Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

¿Y la Vicepresidencia para qué?

en Conexiones4P/Elenfoque por

Dos hechos ponen de relieve, otra vez, la pregunta: ¿es pertinente que exista la vicepresidencia de la República? Que haya vicepresidente es un asunto. Que su existencia y su tarea requieran una institución con cantidad de burócratas a cargo, es otro tema.
Dos hechos, entonces: el primero, el discurso de María Alejandra Muñoz, el miércoles pasado, día de su posesión en la Asamblea Nacional. El segundo: las funciones que le otorgó el presidente Moreno dos días después.

Se entiende, por lo primero, que llegó al Estado una funcionaria que no se hace cargo de lo que ocurrió ni ocurre con el gobierno Moreno. Y que tampoco vino a empujar el barco en el que se subió. La vicepresidenta se concibe, se colige por lo que dijo, como una figura para-gubernamental. Alguien cuyo discurso está por fuera de los problemas que arrastra el país y de quien ese país real, solo puede esperar una actitud. De eso habló: de serenidad, de prudencia, de paciencia, de paz. Como si el poder no fuera un generador de políticas públicas sino un dispensador de buenas vibraciones.

Ecuador está tan mal que una política que viene a ejercer el cargo de vicepresidenta de la República puede considerar, como suficiente, aspirar a guardar su reputación. O poner su testimonio de vida en juego “para sembrar semillas de confianza y paz”. Otros, cuando la oyeron, en alguna iglesia de Guayaquil, celebraron como un acto espectacular que una funcionaria hable de ética. Y de sus convicciones religiosas. El país está mal.

Así hasta el 14 de julio, cuando Lenín Moreno dio a conocer el decreto 1106, el país no sabía qué venía a hacer la nueva vicepresidenta. Ni qué esperar de ella. Y desde el 24 de julio, el país puede preguntarse para qué tiene vicepresidenta de la República. Y para qué existe con una parafernalia de funcionarios pagados por un Estado absolutamente quebrado. Porque si se miran las tareas que le señaló el presidente, lo único posible es afirmar que no se requiere bicefalias en ciertas áreas para justificar un cargo que, carente de una tarea específica, puede tener cualquier tarea, incluso las de otros funcionarios.

Decreto Ejecutivo 1106 con funciones para la Vicepresidenta_

Moreno asignó a María Alejandra Muñoz cuatro funciones: facilitar el comercio exterior, que es tarea del ministro del ramo. Fortalecer las aduanas, que es tarea de la directora de aduanas. Coordinar y articular la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible que es, además de un sofisma, tarea de los organismos nacionales de planificación. Articular y dar seguimiento a la atención de los niños y niñas que padecen enfermedades crónicas, que es tarea, loable y delicada, del Ministerio de Salud.
Tener vicepresidente es inevitable, pero tener Vicepresidencia es innecesario. Martín Vizcarra, actual presidente de Perú, fue embajador extraordinario y plenipotenciario en Canadá cuando era vicepresidente. El anterior vicepresidente, Otto Sonnenholzner, recibió como tarea animar el diálogo nacional… y sus resultados están a la vista: se dedicó a hacer campaña, renunció al puesto y salió como candidato a la Presidencia de la República.

¿Vale la pena tener una dependencia con funcionarios y equipo para el segundo mandatario cuyas tareas son vacuas, ya son ejercidas por otros funcionarios o se dedica a hacer campaña electoral? Los mismos que siempre han dicho que no vale la pena poner fin a la vicepresidencia de la República, son los mismos que acusan el Estado de ser obeso e ineficiente. Y la Vicepresidencia es una grasa elocuente, que debería desaparecer.

Foto: Vicepresidencia de la República.

Este análisis fue publicado en el boletín de 4P de ayer, domingo 26 de julio. Suscríbase por favor gratuitamente aquí: GPS4P.

13 Comments

  1. Una persona, con Poder de Honor Ciudadano, sin importar la función pública que desempeñe (ni el rango o estatus), debe encontrar que hacer a favor del Bien Común Ciudadano. La Vicepresidencia es una función jerárquica de segundo nivel. Si, adicionalmente, está ocupada por un líder o lidereza que sepa ganarse el respaldo popular, puede llegar inclusive a ser el Poder, tras del Poder, y beneficiar al pueblo que será su verdadero soporte y no, el Presidente. De manera que no existe justificación alguna para no cumplir su mandato acorde a las expectativas y requerimientos de nuestro pueblo. ¡SI TE METISTE A SOLDADO, ENTONCES TIENES QUE APRENDER!.

  2. De la información obtenida a través de mis recientes búsquedas y lecturas por Internet -gracias al bio-terrorista virus Corona D19-, he concluido, hasta el presente momento, que nuestra sociedad continúa afectada, desde hace mucho tiempo, por dos profundos y esenciales problemas genéticos histórico-culturales: la desmemoria, y la carencia de “inteligencia colectiva”.
    Respecto al tema del artículo, encuentro en una importante página WEB, acreditada por “La voz del DERECHO” y por el programa “SINDÉRESIS”, un texto con el cual concuerdo, y nos permite contar con una contextualización del contenido del mismo, acertadamente intitulado: la calentura no está en las sábanas, sino en la fiebre de la persona enferma.:
    “…sea cual fuere esa normatividad -quizá tardía o inane respecto al problema actual del que se trata-, sigue siendo cierto que, …. , más que de normas, este asunto de la corrupción de la política y de la injerencia de organizaciones delictivas en la configuración del Congreso es sobre todo una cuestión de personas; de principios, más que todo morales; de la inconcebible inversión de valores y de la ética degradada de una sociedad que tristemente ha caído muy bajo por haber perdido el norte.
    Hay en el fondo un problema crónico y muy grave de formación de quienes aspiran a regir los destinos públicos, quienes quieren lograrlo todo con facilidad dentro del criterio maquiavélico que enseña que el fin justifica los medios. En nuestra actual sociedad -al menos, parece que eso piensa la mayoría-, todo vale, para cualquier cosa. La ética y los principios no importan. Y en cuanto a las normas constitucionales o legales, bien pronto se encontrará la manera de burlarlas.
    La calentura no está en las sábanas, sino en la fiebre de la persona enferma.”

  3. El gobierno está en tal estado de nebulosa y orfandad, que no cayó en cuenta que antes de enviar una terna, debía conversar con los candidatos para acordar en los aspectos esenciales del desempeño y emitió un decreto al apuro sin la menor trascendencia ni la menor visión de lo que ese gobierno necesita para los próximos diez meses. Qué es lo que un Estadista habría hecho en similares circunstancias, visto el fracaso de una gestión que se extingue como vela y ante la circunstancia de devastación que llega en cámara lenta, a vista y paciencia de los ecuatorianos. Este país requiere de una clara orientación política para que no termine de derruirse el sistema democrático, para que se entienda que hay tal desfase de la macro-economía fiscal que va a arrasar hasta con el único reducto que le queda al país en la inversión privada y su producción. Se necesita, ante el retiro virtual del presidente en el gobierno, de un vicepresidente que intente presentar al país una campaña que permita ver la situación de grave crisis, la manera de salir de ella y ofrecer una visión de futuro, porque incurrir en nuevos errores, puede significar una debacle venezolana.

  4. Debería desaparecer bajo su construcción actual. Pero el Vicepresidente pudiera tener mayores funciones, por ejemplo:
    1. Ser legislador (como en EE.UU. donde el vicepresidente puede desempatar los votos en el senado y donde también preside sus sesiones).
    2. Ser la cabeza del ministerio del interior/gobierno, en vez de un ministro.
    3. Tener por ley un sitio en el gabinete de gobierno.

    Por último, debería ser muy mal visto que renuncie y utilice su posición como plataforma política. En otras palabras, lo que ha hecho Otto Sonnenholzer es deplorable.

  5. Cuando Hurtado ejerció la vicepresidencia, el vicepresidente presidía el Consejo Nacional de Desarrollo. Esa era su misión, y era tal, al menos hasta la constitución de 1998 (no estoy seguro si dicha constitución hizo algún cambio al respecto); así que, señor Vélez, no hable de memoria.

    • Muy buen «recorderis». Y esta ya era una función significativa que se la debería retomar; es decir, establecer la tarea (que trabajen las neuronas) de darle un rumbo al país. Pero, como ya mismo se van, no le queda más que pasar en la página web…dale y dale. Lo único real será el sueldo vitalicio.

  6. Usando un término de L. F. C., Es INICUO el cargo de vicepresidente… Burocracia Grossa, pensión vitalicia… Ya basta, la dolarización peligra, el entramado para el fraude electoral está listo, hoy el Min. De salud declaró que no encontró UN solo hospital público en el país en el que no haya corrupción, y no sabemos nada del resto de organizamos del estado donde se escucha que la corrupción es endémica. Ahhh , el sector eléctrico, Bucaram y sus nómadas también tienen que explicar lo que hicieron ahí…

  7. Estimado José, este problema no solamente ocurre en la Vicepresidencia, todo el sector publico es un agujero negro por donde se van los fondos públicos. Existen Ministerios en los cuales existen coordinaciones zonales q no generan nada. Mas q pasar la voz de las disposiciones emitidas desde un amplio gabinete ministerial con muchos asesores y allegados al poder q prefieren eliminar partidas y hacer recorte de personal de última línea jerárquica que trabaja por no eliminar a sus amigos. Q sentido tiene tener tres Direcciones de Educación o Salud en una provincia pequeña. ¿ Tener tres Directores, tres dependencias q consumen arriendo, servicios básicos y los demás servicios q se requiere para una institución?. Se debe reestructurar todo el sector público de urgencia.

  8. Totalmente de acuerdo!!

    Pero no solo es la vicepresidencia. La lista es inmensa.

    – El famoso CPCCS

    – Gobernaciones y/o los consejos provinciales. Evidencia #1: Pichincha

    – Concejos cantonales y/o alcaldías. Evidencia #2: Quito

    – Ministerio de defensa. Evidencia #3: barcos chinos y sus proveedores de combustible

    – 90% del ministerio de relaciones exteriores. Véase: hija del Lenin, papá del Roldán, etc

    – 90% de las universidades. Si el futuro es la educación online… hay miles de cursos gratis, de excelente calidad, ofrecidos por Harvard, MIT, Stanford

    – 90% del registro civil, que no puede ni siquiera reportar la edad de los muertos

    – INEC, que no produce una sola estadística útil

    – MIES. Alguien ha visto alguna guardería abierta últimamente?

    – Al paso que vamos, para septiembre habrá que borrar al Ministerio de Educación. No sirve de nada tener en nómina a 200000 profesores cuando pueden ser reemplazados por unos pocos cursos online hechos en México, Uruguay, Costa Rica, Chile, Colombia.

    – Y, por supuesto, la famosa policía nacional, los super-spreaders ecuatorianos. Son ellos los que se contaminan de COVID-19 en cualquier lugar y llevan el virus a todo el Ecuador. Si una empresa constructora, o un mall, o un almacén cualquiera tuviera los niveles de contagio que tiene la policía nacional…. hace tiempos que le hubieran clausurado.

  9. Definitivamente la discapacidad mental llega al 80% y aun faltan algunos meses…… para que empiece a cobrar sueldo vitalicio sin pagar impuesto a la renta por incapacidad.

  10. La innecesaria institución, como lo es la Vicepresidencia de la República en un país en bancarrota crónica, constituye un imperativo, su eliminación.

    La vicepresidencia en este gobierno, solo ha servido para alojar a dos delincuentes y a un enloquecido por el poder, o creen ustedes que el famoso Otto si no hubiera sido vice con todos los recursos estatales que usó, hubiera sido catapultado como candidato a presidente siendo un ciudadano raso.

    La tan cacareada consulta de Nebot, quien constantemente se queja que la economía del país no soporta un estado obeso, hace mutis en este importante tema, y en general no plantea una reforma concreta para disminuir el tamaño del Estado.

    En un país quebrado en el que los sueldos de los empleados públicos (muchos de ellos innecesarios) NO se pueden pagar hoy, no obstante aquello, hay que pagarle a la 4ta. vicepresidente su salario de por vida, por el «trabajo» de pocos meses, solo es posible en este país.

  11. Buen artículo, pero a estas alturas que mas da, hemos tenido una presidencia nula por mas de 3 años, sin Presidente creo que hubiesen habido mejores resultados, como dice el dicho: si no ayudas por lo menos no estorbes, un Presidente que definitivamente restó en su gestión, una carga.
    Nada en este Gobierno tupido ha marcado ni marcará diferencia, difícil que venga a gastarse el dinero público descaradamente para promocionarse una campaña como su antecesor dado lo limitado de su discurso de posesión se ve que ésta no prosperaría.

  12. Cuando Hurtado fue vicepresidente, cual fue su tarea, ninguna.
    Luego a Blasco le serrucho el piso León,
    Luis Parodi paso sin oficio ni beneficio en su cargo.
    El que si hizo obra para él y su familia fue Dahik.
    La sra. Arteaga ni fú ni fá.
    Noboa se creía rector.
    Alfredo Palacio, espero a ser presidente, para respaldar al cínico más grande que haya nacido en suelo ecuatoriano.
    El vidrio, solo pensando en desfalcar al estado.
    Vicuña que podemos comentar de la diezmera del guayas.
    Otto pobresito, se cree presidenciable, porque quizo irse a China, a ver si el virus era verdad.
    Y esta última señora, que quiere que todo el mundo seamos curuchupas, y no sabe ostia, de porque esta ahí, ni para que sirve el cargo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba