Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Elecciones: instalemos un pendejómetro

en Conexiones4P/Elenfoque por

¿Por qué tantos ecuatorianos quieren candidatizarse para la Presidencia de la República? Entre las respuestas posibles, se pueden anotar tres que parecen evidentes.

Una: muchos de los que inscribirán su nombre, entre el 18 de septiembre y el 7 de octubre, saben que no serán elegidos. La elección presidencial sigue siendo, por falta de mayores exigencias para participar en ella, una hoguera de vanidades para algunos ciudadanos, o políticos de segunda línea que quieren adornar sus hojas de vida. Y es usada también para que partidos y movimientos cumplan con los mínimos exigidos en la ley para mantener su registro en el CNE y, de paso, tener algunos asambleístas.

Dos: muchos de los que se inscriben no tienen la más pálida idea de la situación real del país. Si la conocieran, no aspirarían a la Presidencia porque su situación objetiva los disuadiría: no tienen estructura partidista, no tienen equipo de gobierno, no tienen capacidad de convocatoria nacional, no tienen experiencia administrativa ni de gobierno, no han cotejado las cifras reales que hay tras las crisis nacionales y, en los hechos, no saben cómo sacar adelante el país. Esas inquietudes no hacen parte de sus preocupaciones.

Tres: todos los aspirantes saben dos cosas: que el electorado es rehén del síndrome del pendejo, y que eso los mantiene a buen recaudo. Los ciudadanos, en efecto, no están organizados para someterlos a una fiscalización implacable en la que solo queden de pie aquellos que, en verdad, están preparados y son dignos de aspirar a dirigir el destino del país durante cuatro años. Los electores no cuentan con un prototipo que les permita relacionar las condiciones que exige el cargo con las características de aquellos que se presentan: nivel de representación del país, conocimiento del país, méritos, experiencia, trayectoria de vida, resultados públicos o privados, honestidad (¿coincide su hoja de vida, su declaración de patrimonio y su declaración de renta?), tiene un programa de gobierno, sabe cómo llevarlo a cabo, es viable, se sostiene presupuestariamente, tiene un equipo, dice la verdad, da muestras concretas de saber cómo sacar al país de las crisis…

Los ciudadanos no tienen el tiempo para hacer esas indagaciones. Y los medios de comunicación no montan los equipos periodísticos para llevar a cabo esas investigaciones. Así, el síndrome del pendejo lleva la sociedad en su conjunto a contemplar con ojo sorprendido y desencantado el largo listado de candidatos. No cuenta con mecanismos para disuadir a los políticos aventureros u oportunistas de presentarse. Los premia: no censura los discursos mentirosos, las fórmulas populistas y admite que se las pongan en escena como si se tratara de un reality-show más y no de la cita electoral más importante para la vida del país.

El síndrome del pendejo podría ilustrarse, sin desentonar, con un pendejómetro capaz de medir el grado de pendejez en el cual han caído ciudadanos y medios de comunicación. Porque si hay políticos que pueden mentir y embaucar es porque hay ciudadanos y periodistas que oyen sus falacias con un grado de reverencia inenarrable. Las reproducen en vez de de-construirlas. Las validan en vez de mostrar sus inconsistencias.
La democracia en este punto; la responsabilidad ante las crisis dramáticas que vive el país no se deben medir por la posibilidad que tengan los vivos para expresarse y engañar: se deberían medir por la capacidad que desarrolle la sociedad para detectar los cantos de sirena y por su habilidad para quedarse con las propuestas más coherentes y viables y los candidatos más sensatos y honestos.

No ser pendejos: ese es el reto de la elección que empieza, oficialmente, el 17 de septiembre. Y para no ser pendejo, quizá conviene recomendar que cada ciudadano instale en su casa un pendejómetro que lo disuada de tragar entero y lo acostumbre a cernir y digerir antes de ir a votar. 4P propondrá un modelo.

Ilustración: Marcelo Chamorro

18 Comments

  1. Mientras no se cambie en la Constitución las condiciones para candidatizarse a cualquier dignidad, entonces cualquier pendejo tiene vía libre para hacerlo. Eso no cambiará jamás pues en el fondo los políticos «influyentes» de nuestro atribulado país no son más que capitostes o marionetas de los grupos de poder económico, organizaciones sociales, de mafias políticas y delincuenciales mal llamados «partidos políticos» donde un fulano de dudosas capacidades ejerce de cacique vitalicio y arma sus cuadros «ganadores» en función de la popularidad de sus adláteres.

    Otro tanto se lo anota el CNE de turno, institución que vaya uno a saber desde cuando anda metiendo la mano a los conteos para favorecer a algunos fraudulentos con los cuales habrán llegado a oscuros «acuerdos». A fin de cuentas, no importa por quien se vote, lo que importa es quien cuente los votos.

  2. POR CUAL DE LOS CAPOS Y SUS CARTELES DE DISCAPACITADOS, SORDOS, CIEGOS Y MUDOS, VOTAR? Difícil, muy difícil.

    En este hermoso país en donde el Creador se excedió en generosidad, estos CAPOR Y CARTELES crearon una REPÚBLICA BANANERA, que se cae al cuarto mundo, en donde institucionalizaron un sistema de vida donde , el que no roba, peca. Y el mandamiento es: ROBAOS LOS UNOS A LOS OTROS.
    Un país que tiene una constitución[ y unas leyes que aseguran el paraíso en la tierra al ciudadano. Pero cuando este trata de ejercer sus derechos le hacen conocer y le mantienen en los quintos infiernos.

    Que, “hacemos de la justicia una práctica diaria”, que “la justicia está en deuda con el país”. Que la justicia tarda pero llega. Que ejecutaremos una cirugía mayor contra la corrupción., Cuentos chinos. La realidad es que la justicia es administrada por el poder político de turno y principalmente por el PODEROSO CABALLERO DON DINERO.

  3. Buen artículo don José pero como casi siempre no da soluciones. Para ganar elecciones aquí solo hace falta ir a los barrios pobres con sanduche y cola al estilo Bucaram o Correa, bailar salsa y listo. Hurtado por ejemplo quien es un hombre serio y preparado, nunca ganaria una eleccion, porque nuestro pueblo no es educado. Para evitar elegir a un pendejo es necesario viralizar su artículo, pero además viralizar que para ocupar una dignidad en el país, se necesitan requisitos mínimos:
    Ser ecuatoriano, 40 años de edad para Presidente y Vice. 35 años para Asambleístas, gente madura.
    Examen médico y siquiatrico, para evitar enfermos y locos
    Pertenencia a una escuela de formación política como deberían ser los partidos.
    Estudios académicos mínimo de Tercer nivel, privilegiar a la gente preparada y si no cerremos las universidades, fuera faranduleros e ignorantes.
    Experiencia de 5 a 10 años en administración pública o privada, con certificación de honestidad y eficiencia
    No tener antecedentes penales ni procesos judiciales.
    Estar al día con el IESS, SRI, etc.
    Que tenga un buen discurso para que pueda representarnos internacional mente con altura y conocimientos.
    Fuera los pendejos candidatos y votantes

  4. La verdad que no solo en las campañas electorales le toman como pendejo al pueblo los sapos vivos atrevidos que aspiran al voto de los “pendejos ciudadanos”. En todo ámbito los contumaces sapos le ven como pendejo al mismo Estado, a la institucionalidad pública, a la sociedad en general al cometer todo tipo de actos reñidos con la ley y acudir a todas las artimañas posibles para burlarse de todos los pendejos que miran impotentes como esta gente nacida para el mal actúan con un cinismo, frialdad y tranquilidad como que “nada pasara”, riéndose a carcajadas y retando a la justicia al “encuéntrame si puedes…estoy bronceándome en una playa de la costa ecuatoriana…y si me encuentran…prueben pues de lo que me acusan” ! La verdad que la ejemplar Fiscal Diana Salazar se merece un monumento…que trabajo de titanes que desempeña !

  5. Lastimosamente, caras vemos, intenciones no sabemos, lo que si tenemos claro es que, como siempre, todos repetirán lo mismo ( hay que reducir el tamaño del estado, hay que combatir la corrupción, hay que generar empleo, hay que atraer la inversion extranjera, etc, etc), pero si les preguntamos sobre como atacar esto, estamos casi seguros de que unos pocos responderán sabiamente, otros, dignos demagogos nos harán soñar, otros responderán cualquier cosa. En fin, la pregunta es ¿cómo identificar o diferenciar a los capaces de los farsantes?. Dios nos ilumine y nos ayude a elegir sabiamente.

  6. Más claro no canta un gallo, como dijo Facundo Cabral «solamente tengo miedo de los pendejos, porque son muchos y pueden elegir un presidente»

    Hoy día los pendejos ignoran la seriedad de su tozudez y quemimportismo, ya los veré después de las elecciones cuando el «electo» comience la transformación del Ecuador directo hacia donde hoy se encuentra Venezuela.

    Mejor dicho váyanse preparando a que «su gobierno» confisque sus propiedades, continúe robando la plata de todos y prohíba so pena de «desaparecerlos» todas sus LIBERTADES.

    DONDE ESTA SU DIGNIDAD???

  7. El estado es el medio, la entelequia, la pantalla, por la que los vagos parásitos se aprovechen de los que trabajan, mediante una institución en extremo perversa, el SRI, que extorsiona y expolia de mala manera a la ciudadanía para enriquecer a los protervos. Esta raza maldita se divide en dos clases, a cada cual más deplorable, la derecha, la de los patrones que siempre han mangoneado del estado, cuyas mansiones cubren los valles, y se creen con derecho divino, como el despreciable sujeto de alguna universidad que se ofende porque no le llaman por su título. Por el otro lado están los de izquierda, que además de perversos malévolos, son cretinos, propenden a que esa monstruosidad llamada «estado» crezca más, de modo que los vagos parásitos sean mayoría, y acaben matando a todos. Yo propongo la desaparición del leviatán, es el siglo 21, se debe delegar el poder a una computadora que administre algunas de las funciones más corruptas, por ejemplo el nefando IESS, la justicia…. Nunca mas debe alguien administrar dinero público.

  8. José. Felicitaciones por el artículo. Le colaboro con el modelo que propondrá. A la palabra esdrújula la separamos quitándole la tilde y aumentándole la sílaba EN y queda …………….
    PENDEJO EN METRO.

  9. Si soy candidato (incompetente, ineficaz, incapaz, no importa) tengo una tarima. Si tengo una tarima, recibo dinero del CNE y me doy a conocer. Una vez que tengo seguidores (borregos), hago »denuncias». Esas denuncias pueden ser verdaderas o falsas, pero da lo mismo, con ellas puedo chantajear a cambio de favores o dinero. Es muy claro y fácil.

  10. Por qué se compra la loteria, sabiendo que las posibilidades en contra son millonarias.?
    La razón es que cada semana » alguien » se gana el gordo.
    Este año tenemos 26 soñadores que esperan sacarse el gordo.
    En ese grupo hay algunos tarados, idiotas e ignorantes que estan ejerciendo su derecho constitucional a elegir y ser elegidos.
    Asi es la democracia que funciona bien en otros países, pero en el nuestro lamentablemente funciona asi: UNA MAYORÍA DE IGNORANTES ELIGE A UNOS INEPTOS Y LADRONES PARA QUE LOS GOBIERNEN.
    VIVA LA PATRIA ¡¡¡¡

  11. Estimado José, ¿entiendo que el ofrecimiento de 4pelagatos es presentarnos un sistema de evaluación para detectar a los candidatos que nos quieren hacer los pendejos?. ¿Y si encontramos alguno que no tiene intención de hacernos pendejos? ¿que nos garantiza que su Ego, al saborear las mieles del poder no le entre las ganas de continuar con las mañas de sus antecesores, salvo honrosas excepciones?. Todo un reto. ¿Como identificar candidatos con «Poder de Honor Ciudadano»?. Este es mi reto; porque este Poder anida en el alma de cada ser humano, y como tal, es eterno.

  12. Yo tengo mi propia teoría: los aspirantes a cualquier dignidad electoral saben que pueden robar impunemente sin problema alguno, eso está demostrado desde 14 años atrás con mayor fuerza; saben que el momento que los descubran es cuando ya tienen la canasta llena y pueden ir al extranjero a disfrutar de sus «bienes», ejemplos? Allí van algunos: Los Bucaram, Mameluco, Polit, los Alvarado, Patiño, Rivadeneira, etc, etc, etc, y más etc.

  13. El asunto radica en que la política en nuestro país se ha convertido en un negocio. Así, por ej., se da a conocer que para las próximas elecciones se entregará a los 23 organizaciones políticas nada más que 43 milloncitos para propaganda. Esta es una de las causas por las que los «salvadores de la patria» proliferan. Los medios de comunicación serios deberían condenar a la «muerte política» a aquellos farsantes que han perjudicado al país: No darles tribuna para que sigan embaucando a los ciudadanos incautos, condenarles al silencio, al menos. Esta sería una sanción ética. Entonces el pendejómetro dejará de funcionar. Porque, lo triste es que, los más pendejos nos imponen gobernantes de «a perro» y las consecuencias pagamos todos.

  14. José : la adquisición de este aparato se la debe promocionar con urgencia,
    pues la educación nunca incorporó en su currículo ninguna pedagogía de civismo para fortalecer la democracia.A través de este prisma pendejo-metro identificaremos toda una gama de aventureros,oportunistas y mafiosos .Tamizaremos sus triquiñuelas y farsas, y al final del día seleccionaremos al candidato que conjugue la sinceridad de su oferta política con su pretérito social. Su artículo , para novela.

  15. Viva nuestra querida realidad, si lograse expresar su genial análisis de tal manera que entretenga a un orangután quizá Correa lo envidiaría aún mas y entretenido porsupuesto.

  16. Así es , hay una serie de oportunistas , que no tienen mayor mérito , y que aprovechando la ingenuidad ( o pendejez ) de nuestros ciudadanos , se presentan como candidatos , sin tener la mas mínima idea de la grave responsabilidad que adquieren al presentar su candidatura . Ojalá en estas elecciones , los ciudadanos con su rechazo en las urnas , sepulten para siempre a esto oportunistas , y elijan a un verdadero estadista con una HONESTA trayectoria de vida .

    • AHI ESTA EL VERDADERO PROBLEMA DEL PAIS, DEL VEINTEYUNICOS CANTIDATOS…QUIEN SE AJUSTA AL PERFIL DE ESTATISTA…NINGUNO¡¡.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba