Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Por qué esta noche Nebot dirá que NO

en Conexiones4P/Elenfoque por

La sorpresa hubiera sido que diga que sí. Que se anote en la lista de los candidatos que correrán por la Presidencia de la República. Que diga que está dispuesto a volver a recorrer todo el país y que tiene, por fuera “del modelo exitoso de Guayaquil”, una propuesta para sacar adelante un país desgonzado, endeudado, sin trabajo y desencantado. Esa hubiera sido la sorpresa política primero, y personal de Jaime Nebot. Porque, si bien nunca cerró la posibilidad de competir por la tercera vez en esa lid, en estos años ha enviado señales que lo mostraban reticente a asumir el reto.

El 9 de agosto de 2018, a pesar de que en marzo de ese año había dicho que su partido pondría candidato presidencial, dijo, en una entrevista en El Comercio, que “no aceptaría un desafío que me convierta en un presidente mediocre, o en un mal presidente porque sería perjudicar a las personas a conciencia”. En marzo de este año, en una reunión proselitista, según video que circuló presuntamente grabado en Santa Elena, habló de un grave problema familiar que tenía por resolver: su oposición a que haga parte de la lista de aspirantes a la primera magistratura. Y remató su exposición con una frase lapidaria: “el único riesgo que no estoy dispuesto a correr es desintegrar a mi familia”. Se sabe, en efecto, que su esposa no es partidaria de su candidatura.

En los dos casos, Nebot puso distancia con la candidatura presidencial. En Santa Elena previno incluso a sus coidearios de que no esperaran milagros en Carondelet. Que era imposible obtener en cuatro años de presidencia, lo que se había logrado en 27 años de gobiernos socialcristianos en Guayaquil. Y que quien dijera lo contrario sería un mentiroso.

¿Cómo se explica que, a pesar de esto, Nebot mantuvo abierta la expectativa de su candidatura? Porque siempre esperó ver sondeos y analizar la evolución del país y del electorado. En realidad, nunca dijo cuáles eran las circunstancias específicas que iba a analizar para tomar su decisión. Tampoco nunca aclaró cuáles eran esas posibilidades relativas a tener o no tener éxito. Es dable pensar que las respuestas que obtuvo no sean reveladas; tampoco aquellas razones decisivas que lo llevaron a desistir. Posiblemente esta noche Nebot preferirá hacer hincapié en los temas familiares y en la conscripción que ya hizo en el país.

En todo caso, las encuestas, el ambiente adverso a los políticos, el panorama económico y sanitario del país y el tablero electoral, en particular, no abonaban para que un político, con la personalidad de Nebot, se lance otra vez a la arena electoral. El país pasa por una situación catastrófica en el campo económico y casi anómica en el plano institucional. Esto, lejos de suscitar unidad política, ha contribuido a mayor fragmentación. Nebot calza mal en ese panorama. Algunos amigos suyos no lo ven en una carrera en la cual los finalistas a la presidencia bordearán el 25% de votos. Nebot no solo aspiraba a llegar: aspiraba a poder gobernar y, como lo ha dicho, a hacer una presidencia exitosa.

Descartada esa posibilidad, Nebot se ha dedicado a crear las condiciones para salvaguardar su liderazgo. Ese ha sido un punto de atención especial desde que dejó la alcaldía. Primero reforzar el partido, como, en efecto lo logró en las elecciones de 2017. Y luego fraguarse un espacio para mantenerse vigente políticamente. Entre sus tareas inmediatas está animar una consulta popular. Ese podría ser su eje estratégico de trabajo. Nebot no cree en diálogos y acuerdos entre políticos. De hecho habla de ellos, como si no hiciera parte de esa sociedad. Eso explica su decisión de ir tras una consulta popular en la cual los electores zanjen, en las urnas, algunos de los temas más peliagudos del país y den así un mandato al gobierno y también a la Asamblea Nacional. En este tema está concentrado.

¿Qué hará el Partido Social Cristiano? Sus miembros han esperado la decisión de su líder, aún sabiendo que Nebot la debía haber anunciado en marzo. Lo más probable es que tengan que decidir entre Cristina Reyes, Henry Kronfle y Henry Cucalón. Kronfle parecía ser el designado, pero esa información no se pudo confirmar. El ambiente es esperar la decisión del líder y luego procesarla. No está agendada todavía una reunión en el PSC.

Foto: El Universo.

14 Comments

  1. Nebot no se mete porque no es tonto. La balanza esta clarisima. Lo que hay detras de la consulta es lo unico que queda por descifrar..

  2. no conocesieron ni conocen Guayaquil,por eso hablan,o tal vez son parte de las inmensas invaciones que soporta la ciudad ,pregunten a otros como era Antes la ciudad,por ejemplo con los Bucaram Ortiz.

  3. Modelo exitoso en Guayaquil? Y todos los barrios deplorables sin agua, pavimentación ni servicios básicos en las periferias de la ciudad? Nebot está maquinando otra estrategia para mantener el control sin levantar sospecha..Ecuador saldrá adelante con o sin él.

  4. El problema de Nebot, es el mismo de Correa y de la gran mayoría de politicos, no poder controlar y subordinar su Ego a su Alma. Al no hacerlo, sus vidas están a la deriva de sus apegos al Poder, al Dinero y a la Lujuria. El reto de la Presidencia de la Republica es para valientes, para un verdadero Líder, con desapego a la esencia de los políticos, el manejo del poder. El eje transversal de todos los posibles candidatos es su dependencia y esclavitud a los Gremios de Poder político económico.

  5. Pretextos solo pretextos; su mayor pesadilla es perder las elecciones por tercera vez y esta vez sin un opositor realmente fuerte.
    El sabe que haberle dado la espalda a CLMorales fue un grave error…

  6. Nebot, un viejo zorro de la política ecuatoriana, sabe a ciencia cierta que el CNE está cociendo un nuevo fraude a favor del jefe de jefes mafiosos del país: el prófugo de Bélgica, que hace algunas horas manifestó que si le «dejan», se postularia para la vicepresidencia, con un presidente que haga el papel de burropie y gobernar a sus anchas.
    Ese es el destino que le espera a este pobre país.

  7. Ahora solo queda deshacernos del aspirante a chimbador Otto Saucesonce, por ahora repartiendo mascarillas y en Navidad muñecas y pelotas.
    El problema es que pasa si Nebot de agache como ya lo ha hecho otras veces termina apoyando a Correa o su marioneta de turno.

  8. El páramo lo mató. La arrogancia y autosuficiencia de Nebot, el hablar demasiado, el creerse dueño de la única verdad, lo llevó prácticamente a vencerse así mismo.
    Dicen que la tercera es la vencida, pero no para el líder del «modelo exitoso» a quien le conviene retirarse como un alcalde ejemplar y no como un candidato derrotado.

    • El páramo no mató a nadie, simplemente la palabra páramo se convirtió en una sustancia que para los más mediocres y acomplejados se convirtió en un veneno… o que esperaban que diga?? los indígenas regrésense a new york? al guasmo? a la gran muralla?, me recuerda cuando lapidarona una reportera por que se le hacía extrano que las vendedoras griten ESPUMUSHAAAAAA y por quejarse de que habían ciertas cochinas que vendían maduros como les daba la gana… pero para los ignorantes acomplejados de siempre que cada 24 de Mayo se rasgan las vestiduras y postean memes en facebook con la leyenda EL DÍA EN QUE LES SACAMOS LA PUCTA A LOS ESPAÑOLES mientras ven la casa de papel envueltos en su camiseta del Barcelona español ya dijo indios puercos a medio Ecuador….asimismo los que meten el páramos en la boca de Nebot a cada instante son los mismos que les hacen mala cara a las vendedoras indígenas de la calle o los mercados mientras salen con sus fundas de supermaxi…

  9. Nebot ya amasó y sigue amasando una basta fortuna para él y su legado, arriesgarse a una inminente derrota sería exponer la posibilidad de pasar a la historia como un político «exitoso», en caso poco probable que gane la elección, la dura situación económica y social que atravesamos opacará cualquier buena gestión posible, la sociedad está hastiada del robo descarado al que se acostumbraron todos los servidores públicos por lo que se está hasta cierto punto fiscalizando el accionar en varios sectores por medio de la prensa y la sociedad civil, esta modificación podría hacer que no se vea muy apetecible la posibilidad de no poder servirse los platos a sus anchas como están acostumbrados.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba