Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Diego Ordóñez y mis deseos

en Conexiones4P/Elenfoque por

Respuesta de Felipe Burbano de la Lara, a Diego Ordóñez.  El columnista publicó, el domingo pasado, en 4P, un artículo titulado “Felipe Burbano deja ver sus deseos”. Aquí el texto enviado. 

«Diego Ordóñez pudo haber contribuido a un debate interesante sobre la centro derecha si en lugar de usar tantos y tan imprecisos términos descalificadores hacia un artículo mío, hubiese mostrado con claridad e inteligencia toda mi equivocación. Debió señalar, efectivamente, que entre Lasso, Nebot y Sonnenholzner hay tantas diferencias de pensamiento que no se los puede colocar, como hago en el artículo que provoca su ira, dentro de una misma tendencia, la centro derecha. Pero en lugar de algo tan sencillo para alguien tan sesudo y profundo, bombardea con descalificaciones un artículo que, además, lleva mi nombre en el titular (“Felipe Burbano deja ver sus deseos”).

Me acusa de ser “mecanicista”; de utilizar categorías “anacrónicas” de análisis; de ser prejuiciado y sesgado; de “construir sofismas” (esto lo repite varias veces); de “arrogancia implícita” (vayan a saber qué significa eso); de caer en “pertinaz error metodológico” (suena a epistemólogo consagrado);  de construir sofismas con “premisas equivocadas”; de usar formulaciones teóricas “forjadas en la pizarra, desconectadas de la realidad” (pareciera haber asistido a mis clases); de partir de “presunciones -falsas se supone- como premisa para caer en sofismas” (una vez más); de ser “adivino”; de “tremendas simplificaciones”; de “razonamientos deleznables”; y de “pereza” intelectual. Largo y pesado arsenal para un breve artículo.

Supongo que quien puede atribuir tantas y tan absurdas inconsistencias a una opinión es porque cree que las suyas reúnen todas las cualidades contrarias. Pero en su caso, nada más alejado de la verdad. El suyo es puro deseo. Hacia el final del artículo, Ordóñez muestra su móvil: presentarse como el fiel escudero de Guillermo Lasso cuya imagen siente la obligación de exaltar -lo proclama liberal auténtico- ante mis absurdas críticas. Me golpea para jugar un triste papel: ser el más leal y servicial defensor de su líder político. Quiere hacer méritos con Lasso desacreditándome. En lugar de lanzar esa retahíla descalificadora con términos rimbombantes, muy propio de su estilo, debió limitarse a mostrar mis errores. No lo hace. Y si el papel de sesudo y objetivo analista no le queda bien, menos todavía el de psicoanalista. ¡Ordóñez aventurándose en mis deseos! Un escudero osado».

Foto: Flacso

22 Comments

  1. Felipe Burbano no dice nada de la forma como el ex vicepresidente Otto Sonnenholzner usó su cargo como trampolín político. Dice de Otto que: “Su juventud, frescura, firmeza, pragmatismo, vitalidad, parecen elementos a su favor. Se lo percibe sincero y honesto”. Lo mismo pensó mucha gente cuando Correa apareció en el firmamento político.

    Burbano de Lara dice que lo dicho por Diego Ordoñez es “puro deseo”, en cambio lo suyo es puro ditirambo en favor de Otto. También denigra a Ordoñez al endilgarle los calificativos de “fiel escudero de Guillermo Lasso” y “el más leal y servicial defensor de su líder político”. Y remata con “un escudero osado”.

    Veo que Ordoñez molestó al “desfacedor de entuertos, socorredor de viudas y amparador de doncellas” … y agregaría “al zalamero de ex vicepresidentes”.

  2. Como dijo un comentarista de éste medio «dime con quién andas y te diré quién eres», qué temas tendría el señor Otto con Dalo Bucaram en las largas tardes de almuerzos?, y las fotografias con el señor Salcedo junto a Otto, se nota que lo conocía muy bién al empresario Salcedo me refiero al que se fugó en la avioneta de Adúm pariente de OTTO. La gente no es tonta por más cara bonita que tenga ya está quemado en éste gobierno, Otto no vió ni escucho nada sobre los repartos de los Hospitales pese que en la pandemia para hacer procelitismo político se paseaba por los Hospitales públicos.

  3. Critica la columna de Diego Ordóñez y lo tacha de defender a Lasso, hace la aclaración respecto a la ideología, pero no dice nada de Sonnenholzner, será que fue una cuña pagada? Aparece en teleamazonas junto a Hinostroza haciendo otra cuña indicando que Ecuador requiere refrescar la política con una figura joven, no mencionan símiles como Mendoza y Espiñel, quienes también abusaron de los recursos públicos, debe ser porque a diferencia ellos no están disponibles por estar procesados.

  4. Quienes están para orientar la opinión ciudadana son los analistas que se entiende tienen la formación intelectual para el efecto; pero es triste ver que ciertos críticos poco se diferencian del ciudadano común y corriente. Panegíricos en favor de determinado pre- candidato a la Presidencia de la República, citemos el caso, por ser «joven y fresco y …» parece que estuvieran aficionados de él para…yerno. La patria exige, hoy más que nunca, de líderes que tengan clara la visión de hacia dónde quieren llevar al país. No puede un candidato al más alto sitial, decir «no soy político»; ¿entonces?, ¿qué quiere hacer del país si no conoce ni el concepto de Política? Que no tiene ideologías, ¿entonces, bregar hacia donde el viento sople? Estos y otros aspectos no se topan. La formación cívica de la gente depende (también) de los analistas políticos; los ciudadanos necesitan que los intelectuales les guíen en la selección adecuada de sus gobernantes. Pero, lástima, como que no escarmentamos.

  5. Algo terrible para un escritor o periodista de opinión es convertir su pluma en cuchara.
    El país requiere de pensamientos esclarecedores que se deje a cada quien expresar lo suyo, pues cada lector sabrá si adhiere o no a las ideas de los opinólogos. Triste si la motivación oculta de Diego Ordoñez es una gran simpatía por G. Lasso. Una pena porque Diego Ordoñez es un periodista inteligente.

  6. Egos intelectuales en disputa. Necesitan este debate para creer que existen. Pobres y tristes cerebros corruptibles y perecibles. Su intelectualidad pone un velo a sus almas. Queriendo ser sabios se han vuelto necios.

  7. Cada uno tiene su punto de vista y el candidato de su preferencia. Sin embargo una refleccion:
    Por un lado Otto es igualito a la versión Correa: Joven, honesto, linda sonrisa, ofreciendo el cambio que todos queremos, así se vendió Correa.
    Y por otro lado, tomemos en cuenta el dicho popular «dime con quien andas y te diré quien eres»… Y el joven Otto ha andado en muy malas companias…

  8. Diego Ordóñez si mostró todos sus errores y explicó lo pobre de su análisis, pero usted Felipe como buen académico «contemporáneo» (es decir izquierdoso) está convencido de su supuesta superioridad moral. Como liberal le animo a que siga ejerciendo su derecho a expresarse pero al menos reconozca de que lado está, tenga algo de decencia intelectual.

  9. Queda claro que ambos tienen sus preferencias respecto al candidato adecuado. Sin embrago, los argumentos del señor Ordóñez me parecen más sólidos

  10. Tristeza carajo: en momento tan álgido para la patria en vez de construir, cada quien desenvaina sus oxidados egos para intentar aceitarlos con el cebo de la arrogancia.
    ¡Viva la paggtria! diría el otro del ego putrefacto.

  11. De lo que escucho al autor del articulo tiene al parecer una preferencia por el ex vicepresidente. Su talento academico no va con sus preferencias. Buscar un mesias en el e vice puede replicarse lo que hizo correa. Estoy de acuerdo con diego ordoñez

  12. Mejor tomense un trago juntos y armen un debate digno de dos personajes tan valiosos en el pais. He leido a los dos y hay cosas que los unen: su loable punto de vista sobre el ladron del atico, por ejemplo.

    • Tanta inteligencia de personas decentes desperdiciada en debates inútiles ….. mientras los pillos se siguen llevando el país

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba