Felipe Burbano deja ver sus deseos

en Columnistas/Influencers4P por

Los académicos persisten en el análisis mecanicista de observar la política en categorías si no superadas, insuficientes para entender la realidad de la diversidad de formas e ideas, que van más allá de ese anacronismo de derecha, izquierda y centro. En la columna publicada el 14 de julio en El Universo, Felipe Burbano se toma la licencia de sentenciar recomendaciones electorales a una supuesta tendencia política, que él arma en medio de análisis y conclusiones derivadas de anacronismos y prejuicios. Se debería esperar mayor delicadeza intelectual de un profesor de una universidad, para no construir sofismas con premisas equivocadas y con el mecanicismo que es pertinaz error metodológico y la arrogancia implícita en la afirmación de que la muestra de inteligencia depende de hacer lo que dice. ¡Vaya!

Lo  “centro-derecha” es más un cliché que un concepto. Y es un prejuicio asociar a Guillermo Lasso, Jaime Nebot y Otto Sonnenholzner, como expresión de esa «tendencia». ¿Dónde cabe en esa clasificación un liberal que cree en el mercado como motor de la economía, en un rol acotado del Estado, en un sistema que proteja los derechos individuales; en un sector privado que compita sin privilegios, ni prebendas? ¿Es de derecha quien propone revolucionar el sistema de subsidios que favorece a los ricos? ¿Es derecha o de izquierda el atávico populismo, tan común en los políticos de antaño y en sus relevos generacionales, que ha repartido el Estado entre corporaciones empresariales y gremiales? ¿Por qué cree Felipe Burbano que todos piensan igual?

Creo que, o son sesgos o es pereza reconocer las marcadas diferencias de pensamiento entre Lasso y Nebot de quienes se conocen sus ideas y, peor aún con Sonnenholzner a quien no se le ha oído desarrollar una frase que se asemeje a una idea. El columnista usa una presunción como premisa sobre el pensamiento del exvicepresidente, pues se desconoce cuáles serían sus posturas. En lógica, es un sofisma.

La divergencia es entre aquellos que defienden el rol del Estado en algún grado de intervencionismo, que no reconocen atributos en el mercado para redistribuir riqueza, que apelan al proteccionismo y no a la competencia. Acaso no hay divergencia entre quien propone una reforma al sistema de aseguramiento de salud y previsional y quienes han hecho plataforma electoral defendiendo un sistema de jubilación regresivo a los derechos de afiliados. Bastaba que hubiera leído las once preguntas que propone Nebot como temas de consulta popular, para confirmar que en sus contenidos hay más proximidad con posturas estatistas, que no roza siquiera al modelo previsional defendido por socialistas. Lo que Burbano llama tendencia, como si entre los nombres que menciona cupiera identidad de pensamiento, es una formulación teórica, forjada en las pizarras, desconectada de la realidad. Y en lo referente al desertor Sonnenholzner, el autor de la columna que comento, adivina, lo que no es una tarea académica. Presumo que vivir en una misma ciudad o especular que pertenecen al mismo círculo social, es suficiente para concluir y disertar que es imperativo juntarse en torno a un sola fórmula electoral. Tremenda simplificación.

Es deleznable el razonamiento en el campo de lo ideológico. Es igual en lo referente al análisis sobre las personas. La sobrecarga de adjetivos es subjetiva. Algunos podrán pensar que es atributo electoral per se, la liviandad. Hay muchos dispuestos a tragarse ruedas de molino de la publicidad o también, como parece ser el caso, contrastar supuestas virtudes contra supuestos defectos para descalificar una candidatura que no es de su simpatía. La frescura, la renovación no es un atributo de la edad. La vetustez es la desconexión con la modernidad en cuanto a la innovación, no estar a la vanguardia en el pensamiento, la tecnología, las propuestas de soluciones a las problemas económicos y sociales. Es fácil diferenciar el mensaje contemporáneo que promueve el emprendimiento y no la oferta de regalar semillas o plántulas a los agricultores o el espejismo mediático creado por la propaganda y las fotos. Jóvenes y menos jóvenes que intentan dirigir al país y que comparten los mismos tiempos, deben renovarse en los temas de fondo y en las formas, expresar consistencia ética en sus conductas y no recibir la anuencia cómplice de opinadores. Lasso ha recorrido y superado el reto de no sucumbir al fatalismo populista. Se ha enfrentado con éxito a campañas dirigidas desde el Estado, con sus recursos y bajo el control de una mafia inescrupulosa. Ha enfrentado el ofertismo con la oferta de crear oportunidades para reducir la pobreza. Y lo ha hecho enfrentado, también, por las elites intelectuales y empresariales que han visto con prejuicio sus avances.

Siempre se reivindica que la academia, los opinadores, la prensa deben ser críticos. Y se exige que esa tarea crítica no se origine en desafectos y peor prejuicios o sofismas. La critica demanda distancias racionales, con sujeción a hechos y no a los deseos.

Diego Ordóñez es abogado y político. 

20 Comments

  1. Concuerdo con usted Sr. Ordoñez, excelente artículo, acabo de leer la respuesta del Sr Felipe de Lara y creo que es lamentable que sigamos creyendo en personajes que aparecen de la nada como el Sr ex vicepresidente, don Otto, apadrinado por el Sr Nebot quien ha vivido de la política toda su vida y quienes creen que el estado debe manejarlo todo, ¿por qué? Porque sino se les acaba la chamba, el poder político siempre será poder. Ojalá esta vez la gente no crea en un salvador aparecido de la nada, joven, apuesto con ilusión de cambiar el mundo, con mano firme, hasta parece que estoy describiendo al prófugo don correa, pero no… es otto. Slds

  2. Ordóñez incurre en el mismo sesgo que le endilga a Burbano de Lara; en lugar de resaltar las cualidades de Sonnenholzner como candidato, aúpa la alicaída figura de Lasso.

    De una columna no debemos esperar objetividad; este pequeño espacio está diseñado para criticar, refutar, recoger un sentimiento de malestar, presentar una visión distinta, con el fin de enriquecer el debate público.

    … De lo que sí deberíamos estar libres los lectores, es de inútiles exhibiciones de vanidad intelectual, y de opiniones frívolas e irresponsables.

  3. Cuando el ex-vicepresidente habla de trabajar por el país por encima de las ideologías, deja entrever el talante populista que, al parecer, sigue campante en el país. Yunda lo corrobora cuando escribe «dejen trabajar, que los políticos no estorben». Correa puso la vara muy alta Correa es el adalid. Desprecian la política como opuesta a las «necesidades del pueblo» mientras se proclaman sus interpretes: «la voz de los que no tienen voz» (no tienen voz? ). El país está huerfano de ideas políticas y sólo funciona en términos de la batalla electoral y el control del Estado, pero sin ideas: es la batalla de las consignas. La vaina es de baja estofa. No hay ideas ni visión de largo plazo en torno a la sociedad, el Estado, la economía. Podrían los analistas políticos, de pronto, contribuir en la esfera pública a un debate más sofisticado, pero se descubre que no hay quien. No hay centros de análisis político serios. Burbano de Lara, por supuesto no es analista. Está lleno de lugares comunes, como lo corroboramos en la entrevista con Teleamazonas hoy 22 de julio. Que sí, que tenemos tendencia al mesianismo, luego balbucea algo de «progresismo y democracia» y a continuación aconseja más «liderazgos jóvenes y renovación». Eso es todo su aporte! (pa’ eso fue que estudiamos?No, no). El hombre debería revisar esa entrevista por aquello de la autocrítica. Entiendo que el análisis político es un trabajo técnico, exquisito, que se lo podría catalogar de elite, pero es necesario. Puede ser ilustrativo leer o escuchar a Cristobal Bellolio, el filósofo político chileno: claro, preciso, elegante, sin ser pedante. No balbucea pendejadas y de brochazo se aprende.

  4. Como en las novelas de espionaje, Felipe Burbano de Lara es una especie de «agente doble»: por un lado es periodista, que se legitima porque además es académico, aunque su persona académica se valida -supuestamente- porque sus artículos refieren, por un lado, a hechos de la cotidianidad política de Ecuador («realidad» bastante mediocre, por lo demás) y, por otro, a su función como profesor universitario (sin duda Burbano escribe ex-catedra). Esta figura doble de Doctor Jekill and Mister Hide pesa sobre los artículos de Felipe, que finalmente no son sino OPINION y en esa medida no son ni mejores ni peores que los de cualquiera. Con todo, sería importante que se supere aquello de opinar porque se es «notable del pueblo», periodista o no. Para un académico el sentido común que despliegan los artículos de Burbano no basta; para un periodista basta y sobra.

  5. Recientemente el Sr. Burbano de Lara culpó la corrupción al «capitalismo», casi casi «neoliberalismo»: ese necio apodo de los que no se han enterado que capitalismo es el ideal liberal (desde Adam Smith hasta nuestros días) de un sistema económico basado sobre la propiedad privada de los recursos, sin mayor intervención del Estado. Cuando la propiedad es administrada por el gobierno se ha venido a llamar «capitalismo de estado» (como el Chino); cuando la propiedad privada se beneficia de acciones del gobierno se llama «capitalismo de compinches». ¿De cuál de estos capitalismo habla Burbano de Lara? Como bien describe el Sr. Christopher en sus comentarios: ciertos intelectuales no perciben la variedad de colores o matices en las ideologías. Ese facilismo les lleva a dividir el mundo entre derecha mala (capitalismo o neoliberalismo) y la izquierda buena, porque no existe mala izquierda ni buena derecha. Por eso me sorprendió que a Burbano de Lara le guste un candidato que según él es parte de la «tendencia derechista».

  6. Impecable analisis, felicitaciones una vez mas.
    Al igual que algunos inteligentes comentarios, lo he dejado de de leer a este columnista de El Universo, nada que ver con un Dr.Hernan Perez L., columnista frontal sin tapujos.
    Claramente se evidencio que Sonnenholznner utilizo fondos publicos para hacer campaña ,vaya cinismo,!!!tambien debemos reflexionar que son jovenes sachchez, iglesias y echanique y mi como lo estan convirtiendo a España, al buen entendedor pocas palabras.
    Saludos afectuososa los columnistas de 4Pelagatos, todo un lujo de periodistas.

    • Muy buen análisis Dr. Ordóñez, en realidad el Sr. Felipe Burbano debería apartarse de dar a conocer sus candidatos de su preferencia, debe limitarse a hacer análisis como ustedes los Pelagatos lo hacen, saludos.

  7. Muy cierto y oportuno artículo , felicitaciones . Leí el artículo del Sr Burbano , a quien considero un analista político serio y objetivo , pero en el artículo de marras , sin fundamento ni argumentos válidos , y peor , atribuyéndole al Sr Otto , cualidades que de ninguna manera ostenta .

  8. Creo que las expresiones de Felipe Burbano, casi siempre son muy equilibradas y objetivas, talvez en este artículo exageró en el uso de adjetivos. Recordando el proverbio de antaño, que el hábito no hace al monje, se puede decir que la expresión de los tres políticos con ciertos matices individuales o de grupo, es la expresión del capital bien organizado. Los afectos y deafectos aquí yo no los veo.

  9. Hace rato que Burbano de Lara quedó superado como analista político, era un defensor taimado del llamado «proyecto» junto con ineptos como el exalcalde Barrera. Ahora ya se sabe que es activista político disfrazado de opinador, igual que los Carlos Veras y otros de esa especie.

  10. El verdadero anacronismo; al que nos inducen los formadores de opinión, dígase: periodistas, sudo periodistas, editorialistas, opinologogos profesionales, que lastimosamente tienen acceso a medios de gran difusión; es tratar de encasillar a los políticos en «izquierdas y derechas»; tienen pereza en ver más allá de sus narices,dondee hay otras opciones como las que definen el quehacer político y EL EXITO de los paises nórdicos ( Noruega, Dinamarca, Suecia, Finlandia, ,Islandia)
    Deberían estos profesionales de la opinión orientar a sus lectores para exigir a sus líderes, criterios (no ideologías; estas ya murieron) modernos, nada anacrónicos, como los expuestos

  11. Felipe Burbano ha escrito artículos sobre supuestos y sin investigacion previa del acontecimiento y lo pone en blanco y negro. No es nuevo su estilo de » cuántico». Lo he dejado de leer hace mucho tiempo. Que pena por él y por académico.Excelente descripción Sr. Ordoñez

    • No entiendo cómo, un crítico de prestigio, puede dejarse llevar por ideologías o falsas posturas; es claro que Sonnenholzner, abusó de fondos públicos y no hizo ninguna denuncia de tantos y tantos atracos de funcionarios públicos, especialmente en el encierro forzado por la pandemia, pero sí se paseó, se tomó fotos y en cada oportunidad que tuvo, apareció en los medios, haciendo las veces de súper héroe. En estos 19 meses, nació, creció, se alimentó y se aprovechó del Ecuador, otro vivaracho, a quien defiende a capa y espada, Burbano, sólo por ser joven. Qué tal?.

  12. La columna de Burbano es claramente sesgada. Sin más argumento que su particular idiosincrasia sentencia la dificultad que tiene Lasso para «conectar de modo auténtico con lo popular» y como botón de muestra la conducta anti-cultural de Lasso de no tomar la «cervecita del viernes» (como supuestamente lo haría el pueblo). En efecto, Sonnenholzner es «joven, fresco …» y un montón de adjetivos lisonjeros para decir que es «el elegido». De acuerdo con usted Dr. Ordóñez, esta vez Burbano resbaló por la pendiente del desafecto y la antipatía personal hacia Lasso sin otra base que una reacción puramente emocional disfrazada de argumentación lógica.

  13. Imagínese describir a todos los colores simplemente como parte de los colores primarios sin admitir ninguna mezcla entre estos, decir que el naranja es rojo o que el celeste es azul. Más o menos así es como se percibe a las ideologías políticas y a las doctrinas económicas en los supuestos círculos «académicos» y así regresan a sus casas y salen a la calle los estudiantes y personas promedio.

  14. Excelente el análisis, me ha sorprendido la columna del Sr. Burbano, siempre lo consideré muy juicioso, en realidad más que una crítica o un análisis parece una cuña barata en la califica a uno y descalifica a otro, con claro sesgo, saca conjeturas basadas en un imaginario totalmente por fuera de la realidad. Considero que el Sr Lasso está haciendo una campaña silenciosa de altura y muy inteligente, a diferencia del burdo populismo refinado y engañoso en el que ha caído el ex-vicepresidente Sonnenholzner quien abusó descaradamente de fondos públicos, usó la dignidad de vicepresidente para servirse y como cualquier cosa usada la botó a la basura a ocho meses de terminar su periodo para que no lo embarren sus propias omisiones en la corrupción y nefasta administración de este Gobierno.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*