Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Los chinos, los nuevos piratas de los mares

en Conexiones4P/Elenfoque por

La presencia de la flota pesquera china, cerca de las costas de Galápagos, ha prendido las alarmas en la opinión pública y empujado al Gobierno de Lenín Moreno a nombrar a Roque Sevilla y Yolanda Kakabadse como asesores de la Cancillería para encontrar una salida a ese peligro. 4P publica aquí datos de las investigaciones que se han publicado en el mundo sobre la naturaleza de esta flota que también amenaza los recursos faunísticos de las costas africanas, Asia y otros países de América Latina. Este material fue publicado en el boletín de 4P de ayer, domingo 26 de julio. Suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

  1. La China, el pirata posmoderno 

La China tiene 260 buques en aguas aledañas a las Islas Galápagos. Es un lugar de depredación de la más grande armada del mundo, que lleva a cabo una de las guerras silenciosas más costosas para la naturaleza: la guerra por la pesca ilegal. China tiene miles de barcos de arrastre que abastecen verdaderas fábricas flotantes equipados con refrigerados monumentales donde acumula miles de toneladas de pesca ilegal. Esta industria la desarrolla China en África, Asia y América Central y del Sur, luego de haber saqueado y destruido sus propios mares.
África suministra la mayoría de esta pesca irregular, que pone en peligro de extinción decenas de especies de peces en el mundo porque, según la FAO, el número de capturas es superior a su tasa de reproducción natural.
China no solo pilla: destruye ecosistemas que tardaron miles de años en formarse. Y amenaza la fauna submarina porque sus sistemas de pesca no selectiva raspan los fondos marinos con técnicas de dragado y largas líneas con miles de anzuelos que atrapan todo a su paso. La FAO calcula que un tercio de especies se desperdician en esas tomas accidentales.
Esta es una actividad del Estado chino. De hecho, las autoridades de Pekín consideran su flotilla de barcos pescadores como un instrumento de expansión y de presencia en zonas marítimas en disputa.

  1. África, el continente más depredado 

Africa es el continente más afectado por el pillaje de los mares por parte de China. Se calcula que 7 millones de pescadores están perdiendo su actividad de subsistencia y que, mientras el consumo de pescado se ha multiplicado en el mundo por cuatro desde 1950, en África el consumo de pescado ha disminuido. Su seguridad alimentaria está en peligro.
Según Greenpeace, más del 70% de los barcos de pesca china en África se encuentran a los largo de las costas del Oeste. La pesca ilegal costaría cada año más de dos mil millones de dólares. Una investigación, publicada este año, del Instituto de Desarrollo de Ultramar, ODI, dice que alrededor del 20% de la captura mundial de peces ilegal, no declarada y no reglamentada, proviene de Mauritania, Gambia, Guinea Bissau, Senegal, Guinea y Sierra Leone en África. En la misma investigación se lee que los métodos chinos son tan ilegales como el control y la propiedad de los barcos que utilizan. Según ese instituto, que analizó su actividad ilegal en África, casi mil barcos chinos están registrados en otros países. 518 de estos en naciones africanas, sobre todo Ghana, Costa de Marfil y Mauritania. El gobierno chino hace acuerdos oscuros con gobiernos corruptos: los buques chinos obtienen recursos marinos a cambio de acuerdos que preven inversiones, desarrollo industrial y generación de exportaciones para el país signatario.

  1. Una armada superior y de mucho a lo imaginado

China es el mayor depredador de los mares del mundo. El informe ODI dice que las flotas de pesca de aguas distantes de China son entre 5 y ocho veces más voluminosas de lo estimado. De 16 966 buques identificados, 12490 han sido vistos fuera de las aguas internacionales chinas. Su propiedad y control son opacos. El informe da cuenta de un submuestra de 6122 embarcaciones. Ocho compañías son propietarias, u operan, 50 embarcaciones. La mayoría de barcos están registrados a nombre de pequeñas empresas; muchas filiales de grandes corporaciones.
El volumen de capturas es significativo. En 2013, según la revista Nature, los buques chinos de pesca pillaron entre 3,4 milones y 6,1 millones de toneladas de pescado por año entre 2000 y 2011. Y sin embargo, la China declaró a la FAO 12 veces menos. El valor de esa pesca irregualr ascendió a unos 9000 millones de euros por año. Como la China no revela las cifras reales, los periodistas de Nature dijeron que la estadística la calcularon a partir del número de barcos observados. Y tomaron en cuenta no su bandera de registro sino la nacionalidad de los marinos y sobre todo de los oficiales porque es extraño que los equipos de marinos chinos trabajen con armador de otros países. Ahora los expertos consideran que la pesca ilegal oscila entre 11 millones y 26 millones de toneladas por año. Esto representa, 20% en promedio de la pesca total en el mundo. Y el negocio sumaría 23 mil millones de dólares. 

  1. Nadie sabe exactamente su tamaño pero es monumental

Según un artículo de la CBCNews,  las estimaciones del tamaño total de la flota pesquera China varía entre 200 000 y 800 000 barcos; lo que representa la mitad de la actividad pesquera mundial. China sostiene que su flota es de apenas 2,600 embarcaciones mientras la investigación de ODI, ya señalada, sostiene que apenas 16 966 son detectables ya que la mayoría apagan los dispositivos que permiten su seguimiento satelital. En comparación, la flota pesquera de aguas distantes de los EEUU tiene menos de 300 barcos. La China no es solo el mayo exportador de productos pesqueros. Su población consume más de un tercio del pescado que se comercializa en el mundo.
La mayor parte de estos barcos de navegación lejana son tan grandes que pueden embodegar tanto pescado en una semana como los barcos de Senegal o México pueden capturar en un año. Gran parte de la pesca que la flota china hace frente a las costas de América Latina se enfoca en lo que se llama pescado forrajero que es molido y convertido en harina y luego es usado en acuacultura. La flota china también se ha dedicado a capturar camarón y el pez Totoaba (ahora en riesgo de extinción), que es muy cotizado por sus supuestos poderes medicinales y afrodisíacos: su vejiga puede costar entre 1 400 dólares o 4.000 dólares. Sin embargo, una de las capturas más importante es la del calamar: hasta el 70% del calamar pescado en aguas internacionales es responsabilidad de esta flota. El calamar se vende sobre todo en Europa, Asia y EEUU.

  1. Un invento del gobierno comunista chino

La flota pesquera china se desarrolló gracias al subsidio estatal de más de mil millones de dólares al año. Estos barcos pueden viajar tan lejos, en parte porque tienen subsidios cuyas cifras el gobierno chino dejó de publicar en 2011, según estudio de Greenpeace. Ese apoyo se refleja en otros subsidios como el que fijó el gobierno para la construcción de los barcos y  para su modernización tecnológica. El gobierno envía incluso buques hospitales para que las tripulaciones puedan permanecer más tiempo en alta mar. Además les provee de información sobre las condiciones meteorológicas y datos satelitales o de misiones científicas sobre dónde hallar las mayores reservas de peces y en especial de calamar. Según una investigación de Enric Sala, fundador y director del Proyecto de Mares Prístinos de la National Geographic Society, estas flotas que se dedican a la captura del calamar no podrían sostenerse económicamente sin la ayuda del gobierno.
El precio del calamar no cubre ni de lejos el costo del combustible para atraparlo. Según los conservacionistas, los subsidios a los combustibles son los peores enemigos de la fauna marina y el principal motivo por los que están desapareciendo especies de peces. Sin embargo, China no es el país que más subsidia a sus barcos pesqueros. Japón destina el 20% de todos los subsidios a los combustibles para la pesca; España el 14% seguidos por China, Corea del Sur y EEUU.

  1. Flota pesquera y flota paramilitar

La depredación marina no es la única amenaza de la flota pesquera china de altamar. En realidad, funciona muy a menudo como una fuerza paramilitar de facto que sirve los intereses geopolíticos de China. Por eso va acompañada de una fuerza paramilitar privada armada que ayuda a consolidar el dominio territorial chino, empujando a pescadores y gobiernos que desafían los reclamos de soberanía chinos. Esto ocurre prácticamente en todo el Mar del Sur de China. «Lo que hace la China es poner sus dos manos en la espalda y usar su enorme panza para empujarte y desafiarte a que golpees primero», sostiene Huan Jing, director del Centro para Asia y Globalización de la Universidad de Singapur. Hay ocasiones en que incluso los barcos de la Armada china protegen a la flota pesquera. Eso ocurre sobre todo en el Mar del Sur de China donde Filipinas ha tenido que renunciar a territorios insulares y cederlos a la China. Japón ya ha tenido problemas con China por las islas Senkaku y la Guardia Costera argentina ha hecho disparos a barcos pesqueros que han ingresado a sus aguas. Desde Corea del Norte hasta México, Indonesia y Sudamérica, las incursiones de barcos pesqueros chinos son cada vez más frecuentes, descaradas y agresivas.
Se puede imaginar con facilidad cómo un enfrentamiento aparentemente civil podría convertirse en un conflicto militar. En 2017, el Departamento de Defensa de los EEUU publicó un informe alarmante sobre el tema. La milicia marítima, según el Pentágono, es un «subconjunto de la milicia nacional de China, una fuerza armada de reserva de civiles disponible para la movilización para realizar tareas básicas de apoyo». En el disputado Mar de China Meridional, esta flota  “desempeña un papel importante en las actividades coercitivas para lograr los objetivos políticos de China sin luchar; parte de una doctrina militar más amplia que establece que las operaciones de confrontación sin guerra pueden ser un medio eficaz de cumplimiento de objetivos políticos «.

Además de las publicaciones señaladas, 4P. obtuvo datos en The Outlaw Ocean Project, El Pentágono, Business Insider y U.S. National Geographic Society’s Pristine Seas Project.

Foto de la Armada argentina

14 Comments

  1. China es el fiel reflejo de su antiguo antesesor Hengis Kan quien arrasaba por donde pasaba, sometiendo y apropiándose de los territorios y los recursos.

  2. China es indudablemente una de las mas grandes potencias mundiales. Lo cual establece una asimetría de poder total frente a nosotros. A esto se suma el accionar de ALTA TRAICIÓN A LA PATRIA POR PARTE DEL CAPO DE LA ROBOLUCIÓN CIUDADANA. Cuando una nación carece del suficiente y necesario Poder Militar y Económico, priman las alianzas. Nuestro país debería gestionar, en forma urgente, una «ALIANZA GEOPOLÍTICO – ESTRATÉGICA CON LOS ESTADOS UNIDOS, bajo una visión GANAR-GANAR; que nos permita defender: nuestra riqueza pesquera, las Islas Galápagos y el Cordón Fronterizo, de la amenaza del Narcoterrorismo.

  3. Y hay personas, incluso «academicos» que conozco, que con tal de aparentar que estan en contra de «el imperio» (Estados Unidos), alaban «la estrategia china», sin analizar que el imperio chino nos va a devorar por todo lado si no tomamos acciones. Los paises de Latinoamerica debemos unirnos en esto. Elegir pseudo-izquierdistas para que nos gobiernen conduce a una acelerada dependencia del gobierno chino, a quien solo le intersa saciar sus ambiciones y expandir su infuencia. Si ni su propio pais cuidan, imaginense a los otros. Ya se vio en el gobierno anterior de nuestro pais que gran parte de la corrupcion y robo fue por tanto negocio oscuro con los chinos.

  4. Hay que decirlo , China no es solamente un potencial enemigo de los intereses soberanos del Ecuador , sino DEL MUNDO ENTERO . ES HORA DE QUE SE HAGA CAUSA COMÚN , Y SE PONGA UN ALTO A ESTOS DEPREDADORES DE LA RIQUEZA ICTIOLÓGIGA DE LOS MARES DEL MUNDO . Y también se ponga punto final , a sus afanes expansionistas e imperialistas .

  5. El » corredor » de aguas internacionales entre el continente y el archipiélago facilita y permite la pesca » ilegal «. porqué ilegal sin son aguas internacionales.?
    A cuantos de nosotros algún irresponsable nos ha bloqueado el acceso a nuestro garaje aduciendo que la calle es vía pública y que tiene derecho a estacionarse allí ?
    O cuantas veces el vecino que «pasea» a su mascota, en realidad lo que hace es llevarla para que ensucie la acera ajena alegue que es » via publica».?
    El ser humano es así de egoista y abusivo.
    Porqué entonces la Biblia dice que fué creado a imagen y semejanza de Dios.?

  6. Sin contar que los chinos están comprando influencias en África para sentar a sus marionetas en organismos internacionales, esto con el propósito de que no les digan nada. Unos verdaderos mafiosos.

  7. La pregunta es si nuestra capacidad de expulsar a los chinos de las costas de Galápagos está dentro de nuestra esfera de influencia o solo en nuestra esfera de preocupación, pues si está en esta última, no hay nada que podamos hacer para alejar a estos piratas del siglo XXI.

  8. No me agrada la pasividad del Gobierno ante esta amenaza de incursión en el territorio marítimo Ecuatoriano y el robo de sus recursos marinos. Que les pasa a las autoridades que no reaccionan, es nuestra casa!. A nadie le gustaría que unos desconocidos entren a sus hogares a robar, y de llegar a suceder, se los sacaría a palazos o a bala.

  9. Muy ingenuo pensar que el aparecer de la flota gigantesca en aguas ecuatorianas justo al momento de negociar nuevos créditos sea mera casualidad…

  10. Excelente artículo de 4P; ilustrativo como todos. Felicitaciones.
    Parecería que China está en guerra contra todo el mundo: quiere exterminar a todos por inanición. Su voracidad es tan estremecedora que pronto los mares se quedarán sin peces y sin otras formas de vida acuática, porque arrasan con todo. Y son tan despiadados con la naturaleza que se ve que pescan tiburones, cortan sus aletas y los tiburones aun vivos y moribundos los retornan al mar. Y que las aletas las usan como afrodisíacos, dicen. (Para esto podríamos venderles sal prieta manaba por toneladas, y listo). El atentado contra la fauna marina de Galápagos, que ahora la tienen cercada con más de 260 barcos, se ve facilitada por la reducción de las 200 millas marinas de nuestro mar territorial a solo 12 que contempla la CONVEMAR, convenio firmado por Correa en el 1012. ¡Retrocedimos Patria! ¡Y quieren regresar a rescatarla, caras de piedra!
    (La comisión formada por el Presidente para asesorar a Cancillería me parece un acierto).

  11. China se ha convertido en el peor enemigo del Ecuador. No sólo que un gobierno entreguista como el de Correa nos hipotecó a intereses usureros, les dio jugosos contratos con sobreprecio y con obras que no funcionan, sino que han quebrado el país por la pandemia, que ellos provocaron. No contentos con lo anterior hoy, estos canallas vienen a depredar con prepotencia, los recursos marítimos, que están ligados a la reserva Marina de Galápagos.

  12. El principal problema es que la China, lejos de ser repudiado como paria mundial, su gobierno es cortejado en todo el mundo. Aquí ya vimos como salió el canciller ecuatoriano a echarle flores al gobierno chino, en lugar de presentar una enérgica protesta por la presencia de la flota pesquera china, que año a año viene depredando los recursos ictiológicos en una zona reservada como lo es el mar de las islas Galápagos.

    La amenaza amarilla al fin se hace evidente en toda su magnitud, y a pesar de ello, a su presidente no elegido se lo recibe con alfombra roja en todo país que visita, y China está organizando los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022- su objetivo es mostrar a China como un país abierto, acogedor y poderoso, aunque cada vez aplique un régimen autocrático más despiadado que somete inmisericordemente a su propio pueblo.

  13. Muy interesante e ilustrativo reportaje, que nos permite dimensionar de mejor manera el problema de la flota pesquera china. Fácilmente puede concluirse, entonces, que el problema no es únicamente del Ecuador y que, por lo tanto, no se lo solucionará con pataletas internas, y peor de interesados en las próximas elecciones, sino de una acción internacional concertada, por parte de todos los países afectados. Algún país u organización, con peso y prestigio internacionales, debería liderar esa causa y nosotros apoyarla entusiastamente. El fraccionamiento interno sobre este tema favorece decididamente a los intereses chinos. Así de simple.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba