Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Lasso otra vez en la mira de Nebot

en Conexiones4P/Elenfoque por

¿La salida de la escena de Jaime Nebot puede ser considerada como parte de unas primarias? El líder socialcristiano se retira y Guillermo Lasso queda en el tablero electoral, como la cabeza visible y más importante de esa tendencia. A primera vista, su ruta presidencial luce más expedita pero, en realidad, su tarea es más compleja: ahora es él el blanco de todos los candidatos que por estrategia tenderán a correr al centro y tomar distancia del aspirante que, según los sondeos, podría estar en la segunda vuelta.

Por sentido común, Lenín Moreno debería apoyar –ahora que salió de la papeleta presidencial su amigo Nebot– a Lasso. Al fin y al cabo, él ha sido su mayor soporte en los campos institucional y económico. En octubre, en pleno intento de golpe de Estado, llamó a defender el estado de derecho alrededor de Moreno, su contrincante de 2017; el presidente que su partido –no hay cómo olvidar lo que dijo al respecto Eduardo Mangas– acusó de haber ganado gracias a un fraude electoral. Lasso suscribió, igualmente, un acuerdo legislativo con María Paula Romo, ministra de Gobierno, gracias al cual este gobierno pudo hacer aprobar algunas leyes en la Asamblea Nacional.

No obstante, Moreno tampoco lo apoyará. En los hechos, él puso en la escena política a Otto Sonnenholzner y le ha permitido, desde el primer día, convertir la vicepresidencia de la República en una central de campaña. Moreno teme que Lasso no le cubra las espaldas si llegase a la Presidencia y, como se sabe, hay carpetas que atormentan al primer mandatario.

Algunos ya especulan sobre la posibilidad de que los votos socialcristianos vayan a la papeleta de Lasso. Es evidente que la salida de Nebot llevará a parte de sus electores a votar por Lasso. Pero ese porcentaje solo se conocerá, con certeza, en las urnas. Y esa transferencia de votos, cualquiera que sea su número, se dará a pesar del líder socialcristiano que hará lo que esté a su alcance –se colige de sus expresiones sobre su antiguo amigo– para que Lasso, como ocurrió en 2017, no llegue a la Presidencia. Ese mano a mano puede ser costoso para Nebot y corre un serio riesgo de verse tratado, otra vez, de chimbador.

El candidato de CREO, a pesar de ser la figura mayor de su tendencia, tampoco cuenta con el apoyo de los grupos de poder económico: consecuencia sin duda de su actividad como banquero y de la visión que tiene de un Estado regulador que debe desmontar el sistema de protecciones ideado por grupos comerciales, industriales y agro industriales que usan el Estado para sumar canonjías y evitar la competencia.

Políticamente, la paleta de partidos y movimientos que pueden juntarse al líder de CREO es estrecha. No parece ser un problema en su caso, por dos razones. Primera: en el mundo de las siglas políticas, muy pocos partidos y movimientos tienen un realidad electoral relevante. Segunda: en la decisión presidencial pesarán esta vez, más que antes por la crisis profunda de la economía, los gremios y asociaciones que conforman el tejido productivo del país. Lasso, si se mira su actividad, incluso durante la pandemia, ha hecho un enorme trabajo en esos sectores.

Con todo, y a pesar de las apariencias, Lasso está lejos de tener la presidencia asegurada. Su candidatura es vulnerable a este ambiente anti político que recorre otra vez el país aupado, esta vez, por la desesperanza y la corrupción. Y esto a pesar de que él y su partido no han sido objeto de acusaciones relevantes en este campo. La suerte de Lasso depende de otros factores, que hacen parte de la conversación pública, y que todavía no se sabe cómo los decantarán los electores: ¿preferirán la experiencia o la novedad? ¿Un joven o un candidato con canas? ¿Una persona del establecimiento o un outsider? ¿Los electores habrán aprendido de lo que ha vivido el país durante estos últimos 20 años, o seguirán cautivos del canto de sirenas?

Lasso parece estar seguro de que sus lineamientos de campaña lo llevarán a Carondelet. Al menos no se nota inflexión alguna: su agenda la mantiene volcada –y esto desde hace años– en la creación de empleo, los problemas económicos y la inversión. Relativamente solos, Lasso y su partido no han dicho cómo, si llegasen a ganar, lograrán gobernar un país tan fragmentado y ahora con un contrincante como Nebot que, en vez de diálogo, preconiza una consulta popular que, si se aprueba, lo convertiría en dueño de la próxima agenda política. Lasso no ha dicho, entre otras cosas, cómo podría sortear ese dilema.

Foto: Lasso/zoom

Este análisis se publicó ayer, 28 de junio, en el boletín dominical de 4P. Si desea recibirlo, suscríbase gratuitamente aquí: GPS4P.

18 Comments

  1. No me convence……Antes que nada, los ecuatorianos deberíamos tener muy claro, de que los politicos son una sola familia, con sus diferencias, como todas, que estas las resuelven en el camino y así todos felices, ahora, bajo ese contexto podemos afirmar de que gane uno u otro, daría lo mismo, o sea, hoy me toca a mí, mañana a ti. Por ejemplo, en entrevista en contacto directo, el señor Lasso afirmó de que estaba seguro de que el psc no lo apoyaría, pero lo re acentuó, como queriendo convencer sobre aquello,… a mí me queda la duda. Por lo dicho, gane uno u otro, serán los mismos de siempre, los que han manejado la política y economía del país durante todos estos años. Lastimosamente, no vemos nuevos pero buenos postulantes.

  2. No solo deberiamos pensar en el nombre de candidatos a presidente.

    Deberiamos ser mas cautos, al elegir a los posibles futuros asambleistas, estos puestitos son claves, porque ni bien ganan su curul, se vuelven intocables y por encima de la ley.

    Es decir la corrupción nace desde la Asamblea Nacional, estos individuos, son los que chantajean al primer mandatario, para la aprobacion de leyes. Estos chantajes ó son en efectivo ó en puestos claves de la administración pública.

    Es decir si queremos que el país siga en su carrera al abismo, votamos por el candidato a presidente y nos olvidamos de los asambleistas.

    Pero si queremos parar la corrupción, aunque sea en un porcentaje mínimo, debemos apoyar no solo al candidato a presidente, sino a todo su partido, para evitar al hombre del maletin.

  3. ME GUSTARÍA UN CADIDATO QUITEÑO, LÓGICAMENTE DE TINTE LIBERAL; LIBERAL EN TODOS LOS ASPECTOS. LAMENTABLEMENTE EN QUITO LOS PARTIDOS POLÍTICOS SERIOS, SE DEJARON APLASTAR, DE ALLÍ QUE NO EXISTA UNA FIGURA POLÍTICAMENTE CONSOLIDADA, DE TAL FORMA QUE LA ÚNICA POSIBILIDAD ES LASSO.

  4. Demasiada corrupción existe en este país, TODOS los ecuatorianos nos guste o no hemos cometido algún pecado que nos incluye en la lista de CORRUPTOS, es importante reconocer que cuando nos hemos visto OBLIGADOS a hacerlo es porque caso contrario cualquier cosa llámese trámite, gestión, requisito, protocolo, etc NUNCA se lo hubiera procesado, simplemente porque el interesado se rehusaba a «aceitar» el camino para que esa cualquier cosa llegue a un feliz término.

    La pregunta del millón… en quién podremos CONFIAR para que gobierne este país?

    Si aparece alguien COMPLETAMENTE TRANSPARENTE que sin necesidad de que nadie se lo solicite o exija sea capaz de enseñar, mostrar y demostrar TODA SU VIDA ante la sociedad ecuatoriana, alguien que bajo juramento asegure que TODAS las gestiones de su gobierno serán PUBLICAS, que desaparecerá todo, absolutamente todo lo que huela a secretismo, puerta cerrada o escondido y que además entregue TODOS sus bienes como GARANTIA que al final de su gestión la maldita «corrupción» jamás fue parte de su gobierno.

    Tal vez alguien con esas «cualidades y condiciones» podrá ser considerado para el puestito…

    Soñar no cuesta nada!

  5. Se olvidan del candidato de RC … se engañan solos e intentan engañar al lector.. no hay ningún camino expedito para Lasso.

    • Probablemente el 80% de los votantes del Ecuador estamos asqueados de tanta corrupción que dejo sembrada la gavilla de los corazones ardientes y uñas largas de Alibaba Correa y sus 40 ladrones. Ese grupillo de rateros ya no va más. Y si se mira el entorno de potenciales candidatos a la ocupar el sillón presidencial, ninguno esta en capacidad de enrumbar al país por el camino que requiere: prosperidad, honestidad, desarrollo, educación, etc. etc.
      La excepción este momento es Guillermo Lasso quien, si bien no al 100%, reúne las cualidades que necesita un estadista y es el único candidato que estaría en capacidad, lógicamente sino entra a robar para si mismo y los potenciales gallinazos que van a pulular a su alrededor, de sacar al país del atolladero en que se encuentra.
      Moreno tiene una enorme obligación con el país y es la de justamente apoyar a Lasso a llegar a la presidencia. Al inicio de su mandato y si bien el licenciado marco distancia con Alibaba Correa, su posterior accionar fue tímido, muy pobre en la toma de decisiones inmediatas que eran muy necesarias luego de la debacle en la que quedo el país y por eso ahora esta como estamos: en la quiebra total. Elegir a izquierdistas, a comunistas, a ladrones ya bien identificados, a indígenas que poco o nada saben de política honesta y solo se dejan llevar por sus ancestrales conflictos y odios hacia otras razas, no nos va a llevar a ningún lado y el país terminara hundiéndose en un hoyo sin salida.
      No hay otra salida, Lasso es la única alternativa que nos queda para que nuestro sufrido país salga adelante y nos enrumbemos por mejores derroteros. Sr. Guillermo Lasso si quiere pasar a la historia como el mejor presidente que ha tenido el Ecuador, ahora es la oportunidad. Tengo la completa seguridad de que usted ganara. No nos defraude. Mi voto ira por usted.

  6. El silencio de Nebot para apoyar a Guillermo Lasso es evidencia clara de la política en Ecuador… a ellos les importa un bledo el futuro del Ecuador, a tal punto que no les importa que haya una gran posibilidad de que otro robolucionario pueda llegar a la presidencia. Los que si queremos un cambio, los que queremos que llegue alguien que haya fomentado el empleo y la empresa debemos conseguir en nuestro entorno el voto para Lasso. No debemos permitir que llegue a gobernar el odio o los que viven de la política, sin haber hecho ningún mérito para la sociedad.
    No todo está perdido señor Lasso.

  7. Si de declara Lasso aliado de Moreno la gente va a pensar que es alcahuete de este gobierno corrupto, más le vale tomar distancias a Lasso, ya estamos cansados de los mismos que han vaciado las arcas del Estado.

  8. No es necesario explicarse su negativa a participar como candidato. Ir a una elección para administrar una quiebra virtual del sector fiscal y patrocinar la reactivación económica del sector productivo golpeado por dos ocasiones continuas entre Octubre y Marzo, junto a una deuda imposible de ser pagada por la falta de recursos de un fisco obeso e inmanejable, con Constitución y Leyes constituidas para causar debacle y a propósito. Solamente alguien totalmente desquiciado lo podría desear. Sería como meter la mano en un saco repleto de alacranes. Clemente Yerovi aceptó el reto de salvar al país en 1966, ante un país desorganizado, pero no destruido y lo hizo en seis meses.
    Pero lo que más dudas me ocasionan, es pensar que una consulta popular puede ser el recurso para corregir el rumbo errático de este País. Y comienza a hablar del gobierno del pueblo. Que un Presidente debe someter sus acciones al mandato del pueblo. Eso es populismo puro, impensable en un político prepotente que nunca consultó a nadie lo que tenía que hacerse en su ciudad e impuso sus políticas de manera hegemónica.

  9. A mas de lo señalado , respecto a la posible propuesta política de Lasso para llegar a la Presidencia , tendrá que proponer una clara y segura estrategia para combatir y derrrotar la corrupción , que en el Ecuador se ha convertido en cancer de nuestra sociedad . Y claro , tendremos que apoyarlo en su propuesta , pues el futuro del país está en juego ; basta de aventureros y farsantes y suficiente de la ROBOLUCIÓN y su apéndice AP . Los ecuatorianos tendremos que elegir un mandatario digno y honesto , y ese es : GUILLERMO LASSO .

  10. Lasso tiene todas las posibilidades de ganar la presidencia, en el panorama político no hay otro candidato mejor opcionado, sin embargo, aun no puede cantar victoria porque en el CNE se está cocinando un fraude en beneficio de los correistas, con o sin mameluco como vicepresidenciable; en lo que tiene que ver con Otto, no le veo posibilidades de llegar á Carondelet, él puede ser una buena opción, lamentablemente debe pagar parte del desastroso gobierno de Moreno, que dicho sea de paso, este presidente, con sus actos, puede ser el mejor aliado del correismo, ellos van a captar el descontento del pueblo por el desgobierno del «traidor».
    Tengo una inquietud: si finalmente los tres monigotes del prófugo de Bélgica deciden que haya elecciones en febrero próximo, como va a ser la campaña electoral en plena pandemia?.

  11. El apoyo a uno u otro candidato para que cubran la retirada de Moreno?
    Hay candidatos que se perfilan como «figuretis» para ver qué les queda en el anzuelo.
    Una ideología, un programa, un modelo, una pregunta seria. No existen.
    Los partidos y movimientos políticos no tienen ideologías claras ni gente suficiente de valor.
    ¿ Serán honestos, capaces, de valores morales, patriotas?. Nadie lo sabe.
    Escogerán de entre la bazofia política de siempre a Asambleístas y Ministros? Seguramente.
    Los que tienen más de dos dedos de frente no quieren participar en política. Es una práctica asquerosa, dice Nebot, y no le falta razón.
    ¿Qué sucederá entonces, luego de las elecciones?
    Lo de siempre.
    El último día de la desorganización y odios políticos, y el primero de lo mismo.
    La rueda de molino que tritura el futuro del país girará de continuo en su trabajo triturador.
    Y así iremos construyendo la Patria, inflando esperanzas y desinflándolas.

  12. Lasso puede contar con mi voto, aunque no creo que la historia lo vaya a recordar, tal como están las cosas, le toca hacer lo mismo que todos esos interventores de las empresas públicas, hablará mucho, hará algo y con suerte pueda que tenga un par de éxitos menores.

  13. Es la mejor apuesta que podemos hacer , en estos momentos tan escabrosos y tetricos para el pais y su economia quebrada y muy complicada . Guillemo Lasso es un buen lider y un gran dirigente y ha demostrado un buen manejo de las finanzas y sobre todo un politico con buena imagen y alguien que puede combatir la corrupcion rampante que existe con la cantidad de mafias que se han tomado todas las instituciones publicas . Creo que tendriamos la garantia de elegir a una persona decente y con honestidad comprobada,que ahora es muy dificil encontrar . Si se rodea de buenos asesores y colaboradores puede sacar adelante el pais de la miseria a la que se encamina por la pesima gestion que han hecho estos politicos corruptos, ineficientes y mentirosos . Considero que todos los ecuatorianos vivimos indignados con los escandalos que dia a dia nos muestran la podredumbre que impera en este gobierno que esta por terminar. (Disculpas por las falta de acentuacion por el formato de la computadora).

  14. Lasso, a pesar de tener razones suficientes para hacerle oposición a Moreno, no lo ha hecho, por el contrario, con acuerdo o no, lo ha apoyado.
    Otto no es militante ni adherente de AP, pero es su precandidato mejor posicionado hasta el momento. En política todo es posible: qué tal el binomio Lasso-Otto? .Moreno cubre así su retirada.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba