Por la lucidez, desobediencia, ironía y obstinación

El show del agente Chicaiza fue un total chasco

en Conexiones4P/Elenfoque/Lainfo por

En la lista de los fracasos mediáticos montados por aparatos de propaganda política, si existe alguna, la rueda de prensa que el ex agente de inteligencia Raúl Chicaiza dio bajo pedido del correísmo debería constar como uno de los más estrepitosos y épicos.

En los papeles la idea era sencilla: que ante una audiencia de periodistas nacionales e internacionales, Chicaiza destrozara el proceso en contra de Rafael Correa por el secuestro a Fernando Balda, en el que el ex agente fue una de las piezas más relevantes y el ex presidente es señalado como autor intelectual.

Se esperaba que Chicaiza que, supuestamente está en la Argentina pidiendo refugio político, dijera que Correa no tuvo nada que ver con el secuestro y que su acusación obedeció a motivaciones estrictamente políticas. El proyecto de los operadores mediáticos del correísmo tenía un objetivo bastante evidente: producir un escándalo que desprestigie a la justicia ecuatoriana y a los procesos que hay en curso en contra de Correa, pocos días antes de que la Corte Nacional de Justicia conozca el recurso de casación por el caso Sobornos. ¿Qué podía salir mal?

Todo comenzó muy bien para los mentalizadores del espectáculo y la cosa, en verdad, prometía mucho. Chicaiza arrancó afirmando que el caso había sido político y que Balda era un pseudo político; concepto que repitió al menos 20 veces. En el Ecuador, dijo, “están negando nuestra constitución» y para la «justicia ecuatoriana somos chivos expiatorios con fines políticos». Todo iba bastante bien. Pero tan pronto como Chicaiza se alejó del guión, que leía sin disimular en la parte superior izquierda de la pantalla, su testimonio se convirtió en una patética y cantinflesca letanía que lanzaba con mirada esquiva. Chicaiza se quejaba, en su pisoteado y fragoso español, de la justicia ecuatoriana: acusó a Julio César Trujillo de haberlo amenazado y dijo que los periodistas que lo habían querido entrevistar en Ecuador siempre le pidieron dinero a cambio. O, en el mejor de los casos, le exigían un café en el Juan Valdez. Se quejó de que el periodista Juan Carlos Calderón no haya querido compartir con él los beneficios de la venta de su libro «Después olvidarán nuestros nombres», que es sobre él y amenazó con dar un ejemplo para probar la mala conducta de Calderón; promesa que nunca cumplió. Durante al menos 40 minutos, Chicaiza habló sin parar pero sin decir nada mínimamente creíble. Era tan inverosímil lo que decía sobre los periodistas o sobre Julio César Trujillo, que el contador de los asistentes a la rueda de prensa telemática fue bajando de 91 con el que inició, a setenta y pico…

Entre los asistentes a la rueda de prensa estaban conocidos operadores mediáticos del correísmo como Amauri Chamorro y Orlando Pérez. También estuvieron Caupolicán Ochoa y Walter Gómez, entr otros.

Pero si el relato de Chicaiza había sido incomprensible y vacío, lo más duro para los autores del guión llegó cuando comenzaron las preguntas de los periodistas. Arrancó, luego de que se le negara la palabra a Enrique Alcivar (que había sido acusado de corrupto por Chicaiza), el operador mediático del correísmo, Orlando Pérez. Le pidió que nombrara a los funcionarios que supuestamente lo habían presionado para involucrar a Correa como autor intelectual. Chicaiza solo atinó a decir que Julio César Trujillo y Santiago Cuesta Caputti le habían convencido de que se acogiera a la cooperación eficaz. Lo peor fue cuando Chicaiza dijo que el 95% del caso Balda era verdad y apenas el 5% político.

Si a Pérez no le dijo nada que comprometa la legitimidad del proceso en contra de Correa, la hecatombe vino cuando el ex agente respondió las preguntas de una joven que se presentó como periodista de Red Radio Ec, un medio que si se observa su página en Facebook es un canal de propaganda rabiosa de Correa. “¿Correa es inocente o no?”, le preguntó diligente y con los ojos encendidos de entusiasmo la periodista. «No te lo puedo decir porque no soy juez ni parte», respondió Chicaiza agachando la mirada y dejando, literalmente, con los churos hechos a la periodista que, era evidente, estaba segura de que iba a destapar el gran escándalo.

Luego vino el turno del periodista de Red Radio Ec, César Armando Bermeo, de la ultra correísta Hoja de Ruta Radio. Bermeo intentó remediar el chasco de la colega y pidió a Chicaiza que dijera qué presiones recibió de la Fiscalía. El resultado fue el mismo: nada. La dosis se repitió con un periodista de Página 12 de Argentina a quien le dio toda una lección sobre qué es un secuestro y con otro de la W Radio de Colombia, a quien le pidió, antes de contestarle, que le dijera quién es el director de noticias de su radio. «Julio Sánchez Cristo», respondió el periodista desconcertado.

Casi al final llegó la estocada definitiva. El turno para preguntar llegó a Santiago Molina, del único medio nacional no correísta que intervino: El Universo. «¿Si usted dice que en el caso Balda el 95% es verdad y el 5% político, entonces ese cinco es mentira o no?». «No es mentira», le respondió quién se suponía iba a desbaratar el caso Balda.

La hora y media que duró el show de Chicaiza debe ser uno de los operativos mediáticos más fracasados, ridículos y hasta momentos cómicos que haya sido organizado por un equipo de comunicación política. También fue un inmenso desperdicio de energías y seguramente de dinero. Nunca quedó en claro las razones por las cuales Chicaiza supuestamente está en Argentina buscando refugio y, peor aún, no se mostró una sola evidencia que demuestre que está en ese país.

El correísmo intentó con ese show desprestigiar las causas penales que le siguen a Correa. La primicia con Chicaiza era relevante, al menos en la mente de los propagandistas de Correa, porque se podía echar lodo al mecanismo de colaboración eficaz que se sustenta el caso Balda y el caso sobornos cuyo recurso de casación será revisado el jueves. Pero les falló: el montaje fue un enorme chasco.

Foto:

16 Comments

  1. Una vergüenza este sujeto, pido disculpas por [email protected] los policías del Ecuador y más por quienes trabajamos en el sistema de investigación e inteligencia al servicio del país NO de ideologías políticas peor de una BANDA DELINCUENCIAL como la liderada por al ahora prófugo Rafael Correa Delgado. Este tipejo debería haber empezado explicando porque razón viajo varias veces a colombia sin haber cumplido los parámetros legales, ya que un elemento policial hasta para salir de la ciudad en la que está asignado debe cumplir un reglamento. Lógicamente lo hizo a escondidillas ya que pensó que su “trabajo” de secuestrar y asesinar a Balda le iba a salir Perfecto y ademas creyéndose intocable por ser un burro útil para esta tracalada de delincuentes que asolaron nuestro país 10 LARGOS AÑOS. Mucha tela por cortar y hacerle quedar como lo que es un vulgar delincuentillo timorato aprendiz de cuentero tal cual su amo.

  2. Este tarado de Che- caiza ( ya mismo rebusna con acento argentino) debería de lavarse la boca antes de mencionar el nombre de Julio Cesar Trujillo.Como siempre, todo correista juega sucio y pega bajo. Aprendieron del mejor: «La bestia profuga del ático «.

  3. Nosotros no hicimos de Chicaiza un pendejo…los del correísmo ya lo dejaron así!… Y a la verdad, nunca los de las «mentes lúcidas» necesitaron de muchas luces para brillar!… Requisito indispensable nunca fue el talento, la capacidad, el intelecto para ser algo, o alguien en el decenio negro del correcto: bastante y suficiente era la obsecuencia y la voracidad por los bienes de los demás! En eso, para ser justos, mantuvieron una consigna sin discriminación: robaron a unos y a otros!

  4. La audacia de estos corruptos correistas no tiene límite.
    Ansiosos por blanquear los actos delictivos de su amo, pierden el control y lo que hacen es reafirmar sus bajos procedimientos y la culpabilidad del prófugo del ático.

  5. Un personaje cínico y mentiroso este ex agente Chicaiza : y claro los agentes de propaganda de la ROBOLUCIÓN , entre estos el agresor de mujeres , Orlando Pérez , se dieron con la piedra en su bocota , y el show montado les resultó un fracaso . Lo bueno , ahora tienen que gastar sus recursos para montar sus mentiras , recursos seguramente provenientes de la corrupción, y no como en los años nefastos de la ROBOLUCION , con dineros públicos .

  6. Una lectura rápida del caso sobornos, nos muestra que Correa será sentenciado, ¿Por qué?, porque a Moreno no le conviene que Correa y sus ladrones venga a gobernar nuevamente, por la persecución que se montaría a los de la continuación de la década robada, por su supuesta “Traición”. Moreno debe estar preparando quien el cuide las espaldas cuando él se vaya, sumado a esto van a aparecer nuevos perseguido políticos entre ellos Maria Paula Romo, Roldan, Cuesta y el mismo Moreno y su familia real, quienes, terminado el periodo deberán abandonar el país a vivir en España donde tienen bienes inmobiliarios.

  7. A chicaiza no hay que tenerle pena. Es Un pobre diablo. Debe saber cosas terribles del correísmo que no le dejan dormir tranquilo.
    Pérez Orlando y sus paniaguados están desesperados porque su gran jefe manos enlodadas y poto ardiente, va a ser sentenciado por pillo.
    Solo a un ignorante del derecho se le ocurre que un testigo protegido, una vez que cumple su suave pena,pueda salir en rueda de prensa ad hoc, a declarar que su acusado es inocente. Para reirse de estas bestias mediáticas que no saben a qué recurrir para salvar al saqueador de la robolución ciudadana.
    como dijo Macarena V.,llegaron muertos de hambre al poder y salieron como nuevos ricos.

    • Este pendejo de Chicaiza, debería morderse la lengua y dejar de hablar tonteras. Su declaración fue dada en un proceso judicial y bajo juramento. Si se desdice de lo que ha dicho, puede ser procesado por perjurio. Esto a los miserables correistas, que le manipulan, les importa un bledo.

  8. Cómo puede llegar a ser agente de inteligencia un tipo sin inteligencia y que a duras penas se le entiende su pisoteado y estropeado español, el teleprompter se le apagó y empezó a decir sandeces cantinflescas, como las ofensas a alguien quien está muerto y no puede defenderse, como un anciano como JC Trujillo puede obligar a éste patético y cantinflesco personaje a declarar en contra de sí mismo? se cayó el libreto de esta parodia correísta: Latacunga te espera «CARLITOS»

  9. Cuánto le habrán pagado a este Chicaiza sinverguenza, conste que los correistas son de mucho dinero, el cual se robaron a los ecuatorianos. Nadie se cree su mal cuento.

  10. La presión tanto interna como externa que debe estar sufriendo este personaje debe ser terrible: por el lado interno debe estar la realidad que gobierna su conciencia y por el otro, el acoso de la jauría que muy bien la conoce y de lo que ella es capaz. La Justicia debería estar para amparar a la gente humilde.

  11. Una muestra de que a los miembros (creo que la mayoria) de la Policia Nacional hay que preparalos academicamente con mas rigor y ser mas selectivos cuando se analizan candidatos a integrar la institucion. Con frecuencia, hablar con un miembro de la Policia es mas frustrante que hablar con una persona que (no por su voluntad) no ha terminado ni la educacion primaria.

  12. Se acoge a la colaboración eficaz y se beneficia con una sentencia corta. Pero es comprobado su delito de secuestro y su participación directa como miembro de la Policía nacional. Ahora una vez cumplida la sentencia simplificada, se refugia en argentina y se convierte en instrumento del demandado, pero también pone en duda la sentencia de primera instancia contra Pablo Romero, quién ordenó el secuestro. Los jueces de segunda instancia tendrán que evaluar la conducta de este secuestrador y en la segunda instancia, rectificar la sentencia porque la colaboración eficaz ya no existe.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Las últimas de

×
Ir Arriba