/

Nebot se despide de la Presidencia para siempre

lectura de 5 minutos

Sereno, pausado, seguro, la mirada fija y un aire de persuasión que no lo abandonó: así apareció Jaime Nebot esta noche en sus redes sociales para comunicar que no correrá por la Presidencia de la República. No lo hará para ese cargo ni para ninguno otro de elección popular. Y se dedicará por entero a la preparación de una Consulta popular. 4P anunció esas dos decisiones con antelación.

Por qué esta noche Nebot dirá que NO

Este es un duro golpe para el partido Social Cristiano que había fincado todas sus esperanzas en que Nebot se resolviera a dar el paso. Sus asambleístas en Quito repitieron, durante meses, que su partido solo tenía un candidato y que ellos rehusaban siquiera pensar en la posibilidad de que tuvieran que reemplazar a su líder por otro militante. Peor aún, importar un candidato que corriera con su camiseta.

Nebot rompió la expectativa que duró años sobre la posibilidad de terciar por tercera vez en una elección para presidente de la República. La expectativa era grande en los círculos políticos. Nadie daba como ganador seguro a Nebot, aunque él, sin citar las empresas, dijo encabezar todos los sondeos serios que hay en este momento. No obstante, su presencia, de haberse producido, iba a pesar en la campaña. Guillermo Lasso reconoció, días atrás, que si bien había competido en 2017, en la anterior campaña presidencial, con Cynthia Viteri, con Jaime Nebot en la escena, la situación sería totalmente diferente. Nebot representaba el perfil perfecto que franjas del electorado añoran en este momento: un hombre, con experiencia y capacidad de mando y mano dura en un país desorientado y desencuadernado. Quizá un perfil que ya no es, o no enteramente el de Nebot hoy.

El líder socialcristiano no ahondó en las razones por las cuales desistió de correr. Evocó, eso sí, tres motivos que cotejó para tomar su decisión: su irrenunciable vocación de servicio público. La repugnancia que siente por la forma como se hace política en el país. Y el pedido reiterado de su familia de preferirla a ella tras 35 años de estar en la función pública. Su negativa a correr, cambia el tablero político y eso será motivo de otro análisis.

Esta noche, el ex alcalde de Guayaquil tenía un triple reto: zanjar la incógnita presidencial que ha marcado sus últimos años y, en particular, desde mayo de 2017 cuando abandonó la alcaldía de Guayaquil. Comunicar su decisión al país y a los suyos –muchos decepcionados– y articular una estrategia para mantener su liderazgo. No solo que no cederá su puesto a la cabeza del Partido Social Cristiano sino que el próximo gobierno, sea cual sea su sello, lo tendrá como interlocutor de la agenda pública nacional.

Nebot endosa, en efecto, desde esta noche, el rol de vocero de los ciudadanos a los cuales llamó a tomar el poder y cambiar el país pasando por encima de políticos y partidos y sacudiéndose de iglesias ideológicas de la extrema izquierda y la extrema derecha. Dicho de otra manera, Nebot se construyó una trinchera y se otorga el papel de francotirador de un sistema bloqueado y corrupto del cual no se atribuyó responsabilidad alguna. Una estructura que vuelve mediocres a los gobiernos y, según sus palabras, “secuestra la prosperidad colectiva”. No solo será un francotirador: se dio por misión encontrar con los ciudadanos “un nuevo rumbo, positivo, eficaz y solidario”

El anuncio de la consulta popular , que hizo en exclusividad en una entrevista con 4P el 1 de abril pasado, pasa a ser su norte estratégico. Gracias a ella busca crear mandatos populares ante los cuales -subrayó esta noche- el nuevo gobierno y los asambleístas “no puedan decir ni pío”. Todos serán “mudos implementadores de la expresa voluntad del pueblo ecuatoriano”.

La consulta popular, en la que ha estado trabajando desde hace un año, busca cambios fundamentales y estructurales en el país. Enunció algunos que tienen que ver con el Seguro Social, la agricultura, la pesca y la ganadería, el manejo de empresas públicas, la explotación petrolera y minera, el manejo de las finanzas públicas por parte del ministro del ramo…

Nebot anunció así el mensaje político propio que tendrá su partido en esta campaña. No será candidato presidencial, pero sí activista de una causa que pondrá en aprietos, no hay duda, a los otros candidatos. Habrá que ver qué otros cambios impondrá a su partido y a sí mismo para que pueda, con autoridad, convertirse en el destructor de un sistema del cual él fue durante décadas uno de sus principales representantes.

Foto: video Jaime Nebot

24 Comments

  1. «Nebot se despide de la presidencia…» pero no del poder.

    Este señor no puede vivir sin controlar los hilos de la política a su manera. Desde la Asamblea Nacional puede tener mucho más poder que cualquier presidente del país.

  2. SOLUCIONADO EL POBLEMA DEL ECUADOR.No se necesita ser presidente.
    ÚNICAMENTE PRESENTAR A CONSIDERACIÓN A LOS BOBOS ELECTORES :
    LA CONSULTA DE LA PROSPERIDAD.
    Parodiando:
    Oh Libertad de Expresión cuántas estupideces se cometen en tu nombre.

Responder

Your email address will not be published.