Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

Noboa lo intenta por sexta vez

en Conexiones4P/Elenfoque por

“Noboa es de una perseverancia pavorosa. Si se propuso ser presidente, lo será. Alguna vez lo será”: lo decía un amigo suyo en 2007 cuando, frente a Rafael Correa, el empresario se convirtió en el candidato de las cámaras e incluso de la embajada de Estados Unidos. Nadie sabe lo que ocurrirá en esta campaña, pero ya hay tres cosas seguras.
Una: Álvaro Noboa ratifica el récord de ser el político que más ha aspirado a la Presidencia de la República. Esta será su sexta participación. Corrió sin ganar en 1998, 2002, 2006, 2009 y 2013. Tres veces ha sido finalista: con Jamil Mahuad, Lucio Gutiérrez y Rafael Correa.
Dos: las figuras de su organización política son colaboradores suyos en sus negocios. En particular Sylka Sánchez que hoy estuvo en la convención nacional por Internet (al lado de su padre Wilson Sánchez), en la cual él fue elegido, como no podía ser de otra manera, como candidato presidencial por el partido Adelante Ecuador Adelante. Sylka Sánchez es la figura principal en sus empresas.
Tres: Noboa el político más intermitente que tiene el país: aparece para la campaña política y luego desaparece. La vida política de su partido es prácticamente inexistente. En los hechos, él ya perdió un partido (Prian) y el segundo, Adelante Ecuador Adelante, está amenazado de ser eliminado del registro de partidos en el Consejo Nacional Electoral por no haber alcanzado el mínimo de votos (4%) o autoridades elegidas para mantenerse vigente. ¿Es válida la proclamación que se efectuó hoy en medio de una maraña jurídica en la cual también tercia el Tribunal Contencioso Electoral?

Si al final, Noboa tuviera luz verde para competir su presencia vuelve a ser un albur. De él se saben muchas cosas por el grado de exposición y las campañas en las que ha participado. Sin embargo, se ignora qué agregará al valor que siempre ha esgrimido: ser millonario. El hombre más rico del Ecuador. Los videos que ha hecho, entretanto, lo muestran como un ser estrafalario capaz de desafiar huracanes, bañarse en un mar yerto o integrar todos los países latinoamericanos en uno solo llamado América. Esto agravó la fama que lo persigue, aupada por él, de ser un hombre simplista, de escasa o nula preparación política; un millonario que ve a los ciudadanos como dependientes del poder que le otorga suministrar o comprar lo que desea. Nada se sabe sobre su estado de salud física, pero se habla de algún tipo de afectación en desarrollo.

Ser el hombre más rico del Ecuador le da ventajas y le crea problemas; los dos han sido señalados en sus campañas anteriores. Su principal privilegio consiste en tener una chequera voluminosa y abierta. Eso le permitió repartir regalos (sillas de ruedas, colchones, telas, camisetas…) y hasta dinero en efectivo en sus recorridos. Pudo así jugar al acaudalado benefactor, al mesías profundamente enraizado en la matriz paternalista y populista. Este aspecto le ayudó en las campañas. No se sabe qué hará ahora en plena pandemia cuando las entrevistas y los debates podrían convertirse en eje de la campaña virtual. En esos campos, Noboa no se distingue.

El empresario guayaquileño mantiene el mito de ser un empresario exitoso; lo cual no es forzosamente cierto. Y ese mito -que oculta al heredero afortunado, al estudiante de derecho vago y con pésimas notas en la Universidad de Guayaquil-, le ha servido para articular una teoría: el Estado se debe manejar como una empresa donde el presidente es el gerente. Dicho así suena bien. Pero ¿qué ocurre cuando el gerente luce desvalido ante el criterio de los expertos? Noboa, en efecto, no es un político que ha dedicado tiempo a los asuntos del Estado y a la formulación de políticas públicas. Interrogado sobre temas de manejo usual por parte de un presidente, él no rehúsa reconocer que ignora la respuesta. Pero inmediatamente agrega que si llegara a ser presidente, los expertos resolverán los problemas…

Noboa tiene, por supuesto, puntos a su favor. El más importante, para el electorado que vivió su derrota frente a Correa en 2007, es haber prevenido, pese a su mala campaña, lo que iba a ocurrir. Y haber perdido a pesar de haberse dedicado, frente al sesgo más ideológico de Correa, a hacer propuestas sobre empleo, vivienda, educación, salud, microcrédito… Entonces, muchos electores lo consideraron el mal-menor. Esos recuerdos y el mito de que por ser millonario sabe cómo sacar al país de la crisis, seguramente volverán en esta campaña que, en su caso, bien podría ser la última.

Foto: El Universo

11 Comments

  1. El Sr. Noboa tiene como todo ser humano pros y contras, respetuosamente a mi parecer pros destacables: Dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, dinero, Contras: Una lamentable enfermedad degenerativa ( PARKINSON), Nula preparaciòn Polìtica e incluso Administrativa (el NO gerencia sus empresas, recibe dividendos de sus administradores), Ambiciòn inocultable de Poder, Gastos millonarios en 5 campañas anteriores con perseverancia empresarial de recuperar cuando la ocasiòn le fuese propicia, Uso a conveniencia e irrespetuoso de la palabra DIOS.

  2. El mayor problema, si Alvarito llegara a ser Presidente, es que tiene que sentarse a cuidar su inmensa fortuna. A nadie se le ocurre que la descuide por privilegiar nuestro bien común. El perfil de un buen Presidente, un Rey Sabio bajo el concepto Divino, es el servicio a los intereses de los mas pobres y necesitados, la entrega total; el desapego: al poder, al dinero y a la lujuria. Una gran fortuna, como la suya, le hace esclavo de las redes que sostienen su riqueza: las sociedades, las alianzas estratégicas empresariales, los pactos gremiales (nacionales e internacionales), las vinculaciones de negocios familiares, etc, etc. Solo un hombre libre y de buenas costumbres, realizado como ser humano en el sentido completo de la palabra, sin mayores responsabilidades familiares, que tenga cubiertas sus necesidades básicas hasta el fin de sus días, podría entregarse en cuerpo y alma, a trabajar por el bienestar de todos sus hermanos ecuatorianos. Y ese no es, para nada, el estatus de este hombre.

  3. Interesante análisis. Se sabe que su padre no lo consideraba digno sucesor, como sí lo hacía con Isidro Romero. Supo sacar provecho de la herencia, aunque creo que utilizó algunas malas para apoderarse de la de otros herederos. Seguramente tiene cierta habilidad a través de sus administradores. No es brillante, definitivamente. Será que quiere recuperar lo gastado en campañas anteriores? . No me había puesto a pensar en eso. El zoológico político es tan diverso que no se sabe a quien. Caras vemos, corazones no sabemos. Lo único cierto de todo esto, es que es que todo es incierto. Su único punto a favor es que no necesita robar, pero ha perdido muchísimo dinero ya antes, así que no sabemos. Otro punto que se menciona es que se rodea de buenos administradores, lo cual tampoco creo que sea del todo cierto, pues me consta que aplica detector de mentiras a sus gerentes, por algo ha de ser. Han ofrecido tanto y nos han robado tanto……

  4. Hace unas semanas salió publicado un comentario del hijo de Alvaro Noboa. El salió defendiendo a su padre sobre los comentarios reiterados y descalificaciones que siempre ha sufrido Alvaro noboa que todos conocemos…

    Lo que más me llamó la atención fue ver que a pesar de ser su propio hijo él tuvo la honestidad de nunca afirmar que es una persona de grandes capacidades, de visión estratégica a largo plazo o un líder que ha sabido dirigir las diferentes compañías que posee en momentos de crisis.

    Al fin y al cabo Álvaro Noboa es simplemente una persona que tuvo la suerte de nacer en un hogar donde su padre – que sí era una persona de Gran visión empresarial- le heredó todo lo que tiene.

    Creo que Ecuador ha cometido el gran error de no ser reflexivo y analítico al escoger quién dirigirá los destinos de nuestro país en los siguientes años. Creo que ni siquiera tiene la idea de las necesarias características y cualidades que tiene que tener un presidente y más aún un estadista, pues no es lo mismo ser presidente que estadista.

    Mientras los ecuatorianos no tengamos el criterio y la madurez mental para escoger a nuestros presidentes jamás saldremos del tercermundismo en que nos encontramos.

  5. Lo siento, pero Noboa debió ser Presidente en 2007 y la jodió. Por el simple hecho de permitir que gane Correa, Álvaro Noboa no debería volver a presentarse como candidato.

  6. El abogado Novoa no es ningún empresario exitoso, heredó una gran fortuna de su padre que si fue un empresario de primer nivel y los que mantienen la fortuna de su hijo son los asesores que tiene a sus órdenes, entre ellos, fue León Febres Cordero.
    Como persona no tiene méritos sobresalientes, y como político es una decepción, lo más probable esque tenga una séptima u octava oportunidad, porque en las próximas elecciones no tiene nada que hacer.

  7. Excelente descripción de este millonario gracias a la fortuna de su padre, pero si se lo mira con lupa, no es el rico que se vanagloria de que nadie le gana a hacer dinero, de lo que se ve a simple vista, su hermana es una empresaria más creativa y exitosa que él.

    No es tan fiero el león como se lo pinta, recordemos que él perdió la bananera más grande del país, pero que gracias a la corrupción de los 2 últimos gobiernos, la administra ilegalmente, y lo más probable será, que vuelva a ser de él legalmente en función del poder que tendría si es elegido en la próxima contienda.

    Como todo empresario, su perseverancia tiene como telón de fondo, recuperar los millones invertidos en las cinco campañas anteriores, más lo que invierta en esta.

  8. El Sr. Noboa podrá ser considerado un empresario exitoso, existen algunas premisas que creo deberían considerarse.
    – Heredero de la gran fortuna Noboa-Naranjo, la ley del capitalismo «el dinero hace dinero», el capitalismo rígido como tal es generoso con los que tienen y salvaje con los que no tienen tanto y tienen poco, es por ello que salir del modelo resulta muy complicado y los ricos siempre se enriquecen más y más.
    – Quizá el éxito de las empresas grandes se debe a la forma como éstas se estructuran y dividen su administración por lo que el mérito al menos en la parte administrativa no está garantizado, quizá si en haber seleccionado adecuadamente a los administradores.
    – La gran mayoría de las empresas Noboa son sea empresas de consumo masivo, haciendas exportadoras de banano, cacao, etc. en dónde el estilo de hacienda como tal podría quizá compararse con un modelo de esclavitud moderno, mucha informalidad y explotación.
    Creo que si el Sr. Noboa predicara lo que profesa, la visión de sus empresas tendrían un enfoque mas humano que mercantil y definitivamente no lo tienen.

  9. Los políticos chiros solo sirven para el » lleve «.
    Los empresarios exitosos y millonarios saben como administrar, producir riqueza y tienen magnificas relaciones en el mundo financiero internacional.
    Sabrá el elector diferenciar entre un chiro que baila, canta y roba. Y un empresario que produce empleo y riqueza.?
    Lo sabremos en las proximas elecciones.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba