19. Y hablando de Netflix, hágame un favor, vaya al velorio y compruebe que el fallecido es CLM. Adicionalmente, investigue las salidas de vuelos internacionales y el moviniento de sus tarjetas de crédito.

  20. Comparto su criterio José; es de lamentar la inesperada partida de un hombre joven, pero eso no significa que se pueda tolerar que políticos aventureros digan sandeces sin pensar en la verdadera tragedia que vive este país desde hacen ya 13 años por la corrupcion a todo nivel y no vemos en el horizonte visos de que esto cambie, es lamentable decirlo, pero a estas alturas somos el país más corrupto de América.

  21. Si me permiten una digresión sobre la lamentable muerte del Prefecto del Guayas, creo que fue víctima de una familia de delincuentes empeñados en obtener ventajas del matrimonio, porque fue él mismo quien puso en el tapete de la discusión un término que no habíamos escuchado antes. Dijo que fue víctima de un «calzoneo» es decir, que dejó que su voluntad caiga bajo el dominio de su esposa, quien con sus dos hijos, realizaron diferentes trafasías, aprovechándose del cargo de Morales. El mismo lo denunció ante la fiscalía. Y pienso que en efecto, existió un plan organizado para negociar con ventaja de su posición. Es muy posible que hasta el divorcio previo de la señora Sandra Arcos haya ocurrido con miras a enredar a Morales en un matrimonio par obtener esa ventaja, tal es así que se conoce que al desaparecer en precipitada fuga, fueron a parar donde el anterior esposo. Hay gente que se confabula para aprovecharse y succionar como vampiros, todas las alternativas en sus manos sin reparos del daño que causan a terceros. El corolario final fue su muerte. Un despiadado final.

  22. L. F. Torres acaba de hundir mas al PSC. Me esperaria cosas asi de muchos en el desastre llamado PSC, pero no a el. Yo le tuve en otro nivel. Si no quieren que la prensa divulgue fechorias de «servidores publicos» o que quienes opinamos en estos medios no les digamos nada, NO SEAN POLITICOS y VAYAN A TRABAJAR honestamente. En este pais, politica es sinonimo de corrupcion. Eso no entiende Torres. Estamos hartos de los politicos!

    Se ganan la plata del pais sin hacer nada que valga la pena y todavian quieren que nadie les diga nada. Si no quieren que les digamos nada, sean politicos en Cuba o China.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba